L.A. Noire, Impresiones

Take2 nos enseña la nueva gran promesa de Rockstar. Un título híbrido de géneros con un acabado gráfico sobrecogedor. Intrigas e interrogatorios sesudos, acción policial y un argumento digno de las mejores novelas negras. Todo ello, enmarcado en Los Ángeles de finales de los cuarenta. Acompáñanos en este primer paseo por el que puede ser el Red Dead Redemption de 2011 o mucho más.

Rockstar es una de esas pocas compañías en las que, si se repasan todos sus juegos, muy pocos son de calidad mediocre y, en cambio, abundan las obras maestras. Este mimo, esta sobreprotección a todo lo que hacen y cierto secretismo en su labor, les llevó a principios de 2010 a sorprendernos con el que sería uno de los sleepers del año, Red Dead Rdemption. El juegazo del Lejano Oeste no abandonaba la mecánica sandbox y por misiones que tanto han realzado a la saga GTA, por lo que el encasillamiento de la compañía en este género estaba empezando a ser debatido.

Justo entonces, y tras estar cuatro años en desarrollo, L.A. Noire empezaba a sonar en todos los medios especializados. No son muchos los datos que se conocían hasta hoy acerca del prometedor título pero la colaboración con el Team Bondi, formado por ex-miembros del Team Soho -encargados del ya mítico The Getaway-, dispara todas las sospechas de que se tratará de algo totalmente nuevo y mezclador de géneros manteniendo un cuidadísimo argumento capaz de enganchar al jugador en esta innovadora y -aparentemente- larga aventura.

Y tras probar minuciosamente el juego en las oficinas de Take 2, podemos decir que las promesas se cumplirán. L.A. Noire es, directamente, un paso más allá en las superproducciones de esta industria. Sin abandonar el mundo de la delincuencia y los entornos totalmente abiertos y libres que tanto gustan a Rockstar, por primera vez la desarrolladora nos invita a estar del lado de la ley, a ser "los buenos", la Policía; y alejarnos así de lo que hemos vivido en Grand Theft Auto, Canis Canem Edit, o el mencionado RDR. A este cambio en enfoque se unen muchos cambios en planteamiento jugable.

Noire es un juego de thriller negro detectivesco, donde el argumento tirará del jugador y le pondrá en decenas de situaciones diferentes y que resolver según sus propias decisiones. Estos encargos nos llevarán de un lado a otro de la gran urbe norteamericana, explorando exhaustivamente los escenarios y manteniendo muchas conversaciones que podremos variar a nuestro antojo con testigos e implicados. Siendo simplones, podemos decir que, junto a una ciudad abierta con crímenes y un minimapa similar al de GTA, encontraremos elementos de juegos de aventura conversacional como Ace Attorney, Heavy Rain, aventuras gráficas clásicas o shooters en tercera persona al estilo Uncharted. A esto se suman numerosas innovaciones y mecánicas de minijuegos o conducción capaces de aportar la deseada -y parece que más que conseguida- variedad jugable.

Encarnaremos al detective Cole Phelps, un veterano de la Segunda Guerra Mundial que busca integrarse en una ciudad en pleno apogeo que a su vez, es tan sucia como el dinero que la baña. El glamour de los años 40 y 50 de Los Ángeles, el cine hollywoodiense en su mejor momento y el capitalismo híper optimista de la época esconden duros casos policiales que, como es habitual en los juegos Rockstar, no se cortarán un pelo en mostrarnos imágenes explícitas y verdaderamente crudas, logrando un realismo y madurez visuales apabullantes.

Este realismo obsesivo ha llevado al equipo desarrollador a encerrarse en una ardua tarea de buscar casos verdaderos de la época, nombres propios, fotografías y señas de identidad que recreen de manera milimétrica el ambientillo y estética de Los ángeles de 1947. Todo está cuidadísimo, los escaparates, la decoración interior de las casas, los coches, los barrios, los anuncios, el estilo de vida... Lejos queda la L.A. actual de las grandes autopistas. Los casos que resolveremos, inspirados en reales, vendrán acompañados de misiones secundarias, lo que aportará aún más inmersión al juego.

Y es que ésa es la idea de Team Bondi y Rockstar, trasladar al jugador hasta la época y hacerle sentir como Cole Phelps en cada una de sus dudas y sospechas. Esto no sería posible sin un apartado técnico igual de realista y envolvente, también conseguido con creces. L.A. Noire nos dejará uno de los mejores motores gráficos que haya visto un sandbox en consolas nunca. Cuidadísimo en efectos de luces y físicas, sublime en detalle y poligonado, y espectacular en inteligencia artificial. Y a ello se suma la joya de la corona: el MotionScan.

MotionScan es el nombre de la nueva tecnología utilizada por el equipo de programación de L.A. Noire para capturar, no sólo los movimientos corporales de los actores reales -muchos nos sonarán- que han prestado su físico e interpretaciones para dar vida al juego, sino también absolutamente toda su gesticulación y expresiones. A diferencia del tradicional Motion Capture, Scan llega muchísimo más alla y ha permitido confeccionar un juego como éste, en el que tendremos que observar detalles, gestos y llevarnos por nuestra intuición sobre lo que hemos visto en todo momento.

La mecánica jugable de Noire comienza cuando a Phelps se le asigna un nuevo caso. Nuestro amigo se trasladará a la zona para hacer sus primeras investigaciones. A partir de aquí comenzará una compleja labor de interrogatorios a posibles testigos y sospechosos, persecuciones, tiroteos, puzzles, y algún que otro minijuego muy bien introducido, como todos los géneros que aparecerán en el juego. Ninguno está metido con calzador, y es muy obvia la aparición de momentos que nos sorprenderán o nos invitarán a resolver la situación de varias maneras, cambiando así también el resultado de la investigación.

En el caso que hemos podido probar, El ídolo caído, Phelps es avisado de que ha habido un accidente de coche con dos mujeres, que han salvado la vida pero aseguran que se estrellaron porque les dieron drgoas. Una de ellas es una conocida actriz hollywoodiense vinculada a la mafia, June Ballard; la otra es una joven aspirante a actriz, Jessica Hamilton, que parece haberse escapado de casa. Cuando nuestro protagonista llega a la zona, lo primero que hará será observar posibles pistas en el vehículo siniestrado e interrogar a la actriz, que muestra claros síntomas de estar mintiendo en su gesticulación y expresión, en el llamdo lenguaje no verbal. Los desvíos de mirada, el tono de voz o el ceño fruncido nos delatarán si seguir hablando con ella como si nada o intentar forzarla a que suelte realmente qué ha pasado ahí.

Al hablar con Jessica, le contamos que en el coche hemos encontrado unas braguitas suyas y una cabeza de atrezzo forzando el acelerador, lo que nos hará pensar que ha podido ser un intento de asesinato. Ambas víctimas acusan a Mark Bishop, un productor que pronto descubriremos que obliga a jovencitas a acostarse con él para darles papeles en sus películas. En el caso hay más implicados y escenarios, y tendremos que seguir a personajes sin que nos vean, disparar desde el coche -o conducirlo-, desconfiar de acusaciones cruzadas, combatir cuerpo a cuerpo con unos matones, no dejar escapar al principal sospechoso en una emocionante carrera a pie por un estudio de cine en ruinas y escapar de un duro tiroteo, con juego de coberturas, varias armas, autoregeneración de vida con el descanso, checkpoints y sistema de apuntado libre, automático o semiautomático.

A medida que avanzamos en la misión, que dura aproximadamente una hora y media y en la que va pasando el día, Phelps acumula pruebas que va archivando en su Agenda. La Agenda es el elemento clave del juego, donde nuestro detective anotará todo lo que oye y ve, las pruebas que ha encontrado, los implicados en cada caso y los lugares importantes. Junto a la Agenda, Stephan Bekowski, el inseparable compañero de Phelps, es el otro gran soporte de ayuda para que el jugador no se quede atascado en las misiones o no se disperse demasiado en la búsqueda de culpables en un mapeado semejante.

Los omnipresentes interrogatorios, se basan en elegir entre varias preguntas y formas de actuar sobre lo que nos digan los interrogados. Podremos creer lo que dicen, no hacerlo y mostrar una prueba que los deje al descubierto en la charla y así hablen, o presionar un poco para sacar algo más de información. Si elegimos la opción correcta, el jazz que acompaña a todo el juego nos hará una señal sonora. Este intencionado uso de la música y el sonido que acompañan al desarrollo jugable también está muy bien implementado en las zonas de investigación o los peligros, donde la melodía cambiará para avisar al jugador.

Cada vez que Phelps resuleva un caso sus superiores le felicitarán y podrá obtener ascensos y nuevos compañeros. Desde Rockstar nos comentaban que la dificultad del título está muy cuidada para no hacerlo demasiado fácil y plagado de pistas de qué hacer pero tampoco inabarcable. Tendremos siempre a nuestra disposición la Agenda con el botón Select (en la versión PS3 que probamos) y a algún compañero comentándonos sugerencias cerca. Además, si somos de los perezosos para conducir de un sitio a otro, podremos dejar el trayecto en manos de nuestro acompañante y hasta saltarnos algunos viajes, como ya vimos en los taxis de GTA IV.

Nuestras primeras impresiones con L.A. Noire nos han dejado boquiabiertos. Parece que Rockstar quiere volver a evolucionar y está investigando en géneros punteros sin abandonar su particular y potente estilo sandbox de mundo abierto. La cooperación con el Team Bondi queda especialmente marcada en puntos concretos que ya los hicieron populares en otros títulos, como el cuidadísimo y hábilmente narrado argumento, el hiperrealista diseño de interiores, la profundidad de los personajes... A ello se suma un apartado técnico en general sobresaliente, rejugabilidad en las tomas de decisiones y variedad. El juego llegará en primavera y se está procurando mantener el secretismo al que ya nos tiene acostumbrados Rockstar. No le pensamos perder la pista ni un momento...

L.A. Noire

L.A. Noire es un detective triller, una aventura de acción e investigación fuertemente inspirado en películas y series policíacas. A cargo de Team Bondi y Rockstar Games para PlayStation 3, PlayStation 4, Xbox 360, Xbox One y Nintendo Switch.

L.A. Noire