James Bond 007: Blood Stone

El agente secreto británico más famosos de todos los tiempos regresa al mundo de los videojuegos de la mano de Activision y Bizarre Creations. Una intensa aventura que promete no tener nada que envidiar a las incursiones cinematográficas de James Bond.

Es difícil saber determinar si los aficionados a Bond están de enhorabuena o no con el anuncio de Blood Stone, el nuevo juego basado en la franquicia del agente secreto más famoso de la historia. La duda no proviene precisamente en torno al juego en sí mismo, sino porque llega envuelto de un aura de incertidumbre en torno al futuro del personaje creado por Ian Fleming hace más de medio siglo. La precaria situación económica de MGM ha provocado la cancelación, por tiempo indeterminado, de la película 23 (sin contar las famosas entregas que no entran en la cronología oficial), la tercera protagonizada por Daniel Craig. Las alarmas más tremendistas no tardaron en sonar, asegurando incluso que este sería el fin definitivo de James Bond; pero la historia y el entorno del personaje en la actualidad hacen pensar que no hay motivo para la preocupación.

No es la primera vez que una película de Bond se ve retrasada a la fuerza por problemas económicos. Tras Licencia para matar, la franquicia estuvo parada seis años antes del estreno de Goldeneye, y en una situación similar a la actual con Craig, Timothy Dalton no pudo encarnar por tercera vez al personaje aún a pesar de tener el contrato firmado. Pero a diferencia de entonces, lo que invita al optimismo hoy en día es que un medio casi hermano del cine como son los videojuegos, con una integración y una tecnología muy superiores a las del 89, siguen apostando por un personaje que está muy lejos de morir y aún tiene mucho por ofrecer a los aficionados. No en vano, en este año 2010 de incertidumbre con la franquicia cinematográfica, se esperan dos entregas jugables basadas en el agente 007.

Una de ellas es el ya conocido remake de GoldenEye para Wii, con algunas actualizaciones y licencias, como el cambio de Brosnan por el Bond actual, Daniel Craig. La otra encarnación jugable es el recién anunciado Blood Stone, de la mano de Bizarre Creations y Activision para Xbox 360, PlayStation 3 y PC (además de una versión para DS a cargo de n-Space). Este nuevo capítulo no es la tradicional adaptación de una película, y eso hace, a priori esperar grandes cosas, ya que por lo general (salvo deshonrosas como Goldeneye Rogue Agent) el estilo de las aventuras de James Bond se presta mucho a la hora de adaptarlo a un videojuego. Si ya las adaptaciones jugables de las películas funcionan bastante bien (Desde Rusia con amor, Goldeneye, El mundo nunca es suficiente, Quantum of Solace…), las obras propias creadas con el videojuego en mente son excelentes.

Hay dos títulos en concreto que ponen esta calidad de manifiesto. Hablamos de Nightfire y Todo o nada, ambos capítulos creados expresamente para ser un videojuego que, por argumento, plantel de actores, situaciones, banda sonora y demás elementos de la producción, se podrían considerar canon dentro de la franquicia, ya que no tienen nada que envidiarle a las películas principales que se han convertido en la base de James Bond, incluso por encima de las novelas originales que han caído demasiado fácilmente en el olvido. Y en concreto, ya desde las primeras imágenes del juego, este Blood Stone ofrece sensaciones similares a las del muy buen Todo o nada, un título que, le guste o no a Blood Stone, se convierte en un espejo en el que reflejarse.

Ambos títulos ofrecen ideas similares: un concepto plenamente original, un argumento único y elaborado, con grandes estrellas del cine plasmadas en pantalla, con el Bond de cada época recreado digitalmente (Pierce Brosnan en el juego de EA, Daniel Craig en el de Activision). Sistema de combate armado, con coberturas, conducción de vehículos, chicas Bond, secuencias espectaculares… La principal diferencia que se puede percibir a priori es que, mientras Todo o Nada se convertía en un guiño casi constante a otras obras de Bond, con el regreso de algún que otro enemigo carismático de las películas, Blood Stone apuesta por el realismo extremo de las últimas encarnaciones cinematográficas. En este aspecto, promete convertirse no sólo en un juego ideal para los aficionados del personaje, sino en una obra lúdica de calidad que cualquier amante de la acción podrá disfrutar sin problemas.

Lejos de querer seguir fijándonos en el pasado, ya que el legado de Bond es muy extenso en todos los medios y habría mucho por comentar, vamos a centrarnos en lo que se sabe de este Blood Stone hasta la fecha, que desgraciadamente todavía es menos de lo que nos gustaría. Empecemos por el reparto confirmado, y es que no faltan los nombres importantes en esta producción. Encabezando el elenco de actores se encuentra, como ya hemos dicho, el actor británico Daniel Craig, quien (sin contar con el remake de Goldeneye) encarna por tercera vez al agente 007 tras Casino Royale y Quantum of Solace. Su superior será M, personaje interpretado una vez más por Judi Dench, quien recogió el testigo de Robert Brown y se convirtió en la primera M mujer. Dench participó en todas las encarnaciones de Brosnan y Craig hasta la fecha, y se ha convertido en una figura imprescindible dentro de la franquicia.

Más interesante es conocer a la chica Bond de esta nueva entrega. No podemos olvidar que en cada encarnación del agente 007 hay una nueva chica protagonista, y esta ocasión no iba a ser distinta. La elegida ha sido Joss Stone, una cantante que ha participado en varias bandas sonoras de películas conocidas y que ha empezado recientemente a tener papeles en películas como Eragon o series como Los Tudor. Aquí interpretará a Nicole Hunter, una mujer de la alta sociedad. Como es lógico al tener una cantante en el plantel, el tema principal, otro clásico de Bond, correrá a cargo de Joss Stone con la colaboración de Dave Stewart (Eurythmics), y se titula 'I'll Take It All'. 

Por último, comentar que el guión corre a cargo de Bruce Feirstein, un buen conocedor de la franquicia que ya trabajó en Goldeneye, El mañana nunca muere y El mundo nunca es suficiente en la serie fílmica, además de haberse encargado de los guiones de los juegos Todo o nada, Desde Rusia con amor y el remake de GoldenEye. Así pues, es de esperar lo mejor a nivel argumental, siempre dentro de las directrices que suelen presentarse en una obra de Bond. Aunque el guión de Blood Stone todavía se mantiene en mucho secreto, ya se sabe que la labor de Bond (con la ayuda de Nicole Hunter) será encontrar a un investigador desaparecido que se teme que esté ya muerto. Como siempre en estas situaciones, las cosas serán mucho más complicadas, y Bond se verá envuelto en una conspiración internacional.

Un enemigo desconocido se ha apoderado de un arma bioquímica ultrasecreta del Reino Unido, y el principal responsable parece ser un grupo terrorista liderado por un hombre de nombre Greco. Más allá de esto, las incógnitas son numerosas y hay muchas especulaciones, pero lo mejor será no ahondar en este tema y esperar al título final para descubrir todos los entresijos de la trama. Lo que sí sabemos es que, siguiendo la tradición Bond, viajaremos por diversos lugares del mundo, como Atenas, Bangkok, Estambul, Siberia o el sur de Francia. Y por lo que se ha visto hasta la fecha, y de nuevo siguiendo la tradición Bond, el usuario sacará provecho al máximo de todas las oportunidades y situaciones que le ofrecerán los entornos.

Pasemos un poco a analizar lo que puede ofrecer Blood Stone a nivel jugable. Se trata de un juego de acción en tercera persona que fusionará el combate armado con enfrentamientos cuerpo a cuerpo y secuencias de conducción con diferentes vehículos. En el primer estilo de juego, el que muy posiblemente sea el fundamental a lo largo del desarrollo de la aventura, es muy posible que no varíe en exceso a lo ya visto en Todo o nada, o en sus versiones más actualizadas de Gears of War o Uncharted. Es decir, deberemos buscar coberturas para protegernos de los ataques enemigos y aprovechar nuestras ventajas tácticas para acabar con los rivales que puedan salir a nuestro paso. Aunque hay que recordar que Bizarre Creations ya trabajaron con Sega en un shooter en tercera persona, The Club, por lo que no es descabellado pensar que algunos elementos jugables, o tal vez incluso el motor del juego, beban de dicho notable juego de acción.

Eso sí, hay un elemento peculiar del sistema de disparo que parece inspirarse en títulos como Wanted: Weapons of Fate o Splinter Cell: Conviction. Bond tendrá un cargador de tres ranuras, que se irá llenando a medida que eliminemos enemigos, y podrá hacer uso de ellas para realizar muertes rápidas (Focus Aim, que es el nombre que recibe este sistema en el juego); una especie de cámara lenta en la que puede apuntar fácilmente a la cabeza de los enemigos y acabar con ellos enseguida. Tal vez no sea un elemento especialmente novedoso, pero sin duda tiene mucho potencial para ofrecer una jugabilidad interesante a un título de Bond, permitiéndonos sentir que tenemos el control sobre la soberbia puntería del agente 007.

Los combates cuerpo a cuerpo no serán tan complejos como los que hemos podido disfrutar en The Bourne Conspiracy, sino que según parece se ha optado por un sistema mucho más sencillo, en el que puede bastar con pulsar un botón (en el momento adecuado y con lógica, claro está, ya que si no nos quedamos expuestos a los ataques del enemigos) para acabar con nuestro rival. Eso sí, se potencia mucho la espectacularidad y se consigue un ritmo de juego veloz, frenético y constante. Por último, y como no podía ser menos, están las secciones de conducción. Toda película de Bond que se precie tiene alguna que otra persecución por tierra, mar y/o aire, y siendo Bizarre Creations unos especialistas en el género (Metropolis Street Racer, Project Gotham Racing 1-4, Blur), es de esperar un gran nivel en este aspecto.

Pero que no cunda el pánico, ya que por el bien de la acción y el ritmo del juego, el sistema de control será diferente al del resto de los títulos de Bizarre; es decir, no es una competición por ser los mejores pilotos del mundo, ni lograr los mejores tiempos, así que se promete una jugabilidad directa, que cualquiera pueda controlar desde la primera toma de contacto. Por el momento se ha podido ver una intensa persecución en coche y otra no menos atractiva con una lancha, aunque es posible que solo sean dos muestras del tipo de persecuciones que protagonizaremos. Decir por último que, además del modo de juego principal, Blood Stone ofrecerá un modo multijugador para hasta 16 jugadores, aunque todavía no se sabe en qué consistirá. Eso sí, han asegurado que no será el tradicional Deathmatch, ya que 'para eso ya está Call of Duty'.

Un Martini con vodka. Revuelto, no agitado.
Son muchas las incógnitas que envuelven todavía a Blood Stone, aunque la información, vídeos e imágenes que se han podido ver, pese a su escasez, permiten hacernos una idea bastante completa de qué esperar de esta obra. Con una producción digna de la tercera película de Daniel Craig como Bond y una jugabilidad que abarca diversos géneros, enfocada siempre hacia la espectacularidad y la accesibilidad de control, Blood Stone promete convertirse en un título capaz de igualar al excelente Todo o nada. Afortunadamente, los aficionados de Bond (y los amantes de los juegos de acción en tercera persona) no tendrán que esperar demasiado para disfrutar de esta nueva aventura del agente 007, ya que el título llegará a las tiendas a finales de este año.

James Bond 007: Blood Stone

James Bond regresa en una aventura de acción en tercera persona que contará con modo historia y modos multijugador.
James Bond 007: Blood Stone