[PSV] Ridge Racer, Impresiones

Javier Sánchez de León

A falta de un título definitivo todavía por decidir, Ridge Racer a secas es el nombre provisional a día de hoy que la empresa Cellius (la responsable del juego) ha dado al último título de la conocida saga. Una vez más, saldrá a la venta el mismo día de la fecha de lanzamiento de la PS Vita, el 17 de diciembre en Japón. Hemos podido probarlo en el espectacular stand que PS Vita ocupaba en los pabellones del Tokyo Game Show.

Nunca puede faltar un Ridge Racer en el lanzamiento de una consola de Sony, una tradición desde la primera PlayStation. Si hace escasos días se publicaban las primeras imágenes del juego, en esta ocasión estaba disponible una demo jugable, aunque limitada a un único coche y circuito, al que se le podía dar vueltas sin límite y cuyas vueltas no se contabilizaban. Debido a las largas colas que había para probar cualquiera de los títulos de PlayStation Vita, durante la espera era posible jugar a sencillos mini-juegos destinados a demostrar las propiedades de la portátil, básicamente poniendo a prueba la pantalla capacitiva, el panel táctil trasero y el acelerómetro. Una vez más, nos ha sorprendido positivamente la ligereza de la consola, a pesar de ser relativamente grande.

En esencia, Ridge Racer no aporta nada innovador que no hayamos visto en entregas anteriores. La música sigue en su estilo electrónico, quizás uno de los apartados más destacables de la saga. El vehículo, aunque tiene una fuerte tendencia al derrape, es fácilmente controlable tras unas pocas vueltas al circuito, con lo que en unos minutos ya sabremos hacer el derrape justo que nos permitirá tomar la curva correctamente y mantener una alta velocidad durante la carrera. Por lo que hemos podido comprobar, el coche no se ve afectado con los golpes, dando cierta sensación de falta de realismo en el juego. Además, al parecer en esta ocasión el juego no guardará el parecido con Burnout que había tenido últimamente y recordará más a los primeros títulos de la saga (aunque conserva el 'nitro', que se activará al pulsar el botón R).

Uno de los aspectos que llama la atención nada más empezar a jugar es el difuminado que se ha aplicado a los fondos. No sabemos si será intencional a fin de intentar dar sensación de profundidad o simplemente ha sido fruto de las 'prisas' por sacar un título rápido, pero lo cierto es que en este punto se hace un poco molesto y no acaba de convencer. El modelado del coche no obstante, y a pesar de lo que las primeras imágenes habían parecido indicar, no muestra 'dientes de sierra' en los polígonos, ofreciendo un acabado del vehículo más que correcto.

La sensación que queda tras dar unas cuantas vueltas al circuito es que se podría haber hecho bastante mejor. Evidentemente es uno de los primeros títulos de la nueva consola, pero habiendo podido comprobar la calidad técnica de otros títulos que saldrán simultáneamente - y entre los que destaca el nuevo y sorprendente Uncharted- se podría esperar más de este juego. Su ventaja será la poca competencia que tendrá hasta que empiecen a salir los pesos pesados de PS Vita en cuanto a juegos de conducción se refiere. Aunque, por supuesto, tecnológicamente representa un paso adelante en las versiones portátiles, habrá que conocer más detalles para saber si ofrece suficientes alicientes para ser considerado un digno representante del plantel de salida de PS Vita. La respuesta la tendremos de aquí a tres meses.

Ridge Racer

Los jugadores podrán disfrutar de derrapes a altas velocidades en los vehículos más potentes con nuevas y emocionantes funciones jugables.

Ridge Racer