King's Bounty: Armored Princess, Impresiones

 Seguramente algunos recordaréis un juego de fantasía heroica basado en en la acción por turnos llamado King's Bounty, publicado por New World Computing a principios de los noventa. En él interpretábamos a un caballero a las órdenes del rey Maximus, con el cometido de recuperar el Cetro del Orden, en poder de las fuerzas del caos, comandadas por el ominoso Arech Dragonbreath. Una típica historia de espada y brujería, vamos.

 

 

Aunque el título vio la luz en PC, se realizaron adaptaciones del juego para diversas plataformas, entre las que cabe destacar la que fue lanzada para Mega Drive, en la que hubo un gran número de cambios en el apartado gráfico y se introdujo la posibilidad de explorar el mapeado en tiempo real. De hecho, King's Bounty tiene el honor de ser considerado el iniciador de la serie de juegos Heroes of Might and Magic.

 

 

Recientemente, la editora rusa de videojuegos 1C Company se hizo con los derechos de la franquicia e imprimió el sello King's Bounty a un título que Katauri Interactive, una pequeña compañía de Vladivostok, llevaba un tiempo desarrollando. De este modo, fue lanzado en 2008 King's Bounty: The Legend, que mezclaba elementos del juego original con un interfaz y un control modernizados, y que, pese a presentar en algunos combates una dificultad poco equilibrada, fue notablemente recibido por la crítica especializada.

 

 

Tras King's Bounty: The Legend, 1C y Katauri nos sirve una expansión de este universo con King's Bounty: Armored Princess, una aventura de rol en la que interpretaremos a la Pricesa Amelie en su periplo por las tierras inexploradas del mundo de Teana. Viajaremos a lo desconocido en búsqueda de nuestro mentor desaparecido, Hill Gilbert, un caballero legendario, guerrero reconocido y de fama sin par.

 

 

Tendremos que andarnos con cuidado, puesto que Teana no es precisamente un bonito paraje al que poder marcharse de vacaciones, sino un mundo nuevo lleno de peligros ignotos. Afortunadamente, nuestra protagonista tampoco es la típica princesa tímida y modosita. Amelie encontrará a su paso a ejércitos de criaturas terribles, monstruos abominables, enormes jefes y a una raza de seres sedientos de sangre, los Hombres-Lagarto, que se interpondrán en su camino. Así que la aventura traerá consigo la amenaza constante de todos esos riesgos y nuestro personaje deberá hacer frente a toda esa formidable caterva de enemigos si quiere tener éxito en su misión. A medida que la experiencia de  Amelie aumente será capaz de desarrollar nuevos poderes y habilidades que la ayudarán a adentrarse en Teana.

 

 

Sin embargo, Amelie no estará sola en sus viajes, la acompañará su fiel dragón doméstico. Aunque el aspecto de este pequeño dragón, todavía un cachorro, es el de un ser inofensivo y cariñoso (y recuerda bastante al menudo alienígena del film de Disney 'Lilo & Stitch'), sólo resulta dócil en brazos de su ama y en batalla la protegerá fieramente por todos los medios. Al principio es sólo capaz de llevar a cabo ataques simples y de encontrar pequeños tesoros, pero irá aprendiendo cómo desenvolverse en acción, con el tiempo será capaz de invocar a la fuerza de los volcanes y entrará en combate preso de un incontrolable frenesí.

 

 

Han sido muy pocos los héroes capaces de superar todos los peligros de este extraño mundo y de volver a su hogar sanos y salvos. De algún modo, para la Princesa Amelie resolver tal cometido será, si cabe, más urgente, ya que un enorme ejército de demonios está asediando la capital del reino y ha atrapado en su interior a todos sus bondadosos ciudadanos. Sólo es cuestión de tiempo que el rey y sus súbditos perezcan ante el embate de las huestes invasoras. Sus vidas están en nuestras manos. Desde luego, hay días en los que una princesa haría mejor de no levantarse de la cama.

 

 

Al empezar podremos escoger entre tres categorías para nuestra heroína: Guerrera, Paladín o Maga. La guerrera basa sus habilidades en la acción directa, puede dirigir a sus huestes efectivamente incluso desde los primeros compases del juego y es la clase que desarrolla más rápido sus rasgos de liderazgo. El Paladín es la clase intermedia, capaz de reforzar a sus fuerzas por medio de plegarias y conjuros, asiste y cura a los heridos e incluso puede resucitar a sus aliados caídos en batalla; es quien goza de un mayor control de sus milicias y de las criaturas exóticas. Los magos dominan las artes de la hechicería y prefieren la sabiduría y el conocimiento a la fuerza bruta, aunque no pueden comandar grandes ejércitos tienen a su disposición un amplio repertorio de sortilegios y conjuros, por medio de los cuales pueden potenciar las cualidades de los miembros de sus tropas y entorpecer el avance de las fuerzas enemigas, por lo que es el tipo de personaje cuyas cualidades permiten un mayor uso estratégico.

 

 

Durante las escaramuzas contaremos con una guía de conjuros y un menú de acciones para Drako, nuestro pequeño dragón. El tablero en el que se desarrolla la lucha es de estructura semejante al de KB: The Legend, basado en casillas hexagonales, en función del tipo de soldados que movamos en cada caso.

 

 

Un detalle curioso que Armored Princess presenta es la posibilidad de aplicar un filtro mediante el cual, siempre que contemos con unas gafas estereoscópicas, podremos apreciar la sensación de jugar un juego con gráficos en tres dimensiones. Pese a que los resultados, por supuesto, no tienen nada que ver con los que podemos vivir equipados con unas gafas polarizadas en un cine 3D, o con los que sentiríamos jugando a Avatar - The Game en una pantalla 3D moderna, sí que suponen un intento curioso. Hasta cierto punto parece raro que no se haya experimentado demasiado en este campo en otros videojuegos, pero apostamos que tras unos minutos bizqueando ante la pantalla con las gafitas bicolor que cada uno se habrá bricolado, la mayor parte de jugadores desactivarán el filtro, medio mareados, y jugarán como es usual, así que probablemente no nos hemos perdido gran cosa por el hecho de que no se haya popularizado la opción de incorporar este tipo de opciones en otros títulos.

 

 

Por lo que hemos visto y probado hasta ahora, King's Bounty: Armored Princess ofrece unos gráficos impecables, en la línea de The Legend, un acompañamiento musical misterioso y épico, y un control intuitivo, incluso para los menos acostumbrados a este género de títulos. Aunque comparte con su predecesor el sistema de control y algunos enemigos, quizás nos encontremos más ante un nuevo juego del universo King's Bounty que ante una mera expansión. Este aspecto junto con el argumento de la nueva aventura y el hecho de contar con una protagonista femenina son factores que pueden favorecer que Armored Princess llegue a un público mayor que el de los aficionados a la estrategia por turnos. Además, los cuatro modos de dificultad seleccionables ofrecen un abanico amplio para todo tipo de jugador, e incluso podemos dejar que la inteligencia artificial controle a nuestros soldados por un tiempo si nos parece que la refriega en la que participamos se ha convertido en un atolladero.

 

 

Aunque la versión rusa del juego fue lanzada en abril de este año, la versión en inglés no aparecerá hasta este próximo 20 de noviembre y desde el pasado día doce podéis probar la demo, disponible para descarga desde la página web oficial del título (http://www.kings-bounty.com/). A la espera de probar el juego completo podemos señalar que King's Bounty: Armored Princess maneja brillantemente un buen puñado de elementos clásicos y cuenta con las buenas credenciales de su predecesor. Si bien podríamos tirar en cara a 1C Company y Katauri Interactive que hayan podido pecar, quizás, de ser algo conservadoras, si la fórmula funciona... ¿por qué cambiarla?

King's Bounty: Armored Princess

La Princesa Amelie protagoniza la expansión para el juego de estrategia por turnos y rol King's Bounty: The Legend.
King's Bounty: Armored Princess