Thor y Capitán América en los videojuegos

Dos de los grandes héroes de Marvel se preparan para dar el salto a la gran pantalla y regresar al mundo de los videojuegos. Repasamos la trayectoria de ambos a lo largo de la historia del ocio digital.

Desde tiempos ya casi inmemoriales, la factoría Marvel nos ha presentado a un puñado de héroes que rompieron todas las barreras y se convirtieron en clásicos atemporales, en constante renovación para adaptarse a distintas épocas. Lo sorprendente es que, pese a lo específica que pueden ser algunas de las historias de estos héroes, todos ellos se logran adaptar con gran solvencia a los diferentes públicos de cada generación. Tal es el potencial de los personajes, muchos de los cuales tienen su origen en esa leyenda viva que es Stan Lee, que no importaba si alguna colección fracasaba en algún momento concreto, ya que con un reinicio apropiado era capaz de resurgir de sus propias cenizas y saborear las mieles del éxito una vez más.

Entre algunos de los nombres más conocidos de esta editorial nos podemos encontrar a héroes como Spider-Man, los X-Men, Iron Man, el increíble Hulk, los 4 Fantásticos, Thor, el Capitán América, el Motorista Fantasma, Blade, Daredevil, Punisher… la lista podría ser casi interminable, pero hemos querido quedarnos con los más representativos y fácilmente reconocibles de la compañía. Y, sobre todo, con aquellos que ya han contado con una adaptación cinematográfica en algún momento de su historia, así como también tuvieron su presencia en diversos videojuegos. Y es que a pesar de que en los 80 y 90 se pudieron ver algunas adaptaciones fílmicas de héroes del cómic, nada tenían que ver aquellas producciones con las obras de gran presupuesto que se disfrutan en la actualidad.

/es/node/Array

Lejos de querer adentrarnos en el nivel de las películas, lo cierto es que han sido bastante numerosas las adaptaciones de cómics de Marvel, y es posible diferenciar dos épocas diferentes: la decena de series de imagen real y películas que vieron la luz entre 1977 y 1990, y las 22 películas que se han lanzado desde 1998 hasta la fecha, con Blade abriendo un tarro de las esencias que está lejos de cerrarse, dado que hay otras 7 películas ya en producción. Y dos de ellas son, precisamente, de los héroes en los que nos queremos centrar en este reportaje: Thor, cuya película se estrena esta misma semana y, al menos de momento, está disfrutando de una buena acogida por parte de la crítica; y el Capitán América, que se hará esperar hasta el mes de julio.

Resulta curioso que dos de los héroes más tradicionales de la factoría Marvel, miembros clave de una formación tan importante como es la de los Vengadores, hayan sido de los últimos en tener una adaptación cinematográfica. Thor apareció por primera vez en 1962, en las páginas del número 83 de 'Journey into Mystery', y tal fue su calado entre el público que dicha serie no tardaría mucho en renombrarse bajo el nombre de Thor, en 1966. Y aunque el personaje desapareció del universo Marvel con motivo del evento Heroes Reborn de los 90 (la serie de Thor volvería a ser 'Journey into Mystery en 1996), apenas pasarían un par de años antes de que Thor volviese a la escena Marvel, manteniendo su éxito prácticamente intacto.

Por su parte, el Capitán América tiene el privilegio de ser uno de los primeros héroes, y de los más famosos, de Marvel. Si la compañía se fundó en 1939, el Capitán América estrenaría su primer número en 1941. También fue el primer personaje Marvel de la historia en ser adaptado a otro medio, con el serial de 1944, algo digno de mención cuando no se volvió a ver nada similar en 33 años. Su segundo y tímido intento sería en 1990, con una película dirigida al mercado doméstico que muchos olvidaron con la rapidez que se merecía. Esta entre de 2011 se antoja, para muchos amantes del personaje, como la primera aparición real del gran héroe americano en la gran pantalla. Y como ocurrió en otras ocasiones, y como es ya casi tradición, dos grandes producciones de superhéroes no podían pasar sin sus respectivas adaptaciones jugables.

Ambos juegos correrán a cargo de Sega, quien ya se ocupó de las versiones jugables de otras películas recientes protagonizadas por héroes de Marvel como Iron Man, El increíble Hulk o Iron Man 2. Pero aunque esta sea la primera aparición de ambos héroes en la gran pantalla, esto no quiere decir que no se hayan dejado ver en otros medios como pueden ser los videojuegos. Precisamente en este sector ambos personajes se han dejado ver en abundantes ocasiones, ya sea de forma independiente, coprotagonizando la aventura o, simplemente, haciendo un curioso cameo. A lo largo de este artículo vamos a repasar todas las producciones jugables en las que dos grandes héroes como son Thor y el Capitán América se han dejado ver a lo largo de la historia.

Captain America in: The Doom Tube of Dr. Megalomann (1987)
La primera aparición jugable del Capitán América tuvo lugar a finales de la década de los 80, cuando llegó al mercado un juego protagonizado exclusivamente por el héroe de Marvel. Se trataba de un juego para un jugador que llegaría a los ordenadores de cassette tan famosos de la época (Atari, Amiga, Amstrad CPC, Commodore 64 y ZX Spectrum). Infectado por un virus, el Capitán América debía avanzar contrarreloj por doce niveles, esquivando a tantos enemigos como podía, recogiendo todos los antídotos que se encontraba para reducir el nivel de toxina en sangre. Centrado más en demostrar nuestra habilidad que en ofrecer acción directa, este juego pasó sin pena ni gloria por sus propios desméritos al no ser capaz de plasmar en pantalla los elementos característicos del héroe cuyo nombre utilizaba.

Spider-Man and Captain America in Doctor Doom's Revenge (1989)
Un par de años después, el Capitán América repetía en las mismas plataformas (Amiga, Atari, Amstrad CPC, Commodore 64, ZX Spectrum y, además, DOS) pero acompañado ahora de otro gran nombre de Marvel como era Spider-Man, y curiosamente enfrentados al Doctor Muerte, enemigo habitual de los 4 Fantásticos; aunque no sería el único rival, dado que otros enemigos habituales de ambos héroes se dejarían ver a lo largo de la aventura. Un título poco llamativo en general y con abundantes defectos, pero que podía propiciar bastantes momentos de diversión, sobre todo por su sencillo sistema de juego, basado en el tradicional scroll horizontal eliminado a tantos rivales como nos salgan al paso. El juego, eso sí, era para un solo jugador, que iba alternando entre los personajes disponibles.

Captain America and the Avengers (1991)
Siguiendo con su tendencia bianual, el Capitán América volvería a la acción acompañado de los Vengadores (Iron Man, Ojo de halcón y la Visión). Una evolución de los conceptos anteriores que nos presentaba un beat'em up tradicional de los 90, con scroll horizontal, mucha acción, infinidad de combates contra enemigos y alguna que otra sección de plataformas. Lo más interesante era que permitía (según la versión, claro está) que hasta cuatro jugadores pudiesen disfrutar de la acción a la vez, en un cooperativo bastante satisfactorio. Esta producción de Data East vería la luz en recreativos, en la que sin duda sería su mejor versión, pero también en todas las plataformas domésticas de la época: NES, SNES, Mega Drive, Game Gear y Game Boy.

The Amazing Spider-Man 2 (1992)
Lejos de volver a aliarse con el arácnido, el Capitán América solo cuenta con un pequeño cameo a lo largo de esta aventura de Spider-Man para GameBoy. Desarrollado por LJN, una compañía famosa por destrozar licencias en todas sus creaciones, The Amazing Spider-Man 2 no es una excepción y se antoja, con diferencia, uno de los peores juegos del trepamuros que hayamos podido disfrutar hasta la fecha y una sonora decepción tras la interesante primera entrega. El gancho de poder enfrentarse a grandes enemigos del hombre araña en la época, como el temible Carnage, junto con la ayuda de héroes de renombre como el Capitán América o Lobezno, no fue suficiente para salvar un juego que era un desastre desde los primeros minutos de partida.

Spider-Man and Venom: Maximum Carnage (1994)
Al igual que en el caso anterior, el Capitán América tendría un papel secundario en un título de un nivel notable y protagonizado casi íntegramente por los simbiontes, una de las más conocidas y extensas de la no precisamente escasa historia de Spider-Man. Obligado por las circunstancias, Spider-Man debe unir fuerzas con Venom para acabar con una amenaza que los supera a ambos, Carnage, un simbionte malvado que se ha unido a un criminal completamente desquiciado y cuya unión solo trae problemas a todo el mundo. Se trataba, una vez más, de un beat'em up de scroll lateral de LJN para SNES Y Mega Drive, aunque solamente para un jugador, que podía elegir encarnar a cualquiera de los dos protagonistas. Entre sus habilidades especiales estaba la posibilidad de pedir ayuda a otros personajes del universo Marvel, como la Gata Negra, Morbius, Iron Fist o el Capitán América.

Avengers in Galactic Storm (1995)
Tras el par de cameos en producciones de LJM, Data East devolvería al Capitán América el protagonismo con este juego de lucha que solo vería la luz en los salones recreativos. A nivel jugable no se trataba de un título que innovase demasiado, y de hecho contaba solo con 8 luchadores disponibles, cuatro por bando: Black Knight, Crystal, Thunderstrike y Capitán América por parte de los Vengadores y Doctor Minerva, Korath, Shatterax y Supremor por parte de los Kree. Eso sí, fue uno de los primeros juegos de lucha en contar con personajes de ayuda para los combates. Estos eran más vengadores: Hank Pym, la Visión, Iron Man y Thor, en la que sería su primera y modesta aparición en un videojuego. Un juego de lucha en general modesto que tampoco tenía mayores pretensiones.

Spider-Man and Venom: Separation Anxiety (1995)
El éxito del juego que protagonizaron Spider-Man y Venom un año antes provocó que una secuela no tardase demasiado en aparecer, para SNES, Mega Drive y PC, aunque esta vez de manos de Acclaim. La historia se vuelve a centrar en los simbiontes, aunque no tiene nada que ver con el cómic de Venom del mismo título (aunque sí con otros cómics de los protagonistas). De nuevo un notable beat'em up de scroll lateral, que nos invitaba a acabar con cuanto enemigo saliese a nuestro paso, pero con algunos pequeños cambios como el añadido de un modo cooperativo. Al igual que en el primer juego, habrá varios cameos de otros personajes, como el Motorista Fantasma, Ojo de Halcón, Daredevil o, en el caso que nos ocupa, el Capitán América, que cada vez más fue perdiendo su estatus de pionero de Marvel para acabar convirtiéndose en secundario de otros héroes de la compañía.

Marvel Super Heroes (1995)
A estas alturas, ya todo el mundo conoce lo que Capcom hizo con los héroes de Marvel y el proceso que siguió de cara a experimentar con ellos antes de realizar los grandes crossovers que tan bien conocemos hoy en día. Uno de los primeros pasos (tras X-Men Children of the Atom) sería este Marvel Super Heroes, un juego de lucha muy completo que, siguiendo la línea de Capcom, ofrecía una jugabilidad frenética, intensa, cargada de posibilidades y que, en líneas generales, conseguía convertirse en uno de los mejores juegos de superhéroes que se hubiesen visto hasta la fecha por aquel entonces. Fue con Marvel Super Heroes cuando Capcom empezó a trazar una línea diferenciadora y los personajes de la factoría norteamericana comenzaron a cobrar su propia identidad dentro de las obras de los nipones.

En este juego (que llegaría a recreativos, Saturn y PlayStation) contaríamos con dos bandos claramente definidos de héroes y villanos, con seis personajes en cada uno de ellos. Entre el listado se podía contar a Hulk, Iron Man, Psylocke, Spider-Man, Lobezno, Blackheart, Juggernaut, Magneto, Shuma-Gorath, Doctor Muerte y Thanos. Y, por supuesto, al Capitán América, uno de los personajes más completos del juego gracias al excelente uso que hacía de su escudo para sus ataques, que lo convertían en un personaje capaz de actuar a distancia o en el cuerpo a cuerpo con bastante solvencia. También aparecía en este juego Thor, aunque en forma de cameo en el fondo del escenario de Thanos. No era extraño que en esta época, durante la desaparición temporal del personaje de la continuidad Marvel, no se contase con él más que para pequeños cameos y apariciones esporádicas, por mucho que su labor divina estuviese destinada a mayores causas.

Marvel Super Heroes: War of the Gems (1996)
Aunque comparta un nombre bastante similar al juego de lucha que acabamos de comentar, y pese a que la desarrolladora sea la misma (Capcom), estamos ante un juego muy diferente que llegó a Super Nintendo durante los últimos coletazos de vida de la máquina de 16-bits. Se trata de un juego de acción y plataformas en 2D, para un solo jugador, que se basa en la serie del guantelete del infinito. Así pues, muchos de los personajes protagonistas y villanos son similares a los vistos en el juego de lucha. El Capitán América vuelve a ser aquí un personaje jugable (acompañado de Spider-Man, Iron Man, Hulk y Lobezno), aunque no hay ni rastro de Thor por mucho que haya abundantes cameos y apariciones de otros personajes de la factoría Marvel. Un título regular que no convenció tanto como debería, posiblemente por la presencia de una nueva generación de consolas en el mercado.

Marvel vs Capcom (1998)
Tras Marvel Super Heroes, del que hablamos hace unos párrafos, Capcom empezaría con los crossovers: X-Men versus Street Fighter y Marvel Super Heroes versus Street Fighter serían solo el primer paso de cara a la gran confrontación que supondría Marvel versus Capcom: Clash of Super Heroes. Cuando llegó a los recreativos en 1998 (posteriormente lo haría a PlayStation y Dreamcast), el juego se convirtió de inmediato en un éxito y en el favorito de muchos, una excelente evolución de todas las dinámicas de juegos de lucha de Capcom que se adaptaba a la perfección a los personajes de Marvel y a los propios héroes de la compañía nipona. Las virtudes del título eran muchísimas, empezando por su excelente jugabilidad, lo atractivo de su premisa y el soberbio sistema de combate por equipos con ayudantes.

Contaríamos con unos ocho personajes disponibles por cada bando (sumando un total de 22 con las diferentes versiones de algunos de ellos), y lo cierto es que en plantel provocó bastantes polémicas ante la extraña decisión de priorizar algunos personajes en vez de otros y las similitudes entre muchos de ellos. Uno de los protagonistas del bando de Marvel sería, como no podía ser de otra manera, el Capitán América, cuya jugabilidad era versión evolucionada de la vista en Marvel Super Heroes. Thor también tendría un papel en este juego, saliendo por fin de las sombras del cameo para convertirse en un personaje de apoyo. Tal vez no fuese jugable todavía, pero suponía un importante paso adelante para la deidad de Marvel.

Marvel vs Capcom 2 (2000)
Hablar de Marvel vs. Capcom 2 es recuperar del pasado uno de los mejores juegos de lucha 2D que jamás han sido programados, el colofón de una saga de, por entonces, seis entregas diseñadas por Capcom para sacar provecho del universo de Marvel, dando lugar a una de las franquicias más aclamadas de la historia del género. Aunque a grandes rasgos se podría decir prácticamente lo mismo de lo comentado en los párrafos anteriores de la entrega original, Marvel vs. Capcom 2 estaba a otro nivel, suponía la explotación de un potencial latente que desde entonces han sido muy pocos los que lo han conseguido igualar, mucho menos superar. En una época en la que la lucha 3D dominada, Marvel vs. Capcom 2 se convirtió en leyenda del género.

El juego, que se estrenaría en los salones recreativos y posteriormente haría lo propio en Dreamcast, PlayStation 2, Xbox y, más recientemente, PlayStation Network y Xbox Live Arcade, no solo triunfaba por su calidad jugable, sino por su exageración de todas las situaciones (dándole un toque propio de cómic), los intensos combates tres contra tres, los combos interminables y los grandes ataques finales. La friolera de 56 personajes jugables entre los dos bandos, con personajes exclusivamente creados para el juego, es una cifra a la que ni siquiera su sucesor fue capaz de aproximarse. En el bando de Marvel repetía el Capitán América, uno de los emblemas de la compañía que recuperaba su jugabilidad ya tradicional en los juegos de lucha de Capcom; pero no había rastro alguno de Thor, de nuevo relegado al olvido.

Spider-Man (2000)
No se puede negar que, a medida que pasaban los años, Spider-Man se iba perfilando como uno de los héroes Marvel más exitosos entre las generaciones actuales, y las adaptaciones cinematográficas no hicieron más que potenciar su imagen en todo el mundo. De la mano de Activision, llegaría un nuevo juego del trepamuros a principios de siglo, a PlayStation, Nintendo 64, Dreamcast, PC, Mac y Game Boy Color. Y para no perder la costumbre, contaría con abundantes cameos de otros héroes de Marvel, algo que ya se estaba convirtiendo en tradición en los videojuegos de Spider-Man. Uno de esos cameos le correspondería al Capitán América, a quien la Gata Negra y Venom llaman para que ayuden a Spider-Man hacia el final de la aventura.

Spider-Man 2: Enter Electro (2001)
La entrega anterior fue un éxito de público y crítica, así que Activision no desaprovechó la oportunidad de explotar el filón (de hecho, lo sigue haciendo aún a día de hoy) y tan solo un año después lanzaría una segunda entrega que distaría mucho de los niveles de calidad alcanzados por el original, debido a una peor jugabilidad, enemigos menos carismáticos e interesantes y carencia de interés argumental, entre otros. Ni siquiera a nivel de cameos mantenía un nivel similar al del capítulo anterior; de hecho, el gran momento del Capitán América en el anterior en esta entrega se limita a una noticia del periódico (el Daily Bugle, como no podía ser de otra manera) en la que se cuenta cómo el Capitán América había detenido los planes del Doctor Octopus en el juego anterior.

Marvel Nemesis: Rise of the Imperfects (2005)
Electronic Arts apuntó muy alto con Marvel Nemesis; quería fusionar una nueva etapa en los cómics con videojuegos y llegar a dar vida a una nueva formación de superhéroes y villanos. Pero la escasa, escasísima calidad del producto que lanzó al mercado la compañía norteamericana provocó que todos sus grandes planes se viniesen abajo con suma facilidad, y es que Marvel Nemesis es uno de los juegos más flojos que se hayan visto con licencia de Marvel. El juego llegaría a todas las plataformas de la época (PlayStation 2, Xbox, GameCube, PSP y DS), pero ninguna de las versiones conseguía librarse de pelear por el aprobado raspado en todas las revistas especializadas del mundo.

De hecho, tan extraño fue el proceso de creación de este juego tan poco dinámico, mal ajustado y sombrío, que se tomaron decisiones conceptuales increíblemente desconcertantes e incomprensibles; como es el hecho de que PSP tuviese dos personajes exclusivos y careciese de dos personajes que aparecían en todas las demás versiones. Uno de esos dos personajes jugables que solo estaban disponibles en PSP era el Capitán América, que pese a todo aparecía también en las demás versiones, aunque en el no muy halagador papel de recibir una paliza de un imperfecto que lo dejaba fuera de combate (y, por tanto, incapaz de ayudar a sus compañeros en la batalla).

Marvel: Ultimate Alliance (2006)
Activision volvería a sorprendernos a todos con un excelente juego de acción para hasta cuatro jugadores que fusionaba con acierto el beat'em up clásico con algunos tintes de juego de rol; llegaría a casi todas las plataformas: PC, PlayStation 2, PlayStation 3, PSP, Wii, Xbox, Xbox 360 y GameBoy Advance. Su planteamiento sencillo, su atractivo plantel de personajes amigos y enemigos, y ante todo sus grandes posibilidades a la hora de personalizar a los personajes usando los puntos de experiencia que obteníamos lo convertían en una propuesta muy recomendable para los amantes de Marvel. En total serían 25 los personajes a nuestra disposición en este título, entre los que no podían faltar, claro está, el Capitán América y, por primera vez como personaje completamente jugable, Thor.

Lejos de limitarse simplemente a aparecer, como solía ser la dinámica en muchos de los títulos hasta la fecha, ambos personajes adquieren en este título un papel de protagonismo que los hace destacar por encima de todos los demás personajes. El Capitán América y Thor, junto con Spider-Man y Lobezno, son los que más se dejan ver en las secuencias de vídeo, los que más presencia tienen en varias fases del juego. Además, al igual que sus demás compañeros, la posibilidad de personalizar sus habilidades, sus trajes e incluso el protagonizar discos de simulaciones personalizados nos permiten llegar a conocer en profundidad el pasado, la historia y las posibilidades de cada uno de estos héroes, algo que hasta la fecha se nos había negado en otros videojuegos.

Marvel: Ultimate Alliance 2 (2009)
Tres años después, Activision lanzaría una segunda entrega centrada fundamentalmente en el gran fenómeno de los cómics en aquella época, la Civil War. Pero debido al tiempo transcurrido, se criticó mucho que la secuela fuese prácticamente idéntica cuando se esperaba algo más de evolución, sobre todo en términos técnicos; además, las escasas novedades apenas tienen el protagonismo que deberían. Pese a todo, hay algo que no se puede negar, y es que el juego seguía, y sigue, siendo igual de divertido, intenso y frenético. Un juego cargado de acción, en el que hasta cuatro usuarios pueden enfundarse en las mallas de 24 de los héroes más famosos del universo Marvel (cifra que variaba según la versión) para acabar con infinidad de enemigos que les saldrán al paso.

PlayStation 2, PlayStation 3, PSP, DS, Wii y Xbox 360 recibirían esta nueva entrega en la que, una vez más, el Capitán América y Thor volvían a aparecer como personajes jugables. Aunque, desgraciadamente, la menor profundidad general del juego no los hacía destacar como claros protagonistas, como ocurriera en la entrega anterior, ni tampoco nos ofrecía una visual bastante amplia y satisfactoria de su historia. De todos modos, Thor, el gran olvidado de Marvel en los videojuegos se consolidaba ya como un personaje habitual de las producciones con licencia, posiblemente influenciado por los rumores que llegaban de la película que los estudios de la compañía querían realizar.

Marvel Super Hero Squad (2009)
Si miramos fuera de los videojuegos y del cine, son numerosas las producciones de animación basadas en los personajes del universo Marvel, orientadas a públicos de muy distintas edades y grupos sociales. Una de las que más éxito están teniendo entre los más pequeños de la casa es Marvel Super Hero Squad, serie en la que tanto el Capitán América como Thor gozan de un papel protagonista importante. La adaptación jugable de dicha serie no aporta grandes cosas y está orientada fundamentalmente a ese público seguidor de la serie de televisión. Eso sí, tal y como ocurre en la serie, tanto Thor como el Capitán América están presentes en la producción como personajes jugables, junto con otra quincena de héroes cabezones y de estilo inocente para todos los públicos.

Marvel Super Hero Squad: The Infinity Gauntlet (2010)
Como no podía ser menos, gracias al éxito del que siguió gozando la serie de televisión y al buen funcionamiento de la primera entrega jugable en PlayStation 2, Wii, PSP y DS, THQ decidió lanzar una segunda entrega, que por primera vez se adentraba en el terreno de las consolas de alta definición (Xbox 360 y PlayStation 3), además de repetir en Wii y DS. La premisa es idéntica, la jugabilidad muy similar y el estilo el que cabría esperar. Hay algunos cambios, eso sí, en el plantel de personajes jugables, pero tanto el Capitán América como Thor repiten dentro de esa formación de 15 grandes héroes vistos desde un prisma muy diferente. No es un juego inolvidable, pero para el público hacia el que está orientado funciona muy bien, y siempre es una satisfacción ponerte en la piel de tus héroes preferidos.

Marvel vs Capcom 3: Fat of Two Worlds (2011)
Se suele decir que a la tercera va la vencida, pero si bien Capcom no ha logrado superar con claridad a la excelente segunda entrega de su franquicia de lucha, Thor ha visto cómo a la tercera tuvo su oportunidad de dar el salto al plantel de personajes seleccionables. Sin embargo, tal y como ha venido demostrando la historia, y tal y como parecía por las propias características del personaje, se trata de un héroe difícil de plasmar en un juego debido a las complejidades de recrear con acierto todas sus particularidades. Así pues, en Marvel vs Capcom 3 Thor es un personaje con agarres, mucha defensa, algo lento pero de gran fortaleza, que enlaza muy bien los combos con sus asistentes pero que requiere una gran habilidad para llegar a sacarle el máximo partido.

Como es lógico, el Capitán América repite su papel como uno de los grandes héroes de Marvel (algo digno de mención, ya que siguiendo la evolución de la franquicia son muy pocos los personajes que hayan repetido en todas las entregas). A grandes rasgos se podría decir que sus movimientos y evolución han sido escasos, tratándose fundamentalmente del mismo personaje que en ocasiones anteriores. Pese a todo, este juego se convirtió, en cierta forma, en la confirmación de que tanto Thor como el Capitán América estaban viviendo su mejor momento y se habían convertido ya en emblemas del universo Marvel, con una buena aceptación por parte del público. Para el héroe americano, que siempre estuvo presente aunque no fuese protagonista, el cambio no se hace tan notorio como en el caso de Thor, quien tuvo que sufrir mucho para llegar a tener cierta relevancia en el mercado.

Thor: God of Thunder (2011)
Por primera vez, Thor contará con su propio videojuego esta misma semana. Lo hace, como no podía ser de otra manera, con una producción asociada a la película que se estrena también en estos días. Desarrollado por Liquid Entertainment (Rise of the Argonauts) y bajo la supervisión de Sega, este juego de acción en tercera persona llegará a Xbox 360, PlayStation 3, Wii, DS y 3D, con un guión coescrito por Matt Fraction (guionista habitual de Marvel ganador del premio Eisner en 2009). Aunque las dudas son numerosas sobre este juego, principalmente por el mal resultado de la mayoría de videojuegos basados en películas, todavía es pronto para saber qué destino le espera al nuevo dios en su primera incursión en solitario en el mundo de los videojuegos.

Captain America: Super Soldier (2011)
También de la mano de Sega, aunque esta vez desarrollado por Next Level Games (Spider-Man: amigo o enemigo, Super Mario Strikers, Punch-Out!! Wii), nos llegará la adaptación jugable de la película basada en este superhéroe que se estrenará el próximo mes de julio, y que llegará a PlayStation 3, Xbox 360, Wii, DS y 3DS. Según parece, el juego se desarrollará en tercera persona y se basará fundamentalmente en la acción, aunque alejándose un poco en el aspecto narrativo con respecto a lo que se nos presentará en el filme. Al igual que con la entrega de Thor, vive bajo el severo escrutinio de ser un título basado en una película, aunque el buen hacer de la desarrolladora en otras producciones puede suponer un resquicio de esperanza. Pese a todo, da gusto ver cómo el Capi vuelve a convertirse en el protagonista indiscutible de su propio juego.

Héroes en crecimiento
Si en algo se caracterizan tanto el Capitán América como Thor, tal y como se puede ver a lo largo de este artículo, es por haber ido prosperando y ganando relevancia, sobre todo el segundo. Aunque sea gracias al impulso de adaptaciones cinematográficas o de series de animación, Thor ha pasado de ser el gran ignorado de Marvel en los videojuegos (en detrimento de personajes mucho menos conocidos) a ser apenas un simple cameo, hasta llegar a convertirse en protagonista y referencia de diversas producciones. El Capitán América ha seguido un camino más irregular y siempre ha tenido una cierta presencia, como si siempre estuviese detrás de todos los demás héroes, vigilante, pero también va adquiriendo más importancia en las producciones actuales. En adelante es de esperar que esta dinámica ascendente se mantenga, sobre todo dado que ya se está trabajando en las secuelas de sus películas. Son dos héroes que pueden aportar mucho al mundo de los videojuegos, y esperemos que lleguen a desplegar aún más todo su potencial.