Dragon Age: Origins - El Despertar
Dragon Age: Origins - El Despertar
Carátula de Dragon Age: Origins - El Despertar

Abre los ojos

Cristian Ciuraneta

Después del arrollador éxito conseguido por BioWare con Dragon Age: Origins gracias a su complejo mundo fantástico, épico e imaginativo, lleno de personajes profundos y una historia muy bien llevada, llega por fin la esperada primera expansión titulada Awakening para PlayStation 3, Xbox 360 y PC. Nuevas aventuras para un juego de rol clásico que ha conseguido remover los cimientos de un género -el rol occidental- con unas pocas pero reconocidas obras maestras.

Los creativos del estudio canadiense BioWare son unos maestros en el desarrollo de títulos enmarcados en el género del rol. Han conseguido plantar cara a las mayores producciones orientales de este tipo, e incluso superarlas en varias ocasiones. No en vano, han hecho fuerte un género demasiado encasillado estos últimos años y demostrando que el rol occidental -llamado así por la evidente diferenciación con el rol clásico japonés- tiene mucho que decir en esta apasionante industria del videojuego. Desde el mítico Baldur's Gate, pasando por Neverwinter Nights o los más recientes Mass Effect, todos ellos consiguen aportar un plus de calidad, complejidad y magia que encandila a miles de jugadores en todo el globo. Y con la nueva saga Dragon Age han hecho lo propio.

En esta ocasión, llega al mercado la primera expansión de un título ya de por sí, grandioso. Cabe recordar que Dragon Age: Origins fue declarado juego del año 2009 en Meristation; ha sido galardonado con innumerables premios y ha obtenido las mejores consideraciones por parte de la crítica especializada de todo el mundo. A todo ello, ha contribuido el buen hacer de BioWare, en cómo la compañía se preocupa de tener al día sus títulos y de ofrecer el máximo de contenidos y actualizaciones a sus fans. Así, poco después del lanzamiento del título, llegaron varios contenidos descargables que ampliaban la experiencia más allá de la trama principal, con nuevas historias, misiones, personajes u objetos, como lo visto en El Retorno a Ostagar o El Prisionero de Piedra, por ejemplo.

Así, BioWare está en disposición de lanzar una nueva expansión, esta vez sí, tan completa, profunda y larga, que podría ser considerada como un nuevo juego independiente dentro de la saga. Awakening, o el Despertar, tendrá una duración de unas veinticinco horas aproximadamente, llena de nuevos contenidos, como personajes, magias y habilidades, lejos de lo visto hasta ahora en las anteriores expansiones. Ahora, nuestras decisiones y actos tomaran verdadera importancia, y se verán reflejados fielmente en el desarrollo de nuestro viaje por las nuevas tierras de Amaranthine. Veamos las novedades que aporta esta nueva expansión a los jugadores que hayan explotado al máximo las posibilidades de Dragon Age: Origins.

Esta nueva aventura nos sitúa seis meses después de los hechos ocurridos en Dragon Age: Origins. En ella tomaremos el control de un capitán de la Guardia Gris (o bien nuestro personaje importado de nuestra aventura en Origins) y tendremos que ayudar a la reconstrucción de la Antigua orden de los Guardas Grises de Ferelden y establecer el castillo de Vigil como base de operaciones. Asimismo, deberemos resolver el misterio de la supervivencia de los engendros tenebrosos después de la muerte del Archidemonio, y de la aparición de un misterioso ser llamado el Arquitecto, la primera criatura oscura en desarrollar una voluntad propia y una inteligencia fuera de lo común; aunque dada su condición, tiene muy poco conocimiento de la humanidad.

Una vez nos dispongamos a empezar este nuevo despertar de la franquicia, lo primero que debemos preguntarnos es si queremos continuar la experiencia vivida en Origins o comenzar un nuevo viaje encarnando a otro personaje. Cabe destacar que muchos aspectos de nuestro anterior personaje se verán alterados, como los romances que hayamos tenido en el título anterior; cabe decir que en Awakening no habrá lugar para romances. Esta nueva aventura está más centrada en la lucha contra las fuerzas oscuras invasoras en las nuevas tierras de Ferelden, dejando de lado estos aspectos. Lo que sigue inalterado son las relaciones entre los miembros del grupo, que pueden ser explotadas a lo largo de nuestro viaje, provocando así, situaciones únicas en cada partida.

Aunque si preferimos empezar de cero con otro personaje, tendremos al principio la opción de crear un nuevo protagonista con la libertad habitual que nos brinda BioWare. Dispondremos de un completo editor de personajes como en el primer título, donde podremos modificar todos y cada uno de los aspectos físicos y de habilidades de nuestro protagonista. Así, podremos escoger entre las tres razas disponibles: humanos, elfos y enanos, ya sea hombre o mujer. De esta manera, pasaremos a escoger la clase, entre guerrero, mago o pícaro. Los enanos, en este sentido, quedan con dos opciones a su disposición, ya que la magia es una virtud lejana a su raza. Para terminar, sólo nos queda confirmar la Guarda Gris como facción a la que tendremos que servir durante nuestro largo viaje.

Si optamos por importar nuestro personaje, a pesar del final que hubiésemos vivido en la entrega anterior, nos veremos envueltos en la nueva trama. Mantendremos nuestro nivel y habilidades, si bien tendremos la oportunidad de volver a redistribuir todos los atributos y conocimientos. Por otro lado, perderemos los objetos recopilados durante Origins, muy a nuestro pesar. Con esta elección, iniciaremos nuestras aventuras en las nuevas tierras inmersos en una cruel batalla contra los engrendros mientras nos encontramos en el camino a Vigil. Evidentemente, encontrarnos de nuevo con estos enemigos que creíamos ya derrotados será una sorpresa mayúscula para nosotros, lo que nos llevará a investigar la razón de esta nueva aparición de nuestros tradicionales enemigos.

Los personajes que iremos descubriendo ampliarán en gran medida este complejo universo creado por los mismos creadores de Origins. Este hecho asegura la continuidad y la buena ejecución de un título redondo. Sólo algunos aspectos menores de falta de coherencia con algunos hechos vividos en la aventura anterior puede enturbiar un resultado bastante atractivo. Si pasamos por alto estos pequeños detalles de conexión con Origins, podremos disfrutar sin complejos de Awakening como se merece. De estos nuevos personajes que encontraremos, destacan unos pocos que iremos asociando a nuestro grupo, cada uno con una personalidad y presencia digna de mención; están tratados con mimo y detalle, como nos tienen acostumbrados los chicos de BioWare.

Uno de estos personajes es Anders, un mago con mucho talento pero con una extraña facilidad para buscarse problemas. Aunque los magos viven alejados del mundo exterior desde temprana edad, Anders fue encontrado por los templarios siendo un adolescente. Así, obtuvo una visión del mundo diferente a la de sus compañeros, comprendiendo las carencias de la humanidad. Para él, las paredes de la Torre del Círculo no eran más que una prisión; así que intentó escapar en muchas ocasiones, pero nunca pudo eludir a los templarios, que lo acusaban de usar Magia de Sangre. Anders sólo ansía la libertad, la posibilidad de vivir su vida como él quiera. Una vez lo encontremos al principio de nuestra aventura, podremos aceptarlo como integrante de la Guarda Gris. Así, disfrutaremos de sus grandes poderes y podremos investigar su complejo pasado.

Mhairi fue educada bajo la firme tutela de las historias de nobles y reyes. Creció queriendo ser como sus héroes de infancia, luchas por sus ideales. Desposada de un comerciante, a la temprana edad de dieciséis años decidió alistarse al ejército. Su gran lealtad y devoción por Ferelden le otorgó la confianza y el respeto de sus capitanes y compañeros de batallas. Mhairi quedó muy tocada con la muerte del Rey Cailan, y cuando fue testigo de las proezas de los Guardas Grises, que fueron capaces de paliar la plaga casi en solitario, no dudó ni un instante en incorporarse al grupo. Cuando se enteraron de la demanda de voluntarios para la reconstrucción del Castillo de Vigil, Mhairi aprovechó la oportunidad para unirse a la causa.

Oghren de Orzammar es un guerrero enano conocido por todo Ferelden por luchar al lado de la orden de la Guarda Gris para parar la invasión de los seres oscuros. Con la controversia habitual entre humanos y enanos, Oghren es alabado por unos y vilipendiado por otros; muchos dicen que fue un fiel compañero del héroe que terminó con la plaga; otros dicen que fue una mera comparsa en la aventura. Lo que si es seguro, es que el valiente y curtido guerrero enano es una bestia en el campo de batalla y que fácilmente puede beber tanto como para hacer caer a varios hombres. Después de la derrota de Archdemon, Oghren regresó con su amada Felsi y tuvo un hijo. Fue una época feliz para el guerrero, pero como éste no puede estar sin tomar parte en feroces batallas, no duda en unirse de nuevo a la causa de la Guarda Gris.

Otra compañera que inicia su aventura en Awakening es la pícara enana Sigrun, que forma parte de la Legión de la Muerte. La encontraremos como última superviviente de su escuadrón, el cual se rige por una dura ley: la única manera de abandonar la Legión de la Muerte es cumplir la promesa de morir en el campo de batalla contra los enemigos de Orzammar, un sacrificio que absuelve cualquier sentimiento de culpa. Sigrun anhela este objetivo, pero es difícil de conseguir si el resultado es su propia muerte. La guerrera enana ha crecido en medio de sangrientas batallas, y ha aprendido a valerse por sí misma, ya que nadie cuidará de ella y nadie la echará de menos cuando esté muerta; Sigrun es una superviviente.

Velanna es otra compañera que podremos agregar a nuestro grupo para hacer frente a los engendros. Como buena elfa delishiana, su aversión por los humanos es patente y resulta ser un personaje complicado y agresivo; en muchas ocasiones deberemos tratarla de manera cautelosa para que no repercuta negativamente en el buen funcionamiento del grupo. Los humanos invadieron las tierras de los elfos Dalish, quemaron sus poblados y tomaron a los habitantes como esclavos; éstos sufridos elfos han olvidado su lengua, su cultura y su historia por culpa de los humanos. Velanna es consciente de ello y no dudará en utilizar sus fuerzas para su propio bien. La venganza pesa sobre su cabeza y el grupo debe ser consciente de ello.

Nathaniel Howe, pícaro humano e hijo de Arl Rendon Howe, y Justice, un noble espíritu atrapado en el cuerpo de un soldado de la Guarda Gris, completan el elenco de compañeros. Algunos personajes de Origins harán su aparición en Awakening en algún u otro momento, como Herren y Wade, que nos venderán todo tipo de objetos útiles para nuestra aventura. Alistair, Wynne, Loghain y Anora podrán aparecer dependiendo de nuestros actos en Origins, haciendo así de cada aventura algo totalmente único. Es una pena que viejos conocidos de Origins no tengan un papel más importante aquí; el único que sigue como protagonista, Oghren el enano, era uno de los menos atrayentes en la anterior aventura. Estas situaciones tan dispares son el gran atractivo de las obras de BioWare, donde cada jugador puede vivir sus propias experiencias diferentes a las de otro jugador.

Para cada clase hay dos nuevas especializaciones en Awakening. Para los guerreros tendremos a nuestra disposición guardián y espíritu guerrero. Para los magos tendremos vigilante y mago de batalla. Y para los pícaros dispondremos de legionario y sombra. Son pequeños detalles que ayudan a aumentar aún más la extensa variedad de contenidos disponibles. Asimismo, también dispondremos de 16 nuevos hechizos, 32 nuevos talentos y 12 nuevas habilidades. Unos números que no hacen más que aumentar las posibilidades y las opciones de las batallas, haciéndolas más épicas y espectaculares si cabe. El número máximo de nivel que podemos alcanzar ahora es de 35. Para mejorar nuestras armas y armaduras tendremos nuevos materiales como el acero blanco o la madera de Vhendahl.

Si escogemos, por ejemplo, desarrollar habilidades de batalla como mago, podremos luchar cuerpo a cuerpo con más facilidad y mejores resultados. El guerrero que desarrolle habilidades de guardián tendrá mejor relación con sus compañeros; si escogemos el espíritu del guerrero, tendremos mayores facilidades con los poderes mágicos. Un pícaro que se especialice en las sombras será mucho más eficaz ocultándose y usando señuelos. Estas habilidades nos permitirán obtener personajes más completos, aportando un plus en la interactividad del propio grupo. También podemos aumentar las habilidades de vitalidad, mejorando nuestros poderes de curación y de claridad, donde podremos usar con más facilidad el mana o la energía. Todas estas novedades completan una propuesta de RPG ya de por sí muy completa.

Por otro lado, la expansión añade otras tantas posibilidades a los jugadores de Dragon Age. Entre las más interesantes encontramos la capacidad de forjar runas, para que no tengamos que depender de su disponibilidad en tiendas o recuperarlas como botín de entre los enemigos muertos. Sin embargo, para poder incluirlas en un arma tendremos que seguir el mismo proceso que en el primer juego, y acceder a un Encantador. En general, todas las nuevas opciones nos permitirán formar personajes muchos más diferenciados entre sí, a los que poder asignar roles más concretos a la hora de participar en combate. Quedará más claro la división entre luchadores de primera línea, con armas de proyectil y personajes de apoyo al grupo.

Todas estas novedades se dejan ver a la hora de combatir, y ahora disfrutamos de una mayor cantidad de opciones. Las combinaciones posibles han aumentado de manera considerable, si bien es perfectamente posible que nos cueste cambiar nuestro estilo de juego. Lo bueno del sistema de Bioware es que nos impide usar siempre la misma táctica con exactitud. Durante las más de 20 horas de duración de esta nueva campaña, tendremos que poner a prueba toda nuestra astucia como líderes de grupo, teniendo en cuenta las nuevas ventajas y desventajas de cada uno de los compañeros incluidos, por lo que tendremos que aprender rápidamente las distintas debilidades de cada uno de ellos... a veces a la fuerza. Afortunadamente, si el grupo no es aniquilado en su totalidad, no pasará nada.

En Awakening también deberemos afrontar oscuras y tenebrosas criaturas como los discípulos, seres que han renacido de sus cenizas bajo el mando de un misterioso y desconocido comandante. Cuando la plaga fue aniquilada, quedaron vestigios de engendros por todo el norte de Ferelden; a pesar de la muerte del Archidemonio, han podido reorganizarse y actuar en las sombras, sin apenas dejarse notar. Estas criaturas llamadas los discípulos piensan, hablan y actúan siguiendo un propósito; son físicamente poderosos, y junto con sus nuevas aptitudes, los hacen realmente peligrosos. Otro terrible enemigo será un dragón espectral que aterrorizó a los pueblos de Blackmarsh y que se creía eliminado gracias a una misteriosa hechicera. Deberemos hacer frente a poderosas criaturas de todo tipo... dragones incluidos, por supuesto.

Como se ha explicado en la contextualización de esta expansión, las fuerzas del mal han sido reorganizadas bajo la tutela de una misteriosa criatura llamada el Arquitecto, un ser perteneciente a los engendros que parece no estar sujeto a la llamada de los Dioses Antiguos, no así como el resto de criaturas oscuras. Además, como ser altamente inteligente, el Arquitecto tiene un conocimiento profundo de la situación en la que vive la humanidad, y usará esta consciencia para llevar a cabo sus planes. Los Hijos son otro tipo de criaturas oscuras; algunas de ellas viscosas como gusanos, otras como aterradores insectos. Los que han sobrevivido a ellos cuentan que son difíciles de ver entre las sombras y que al mínimo descuido, un enorme gusano puede devorarte en cuestión de segundos.

La variedad y el número de criaturas ha aumentado considerablemente, consiguiendo crear una atmósfera más claustrofóbica y asfixiante. A ello contribuye también unos escenarios que presentan zonas de Ferelden inéditas hasta el momento, con nuevas y extensas localizaciones. El arlingo de Amaranthine se extiende a lo largo de la costa noreste de Ferelden. El mar del Despertar azota las costas de la ciudad de Amaranthine, antes aldea de pescadores, ahora un importante puerto y centro comerciante del norte de Ferelden. El pueblo ha sufrido la ocupación por parte de Orlesia y sus posteriores saqueos, pero la prosperidad de la ciudad es una prueba fehaciente de la fuerza y la tenacidad de sus habitantes.

Las tierras de Blackmarsh habían sido prósperas y llenas de vida, con gente habitando sus aldeas y barcos de pesca comerciando en la zona. Pero eso fue antes; ahora es un lugar sombrío, desolado y sin vida. Los que se atreven a cruzar sus bosques se ven acosados por una extraña presencia, una sensación constante de temor. Las criaturas oscuras campan a sus aires y nadie con un mínimo de sensatez se atrevería a cruzar dichas tierras azotadas por el infortunio. Otro ejemplo del detalle con que han sido tratadas las distintas localizaciones es la fortaleza de los enanos, llamada Kal'Hirol. Los diferentes avances trajeron prosperidad al pueblo enano hasta la misteriosa caída de la fortaleza.

Al oeste de Amaranthine se alzan las colinas de Knotwood, llamadas así gracias a la presencia constante de la muerte y el tétrico aspecto que dan sus árboles retorcidos al lugar. Por motivos desconocidos, las colinas estériles e inhóspitas de esta zona difieren totalmente del resto de localizaciones fértiles del arlingo de Amaranthine. Los constantes desprendimientos de rocas de las montañas de Knotwood se han cobrado innumerables vidas estos últimos años. Pocos hombres se atreven a aventurarse en tan adversas condiciones para investigar la verdad de lo que está sucediendo. Lejos, al sur de Thedas, existen una zona en lo alto de las montañas donde se dice que los dragones van a morir. El imperio Tevinter siempre ha creído que los huesos de estos animales poseen el poder de tan poderosas criaturas y no han dudado en hacerse con ellos en tan salvajes y solitarias tierras.

Los bosques de Wentling, espesos y de vegetación exuberante, están divididos por la ruta comercial conocida como Camino del Peregrino. Pero las cosas han cambiado estos últimos tiempos. Antes era un lugar de impresionante belleza y paz; ahora todo es diferente gracias a los Dalish, un clan de elfos que vive con un constante sentimiento de venganza contra los humanos. Su presencia incomoda a los pueblos vecinos y lo que es aún peor, se han visto grupos de engendros por la zona; todo hace pensar que algo oscuro y maléfico está a punto de suceder. Estos son ejemplos de esta nueva ambientación en las localizaciones de Awakening, mucho más sombrías y tenebrosas que nunca.

El apartado técnico brilla de igual manera que en Origins, con sus puntos positivos y negativos. Una vez más, la mejor opción para disfrutar de los mejores gráficos sigue siendo el PC; en consolas se aprecia una menor resolución en las texturas, sobre todo en los planos más cortos. De igual manera, las expresiones faciales quedan a un nivel inferior de lo visto en otros títulos de última hornada de la propia BioWare, como Mass Effect 2; se nota que Dragon Age lleva unos cuantos años de desventaja, gracias a la longevidad de su desarrollo y su vasto planteamiento conceptual y artístico. La banda sonora sigue con la misma tendencia narrativa y nos situará de manera magistral en cada una de las situaciones que vivamos.

Awakening llega como contenido descargable para PlayStation 3, Xbox 360 y PC, en los servicios online de cada plataforma. Por otro lado, podrá adquirirse en formato físico sólo para Xbox 360 y PC, dejando únicamente la opción de descarga para la consola de Sony. Evidentemente, necesitamos una copia de Dragon Age: Origins para poder jugar a Awakening. Esta expansión viene con todos los parches que se han lanzado para Origins con el objetivo de resolver bugs y otros problemas. Los objetos recibidos en los anteriores capítulos en formato DLC, como El Retorno a Ostagar, estarán disponibles en Awakening, no así otros contenidos provenientes de DLC's promocionales. Sobre los mods de PC, desde BioWare no aseguran que puedan funcionar con Awakening, dado el alto número de mods creados para compatibles.

Para los fans de Dragon Age: Origins, para los que quieran más contenidos y nuevas misiones, Awakening les ofrecerá mucho más de lo deseado. Todo ha sido tratado como si de un nuevo título se tratara, con una historia épica donde nuestras decisiones sí importan, con combates espectaculares y enemigos terroríficos, y por supuesto, el sello inconfundible de BioWare, con personajes profundos, complejos, con diálogos y situaciones muy variados. Cada nueva aventura será distinta de la anterior, aumentando profundamente la rejugabilidad de un título enorme. Hay conexiones con Origins, aunque menos de las deseadas. Es un renacer, un nuevo despertar de la saga, que nos invita a meternos de lleno en el apasionante mundo de Dragon Age una y otra vez. Y esto no ha hecho más que empezar; tendremos nuevos episodios de Dragon Age durante los próximos dos años. Y que sean muchos más.

- Campaña larga y épica
- Los personajes debutantes, carismáticos
- Nuevos enemigos, localizaciones, contenidos y habilidades
- Diseño artístico

LO MEJOR

  • Campaña larga y épica
  • Diseño artístico
  • Los personajes debutantes, carismáticos
  • Nuevos enemigos, localizaciones, contenidos y habilidades

LO PEOR

  • Incoherencias argumentales con Origins
  • Poca variedad visual de equipamiento