Gears of War 3, Impresiones

Uno de los pesos pesados de Microsoft para finales de este año se deja ver a través de una beta multijugador muy satisfactoria y cargada de premios para la versión final. Una nueva toma de contacto con uno de los títulos más esperados de Epic.

Tras una primera e intensa toma de contacto con el multijugador de Gears of War 3 el pasado mes de febrero, con la llegada de la beta a Xbox 360 hemos tenido la posibilidad de disfrutar un poco más de uno de los títulos más esperados del año para la máquina de Microsoft. Por sorprendente que parezca, pese a tratarse en esencia del mismo material que vimos ya en San Francisco, este modo multijugador parece dispuesto a no imponerse ninguna barrera ni limitación: ha sido capaz de volver a sorprendernos y de demostrarnos el potencial que oculta en su interior la nueva obra de Epic. Con más horas de juego encima y los beneficios de la experiencia, Gears of War 3 no deja de mejorar progresivamente hasta alcanzar unas cotas de diversión con las que muchos solo pueden soñar.

Es asombrosa la facilidad que tiene el juego para abstraer al usuario, sumergirlo en la experiencia de tal forma que se pierde la noción del tiempo y la realidad. En pocas experiencias multijugador se consigue tal grado de implicación y de deseo de venganza como en la franquicia Gears of War, pero da la sensación de que con esta nueva entrega Epic ha dado un pasito más. Los aficionados que hayan podido conseguir una clave para poder participar en ella tienen por delante abundantes horas de diversión ante un modo multijugador frenético, de ritmo imparable y que invita a jugar una partida tras otra, ya sea para recuperar el honor o bien para poder seguir subiendo de nivel y adquirir nuevas armas.

La beta multijugador está compuesta únicamente por tres modos de juego (de los seis que se ha confirmado que incluirá la versión final): Team Deathmatch, Capture the Leader y King of the Hill. Todos ellos comparten la idea básica de que se trata de enfrentamientos por equipos, uno de los COG y otro de los Locust, y ese será uno de los aspectos fundamentales del multijugador de Gears of War 3. Es decir, la colaboración por equipos, el compenetrarse completamente con los compañeros para desarrollar tácticas y estrategias que puedan dar la victoria. Tal y como se puede observar ya en la beta, un grupo medianamente estructurado y unido puede hacérselo pasar muy mal a los individualistas, independientemente del nivel de habilidad de cada uno.

En Team Deathmatch, la acción sigue caminos muy bien conocidos por todos, el tradicional enfrentamiento entre dos equipos en el que el que más veces mate al rival, ganará. Eso sí, en esta ocasión se ofrece un interesante giro en el que cada uno de los equipos tendrá un número limitado de reapariciones, por lo que el objetivo es matar X veces a algún miembro del equipo rival. Cuando se hayan acabado las reapariciones del equipo contrario, la partida habrá terminado y el equipo superviviente se alzará con una victoria parcial, dado que el enfrentamiento completo es al mejor de tres rondas. Ese toque extremo de límite de vidas propiciará el despliegue de estrategias novedosas en las que puede llegar a primar la supervivencia sobre la masacre, lo cual puede dar lugar a situaciones muy interesantes.

Otro modo, también tradicional es el de King of the Hill (Rey de la colina), aunque también presenta algunas modificaciones importantes. Cada uno de los equipos tiene que sumar una cantidad de segundos determinada dentro de las zonas indicadas, y el primero que alcance dicha cifra será el vencedor. Sin embargo, esas zonas tienen una duración limitada y se van moviendo por todo lo largo y ancho del mapa, por lo que a veces favorecerán a unos u otros (además de, en ocasiones, estar en zonas cerradas y fáciles de proteger y, a veces, situarse en medio y medio del mapa al descubierto). Además, las zonas indicadas hay que, en primer lugar, capturarlas y, posteriormente, defenderlas, aunque es posible romper el dominio rival sobre una zona en teoría poseída.

Más espectaculares si cabe pueden ser las partidas de Capture the Leader. La idea es que, de nuevo, tenemos dos equipos, cada uno de ellos con su propio comandante (Richard Prescott en el lado COG, la reina Myrrah por parte de los Locust). Dicho líder será alguno de los jugadores humanos que integren cada uno de los equipos y se convertirá, automáticamente, en el objetivo principal de las facciones, hasta el punto de que el propio HUD del juego indicará siempre su situación para que se pueda ir a por él. Cuando alguien apresa al líder del equipo contrario, se inicia una cuenta atrás tras la cual, si consigue mantener esa captura durante todo el tiempo indicado, su equipo se llevará la victoria. Eso sí, los compañeros podrán liberarlo a tiempo.

Lo interesante de este modo es el constante tira y afloja que se produce, además del ya comentado interés en una buena colaboración con los demás miembros del equipo. En este caso es importante, por ejemplo, que el líder asuma su papel y no se exponga más de lo estrictamente necesario; no tiene sentido que el líder se lance hacia el territorio enemigo para conseguir muertes sencillas cuando si cae él se pierde la partida automáticamente y esas cifras y estadísticas de muertes no han valido para nada. De hecho, esto es algo que se nota a lo largo de todos los modos de juego, y es el hecho de que la colocación de los mejores depende de una puntuación que no se fijará única y exclusivamente en las muertes, sino también en las asistencias, curaciones, capturas, etcétera. Todo sumará, mientras sea por el bien del equipo.

Como se puede ver, los modos de juego multijugador de Gears of War 3 que se han desvelado hasta la fecha no suponen una gran innovación con respecto a los que se presentaban en ocasiones anteriores, con los cuales guardan bastante parecido (a falta de conocer otros tres modos, recordemos). Sin embargo, dan la sensación de recoger lo mejor de los anteriores y amalgamarlos de manera que resulten más satisfactorios, completos e intensos, una fuente inagotable de diversión en la que los pequeños cambios jugables también se hacen notar. Por ejemplo, ahora se ha incluido un sistema de diferentes longitudes de pulsación para reconocer cuándo se quiere recoger un arma o revivir a un compañero, o bien el uso de granadas de humo como distracción y para obligar a soltar escudos y armas a los rivales.

Todo esto sin olvidarnos, claro está, de las poderosas armas nuevas, como el Digger (el lanzagranadas Boomshot revisado), los cambios en el Hammerbust, el One-Shot (rifle de francotirador), el Retro Lancer, etcétera. Cuanto hagamos influirá en la obtención de putos (por victoria, por muertes…) y medallas de diversa índole (jugar X partidas, ser el primero/último en morir…) que sumarán puntos de experiencia que nos permitirán subir de nivel. Además, cuanto más juguemos, más objetos extra desbloquearemos que luego podremos conservar para la versión final del juego (como el arma Gold Retro Lancer, o los personajes Baird, Anya o Savage Theron). Desde luego no se puede negar que esta es una beta cuidada hasta el más mínimo detalle.

Impresiones
El mimo que se está poniendo en todos y cada uno de los detalles de la presente beta hacen augurar grandes cosas de cara al producto final. Todavía es pronto para dar un veredicto, claro está, y esta versión beta está bastante limitada y aún presenta algunos pequeños errores que se pulirán a partir del feedback de los aficionados que están disfrutando de ella. Pero como primera toma de contacto, es una gran propuesta para la comunidad, que puede disfrutar de horas de juego, recompensas para la versión final y, de paso, ayudar a Epic a pulir los aspectos que necesitan mejora. Todo ello con un acabo técnico bastante espectacular, que por momentos parece dejar muy en evidencia a los capítulos anteriores, sobre todo en el terreno de la iluminación. De todos modos, como decimos, esto no es más que un pequeño entrenamiento de cara a la gran batalla que se librará en septiembre. Eso sí, pocos entrenamientos hay tan satisfactorios como este.

Gears of War 3

La guerra contra los Locust continúa en este tercer episodio de la serie Gears of War
Gears of War 3