Last Window: El secreto de Cape West
Last Window: El secreto de Cape West
  • Plataforma DS 8
  • Género Aventura Gráfica
  • Lanzamiento 17/09/2010
  • Desarrollador Cing
  • Editor Nintendo
  • +12
Carátula de Last Window: El secreto de Cape West
  • 8

    Meristation

Auténtica novela de misterio

Will van Dijk

Se acabó lo que se daba. Ed Bradley, el mandamás de Red Crown, se ha cansado del pasotismo de su único hombre en la calle. Kyle Hyde regresa a su casa cabizbajo, abre la puerta de su bloque de apartamentos y descubre la figura de una señorita de buen ver con la que intercambia una fugaz mirada. El sentimiento que recorre su espina dorsal le hace temer que algo extraño va a acontecer en Cape West, otrora un hotel de ciudad. Su tarea, como descubrirá poco después, consistirá en desvelar el misterio que se esconde bajo el techo de este recinto, toda vez que su oscuro pasado va tomando forma. Con él, su mayor ambición: descubrir al verdadero asesino de su padre.

No sabríamos precisar qué es exactamente lo que empuja a CING a seguir creando aventuras, videojuegos, bajo el oscuro telón de fondo que implica el hecho de saber que tu compañía ha sido declarada en bancarrota. Dicen los expertos que se trata de una seña de responsabilidad, un gesto propio de la cultura japonesa, de los que escasean en occidente: cuando la empresa para la que trabajas no genera ingresos, es menester avisar rápidamente a las autoridades para solventar el problema lo antes posible. Esto se consigue a través de un grupo de inversores que analizan la situación del estudio y deciden, tras una serie de elucubraciones, si realmente vale o no la pena realizar un sacrificio económico para mantener la ilusión de los trabajadores que han sudado tinta para alcanzar cierto reconocimiento ante el gran público.

CING lo ha conseguido a base de lanzar aventuras de misterio con las que ha sabido impactar al público generalista. Another Code abría las puertas a un nuevo estilo de juego que prometía ofrecer grandes sorpresas en el futuro, haciendo uso de la doble pantalla como nunca antes habíamos visto. Hotel Dusk fue entendido como una representación enfermiza del estilo detectivesco que tan buenos frutos ha dado en terreno cinematográfico. La lista de ejemplos no es tan dilatada como podría hacer pensar la introducción de este texto, pero sin duda es suficiente para que el lector se pare a reflexionar durante unos minutos: ¿Qué se necesita en la industria moderna para que un producto tenga éxito? Albert Camus respondería a esta pregunta con un sutil 'lo difícil no es alcanzar el éxito, sino merecerlo'. Se diría que CING no ha alcanzado cotas de popularidad como Level-5, una de las empresas más cotizadas del mercado japonés hoy por hoy, pero desde luego sí que lo ha merecido.

Last Window: El secreto de Cape West es la muestra fehaciente de que la imaginación no está reñida con la originalidad, concepto éste que valorábamos positivamente en el análisis de la aventura que sirve como nexo argumental para comprender el título que hoy revisamos. De hecho, el mayor lastre con el que ha de cargar este cartucho es precisamente el tiempo que ha tardado en aparecer en Europa después del relativo éxito que obtuvo su antecesor. Nintendo, la distribuidora oficial del juego, hizo todo lo que pudo para promocionar aquella pequeña obra de coleccionistas que fue Hotel Dusk: anuncios televisivos, concursos de literatura, un despliegue comercial cuantioso en forma de stands y demás parafernalia… Ninguno de estos recursos fue suficiente para que el título original cobrase la fuerza necesaria para calar hondo entre el público potencial de NDS, esto es: el que juega de ‘cuando en cuando'.

Un detective ante el misterio
Puede que la expresión no guste por igual a cada lector que quiera conocer qué virtudes y defectos esconde esta aventura en sus adentros. Lo cierto es que Hotel Dusk es, hoy por hoy, una de las obras más originales, completas y gratificantes de cuantas han aparecido en el catálogo de la consola de Nintendo. Su estilo artístico, combinado con su carácter novelesco, hace del cartucho un binomio entre la sorpresa visual y el relajante placer de leer líneas en las que cualquier frase, palabra o comentario puede contener un doble sentido que vaya más allá de las apariencias. El verbo pensar ha dejado de figurar en el diccionario de muchos de los guionistas modernos que parecen alejarse cada vez más del reto intelectual, incitando al jugador a navegar por aguas acaudaladas, sin el menor riesgo de perderse o de que su barca encale.

Analizar una continuación en toda regla como lo es este Last Window es una tarea comprometida por dos motivos específicos. Primero, por tratarse de un videojuego que emplea exactamente la misma base de su predecesor, solo que haciendo uso de alguna que otra animación nueva y, por supuesto, de un guión completamente nuevo para la ocasión. Segundo, que el sistema de juego no mejora ni empeora: es exactamente el mismo. De un modo similar a lo que sucede con Profesor Layton, CING ha querido conservar la forma y la esencia cambiando el contexto de la partida, pero no el botón que activa el resto del mecanismo. Puzles, acertijos, escenas de intriga y acción serán, por lo tanto, pan de cada día en una aventura que comienza tarde, a última hora de la noche, a ojos de un protagonista que acaba de ser despedido y al que le queda poca esperanza a la que aferrarse para seguir caminando por la vida.

Hyde entra en el edificio que denomina hogar muy a su pesar, sin otro sitio al que dirigirse, cuando descubre que las paredes están a punto de ser derribadas. Hace poco más de una semana, la dueña del recinto notificaba a los inquilinos por medio de una carta que ni tan siquiera se había molestado en ojear. Un vistazo rápido hacia su taquilla explica los motivos: hace meses que no se molesta en mirar la correspondencia. El primero de los conocidos que le da la bienvenida, Tony, no sólo se encarga de explicar a grandes rasgos qué ha sucedido durante la ausencia del protagonista, sino también sirve como sostén entre el prólogo y los acontecimientos anodinos que se dan cita a lo largo de la aventura para ofrecer variedad de contenido al argumento.

El propio Kyle pone nombre a los pensamientos que surcan por su mente a medida que analiza el comportamiento del resto de habitantes del local. Primero de Margaret, la dueña del edificio, que sirve como tutorial para comprender el mecanismo de interactividad con las personas que le rodean, luego Bryan, el manitas del lugar, y así sucesivamente. La docena de habitantes otorgan una personalidad concreta a la aventura, exactamente igual que sucedía con Hotel Dusk, a base de aparecer en el momento menos esperado, respondiendo las preguntas que el propio Hyde se formula a medida que transcurre la conversación de marras.

Conversar es casi tan importante como explorar. CING vuelve a hacer uso del motor tridimensional que le jugó alguna que otra mala pasada en la primera aventura por la falta de definición que presentaba en las texturas. Aunque su apariencia no ha mejorad ni un ápice, sigue siendo suficiente para que el jugador pueda guiarse sin necesidad de poner el ojo siempre en la pantalla de la derecha. Last Window se juega al igual que se lee un libro, cambiando la dirección en la que enfocamos la pantalla. Si bien es posible controlar los movimientos que realizamos con los botones y la cruceta digital, dada la propuesta de juego resulta incómodo emplear esta configuración, por lo que el stylus se convierte poco menos que en una herramienta fundamental de trabajo. Cada pequeño objeto del decorado justifica un comentario, frase o pensamiento de un Hyde que vive por y para la investigación.

Despedido
De hecho, la base de la historia gira precisamente en torno a las extrañas condiciones de su despido, así como a un misterioso mensaje que cae de su puerta. No lleva remitente y, ahora que ya no es miembro de Red Crown, no es capaz de explicarse cómo ha llegado hasta ahí. Las reglas no son estas, piensa el héroe, pero no es suficiente para que su mente se aleje de la petición que aparece en la escueta nota: encontrar la Estrella Escarlata, un objeto que lleva más de 25 años perdido en algún recóndito lugar de este edificio. Al menos esta es la información que manejamos hasta que termina el prólogo y el primer capítulo, que a grandes rasgos sirven como introducción para conocer todos los recovecos de Cape West. No le falta misterio a este complejo de apartamentos, que al parecer ha sufrido una serie de extraños incidentes en las últimas semanas.

Kyle analiza los hechos de la misma forma que lo hacía en Hotel Dusk: con un blog de notas en el que puede escribir todo lo imprescindible para entender la aventura, resolviendo puzles que requieren la búsqueda de objetos específicos (encontrar un anillo que ha caído por el hueco que queda entre dos muebles, probando primero con una percha, luego con un alfiler atado a un pequeño nylon…). El problema es que la recompensa de exprimir al máximo la cabeza para solventar estos problemas es poco jugosa, deja tras de sí poco hueco para que el jugador se pregunte si realmente hay algo oculto tras los acontecimientos que paulatinamente desfilan por la pantalla. Siendo básicamente el mismo juego que el original con pequeños cambios añadidos, lo más destacable en este sentido es la presencia de una libreta que narra los acontecimientos del juego como si de un libro auténtico se tratase, o de algunos efectos de cámara que han sido añadidos para la ocasión.

LO MEJOR

  • La evolución de la trama, de lo mejor que encontraremos en Nintendo DS.
  • La posibilidad de abordar una misma situación desde distintos puntos de vista.
  • Sublime a nivel artístico.
  • Totalmente traducido al castellano.

LO PEOR

  • El motor tridimensional, que no ha mejorado en absoluto.
  • Muy continuista: apenas aporta novedades respecto a su antecesor salvo en el argumento.
  • Una vez más, la ausencia total de un doblaje para decorar ciertas escenas.

CONCLUSIÓN

Last Window es, básicamente, una ampliación de Hotel Dusk cuyo mayor cambio se enfoca desde el argumento. Apenas encontraremos novedades en el plano de la jugabilidad, donde emplea el mismo motor 3D que su antecesor, ni en el técnico, ya que artísticamente no va más allá de lo que conocimos en su día. Tampoco podemos sugerir formas para mejorar lo que ya de por sí resulta sobresaliente, pero se necesitan más argumentos que estos para sostener la falta de novedades durante el desarrollo del juego. [image|nid=1444513|align=|preset=inline] De alguna manera todo esto resultará indiferente a los jugadores que deseen adquirir un videojuego único en cuanto se refiere a la puesta en escena, cuyo argumento y mecánica no ha sido imitado por ninguna otra compañía hasta la fecha. Desde el protagonista hasta el noveno personaje secundario que conforma la trama tiene su propio perfil psicológico, algo que aporta variedad a la aventura. No aburre este Last Window y no lo hace por motivos obvios, aunque no se trata de una obra que esté llamada a ser disfrutada por todos los públicos. Se sumerge el guión en aguas profundas pese a que la mecánica no se preocupa por ofrecer algo que no hayamos visto en el pasado (puzles que realmente sean capaces de llamar nuestra atención, por ejemplo). [image|nid=1443717|align=|preset=inline] No obstante, la calidad del título no puede ser puesta en duda por los valores que representa. Aquellos que hayan jugado a Hotel Dusk, que se hayan sentido atraídos por su concepto y por su puesta en escena, sólo deben saber que este Last Window es un sucesor directo, una obra que disfrutarán tanto o más que su antecesor. Los que no lo hayan hecho encontrarán aquí una buena excusa para volver a probar las mieles de esta aventura de CING, más variada en lo que respecta a la cantidad de personajes que encontramos, quizás menos densa que la original, pero igual de exigente a la hora de obligarnos a que todos nuestros sentidos estén centrados en la pantalla mientras disfrutamos del juego. [image|nid=1444207|align=|preset=inline] Una novela de misterio como las de antes: una ventana hacia el mundo de un Kyle Hyde que esperemos no se hunda junto a las malas ventas que CING ha arrastrado en los últimos meses. La evolución de la trama, de lo mejor que encontraremos en Nintendo DS. Sublime a nivel artístico. La posibilidad de abordar una misma situación desde distintos puntos de vista. Totalmente traducido al castellano.

8

Muy bueno

Juego de notable acabado que disfrutaremos y recordaremos. Una buena compra, muy recomendable para amantes del género. Está bien cuidado a todos los niveles.