The 3rd Birthday, Impresiones

Mariano Peláez - Tokyo

El renacimiento de Parasite Eve tiene mucho que ver con un cambio drástico en la forma de entender la franquicia, que afecta no sólo al sobrenombre, sino también al estilo de juego y al argumento que se pone en liza en la última propuesta de Square Enix para PSP. Después de meses en el limbo, de información a cuentagotas y de alguna que otra demostración de cinco minutos para probar lo que esconde realmente el título, Aya Brea demuestra sus nuevas credenciales en el Tokyo Game Show, por todo lo alto, aunque dejando un buen sabor de boca pese a la batería de cambios que nos dan la bienvenida a poco de comenzar a jugar.

La franquicia Parasite Eve dejó un buen sabor de boca a todos los que tuvieron el placer de probar su calidad, en plena explosión de los juegos de rol japoneses, hace ya algunos años. Fue el primer capítulo el que mayor éxito atesoró en su día, en tanto unía elementos de survival horror con toques de RPG y cinemáticas espectaculares para la época, todo ello en escenarios reales (nuestro mundo real invadido por monstruos), lo que hacía que se alejará bastante de los RPGs tradicionales. Aquí en Japón fue visto como una adaptación de una famosa novela de terror que mutaba, por decirlo de alguna manera, para convertirse en toda una aventura por salvar la ciudad de Nueva York. Era, qué duda cabe, algo totalmente distinto a lo que estábamos acostumbrados a ver en aquel entonces.

Por motivos comerciales, Europa se quedó sin disfrutar oficialmente de la primera entrega. La segunda correría mejor suerte, aunque son muchos los que piensan que su calidad quedaba por debajo de la obra original. Hasta hace poco, parecía que la tercera no saldría de Japón, parte por la ausencia absoluta de información respecto a su desarrollo (algo preocupante, ya que no suele ser habitual en Square Enix dejar de lado la campaña publicitaria de uno de sus videojuegos, y menos de uno capital en el comercio con Occidente, como es el caso), parte por el hecho de haberse anunciado para teléfonos móviles en un principio. La compañía se daría cuenta de su error y movería inteligentemente el desarrollo a PSP, más potente y adecuada para jugar (junto a FFXIII Agito, anunciado también en un principio para móviles).

La estrategia que se sigue en esta ocasión para promocionar el título es más o menos la de siempre: a base de teasers, pequeños vídeos y demostraciones de corta duración, la compañía ha ido enseñando sus cartas poco a poco, así como algunos detalles de la historia. Parecía que la fecha que originalmente estaba prevista para albergar el lanzamiento no iba a poder cumplirse después de no existir nada parecido a una demostración en el E3, aunque poco más tarde la situación cambiaría en la Gamescom, donde sí hubo ocasión de probar el juego en primera persona y a puerta cerrada. Con la esperanza perdida, asistimos al Tokyo Game Show con la mirada puesta en la posibilidad de ver a Aya Brea en acción tal y como lo hará en el mes de diciembre, concretamente el 22, día en el que se ha confirmado que verá la luz en Japón.

Abriendo boca
Al igual que el año pasado en la cabina de Square-Enix, antes de acceder a las demos, pasamos a ver unos videos, con proyección a puerta cerrada, de las novedades para los futuros meses (o años) de Square Enix. Entre estos videos, por supuesto, se encuentran también un tráiler bastante largo que describe la historia y las nuevas características del juego. La protagonista, Aya Brea, hace acopio de una espectacular entrada en escena, poniendo de relieve que sus poderes le permiten mantener su juventud. El diseño de Nomura se asemeja al de la primera Aya Brea, más joven y menos ‘adulta' de lo que aparentaba ser en el segundo capítulo. Su mayor baza para sobrevivir a los ataques enemigos, de una raza que suponemos ha derivado de las mitocondrias originales, se denomina Overdive. El recurrente término se emplea para definir la habilidad de la heroína de viajar atrás en el tiempo, ocupando o poseyendo a alguien.

Esta será una de las claves para entender la mecánica de juego, así como uno de los elementos más ilustrativos sobre el nuevo espíritu del argumento. Ahora Aya pertenece a una asociación que recibe las siglos CTI, destinada a controlar un sector concreto de la sociedad, y que ahora toma las riendas de la situación ante un ataque de monstruos llamados Twisted. La población parece aterrorizada sin una forma concreta de detener el avance de esta especie de plaga que hace recordar tiempos pasados, aunque todavía no se explica de qué manera encaja con lo que hemos vivido hasta ahora en la franquicia. De hecho, la preocupación de los acérrimos es, precisamente, la falta de coherencia entre estos sucesos que aquí relatamos y el verdadero origen de Parasite Eve. De ahí que se suprima esta licencia del nombre con el que verá la luz en Japón.

El nuevo poder de Aya es una virtud y un defecto a partes iguales: levanta las suspicacias de sus propios compañeros de agencia, que consideran que su don podría jugarles una mala pasada. Intentan, por lo tanto, deshacerse de ella y de sus servicios, algo que complica aún más la situación. Uno de los datos más característicos de esta entrega, cuyo valor desde aquí cuestionamos, es el hecho de que la protagonista haya perdido la memoria, una forma de justificar la nueva perspectiva de la entrega. ¿Nunca se cansa la industria japonesa de que sus héroes sean personajes que siempre se ven condenados por el mismo mal, la amnesia? Con esta pregunta en mente, se termina el vídeo de introducción, abriéndose casi a continuación la posibilidad de probar la demostración, todavía con demasiadas incógnitas en mente.

Son varios los niveles en los que podemos comenzar a jugar, aunque decidimos empezar por el principio. El vídeo de introducción parece cualquier cosa menos eso, una introducción, ya que son fragmentos inconexos que transmiten la sensación de estar ante una obra inacabada. Se comenta entre el público que es muy posible que el vídeo en cuestión, que presenta una especie de concierto que es atacado por un monstruo gigantesco, no esté aún finalizado, y de ahí que el cacao mental de esta escena sea inclasificable. La escena termina, en cualquier caso, con la heroína batallando al monstruo entre varios compañeros de la ley y el orden. Justo en este momento el jugador deja de ser un mero espectador para convertirse, por fin, en el auténtico protagonista de esta historia. Es momento de ver dónde está el tan cacareado cambio de este 3rd Birthday.

Manos a la obra
Justo en el momento de tomar el control es cuando realmente nos damos cuenta de cuánto ha cambiado Parasite Eve, o más concretamente la mecánica de esta entrega respecto a las anteriores que habíamos tenido ocasión de jugar hasta la fecha. Más que un RPG con elementos de acción es un juego de acción en tercera persona con algún que otro toque de RPG, de una forma similar a lo visto en PE2, pero dejando atrás todo lo que conocimos en la aventura original. Nuestro primer cometido es vencer al monstruo que presentábamos antes, y para ello contamos con un amplio repertorio de armas, el Overdrive y algún que otro objeto que sirve como soporte para defendernos de los embistes enemigos. Es menester hacer uso del Overdrive para ir cambiando de cuerpo entre soldados, así que nos dedicamos a probar esta faceta durante los primeros compases de la demo.

El control es asequible, aceptable. Permite el uso del auto-apunte, una característica para muchos fundamental ante las carencias de PSP en este sentido. Además, se confirma así la veracidad de las palabras del propio Nomura al afirmar que esta obra estaría 'abierta a todos los públicos', dando a entender así que el nivel de dificultad se reduce. Con el botón R fijamos los objetivos, moviéndose la cámara en consecuencia, sin necesidad de apuntar a mano. En determinados momentos se activa una especie de opción al estilo de los Quick Time Events que tan de moda se han puesto en esta generación, pulsando R y el botón triángulo, causando algo más de daño por impacto a nuestros enemigos.

Por último es conveniente destacar la presencia de la barra ‘Liberation', que una vez activada permite a Aya esquivar todos los ataques enemigos de forma automática, fortaleciendo aun más si cabe sus ataques. Es cuestión de minutos vencer al enemigo con todas estas ventajas de por medio, por lo que una vez fuera de nuestro camino es menester seguir avanzando. Una cantidad ingente de enemigos se abre ante nuestro paso aunque por primera vez tenemos opción de explorar los entornos a nuestro antojo. No hay mucho que hacer, así que tratamos de agilizar la marcha para probar un poco de lo que ofrece cada escenario. Llegados a este punto insistimos en la buena optimización del estilo de control, que francamente nos ha sorprendido para bien.

Cuando termina el interminable pasillo accedemos a un sector en el que varios soldados nos dan la bienvenida. Esta zona se entiende como un espacio de descanso en el que podemos hablar con personajes secundarios para ampliar la información que conocemos sobre la situación o sobre alguna relación personal que haya de por medio. En realidad hacer uso del verbo ‘hablar' no es lo más correcto en este contexto, ya que el sistema es básicamente el mismo de FFXIII: nos acercamos a un NPC, que comenta cualquier cosa que se le venga a la cabeza sin posibilidad de elegir una respuesta o de entablar algo que se parezca a una conversación. Entendemos finalmente que hay poco que hacer en este sentido para, una vez abandonado el área, vernos sorprendidos ante otro pasillo lleno de monstruos.

Parece que las similitudes con FFXIII son más frecuentes de lo que habíamos imaginado en un principio. Queremos seguir avanzando por finaliza la demostración dando por terminada la posibilidad de seguir probando lo que ofrece este 3rd Birthday. Decidimos elegir el primer escenario (dividido en misiones) por ser el que quizás mejor explicaría aquellas imágenes de la famosa boda de la heroína con -supuestamente- un antiguo compañero de trabajo, pero tras ver nuestro puesto relegado de la interminable cola de espera que aguarda su turno en la cabina de Square Enix, nos preguntamos de qué forma se unificará el argumento para que Parasite Eve sea algo más que el enésimo juego de acción descerebrado que hemos recibido en los últimos años.

Lo decimos con todo el respeto del mundo para los jugadores que disfruten de las aventuras de acción a la antigua usanza (poca pregunta y mucho disparo), un perfil que choca con el estilo de juego que ha llevado a colación Parasite Eve tradicionalmente. Si por algo destacó el primer episodio fue precisamente por combinar un estilo cinematográfico con una interfaz magnífica de juego, novedosa, original, única en aquel entonces. Lo que ahora vemos en The 3rd Birthday es que se ha perdido parte de esa originalidad, y sobre todo que la historia no parece tener sentido alguno en comparación con anteriores capítulos. No quiere decir esto que el título no valga la pena de forma individual, pero sí cuestionamos su valor como heredero de esa magia de la que hacía gala la franquicia antaño.

A nivel técnico es un título sobresaliente, de lo mejor que hemos conocido en la consola, tanto en lo referente a los CGi como en lo que respecta a las escenas de in-game. Lo mismo sucede con la banda sonora, que toma como base (en este sentido, la ambientación supura la esencia de los dos primeros) la característica melodía de Parasite Eve.

Sea como fuere, el valor del juego propiamente dicho rivalizará con las mejores obras que ha parido PSP en los últimos meses. La mezcla de shooter y aventura made in Square Enix sigue dando sus frutos. El juego verá la luz en Japón el 22 de diciembre (han cumplido su palabra, aunque esta fecha de lanzamiento parece exactamente eso, una forma de no desmentir lo que llevan afirmando durante tantos meses, que 3rd Birthday llegaría al mercado en 2010), y ya se ha confirmado la posibilidad de que Aya Brea vista los ropajes de Lightning durante la aventura, así como parte del perfil psicológico de los compañeros con los que tendrá que lidiar la hermosa Aya Brea. Se ha confirmado que llegará a Occidente pero no cuándo, aunque lo más probable es que lo haga antes de mayo/junio de 2011.

Parasite Eve: The 3rd Birthday

Tercera entrega de la serie protagonizada por Aya Brea que llegará finalmente a PSP. El juego ha sido desarrollado por el equipo técnico de Tetsuya Nomura.

Parasite Eve: The 3rd Birthday