Survival Horror que te harán GRITAR

Son muchos los juegos de ambientación terrorífica que han salido al mercado, pero muy pocos consiguen hacérnoslo pasar realmente mal. Os ofrecemos nuestra selección de los mejores survival horror.

No nos vamos a engañar: nos gusta pasar miedo. Es un sentimiento primigenio, que surge de lo más hondo de nuestro ser, alimentado por años, siglos y generaciones de temores de diversa índole. Tal vez sea porque el miedo nos hace sentir vivos, segregando una adrenalina que reactiva todos los sentidos y órganos de nuestro cuerpo. Lo cierto es que las experiencias traumáticas y los momentos de auténtico pavor no son para nada recomendables, y en el fondo lo sabemos, pero nos gusta, a pesar de todo, experimentar nuevas emociones, ver hasta dónde llega nuestro aguante. Y afortunadamente, en los tiempos actuales sobran maneras de dar rienda suelta a estas emociones sin necesidad de poner en peligro nuestra integridad física o mental.

Hoy en día, y desde hace ya muchos años, la literatura, el cine, la televisión y los videojuegos se han convertido en medios idóneos de transmisión del terror, ya que son capaces de hacernos sentir emociones intensas sin necesidad de ser víctimas de fantasmas vengativos o de deformes asesinos en serie. De hecho, el medio que más se presta a este viaje hacia las profundidades de nuestras pesadillas es el del ocio digital, ya que pese a estar en el confort de nuestros hogares, somos los protagonistas virtuales de una odisea en la que cualquier cosa puede salir mal. Conseguir que la muerte del personaje sea como la nuestra propia es una de las virtudes de los grandes títulos de terror, que consiguen romper la barrera de la pantalla para meternos en la piel de un héroe cuyos sustos, sufrimiento o penurias son los nuestros propios.

/es/node/Array

Muchas voces aseguran que en esta generación son muy pocos los títulos que profundizan en el género del terror, en obligarnos a luchar por nuestra supervivencia en ambientes de auténtica pesadilla, enfrentándonos a huestes del averno a la par que desconfiamos de prácticamente todas las sombras que pueblan la pantalla. Aunque sí ha habido títulos capaces de transmitir el terror y esa necesidad de supervivencia en situaciones extremas, lo cierto es que el género no está brillando tanto como lo hizo en el pasado, sobre todo durante las generaciones de los 32 y los 128 bits. Esto no quiere decir que su existencia sea tan corta, ya que es posible encontrar títulos de terror desde los tiempos de NES o incluso antes, pero tampoco se puede negar que el factor visual ayuda bastante a la hora de transmitir una ambientación que, por definición, debe ser claustrofóbica, agobiante y temible.

/es/node/Array

Es por eso que hoy queremos hacer un repaso a los que, para nosotros, han sido algunos de los mejores survival horror de la historia de los videojuegos hasta la fecha. Como es lógico, no están todos (eso requeriría un importante número de artículos), como tampoco hemos incluido más de un título de una misma franquicia con el fin de evitar que los de siempre, los más famosos, copasen toda la lista. Así pues, jugando en un campo neutral y sin favorecer a nadie (aquí no cuentan las notas ni las franquicias, sino la capacidad para crear una experiencia y una ambientación terroríficas de supervivencia extrema), esta lista está compuesta por títulos que cualquier amante del terror debería disfrutar, en los que se pone al jugador en situaciones límite dentro de una ambientación de pesadilla, consiguiendo que se medite cuidadosamente cada paso ya que hasta el más mínimo fallo podía suponer una muerte dolorosa.

Como decimos, se han quedado por el camino títulos que merecerían una mención en cierta medida, aunque en ciertos casos su estilo de juego hizo que no terminasen de encuadrarse en la lista que os ofrecemos, pero no por ello son peores juegos que también deberían ser disfrutados por todo aquel amante de las experiencias virtuales terroríficas que tenga ocasión de ponerles el guante encima: Parasite Eve, Galerians, The 7th Guest, F.E.A.R., Sweet Home, Nightmare Creatures, Expediente X, Kuon, Doom, The Suffering, Saw, The Ring: Terror's Realm, Blue Stinger... La lista es muy numerosa, pero son títulos que, por unos motivos u otros, no han conseguido transmitir el terror y la necesidad de supervivencia con tanto acierto como los que componen la relación que os presentamos a continuación.

25.- Deep Fear
Sega; Saturn; 1998

El último juego lanzado en Europa para Saturn destacó por ser un survival horror, convirtiéndose casi en la perfecta representación de los intereses de un mercado que estaba dejando atrás las plataformas coloridas para adentrarse en terrenos más intensos en los que la ambientación y la narrativa jugaban un papel fundamental. Deep Fear nació en medio de una época en la que Resident Evil empezaba a dar fama a lo que acabaría convirtiéndose en un género propio, y tal vez por eso bebía mucho de la obra de Capcom. Pero lejos de limitarse a seguir las directrices de dicho título, Sega evolucionó el concepto dándole matices particulares, sobre todo heredados de una de las grandes obras del cine de terror de todos los tiempos como es The Abyss.

Así pues, esta intensa historia de terror se ambienta en las profundidades marinas y nos narra una historia elaborada, con elementos políticos y militares por doquier. Aunque a nivel básico su jugabilidad seguía las directrices propias del género en la época (cámaras fijas, escenarios pre-renderizados, munición limitada…), nos encontrábamos con novedades interesantes que elevaban la tensión, como el oxígeno que se iba consumiendo con el tiempo, el uso de inventarios en tiempo real (sin poder disfrutar de las pausas que esto podía ofrecer a la hora de enfrentarse a los enemigos), y la tradicionalmente exigida posibilidad de poder correr y disparar al mismo tiempo. Dado que su tirada fue escasa, pasó altamente desapercibido, pero es un más que digno representante del género de los survival horror que en otras condiciones hubiese marcado una época.

24.- Illbleed
Climax Graphics; Dreamcast; 2001

Si por algo destacó Dreamcast fue por haber acogido un gran número de survival horrors en su catálogo, una clara muestra de que su época coincidió con la edad dorada del género. Pero dentro de ese abanico de producciones, hubo una que destacaba especialmente por ser una de las propuestas más originales que se hayan visto en el género. La protagonista, Eriko Christy, debe atravesar un terrorífico parque temático, con diferentes casas y atracciones ambientadas en situaciones pavorosas cuyos efectos pueden resultar mortíferos para ella. El objetivo es llegar al final del parque de atracciones con vida para llevarse un nada despreciable premio de cien millones de dólares. A medida que encontremos a otros personajes, podremos seleccionar el ponernos en su piel para esta ardua tarea.

Llegar a la salida del parque de atracciones no era nada sencillo, ya que estábamos completamente desarmados y con la obligación de avanzar lentamente, desconfiando de cada esquina y cada objeto, atendiendo a nuestros sentidos para localizar las posibles sorpresas antes de que nos pillen desprevenidos. Y es que los no escasos sustos que nos esperan en cada rincón afectarían a nuestra resistencia: si la vida, la adrenalina, el pulso o el corazón se resentían en exceso, moríamos sin poder hacer nada para evitarlo. Con un poco del clásico espíritu de ensayo y error pero enfocado fundamentalmente a los sustos inesperados tradicionales, Illbleed era un juego que basaba todo su pilar jugable en la supervivencia ante los sustos constantes que nos esperaban por el camino, que pese a saber que estaban ahí, nos conseguían coger desprevenidos una y otra vez. No apto para corazones débiles.

23.- Splatterhouse 3
Namco; Mega Drive; 1993

Muchos consideran que la franquicia Splatterhouse se limita a machacar enemigos y avanzar por el escenario hacia la salida del nivel y comenzar una nueva fase, sin más. Y en gran medida no se equivocan, dado que esas son las directrices que han marcado las dos primeras entregas e incluso la reciente revisión para 360 y PS3. Pero Splatterhouse 3, pese a mantener esas ideas básicas, juega en una liga completamente diferente. Atrás queda el desarrollo lineal y el scroll horizontal, aquí tenemos un mapa amplio en cada nivel que deberemos explorar del modo que deseemos, viéndonos obligados a retroceder según la situación; y todo ello contrarreloj, ya que a medida que pasan los segundos todo el juego va mutando y los sucesos que presenciábamos serían diferentes, hasta llevarnos a un clímax final que dependía de nuestras acciones.

Los cuatro finales posibles nos obligaban a ser perfectos en nuestro avance por el juego. La necesidad de supervivencia no se transmitía solo a través de la barra de vida de Rick, o mediante el uso de la Terror Mask para que tomase el control de la situación, sino que ese cronómetro implacable nos indicaba lo cerca que estábamos de perder a nuestra mujer y/o a nuestro hijo, ambos secuestrados y nuestro objetivo era liberarlos sanos y salvos. La exigencia del juego y las hordas de huestes del averno que nos asaltaban conformaban una experiencia intensa como pocas, en la que el margen de error era muy pequeño y los fallos, aunque fuese un simple enemigo que nos costaba más de la cuenta eliminar, suponían la perdición de nuestra familia y, por tanto, una nueva partida sin poder conseguir el tan ansiado final bueno del juego.

Los mejores survival horror22.- Haunting Ground
Capcom; PlayStation 2; 2005

Capcom fue una de las compañías que más en serio se tomó los survival horror, tal y como demuestra que un importante número de las obras más conocidas del género sean de la empresa nipona. Tal vez espoleados por el éxito de Resident Evil, no dudaron en lanzar obras similares adentrándose en nuevos terrenos jugables, explorando otras posibilidades de hacérselo pasar mal a los jugadores. Uno de esos experimentos fue Hauting Ground (Demento en Japón), un título que nos presentaba a Fiona, una chica que perdió a sus padres en un accidente de coche. Tras dicho acontecimiento, sus parientes la trasladaron a un castillo antiguo extraño, en el que se despierta dentro de una jaula para descubrir que la realidad es más terrorífica que la peor de sus pesadillas.

En su intento de huir del castillo, ayudada de un perro llamado Hewie al que salva por casualidad, Fiona verá que un extraño hombre llamado Debilitas no dejará de perseguirá por todas partes, sin dejarla ni a luz ni a sombra. Con el perro como único compañero y arma, deberemos ganarnos su cariño si queremos salir con vida del castillo. Fiona no es una heroína fuerte y férrea, sino que es una chica inocente y asustada, que no dudará en esconderse bajo las camas o detrás de las puertas para evitar ser descubierta por su implacable perseguidor; y cuando las cosas se tuercen demasiado y su corazón esté muy agitado, será más difícil de controlar y empezará a alucinar, complicándole mucho las cosas al jugador. La supervivencia de la joven no es nada sencilla, y este título destaca por la credibilidad de las reacciones de Fiona ante las fuentes de terror que la rodean.

Los mejores survival horror21.- Enemy Zero
WARP; Saturn y PC; 1997

Kenji Eno es un hombre bastante desconocido dentro del mundo de los videojuegos, un mercado en el que no consiguió triunfar pero que nos dejó una trilogía de gran nivel dentro del género del terror. La llamada trilogía de Laura (D, Enemy Zero y D2) alcanzó su momento álgido con el lanzamiento de una segunda entrega rodeada de la polémica (iba a ser un exclusivo de PlayStation que acabó siendo exclusivo de Saturn) pero que cumple sobradamente en sus elementos clave: la ambientación, el terror y la lucha por la supervivencia. La protagonista de la historia, Laura Lewis se encuentra a bordo de la nave espacial AKI, una estación espacial dedicada a la investigación biológica. La tripulación disfruta de su sueño criogénico cuando la nave los despierta cuando el cargamento de la nave escapa de su cámara de contención: criaturas mortíferas que van acabando con ellos uno a uno.

Inspirándose claramente en Alien y sin temor a ocultar sus referencias, Enemy Zero juega con nuestros temores al introducir el elemento favorito de su creador: el sonido. Los enemigos son invisibles hasta que acabamos con ellos, y tenemos que saber dónde se encuentran guiándonos sólo por el pitido de un sensor para localizarlos. Esto provoca que avanzar por la nave sea una auténtica pesadilla en la que deberemos medir todos nuestros pasos; afortunadamente, estos momentos de acción se intercalaban con situaciones más tranquilas que se asemejaban a las aventuras gráficas. Sin embargo, era en esos momentos cuando se nos presentaban las secuencias de vídeo más truculentas del juego, por lo que a efectos prácticos no había ningún momento de respiro. Sin duda, un buen representante del género del terror que merece una segunda oportunidad.

20.- Forbidden Siren 2
Sony Japan Studio; PlayStation 2; 2006

La franquicia de terror de Sony es una de las que más controversia han generado en la historia del género. Lejos de querer entrar en si eso es algo bueno o malo, lo que no se puede negar es que es algo que pone de manifiesto que su propuesta es muy particular, única en gran medida. De las entregas que han salido hasta la fecha, es la segunda la que más impacto ha tenido, tal vez por haber conseguido hacerse un hueco dentro de un género sobresaturado en PlayStation 2. Lo primero que llama la atención es la narrativa del juego, transmitida en desorden cronológico a través de una docena de personajes con personalidades y características físicas diferentes, desde guardas de seguridad hasta militares, pasando por simples jóvenes que lo único que pretendían era pasar un buen rato.

En la piel de todos estos héroes deberemos conseguir sobrevivir en la isla de Yamajima, un lugar poblado de horrores y en el que los espíritus no nos dejarán ni un instante de respiro. Precisamente este es el principal atractivo de un juego muy exigente que destaca por su gran capacidad para transmitirnos el agobio que viven los personajes en sus historias. Pocos títulos han conseguido transmitir esa sensación de sufrimiento ante la supervivencia, colindando en el límite entre la satisfacción de la superación de los retos y la frustración de fracasar dolorosamente una y otra vez ante las mismas situaciones, sobre todo si no nos acostumbramos a su poco intuitivo sistema de juego. Sin embargo, es uno de los pocos títulos que captan y plasman con acierto el terror tradicional japonés, y en ese aspecto se convierte en un indispensable para los amantes del género.

Los mejores survival horror19.- Amnesia: The Dark Descent
Frictional Games; PC; 2010

Amnesia es uno de los últimos representantes del género, y pese a sus limitaciones, tiene virtudes más que suficientes para satisfacer a los que estén deseando pasar un mal rato delante de su ordenador. El protagonista de esta historia es Daniel, un hombre que se despierta en un castillo oscuro sin recordar nada de su pasado. Aparte de su nombre, solo recuerda una cosa más: la agobiante sensación de que hay algo persiguiéndole, una sombra desconocida que va a por él. Con una fuerte inspiración en el cuento de terror El intruso de H.P. Lovecraft, Amnesia presenta un argumento que se desarrolla muy lentamente pero que guarda abundantes sorpresas a lo largo de la historia, con ideas y conceptos que logran excelentes resultados por momentos.

Como decimos, la ambientación nos situaba en un castillo amplio y solitario, pero lo especialmente destacable es la ausencia de personajes secundarios y la gran y agobiante presencia de la oscuridad que nos rodea. De hecho, al pasarlo mal en las sombras, nuestro personaje se pondrá nervioso y perderá el control de sí mismo, por lo que tener siempre un foco de luz es fundamental. Es esa ambientación opresiva y agobiante la que acapara toda la atención de Amnesia, por encima de cualquier otro elemento posible en el título, y nos encontrábamos con abundantes situaciones en las que las sombras o el viento nos jugaban muy malas pasadas. Pero esto no sería lo peor, ya que los pocos enemigos del juego eran de una letalidad tal que desearíamos no haber abandonado nuestro rincón oscuro. Un título con buenas ideas que, pese a no intentar ir más allá, sigue resultando una propuesta interesante.

18.- Call of Cthulhu: Dark Corners of the Earth
Headfirst Productions; PC y Xbox; 2005

Al igual que en el cine, en el mundo de los videojuegos también hay proyectos que parecen malditos, obras que pasan factura a sus creadores; y sin duda, Call of Cthulhu: Dark Corners of the Earth es uno de ellos. Su desarrolladora, Headfirst Productions, no publicó muchos títulos; de hecho, cuenta con Simon the Sorcerer 3D como único lanzamiento antes de adentrarse en el mundo de Cthulhu y ver cómo se debían cancelar cinco títulos para lanzar solo este juego y cerrar por bancarrota. Pero pese al aciago destino de su desarrolladora, Dark Corners of the Earth es un juego de terror en primera persona que poco o nada tiene que envidiar a los más grandes del género en lo que respecta a la tensión que es capaz de provocar en el jugador.

Uno de los detalles que más llaman la atención es que sus creadores han optado por potenciar la inmersión hasta tal punto que no tenemos nada que nos ayude en nuestra labor, debiendo investigar y avanzar por nuestra cuenta y pudiendo meternos en la boca del lobo sin quererlo. La trama hace justicia a la mitología de Cthulhu, así como los entornos consiguen transmitir el agobio que vive el protagonista, que empieza una sencilla investigación para acabar enfrentándose al mal primigenio en todo su esplendor. La poca destreza con las armas, la exigencia de los enemigos (la infiltración será nuestra mejor arma) y los sustos y sorpresas constantes que nos mantenían en el borde de la silla constantemente, completaban un producto con una habilidad como pocos para tenernos en tensión y sufrir por nuestra supervivencia.

17.- Rule of Rose
Punchline; PlayStation 2; 2006

Con diferencia, este es el juego más polémico de cuantos forman parte de esta lista, debido a su contenido no apto para todos los públicos, tanto por la crudeza de algunas de sus escenas como, sobre todo, por determinados elementos eróticos y el protagonismo de niñas pequeñas en la historia. Rule of Rose es una aventura intensa e imprevisible como pocas, exclusivamente para adultos, cargada de escenas violentas que no caen en el gore pero que, por las implicaciones de lo que se presencia en pantalla, pueden herir la sensibilidad de muchos jugadores al destrozar un gran número de valores humanos sin pudor alguno. Una genialidad que desconcierta de forma casi constante, que provoca el miedo en el usuario e incluso el disgusto por momentos, pero que no pudo demostrar todo su potencial por culpa del problemático sistema de control.

La protagonista de esta historia, Jennifer, a quien un niño le da un cuaderno en un autobús antes de salir corriendo. La mujer se baja detrás de él y acaba llegando a un orfanato en el que un grupo de niños con la cara tapada por bolsas de papel le dan una paliza a alguna criatura que está atrapada dentro de una bolsa. La siguiente víctima será Jennifer, a quien encierran viva en un ataúd con la bolsa sangrienta y la llevan a un dirigible. Allí deberá participar en el juego para unirse al club de las aristócratas, un grupo de dudosa cordura mental compuesto por niñas que rozan la esquizofrenia y tienen un sentido de la diversión muy trastocado. Esto no es más que un pequeño esbozo de un argumento surrealista, imprevisible y descorazonador como pocos, que se convirtió en la principal baza de un juego en el que estamos atrapados en un dirigible con unas niñas que amenazan todo resquicio de cordura y del que deberemos salir como buenamente podamos, logrando alguno de los dos finales del juego.

16.- Obscure
Hydravision Entertainment; PlayStation 2, Xbox y PC; 2004

Era una simple cuestión de tiempo que se trasladase a los videojuegos el género del terror adolescente, y aunque lo hizo sin demasiado ruido, lo cierto es que Obscure resultó un juego muy completo, interesante y con detalles que otras incursiones del género no han sabido emular todavía. Con una clara inspiración en The Faculty, amén de otras obras del género, Obscure nos sitúa en un instituto norteamericano en el que, de un tiempo a esta parte, se están sucediendo una serie de extrañas desapariciones. El último es Kenny, un joven que llega a una zona desconocida del instituto y descubre a alumnos encerrados antes de que un buen número de criaturas infernales lo atacasen. Sus amigos, los protagonistas de esta aventura, deciden investigar el misterioso suceso; encontrarán respuestas, aunque muchas llegarán por la vía difícil.

Obscure destacó en su momento por su buena calidad técnica y por la inesperada ambientación de su argumento. No era habitual, y de hecho sigue sin serlo, encontrarnos con entornos de instituto en los que los puzles se debiesen resolver en los laboratorios de química o en el gimnasio. Y lo más importante, no era habitual que un survival horror, tan anclado en las tradiciones del género en casi todos sus apartados, permitiese controlar a cuatro personajes. Solo dos irían de cada vez, pero sería posible intercambiarlos para aprovechar las habilidades únicas que cada uno poseía a medida que fuesen necesarias en el desarrollo de la aventura. Cargado de puzles y con momentos intensos y de gran tensión, la franquicia Obscure sigue siendo la gran alternativa dentro del subgénero del terror adolescente.

15.- Dementium: The Ward
Renegade Kid; Nintendo DS; 2007

No son muchas las alternativas de terror en consolas portátiles, posiblemente por la elevada exigencia técnica que supone crear entornos y ambientaciones que resulten creíbles y, al mismo tiempo, jueguen con las emociones de los usuarios. Sin embargo, en el catálogo de DS es posible encontrarse un título que sorprende por su calidad a todos los niveles, además de por ser una obra exclusiva que no viene precedida de ninguna franquicia importante en consolas de sobremesa: Dementium. No cabe ninguna duda de que es uno de los exponentes del survival horror en portátiles, hasta tal punto que una versión de su concepto en sobremesa podría ser lo que los amantes del género están ansiosos por disfrutar en esta generación de sequía.

El juego se ambienta en un centro sanitario, del cual somos un paciente más. Un día nos despertamos y vemos una pesadilla plasmada en la supuesta realidad: sangre en las paredes, gritos por los altavoces, óxido en las puertas metálicas… Al investigar el recinto en busca de explicaciones, de ayuda o de una salida, nos iremos sumiendo cada vez más en un viaje hacia la locura, en el que nada parece real y todo resulta muy creíble al mismo tiempo. Un juego en primera persona en el que usaremos una linterna para poder defendernos en la oscuridad y las sombras que pueblan el recinto, además de armas limitadas para enfrentarnos a las criaturas grotescas que nos asaltarán cuando menos nos lo esperemos. Todo ello con algunos puzles realmente complejos y con una ambientación impecable que completa una gran experiencia terrorífica portátil.

14.- Clive Barker's Undying
Dreamworks Interactive; PC; 2001

De cuantos novelistas hay en el mundo, muy pocos pueden presumir de haber creado tantas pesadillas en sus lectores como Clive Barker, quien además ha escrito el guión de abundantes obras fílmicas y jugables. De su mente han salido obras como Hellraiser, Candyman, Libros de Sangre o Midnight Meat Train, entre muchas otras. Y por supuesto, dos juegos como Jericho y el que nos ocupa, Undying. Aunque técnicamente haya envejecido bastante (aunque hace un uso del motor Unreal que, en su época, dejó boquiabierto a más de uno) y le pesen los años en cuanto a jugabilidad, sus principales valores se mantienen intactos con el paso del tiempo: la excelente ambientación conseguida, que a través del juego en primera persona nos permite sumergirnos en la acción, y su excelente guión.

Esto último no es de extrañar cuando tenemos en cuenta quién es el responsable del mismo, pero aún así resulta muy, pero que muy satisfactorio ver cómo la fina línea que separa diferentes ramas del ocio (cine, literatura y videojuegos) desaparece para ofrecernos una historia con una profundidad excepcional que se va narrando directamente mediante secuencias e indirectamente mediante diarios y conversaciones, pudiendo llegar a enlazar los cabos sueltos de una forma tan elaborada que deja un excelente sabor de boca. En la piel de Patrick Galloway, quien se gana la vida asustando y salvando a gente que cree en lo oculto y en el más allá. El problema es cuando empieza a creer en ello y observa cómo en su mansión empiezan a pasar cosas extrañas y gente que en teoría estaba muerta parece estar muy viva y quieren acabar con él. Excelente ambientación, gran historia, abundancia de puzles y mucho, mucho miedo en un título que hace justicia al género y a uno de los autores de terror más famosos del mundo.

Los mejores survival horror13.- Dino Crisis
Capcom; PlayStation, Dreamcast y PC; 1999

Como ya hemos dicho anteriormente, Capcom ha sino una de las más importantes valedoras del género del survival horror. En este caso, se trata de una adaptación de la fórmula del éxito de Resident Evil, simplemente cambiando a los zombies por un buen plantel de dinosaurios hambrientos. Dino Crisis es un juego conocido también como 'panic horror game', ya que el eje central del juego es el suspense, tener al usuario pegado a la pantalla y con el mando siempre en tensión, esperando cualquier movimiento inesperado en el entorno para sacar el arma y comenzar a luchar por nuestra propia supervivencia. Todo eso, a pesar de que a nivel jugable respeta íntegramente la mecánica de Resident Evil, que se convirtió en emblema del género durante sus primeros años.

Junto a esa tensión siempre constante, destacó también un argumento que nos incitaba a seguir adelante y saber más sobre los sucesos acontecidos. Regina y su equipo se adentran en una instalación para encontrar a un investigador, presuntamente muerto, que había estado desarrollando armas secretas en dichas instalaciones. Sin embargo, el sitio está tomado por todo tipo de dinosaurios que, como es bien sabido, son más rápidos, grandes y letales que los humanos. Una ambientación propia de Parque Jurásico pero adaptada al servicio del terror y la tensión constantes, con infinidad de sustos, que hacen de este título una obra no recomendada para gente con el corazón débil. La primera entrega destaca sobre todo por estas características, ya que la segunda entrega se enfocó más a la acción y la tercera es mejor olvidarla.

12.- Deadly Premonition
Access Games; Xbox 360; 2010

Ilógico, incoherente, irreverente, genialidad en estado puro. Los adjetivos con los que se puede describir a Deadly Premonition son tan variados como antagónicos, pero es que este no es un título apto para todo tipo de públicos. Es un juego difícil de asimilar, capaz de causar el tedio en el jugador por momento pero asimismo capaz de tenerlo enganchado durante horas sin poder soltar el mando. Tal vez una de sus mayores virtudes es que no solo conoce sus limitaciones, sino que se enorgullece de ellas y las explota en su propio beneficio, presentándonos una experiencia única, larga, con giros inesperados, momentos hilarantes y una complejidad y densidad que no deja indiferente a nadie. Hay que pasar por algo sus problemas jugables y técnicos, pero si se logra superar esa barrera, Deadly Premonition puede ser una auténtica joya menospreciada dentro del género.

En la piel del agente Francis York Morgan del FBI, debíamos viajar hasta Greenvale, un pequeño pueblo en el que ha tenido lugar un asesinato muy particular, ya que el asesino obligó a sus víctimas a ingerir unas extrañas semillas rojas. Nuestro objetivo será encontrar al asesino, algo que no sería tan sencillo como el planteamiento pueda parecer; para empezar porque el protagonista es un maníaco, que habla con compañeros imaginarios y tiene visiones, y para continuar por el excelso plantel de personajes, de caracteres tan particulares, que habitan en el pueblo. La libertad para hacer lo que queramos cuando lo deseemos era uno de los elementos clave del título, pero tampoco faltarán los enfrentamientos contra seres imposibles y grotescos (tal vez, incluso hilarantes) de los que deberíamos defendernos utilizando todo aquello a lo que pudiésemos echarle el guante. Un título con mucha personalidad, muy particular, que roza la genialidad más absoluta.

11.- Dead Space 2
Visceral Games; Xbox 360, PlayStation 3 y PC; 2010

Muchos lo consideran el juego que marcó la diferencia en el género durante la actual generación, y desde luego no se puede negar que Dead Space impresionó a propios y extraños por su gran calidad a todos los niveles, desde la belleza técnica que permitía una ambientación pocas veces vista hasta la fecha, hasta la jugabilidad dinámica y accesible que nos hacía sentir con pleno control sobre las acciones del personaje. Pero sin duda, es su segunda parte la que mejor consigue transmitirnos la historia, gracias a una narrativa y a un desarrollo de personajes que dejan en evidencia al original y que aprovechan con gran maestría las posibilidades que la excelente ambientación pone a su disposición.

Han pasado tres años desde que Isaac Clarke saliera con vida del holocausto de necromorfos que hubo a bordo de la USG Ishimura. Ahora, confinado en el ala médica de una estación espacial en Saturno, empieza a dudar de qué es verdad y qué no, pero la efigie no tardaría en volver a hacer de las suyas y convertir a todos los habitantes de la gran ciudad orbital en criaturas violentas, sangrientas y grotescas. Solo Isaac, quien ya sobrevivió a esta amenaza en el pasado, parece ser capaz de enfrentarse a la efigie una vez más, aunque los fantasmas del pasado lo atormentarán constantemente. La soberbia ambientación, una estación orbital completa en la que veremos cómo la plaga se extiende lentamente, potencia especialmente dicha narrativa. Además, los diferentes niveles de dificultad permiten ajustar el nivel de supervivencia que deseamos, con un modo imposible que puede hacer honor a su nombre.

10.- Left 4 Dead 2
Valve Corporation; Xbox 360 y PC; 2009

A lo largo de la historia, nos hemos enfrentado en infinidad de veces a zombis, infectados, poseídos y demás criaturas del más allá que no dudaban en venir en oleadas hacia nosotros, deseando llevarnos con ellas o alimentarse de nosotros. Creíamos saber lo que era la tensión y la lucha por la supervivencia, pero Left 4 Dead nos demostró cuán equivocados estábamos. Con un estilo de juego de shooter en primera persona, en Valve supieron pulsar la tecla de cómo crear un título intenso que recrease con acierto las sensaciones de un holocausto zombi. Cómo atravesar una zona infectada de no-muertos para llegar al punto de rescate, la búsqueda de refugios y, lo que es peor, ser perseguidos o rodeados por infinidad de criaturas que no nos pondrán las cosas nada fáciles y que no dejarán de salir y reproducirse.

Todo ello mediante un modo cooperativo principal (también se ofrecen modos competitivos) en el que cuatro supervivientes colaboran para cubrirse las espaldas unos a otros y luchar por su seguridad en equipo. Tal y como las películas del género nos han mostrado en infinidad de veces, el trabajo en equipo es fundamental para la supervivencia, aunque no todos llegan con vida hasta el final. La segunda entrega de Left 4 Dead supera en todos los niveles al original, con nuevos enemigos que se combinan con los infectados originales de forma natural, con nuevos retos, un diseño de niveles más complejo y variado, más armas y, en definitiva, todo lo necesario para presentar una experiencia intensa en la que se recrea con acierto los efectos que un holocausto zombi podría tener sobre un grupo de supervivientes.

9.- Dead Rising
Capcom Production Studio 1; Xbox 360; 2006

El aviso que aparece en la portada de Dead Rising es un buen resumen de lo que se oculta en el interior del disco: se advierte a los usuarios de que el juego no guarda relación con "El amanecer de los muertos' de George A. Romero. Como si poner un aviso semejante no fuese suficiente indicativo de cuál ha sido la principal fuente de inspiración del juego, Capcom nos presenta una historia de una epidemia zombi en un pequeño pueblo, con un fotógrafo de nombre Frank West que está cubriendo la noticia y que accede a un centro comercial donde se queda atrapado con un buen número de personas que lucharán por sobrevivir como buenamente puedan. Cierto es que más allá de este punto, los paralelismos no son tan llamativos y que Dead Rising tiene una personalidad propia ya desde su base argumental, en la que se explica el origen de los zombis, algo nunca visto en la obra de Romero.

Dead Rising puede llegar a ser un juego de acción con mucho sentido del humor una vez se han alcanzado niveles altos con el personaje, después de las primeras partidas, pero en los primeros compases es una odisea por la supervivencia en la que cada mordisco, cada arma y cada bolsa de patatas fritas cuenta. Además de eso, Frak debía luchar contra el crono para lograr nuestras exclusivas, investigar los sucesos que han dado origen al brote zombi, salvar supervivientes, detener a los psicópatas que pululaban a sus anchas por el centro comercial… Demasiadas cosas en solo tres días. Tal vez por eso lo ideal era jugarlo varias veces, para llegar a conseguir el final bueno y el modo Overtime. Desde luego, su soberbia jugabilidad invitaba a repetir la experiencia tantas veces como fuese necesario, aún cuando su dificultad inicial echó para atrás a muchos.

8.- Eternal Darkness
Silicon Knights; GameCube; 2002

Nintendo intentó, en esta colaboración con Silicon Knights, salirse de ese encasillamiento en géneros de plataformas y juegos coloridos y amables. Y lo cierto es que lo consiguieron, dado que es un juego de terror que no se limita a beber de las fuentes del género sino que nos presenta su propio planteamiento. Alex Roivas es la protagonista de esta historia, una joven que investiga el asesinato de su abuelo, que tuvo lugar dentro de la mansión de su familia. Sin embargo, los misterios y secretos del edificio la harán retroceder en el tiempo y revivir las experiencias vividas por sus antepasados. Aunque puedan parecer hechos aislados, todos guardan relación entre sí y todos han vivido experiencias traumáticas sobrenaturales. Pero a diferencia de ellos, Alex, y nosotros, las reviviríamos todas, poniendo nuestra cordura al límite.

Su planteamiento de película nos presenta un juego completamente lineal, en el que los puzles son la base fundamental de todas las épocas que visitemos, aunque no por ello estaremos exentos de grandes sustos (como la famosa secuencia de la bañera) y de temibles enemigos. De hecho, juega mucho en nuestra contra el hecho de que contaremos con un medidor de miedo, y cuando Alex esté muy aterrorizada, perderá el juicio y veremos reacciones por su parte que no harán más que complicarnos las cosas. Además, lo que hacíamos en el pasado tendría repercusiones en el futuro, aunque parezcan cosas nimias cuya relevancia debería ser, aparentemente, casi nula. Un juego muy completo a todos los niveles que conseguía tenernos en tensión de principio a fin, y que nos obligaba a superar nuestros miedos si queríamos llegar hasta el final.

Los mejores survival horror7.- Alan Wake
Remedy Entertainment; Xbox 360; 2010

Con uno de los desarrollos más largos de la actual generación sobre sus espaldas, la obra de Remedy se convirtió en el centro de todas las miradas desde que se anunció, en gran medida debido su carácter exclusivo, pero también gracias a su gran acabado técnico y lo intenso de un argumento salido de la pluma de Sam Lake, guionista de las dos entregas de Max Payne. Alan Wake es un novelista de éxito que está pasando por una época de bloqueo y que es incapaz de dar forma a su nueva novela. Su mujer lo convence para mudarse a un tranquilo pueblo en el que la oscuridad que habita en el lago bajo su casa tiene otros planes para el novelista, y para conseguir que haga lo que desea se lleva a su esposa y lo deja en una situación en la que todo parece perdido para él.

Los habitantes del pueblo, como poseídos, comienzan a atacar a Alan mientras este intenta salvar a su esposa, e incluso objetos inanimados cobran vida para intentar acabar con el escritor. La intensidad del juego es casi constante, los giros y sorpresas del argumento son de lo mejor de la producción, y los personajes secundarios ayudan a dotar a toda la historia de un toque de credibilidad que le sienta muy, pero que muy bien. El temor a la oscuridad se potencia sobremanera en los juegos de luces y sombras, en los recovecos oscuros de los que aprovechan para aparecer toda clase de enemigos, logrando que ningún rincón parezca seguro. Cargado de referencias, con una excelente puesta en escena y los tradicionales toques psicológicos que nos dejan con más dudas que respuestas, Alan Wake se ha convertido en un título de referencia dentro del catálogo de Xbox 360.

6.- Condemned
Monolith Productions; Xbox 360 y PC; 2005

Al principio de la actual generación, Sega se alió con Monolith Productions para ofrecernos un título que, en apariencia, no parecía ser más que un simple juego de investigación policial en primera persona. También podía ser confundido con un shooter en primera persona, e incluso hay quien lo tildó de aventura gráfica. Es cierto que Condemned tiene un poco de todo esto, como también es cierto que no se puede encasillar en ninguna de dichas definiciones. Condemned es un juego de terror muy puro, en el que el enemigo es el propio mal que habita en el corazón de las personas y, en última instancia, en el del propio Ethan Thomas, el agente del SCU protagonista de esta historia. Algo que él no sospechaba cuando comenzó a investigar los asesinatos de un asesino en serie, un caso que acabaría cobrándole su cordura y, prácticamente, su vida, como veríamos en la segunda entrega.

Pero dicho capítulo está lejos de alcanzar las cotas de genialidad de la primera parte. Vagando entre callejones, alcantarillas y edificios abandonados, Ethan Thomas se veía obligado a avanzar siguiendo un rastro que solo lo llevaba hasta lo más profundo del infierno humano. Psicópatas y criminales surgen desde las sombras, en números lo suficientemente reducidos como para que la ambientación sea la protagonista, pero con la frecuencia suficiente como para que estuviésemos siempre esperando ese próximo enfrentamiento. Cadáveres que caen de taquillas, maniquíes que cobran vida para nuestra sorpresa, la indefensión constante en la que vivimos y el viaje hacia nuestra propia perdición que presenciamos complementan uno de los títulos más intensos y terroríficos de los últimos tiempos.

5.- Clock Tower
Human Entertainment; SNES, PlayStation, WonderSwan y PC; 1995

Tal vez no sea muy conocida esta franquicia por nuestros lares, sobre todo debido a las inclemencias de una localización y distribución que nunca llegaron. De hecho, en Europa solo conocimos la tercera entrega para PlayStation 2, pero pese a su bien nivel ni esta, ni el nefasto Ghost Face para PlayStation lograron estar al nivel de excelencia de las dos primeras entregas, muy similares entre sí, pero que sin duda la que más impacto causó fue la original, una de las pocas experiencias terroríficas que se podían encontrar en SNES y que todavía mantienen algunos de los momentos más inolvidables del género de los survival horror. Planteado como una aventura gráfica tradicional, usábamos un cursor para movernos y dar órdenes al personaje, pero el problema radica en que no teníamos la pausa tradicional de dicho género.

Y es que a Jennifer Simpsons y sus amigos, huérfanos adoptados por Barrows, llegan a la mansión de éste, llamada Clock Tower, para verse envueltos en una pesadilla: todos desaparecen menos Jennifer, y ella descubrirá que están siendo asesinados por un psicópata que utiliza unas gigantescas tijeras como arma. Se trata de Scissorman, uno de los personajes más conocidos del terror en consolas, que estará esperándonos y buscándonos constantemente, detrás de cada rincón, de cada mueble, en cada habitación. Esa sensación de persecución constante y la necesidad de hacer las cosas bien para no acabar pereciendo a manos del psicópata provocan una tensión como pocas aventuras han conseguido recrear hasta la fecha. La música y las secuencias muy bien elegidas juegan también a favor de un producto muy completo y altamente recomendable para amantes del género.

Los mejores survival horror4.- Alone in the Dark
Infogrames; PC; 1992

Alone in the Dark es uno de los títulos más clásicos de esta lista, y por méritos propios: marcó un antes y un después en el género, inspirando en gran manera lo que después ofrecería Resident Evil. Gracias a su gran demostración gráfica para la época y al gran número de fuentes de las que bebía, la obra de Infogrames se convirtió en un título inolvidable que provocó muchas pesadillas gracias a su excelente ambientación (tanto gráfica como sonora) y a su habilidad para sorprender y asustar cuando menos se lo esperaban los usuarios. Además, no dudaba en proponer retos y puzles en los que el jugador estaba obligado a reaccionar a toda velocidad si no quería ser víctima del asedio de criaturas del averno ávidas de sangre. La aventura se ambientaba en el año 1925. Jeremy Hartwood, un famoso artista, se ha suicidado, o al menos eso es lo que parece, aunque su fallecimiento es bastante sospechoso.

Se empieza a rumorear que su mansión está habitada por el mal y la policía envía a investigar al detective privado Edward Carnby; pero no será el único allí, sino que la sobrina del artista, Emily Hartwood, quiere recuperar una carta en la que su tío explica su suicidio. Pero la mansión está habitada por criaturas propias de Lovecraft que no dudarán en sorprender a los invitados con el fin de ofrecerles el descaso eterno. Hay muchos modos en los que puede triunfar un survival horror, sea por historia, ambientación, sistema de juego o por las necesidades de la época en la que llega al mercado. Alone in the Dark, pese a ser el primero propiamente dicho, lo tenía todo, creando y modelando a su antojo la jugabilidad. No todos los juegos tienen el ritmo y el tempo que ofrecía Alone in the Dark, y por mucho que se imiten algunas de sus características, es muy difícil reproducir ese conjunto.

3.- Resident Evil Remake
Capcom; GameCube; 2002

El título de Resident Evil ha aparecido en varias ocasiones a lo largo del presente reportaje. No ha sido el primero, no ha sido el único y tal vez tampoco sea el mejor, pero sí que es el más conocido, el juego que creó un subgénero conocido como survival horror, inexistente hasta su llegada al mercado. Son tantas las entregas de la franquicia de Capcom que es difícil decantarse solo por una, dado que muchas son muy queridas por los usuarios y prácticamente todas tienen algo digno de mención que ayudan a sedimentar el imaginario de la franquicia. Pero sin duda, pocas de esas entregas se adaptan tan bien al término de 'survival horror' como la original, y más concretamente su revisión mejorada, perfeccionada, más pulida y más elaborada (y menos de serie B, todo sea dicho) que vio la luz en GameCube.

Desde hace tiempo, se están viviendo extraños asesinatos y desapariciones en los bosques de Raccoon City. De hecho, incluso el equipo militar enviado al lugar ha desaparecido, por lo que la misión se encomienda a los STARS, una unidad especial que deberá investigar la zona. Atacados por criaturas imposibles, huyen hacia la mansión Spencer, donde Jill Valentine y Chris Redfield (los personajes que podíamos controlar) descubrirán una trama conspiratoria cargada de experimentos, zombis y criaturas aberrantes. Todo ello con una tensión muy bien transmitida a través del apartado técnico del juego, una gestión de recursos tan agobiante que puede provocarnos llegar a un punto de no retorno que nos obligue a reiniciar la partida, y unos entornos tan opresivos en los que todo puede pasar cuando menos nos lo esperemos. Una joya de los videojuegos y del género que nadie se debería perder.

2.- Project Zero 2: Crimson Butterfly
Tecmo; PlayStation 2 y Xbox; 2003

Entre tantas criaturas del averno, no-muertos y psicópatas, es fácil llegar a olvidarse de una de las bases tradicionales del terror: los fantasmas. No se puede negar la pureza que posee ese miedo a los seres intangibles, incorpóreos, etéreos y omnipresentes, que pueden aparecer en cualquier esquina sin motivo aparente, tanto para atacarnos como por ser simplemente un ánima en pena que vaga sin cesar por la eternidad. La franquicia Project Zero ha sabido captar, con una excelencia pocas veces vista, esas sensaciones, conseguir que el jugador se sienta perdido y tembloroso, sabiendo que en cualquier rincón, donde menos se lo espere, aparecerá algo que pueda darle un vuelco al corazón. Y parte de la maestría de la obra de Tecmo radica en ser capaz de jugar con eso para engañar al usuario y ocultar la sorpresa en el momento menos esperado.

La segunda entrega, la mejor dentro de una franquicia de gran nivel, nos presenta a dos hermanas, Mio y Mayu Amakura. Han ido a visitar el lugar en el que solían jugar de pequeñas, pero Mayu, guiada por unas misteriosas mariposas carmesí, desaparece y Mio no duda en ir tras ella. Sin embargo, el pueblo abandonado y fantasmagórico en el que se encuentran está plagado de habitantes incorpóreos que intentarán detener a Mio, ya que Mayu es necesaria para un ritual. Con cuatro finales, a cual más emotivo o traumático, y con una cámara de fotos mística que puede acabar con los fantasmas como única arma, los usuarios se sumían en una aventura terrorífica, larga y compleja, en la que los errores podían costarnos la vida con suma facilidad. Un argumento inolvidable y una de las mejores ambientaciones jamás plasmadas en un videojuego convierten a Project Zero 2 en uno de los referentes del género, y que haya sido elegido para contar con un remake en Wii así lo atestigua.

1.- Silent Hill 2
KCTE Tokyo; PlayStation 2, Xbox y PC; 2001

Al igual que en los dos casos anteriores, son varios los Silent Hill que podrían aparecer aquí, pero desde luego son muy pocos los que están al nivel de convertirse en un referente absoluto del género. Para eso hacen falta diversos elementos que se repiten en muchas de las entregas de la franquicia: una jugabilidad de calidad, heredada de las raíces del género, con una gestión de recursos exigente que nos haga temer por cada bala desperdiciada; una soberbia ambientación, con una niebla que nos hagan temer por lo que  pueda salir de ella cuando menos lo esperemos; un buen argumento; una banda sonora impecable, con un Akira Yamaoka superándose a sí mismo constantemente; enemigos carismáticos, como las enfermeras, un emblema de la franquicia; personajes inolvidables y atormentados; varios finales según nuestras acciones. Pero si por algo destaca Silent Hill 2 es por tener todo lo de la franquicia potenciado, y aún mucho más.

La aventura de James Sunderland es un viaje psicológico con tantos matices y aspectos tocados que hasta el más mínimo detalle del juego tenía relevancia en el devenir de los acontecimientos. A nivel básico, James Sunderland llega a Silent Hill tras recibir una carta de su difunta mujer, en la que le emplaza a reunirse con ella en su 'lugar especial' dentro del pueblo. Desconcertado por recibir este mensaje, James se dirige a Silent Hill sin pensárselo dos veces. La preocupación y la psique de James se iban haciendo cada vez más patentes a lo largo de la aventura, pero también se nos presentaba la de unos secundarios perturbados y problemáticos que podían ser de gran ayuda, complicarnos las cosas en demasía o, incluso, ni tan siquiera ser reales. Pocos juegos ofrecen un plantel tan interesante, completo y bien desarrollado como Silent Hill 2.

Pero lejos de quedarse ahí, los enemigos también gozan de una personalidad propia, como Pyramid Head, la criatura por excelencia de este título que se ha convertido por méritos propios en un elemento cultural de los videojuegos en general, dejándose ver siempre que tiene ocasión en otros títulos y obras fuera de la franquicia jugable. Las sorpresas argumentales y jugables se suceden constantemente, sembrando nuevas dudas en nuestra mente, mientras avanzamos por escenarios que siembran en nosotros el terror y nos hacen presenciar secuencias que rozan lo grotesco a la par que nos señalan sombras que ocultan nuestras peores pesadillas. El nivel de implicación que consigue arrancar Silent Hill 2 del usuario, y el ver cómo las acciones del jugador determinan una explicación u otra de los acontecimientos (algunas chocantes, otras hilarantes), conforman un título excepcional, con el cual se tiende a comparar prácticamente todo survival horror que ha salido desde entonces.