NBA Jam, Impresiones

Hace ya más de 16 años, Midway sorprendió a propios y extraños con uno de los arcades deportivos más exitosos de todos los tiempos. Conseguía mezclar el mundo del baloncesto con las mecánicas típicas de los salones recreativos de todo el mundo. El resultado fue más de 1.000 millones de euros de recaudación en todo el mundo. Más incluso que la película más taquillera de aquellos tiempos, la excelente Parque Jurásico. Para bien o para mal había nacido un mito, NBA JAM suponía una verdadera revolución.

El éxito fue tal que las versiones de este gran éxito se sucedieron durante los años siguientes, con gran repercusión tanto entre la crítica como entre el público. La recreativa original se versionó tanto para consolas de 16 bit como para las portátiles de la época, siguiendo varias entregas que añadían nuevas capas a la jugabilidad simple y directa de la saga. La propuesta de NBA JAM en principio es sencilla, simplificando la experiencia del baloncesto a su mínima expresión.

El primer paso fue reducir las reglas del deporte de la canasta a su mínima expresión. El segundo reducir el número de jugadores en cancha a dos por equipo. El tercero elemento (y quizá el más importante), dotar al conjunto de un apartado gráfico extraordinario, muy superior al resto de títulos deportivos de la época. Aprovechando las últimas técnicas se consiguió digitalizar a los mejores jugadores de la NBA para que aparecieran como nunca se les había visto en las pantallas de los salones recreativos.

Esto configuraba una experiencia de juego en la que los jugadores desafiaban las reglas de la física con saltos de varios metros de altura, mates estratosféricos, tiros inversosímiles y golpes a tutiplén. Toda una experiencia distintiva que además permitía a los jugadores competir en compañía de un amigo contra dos jugadores rivales en emocionantes duelos a cuatro cuartos. La consecuencia de esta pequeña genialidad fue que NBA JAM consiguió trascender más allá de lo que muchos esperaban, resonando los ecos de su fama incluso hasta nuestros días.

Y son precisamente esos ecos los que han escuchado desde Electronic Arts para devolver a la vida a esta saga legendaria. Tanto es así que el apoyo y gustos de la comunidad de usuarios ha sido clave a la hora de tomar decisiones al respecto de este proyecto. Es por ejemplo el caso de la voz del comentarista, la misma que en el título original y una de las voces más características oidas en el mundo del videojuego. Pero este no es el único detalle, ya que la filosofía al respecto de este desarrollo ha sido mantener la estética, jugabilidad y sensaciones del título original.

Así, volveremos a encontrar un juego de baloncesto completamente arcade en el que dos jugadores de cada uno de los 30 equipos de la NBA se verán las caras a unos trepidantes 60 FPS. Por supuesto, no se contenta con ser un port 1 a 1 del clásico, sino que mejora punto a punto todos los aspectos que la fidelidad a la idea original le permite. De esta manera se mantendrá el mismo estilo gráfico, pero se añaden incontables mejoras en el apartado gráfico. Por las capturas que acompañan este avance se pueden adivinar algunas, pero la realidad es que nadie podrá decir que NBA JAM reniegue de sus orígenes.


 
Esto a pesar de que cada uno de los jugadores ha sido modelado individualmente, llegando el detalle a la altura de cada deportista (en el original había sólo tres cuerpos y alturas posibles), añadiendo una capa de accesorios distintivos para cada uno (zapatillas, muñequeras, tatuajes, etc...) y eso sin olvidarse de las expresiones faciales que tanto ayudan a mejorar la experiencia de NBA JAM. Los cuerpos están creados de manera completamente tridimensional, mientras que las caras son bidimensionales y dinámicas, cambiando en función de lo que pase en la cancha (canastas, faltas, mates, posición en el campo...).

En cuanto a modos de juego, de nuevo presenta lo mejor del original, añadiendo nuevos toques a la altura de los tiempos que corren (siempre teniendo en cuenta la importancia de la experiencia multijugador, cooperativa o competitiva, para este título). Por un lado encontraremos la campaña clásica, con una jugabilidad de 10 a 20 horas y que nos llevará a tratar de vencer a cada uno de los 30 equipos, con tres estrellas por equipo, más dos equipos secretos de estrellas. La dificultad será constante, siendo incremental el nivel de los equipos a los que nos encontremos, yendo de peor a mejor.

Hasta aquí se limita a copar las expectativas de los jugadores, pero trata de excederlas con el nuevo modo Remix, que lleva todo más allá, con potenciadores, minijuegos y nuevos giros en la mecánica original de la saga. No se han dado más detalles, pero sí que se ha confirmado que tendrá una duración en torno a las 30 o 40 horas de juego. Una característica que es bienvenida y se une a las infinitas opciones de configuración de cada partida (cabezones, pelotas de colores, cambios en la gravedad...).

En cuanto al sistema de control, pocas novedades encontraremos. Si acaso hay que reseñar que existirán tres configuraciones distintas, una para el wiimote y Nunchuk (quizá la más complicada, puesto que usa más botones para cada acción), otra para el Wiimote de lado y finalmente otra para jugar al juego con el mando clásico. Más allá de esto veremos el NBA JAM de siempre, con su barra de turbo, mates, empujones y demás parafernalia típica de la saga. Aquellos que tuvieron la suerte de probar el juego en su juventud sabrán a lo que nos referimos. El resto de usuarios debería, como mínimo, dar una oportunidad al baloncesto más accesible, trepidante y emocionante que hemos visto en muchos años.

NBA Jam

La exitosa serie de baloncesto NBA Jam da el salto a Wii, PlayStation 3 y Xbox 360 de la mano de EA Sports.
NBA Jam