Age of Empires Online
Age of Empires Online
Carátula de Age of Empires Online
  • 8

    Meristation

La socialización de los imperios

Microsoft recupera su serie de estrategia en tiempo real por excelencia, y la adapta a los tiempos que corren. Analizamos el nuevo Age of Empires Online, un juego con la esencia de sus predecesores pero al que se le ha lavado la cara para hacer frente a nuevas expectativas.

Hoy analizamos Age of Empires Online, apuesta de Microsoft para recuperar la famosa saga de estrategia en tiempo real que llega de la mano de Robot Games. 14 años después de su primera entrega, la compañía recupera las ideas básicas de aquel título inicial para reconvertir el título en un MMORTS que intentará buscar su hueco en un mercado saturado de ofertas multijugador en casi todas las plataformas.

Porque si echamos la vista atrás, parece que las últimas meses se hayan convertido en la semana fantástica del ‘free2play'. El segmento correspondiente a los juegos online es el que lleva mejor aprendida su parte de la lección, y las compañías empiezan a tener claro que la diferenciación por calidad no está reñida con una reducción importante de sus precios. Los títulos gratuitos ya no son desconocidos solamente respetados por tres o cuatro usuarios con afán investigador, si no que comienzan a tener nombre propio. Hace poco hablábamos del tremendo aumento de Age of Conan desde su paso a esta modalidad, del peso de las compañías que desarrollan juegos para redes sociales y las distintas estrategias que se están llevando a cabo en esos lares. En esta situación, no es extraño que se quiera recuperar un juego del renombre de Age of Empires, para volver a lanzarlo como juego gratuito soportado mediante pagos opcionales.

A priori, esta táctica cuenta con varias ventajas. Raro es el usuario que no ha escuchado hablar de la serie de estrategia en tiempo real, por lo que el título no tiene que luchar para hacerse un nombre entre sus competidores y parte con un posicionamiento con el que ya quisieran haber contado algunos similares. Su estilo de juego es de sobra conocido por todos, sencillo, dinámico y ágil… no necesita de explicaciones pesadas para que un usuario pueda disfrutar a la perfección de todas sus opciones, y permite un acercamiento directo a la experiencia de Age of Empires. En último lugar, su ambientación histórica no necesita que conozcamos un universo paralelo, una saga de fantasía o un argumento extremadamente complejo. Todos sabemos un poco sobre las principales civilizaciones de la Antigüedad, y con eso nos basta para no perdernos entre las distintas aplicaciones de esta ambientación en el videojuego. Todo a favor.

¿Dónde quedan los rivales de esta nueva apuesta? Además de los RTS tradicionales con posibilidad de partida multijugador, la experiencia más parecida sería la de los videojuegos que se pueden encontrar en las redes sociales. Aún así, hasta la fecha no hay ninguno que permita el nivel de jugabilidad que nos trae Age of Empires Online (evidentemente, debido a la carencia de clientes de descarga) y esto va a allanar un poco el camino de Microsoft. Aún así, sabiendo que el ‘juego social' es su principal rival, la mayor parte de los contenidos que podemos considerar nuevos en esta entrega van orientados precisamente a eso, a crear una experiencia social entre distintos usuarios. Pero al igual que ocurre con cualquier otro representante de este tipo de juegos, la calidad final del mismo va a depender, y mucho, de la cantidad de jugadores que nos vayamos a encontrar en sus servidores y cuántos de ellos podamos considerar amigos o conocidos.

La versión final que se ha puesto en nuestras manos nos ha permitido jugar con dos de las civilizaciones existentes: griegos y egipcios. Si bien la primera fuera la protagonista de la copia que nos permitió pasaros nuestras primeras impresiones sobre el juego, Egipto nos había sido desconocido hasta la fecha. No serán las únicas, ya que también vamos a poder jugar con celtas o persas, aunque tendremos que esperar un poco antes de verlos en acción. Las civilizaciones que se vayan añadiendo no estarán disponibles automáticamente, si no que todo apunta a que será necesario pagar para desbloquearlas, al estilo de lo que se viene haciendo en esta modalidad de juegos. Sin embargo, Age of Empires Online no se soportará mediante micro-transacciones, si no con un sistema de suscripciones con el que se ofrecerán contenidos extra a los que decidan adquirir los paquetes disponibles a la venta. Eso sí, siempre intentado limar las desventajas entre usuarios gratuitos y suscriptores.
No existen diferencias notables entre escoger una civilización u otra, hasta el punto de que cuando comencemos con una nueva cultura tendremos que empezar de cero con ella. Esto implica volver a realizar las primeras misiones, las más básicas, que son las equivalentes a las primeras existentes en cualquiera de las versiones de Age of Empires. En estas primeras fases los objetivos son simples: construir 4 viviendas o 1 granja, recoger cierta cantidad de alimento, entrenar tantos soldados… con esta premisa se nos introduce en el estilo de juego, conocido por muchos pero al que seguramente se acercarán muchos usuarios nuevos. Solamente criticar el hecho de tener que repetir esas misiones tan básicas, aunque nos ayudarán a subir rápidamente los primeros niveles y se realizan con bastante soltura. A partir de ahí, el estilo y objetivos de cada misión es prácticamente exacto al de las versiones tradicionales de la saga, encontrando las diferencias fuera de esas partidas.

El eje principal de la partida rota alrededor de la Capital. Esta interfaz que se distribuye como si fuera una ciudad hace las veces de menú externo entre misión y misión, y es donde verdaderamente se miden nuestros progresos. En la Capital tendremos la opción de desarrollar distintos edificios y tecnologías que luego pueden aplicarse a las misiones que juguemos, y será el lugar en el que encontraremos diferentes ciudadanos que tendrán a bien encargarnos tareas. Cumplirlas nos otorgará recompensas en la forma de puntos de experiencia, recursos y objetos especiales. Los primeros son los que miden nuestro avance con la civilización escogida, desbloqueando edificios y permitiendo asignar 3 nuevos puntos de tecnología para comprar mejoras por cada nivel que subamos, que gastaremos desde el Centro de la Capital. Como cada usuario tendrá sus preferencias al respecto, dos jugadores con el mismo nivel pueden tener distintos elementos desbloqueados.

Los recursos sirven para construir edificios en el modo Capital, y no se pueden usar en las misiones. Algunas de las construcciones son meramente decorativas, otras permiten obtener cierto tipo de recursos a intervalos regulares de tiempo, y las más importantes nos proporcionan esquemas para construir elementos que se aplicarán a las tropas o edificios que conocemos. En estos Salones de Artesanía podemos fabricar espadas que aumenten el poder de ataque de cierta clase de soldados, o ropas que suban la protección de nuestros aldeanos. En cualquier momento podemos sustituir estos avances por otros, obtenidos por medio de nuevos esquemas o bien como recompensas en alguna de las misiones que hemos llevado a cabo. Existen 7 Salones de Artesanía distintos: Escuela de Ingeniería, Pabellón de Caza, Centro de Artesanos, Gran Templo, Escuela Militar, Centro de Constructores y Pabellón de Caballería.

La distribución de estos edificios se realiza con 'planos', que pueden comprarse en las tiendas que encontramos en la Capital, o en algunas de las otras ciudades que podemos visitar. Al aplicar dicho plano en nuestra Capital, y si contamos con los recursos necesarios, levantaremos la nueva construcción. La configuración que queramos darle a nuestra urbe es completamente libre, ya que no hay espacios predefinidos, lo que otorga una alto grado de personalización para cada jugador. Además, algunas misiones no están disponibles hasta haber edificado ciertos elementos, lo que suma importancia a este tipo de avances. De igual manera, la posibilidad de formar parte en mapas cooperativos o partidas entre jugadores no estará disponible hasta que nos hayamos hecho con el edificio correspondiente. La administración de los recursos disponibles es muy importante, ya que vamos a contar con una cantidad limitada que tendremos que usar tanto para construcciones como para mejoras.


Aunque podemos pasarnos largo rato jugando completamente solos (aunque con el juego conectado a internet) uno de los atractivos reside en las partidas multijugador. Ya citábamos antes los dos tipos disponibles: el cooperativo trata de superar una misión cualquiera con la ayuda de alguno de nuestros contactos de Games for Windows - LIVE. Por otro lado, los modos de competición nos enfrentan ante cualquier jugador disponible, realizando una búsqueda entre los que se asemejen a nuestro nivel de experiencia para evitar enfrentamientos en clara desventaja. Podemos jugar contra un único oponente, o incluso mapas de 2 vs. 2, aunque al final siempre tendremos el mismo objetivo: acabar con el contrario. Podemos adquirir expansiones, con dinero real, que añadirán nuevos tipos de partida como Defensa de Creta, en el que aguantar contra oleadas de invasores, o Escaramuza Total, con el que personalizar completamente cada uno de los aspectos de la partida. De esta forma elegimos Edad inicial, cantidad de recursos, número de oponentes…

Respecto a la jugabilidad, Age of Empires Online no se diferencia demasiado de sus predecesores ‘offline'. Sigue con el estándar que utilizan la mayoría de los RTS, así que no es complicado hacerse rápidamente con los controles. El modo Capital es más parecido a un menú que, en lugar de estar distribuido en botones y pantallas, fuese accesible mediante la selección de edificios en el mapa, lo que daría lugar a la ventana correspondiente a la opción elegida. Este será el único momento de descanso, porque las partidas de Age of Empires podrán llegar a un ritmo frenético en ciertas misiones y mapas. Sin embargo, la distribución de las primeras fases permite que la curva de aprendizaje se escale de forma adecuada: los más veteranos pasarán rápidamente por esas misiones, y los que se acerquen por primera vez tendrán la posibilidad de aprender muy rápidamente. No es para nada un juego complejo, y por mal que se nos pueda dar, lo peor que vamos a perder es parte de nuestro tiempo.

A nivel técnico, hay que destacar el nuevo estilo gráfico que se ha dado a todo el título. Se ha optado por un diseño más caricaturesco, que a muchos podrá parecer aberrante, pero se ubica dentro de las expectativas que quiere marcar la compañía para el lanzamiento. Se intenta llegar a la máxima cantidad de usuarios posibles, y eso conlleva la utilización de un estilo más cercano y menos perfeccionado a un único segmento de jugadores. Es una técnica muy similar a la que se ha utilizado al adaptar ciertos juegos a Wii, Nintendo DS, móviles o redes sociales, y que hasta la fecha ha dado buenos resultados en general. Es más, los gráficos lucen bien y sirven para lavar la cara a un juego con casi 15 años de historia a sus espaldas, y agilizan su procesado de cara al juego online. El sonido está dentro de lo habitual, con distintas melodías que nos acompañarán durante las fases de juego pero que serán centro de atención para nuestros sentidos.

Pero, como decíamos al principio, el verdadero éxito o fracaso de Age of Empires Online no va a depender de lo que aquí hemos contado, si no de su acogida por parte de los usuarios. Si no podemos contar con amigos dentro del juego, se pierde toda la percepción de la experiencia social y la nueva apuesta se queda en un MMORTS cualquiera, sin demasiadas expectativas. La evolución de los contenidos va a ser fundamental para la reacción de los usuarios, y en ese aspecto todavía no tenemos muchos que decir. De momento, el desarrollo de Robot Games tiene unas bases bien asentadas, que cumplen a la perfección con los requisitos necesarios para convertirse en el MMORTS gratuito de referencia y un nuevo hito en la saga Age of Empires, pero a pesar de estos puntos a favor, el juego puede perderse rápidamente entre sus competidos menos expertos, más sencillos y con menos pretensiones. Vosotros tenéis la última palabra.


- Recupera la esencia de Age of Empires.
- Gratuito con suscripciones opcionales.

LO MEJOR

  • Gratuito con suscripciones opcionales.
  • Recupera la esencia de Age of Empires.

LO PEOR

  • Escasez inicial en cantidad de civilizaciones.
  • Podría alejar a los usuarios más veteranos.
8

Muy bueno

Juego de notable acabado que disfrutaremos y recordaremos. Una buena compra, muy recomendable para amantes del género. Está bien cuidado a todos los niveles.