Fat Princess: Fistful of Cake
Fat Princess: Fistful of Cake
Carátula de Fat Princess: Fistful of Cake

Guerra de tartas

Ramón Méndez

Tras su satisfactorio paso por PlayStation Network, las princesas más gordas del reino regresan en formato portátil en PSP. Continúa la guerra más divertida por los pedazos de la tarta más sabrosa, con todo el carisma y abundancia de modos de juego del original.

El pasado mes de julio llegó a PlayStation Network uno de los títulos más divertidos, amenos y simpáticos de cuantos se han dejado ver en los sistemas de descarga hasta la fecha. La propuesta de Titan Studios y Sony sorprendió a propios y extraños por su frescura, pero también por su gran calidad técnica y jugable. Parece casi imposible que un título de aspecto entrañable de cuentos de hadas, que en todo momento da la sensación de ser una bella historia para niños, se pueda mezclar con semejante cantidad de violencia entre escenas narrativas; pero esta fusión de elementos funcionaba a la perfección, y pese a los meses transcurridos sigue tratándose de una alternativa excelente dentro del catálogo de PlayStation Network.

La historia de nuestra princesa con problemas de obesidad no se ha podido quedar limitada a la descarga digital de PlayStation 3, y llega ahora a nosotros una versión para PSP que mantiene intactos todos los elementos que hicieron la delicia de los usuarios de la máquina de alta definición de Sony. Mismas premisas, mismo estilo, misma jugabilidad, pero en un nuevo territorio, potenciando el catálogo de la portátil. Y lo cierto es que si ya Fat Princess tenía mucho sentido como juego descargable, el convertirse en un título portátil el sienta todavía mejor. Diversión rápida y sin complicaciones en partidas no demasiado largas, que harán más amenos nuestros viajes. Sangre, acción, mucho sentido del humor, unos toques estratégicos y mucha diversión son los ingredientes que componen este Puñado de Tarta.

¡Más tarta, es la guerra!
Aunque parezca mentira, el principal rival del juego es una gran tarta. Las princesas de dos reinos, buenas amigas ellas, estaban dando un paseo cuando se encuentran un gigantesco pastel en medio del bosque. No dudan en empezar a atiborrarse del mismo, convirtiéndose en dos moles de grasa que no pueden parar de comer el dulce manjar. Cuando sus padres las encuentran, se dan cuenta al instante que han estado comiendo del pastel encantado prohibido, un vicio tal que ninguna de ellas puede comer nada que no sea más y más tarta. Así pues, la ansiedad acaba provocando que las antaño amigas se conviertan en acérrimas rivales que se disputan el preciado dulce.

Todos los acontecimientos argumentales se nos narran a través de bellas y cuidadas imágenes, con una voz en off que nos va narrando los acontecimientos, también escritos al lado de las imágenes, como si de un cuento se tratase. De lo que se trata, a fin de cuentas, es que este planteamiento no es más que un alivio cómico y una excusa para presentarnos un enfrentamiento entre dos reinos rivales, uno rojo y otro azul, que deberán cumplir los objetivos concretos de cada misión antes que su rival si quieren alzarse con la victoria. Nosotros no encarnaremos a la princesa, sino a uno de sus fieles, y tendremos un mar de posibilidades al alcance de nuestra mano.

De por sí, seremos un personaje normal y sin habilidades, pero en nuestro castillo habrá varias máquinas de sombreros que, al ponérnoslos, nos dotarán de habilidades concretas, dentro de una gama de profesiones determinada: mago, cura, montaraz, guerrero o trabajador. Durante la partida podremos cambiar entre ellas sin mayores problemas, bastara con ponernos el gorro correspondiente a otra de las profesiones y cambiaremos al instante. Como es lógico, cada tipo tendrá sus propias habilidades, pudiendo recoger madera para nuestra reina, defenderla a capa y espada, convertirnos en un arquero, lanzar hechizos mágicos, etcétera. Aquí entra otro aspecto estratégico del juego, dado que será importante determinar qué queremos ser a la hora de enfrentarnos a un tipo determinado de enemigos.

Dentro del modo de juego principal (La leyenda de la princesa gorda) nos encontramos con quince capítulos que no son demasiado largos y que se limitan a ser una rápida sucesión de enfrentamientos multijugador camuflados entre varias capas de historia. Serán misiones en las que deberemos encontrar a nuestra reina, llevarnos a varios magos, secuestrar la reina rival, engordar a nuestra reina a base de trozos de tarta, eliminar a un determinado número de enemigos… todo ello, antes de que lo consiga el equipo contrario, ya que el objetivo será uno para todos. La jugabilidad es muy sencilla, limitándose a ataques y agarrar objetos, pero con diferentes combinaciones para dotar de algo más de profundidad al sistema; todo ello se nos explica pormenorizadamente en una guía explicativa de cómo jugar, que en frío parece un poco densa, pero al aplicarlo al juego resulta todo intuitivo y sencillo.

Pero el modo principal es apenas el primer mordisco de la tarta, ya que además tendremos abundantes opciones multijugador (que podremos disfrutar en solitario si así lo deseamos): Rescata a la princesa, Arrebata por la fuerza, Duelo por equipos, Invasión, Fuga de prisión, Demolición, Ángel de la muerte, y Reglas de la reina. La mayor parte de estos modos hablan por sí mismos, y es fácil ver que se trata de adaptaciones de lo que nos topamos en el modo historia; pero hay algunos que se salen de lo marcado, pudiendo por ejemplo disputar un intenso y violento partido de fútbol. Modos de juego para entre 2 y 24 jugadores (algunos, por motivos de espacio y buen ritmo de juego, sólo admiten hasta 8 jugadores) que ofrecen horas de diversión, por variedad y calidad.

No se acaba aquí la cosa, ya que a mayores también tendremos un modo Gladiador, donde deberemos elegir una profesión de las cinco disponibles y pelear en la arena contra numerosos rivales con el único objetivo de salir victorioso. No es el modo más original, dado que elimina el elemento estratégico en pos de una confrontación directa, pero es satisfactorio. Aquí entra el principal problema jugable de Fat Princess, que sin ser molesto, sí se nota una cierta dificultad a la hora de atacar y defendernos de los ataques rivales, debiendo tener mucho cuidado para no caer víctima de sus ataques y perder unos valiosos segundos (el tiempo que tardaremos en volver a la partida).

Técnicamente poco se puede decir de Fat Princess: Puñado de tarta que no digan ya las pantallas por sí mismas. Estamos ante un estilo visual de dibujos animados que funciona a la perfección, en parte por su estilizado acabado y sus buenas animaciones. La mezcla de escenarios y personajes coloristas con las dosis de sangre que pueblan la pantalla en cada confrontación resulta muy satisfactoria, y logran transmitirnos todo el encanto y la crudeza de la acción presente en pantalla. Destacar también en el apartado sonoro la gran calidad de las pistas, sencillas pero muy satisfactorias, que se convierten en un acompañante ideal de la experiencia jugable. Además, cuenta con un muy agradable trabajo de doblaje, que nos narra la historia con gracia y soltura, tal y como requiere el cuento.

LO MEJOR

  • Divertido, intenso y cargado de acción y estrategia.
  • El acabado técnico: visual, sonoro y doblaje.
  • Variedad de modos de juego y de clases.

LO PEOR

  • El modo historia es demasiado corto.
  • Morir sin darnos cuenta de que nos estaban haciendo daño.

CONCLUSIÓN

Fat Princess: Puñado de tarta mantiene en gran medida todas las virtudes que lo convirtieron en una buena alternativa para PlayStation Network el verano pasado. Un juego de acción y estrategia con un gran sentido del humor, pensado para disfrutar en solitario o con amigos, con abundantes modos de juego que van desde alocados partidos de fútbol hasta cruentas batallas por la soberanía de la tarta. Divertido e intenso, sencillo en su control pero profundo en su jugabilidad, Fat Princess se convierte en una muy interesante alternativa dentro del catálogo de PSP. Eso sí, siempre y cuando no se posea del título para PlayStation Network y a un precio sensiblemente superior. Una cómica aventura para disfrutar en cualquier parte. [image|nid=1467272|align=center|preset=inline] - Divertido, intenso y cargado de acción y estrategia.- Variedad de modos de juego y de clases.- El acabado técnico: visual, sonoro y doblaje.

8.5

Muy bueno

Juego de notable acabado que disfrutaremos y recordaremos. Una buena compra, muy recomendable para amantes del género. Está bien cuidado a todos los niveles.