Los 100 imprescindibles de Dreamcast, Parte 1

Tras conmemorar el décimo aniversario de Dreamcast, queremos ahora repasar su extenso catálogo. Repasamos los cien mejores títulos para la máquina de Sega, imprescindibles en toda ludoteca que se precie.

El pasado 14 de octubre hemos rendido un sentido homenaje a Dreamcast, una máquina que supuso el fin de un ciclo, la reconversión de Sega en third party y la llegada de Microsoft al mercado de los videojuegos. No se puede negar que ha sido una plataforma que dejó huella en este mundillo, con un gran catálogo e importantes funcionalidades online que marcaron las tendencias posteriores. A pesar de que intentamos cubrir tanto catálogo como nos fue posible en el artículo homenaje, la cantidad de productos de la más alta calidad es tal que hemos querido centrarnos ahora en los grandes juegos que dieron forma a la leyenda que es Dreamcast. Así pues, vamos a repasar los que, en nuestra opinión, son los 100 mejores juegos de la última máquina de Sega, contando todos los territorios, para no desmerecer a las joyas que no llegaron a nuestras fronteras.

100.- El Dorado Gate 1-7
Han sido pocos los juegos de Dreamcast que no salieron del Mercado nipón, pero los casos concretos en los que nos hemos visto privados de ellos, ha sido una verdadera pérdida. El Dorado Gate es un gran RPG, de las últimas grandes creaciones del género de Capcom, lanzada en exclusiva para la plataforma de Sega. Compuestade siete capítulos (episódicos y componiendo todos un argumento completo), que fueron lanzados cada dos meses, se nos narra la historia de doce personajes que, con la ayuda de Bantross, atraviesan sus propias historias personales antes de reunirse para acabar con la amenaza de poderosos dioses que pretenden acabar con la paz en el mundo. No es el juego más espectacular a nivel visual de Dreamcast, pero su jugabilidad, el encanto de sus personajes y su interesante argumento lo convirtieron en una apuesta excelente para los amantes del género.

Los 100 imprescindibles de Dreamcast, Parte 199.- Virtua Athlete 2000
Una de las primeras incursiones de Sega en el género deportivo del atletismo, aunque ni de lejos la más satisfactoria, pero con virtudes interesantes que lo convertían en una propuesta interesante para los amantes del género. Con unos gráficos bastante vistosos y un interesante puñado de pruebas, el juego se convertía en un experimento sencillo que se basaba demasiado en la pulsación de botones, sin suponer grandes pruebas de habilidad. No obstante, y como todo título de estas características, está enfocado a un público muy particular, y sobre todo para disfrutar contra amigos (hasta 4 usuarios en esta ocasión).

/es/node/Array

98.- The Ring: Terror's Realm
No cabe duda alguna de que este survival horror está pensado, sobre todo, para los amantes y conocedores de la franquicia de terror creada por Koji Suzuki. Originalmente, se trataba de tres novelas, de las cuales el cine ignoró en gran medida la segunda y nunca se tuvo en cuenta la tercera. No obstante, este juego está ambientado en el marco de Loop, la novela final de la historia, en la que nos encontramos grandes sorpresas argumentales. No faltará la cinta maldita ni las apariciones de Sadako Yamamura mientras nos movemos entre dos mundos muy diferentes, estando uno poblado de criaturas imposibles y oscuridad. La linterna será un elemento básico de la jugabilidad, y pese a que el juego no es demasiado largo, deja muy buenas sensaciones, eso sí, como ya hemos dicho, si se tiene un conocimiento amplio de la mitología de la obra literaria original.

97.- Sakura Taisen 1-4
Sega y Red Entertainment dieron vida a una de las franquicias más icónicas de la compañía nipona, aunque fuera de sus fronteras de origen se la conoce como Sakura Wars, en parte gracias a las series de animación y los manga basados en las aventuras de la Compañía de Combate Imperial. Nos encontramos en una versión steampunk de Tokio, que vive bajo la amenaza siempre constante de diversos demonios. Afortunadamente, está la Compañía, un grupo de jóvenes chicas que trabajas como actrices y defienden la ciudad a bordo de las Kôbu, unas armaduras de combate particulares. Juegos de estrategia que, desgraciadamente, no salieron de Japón, y que se reúnen en Dreamcast: cuatro entregas (siendo dos revisiones de los originales de Saturn), todas ellas de gran calidad. La quinta entrega no es precisamente la mejor, pero es bastante atractiva y será la primera que salga de Japón, para PlayStation 2 y Wii.

96.- Mortal Kombat Gold
Mortal Kombat 4 fue el estreno de la franquicia de Midway en las tres dimensiones, un título cargado de acción y muy intenso, que conseguía trasladar con bastante acierto todas las señas de identidad del torneo. No obstante, la versión para Dreamcast recibía la coletilla de Gold, dado que se trataba, con diferencia, de la mejor entrega. No sólo mantenía todas las características del original, sino que además incluía más personajes (Kitana, mileena, Cyrax, Baraka, Sektor y Kung Lao), nuevos escenarios, un sistema de armas y secuencias de mucha calidad para narrar la historia de los personajes. Todo ello con una mayor calidad tanto visual como sonora, así como una jugabilidad bastante buena. Sufrió en el mercado, básicamente, por salir tarde con respecto a las demás versiones y estar tan próximo a Soul Calibur.

95.- Airforce Delta
Konami sorprendería a propios y extraños con Airforce Delta, un completo y satisfactorio juego de simulación aérea aunque con un marcado estilo arcade. Nos metemos en la piel de un caza recompensas al que le ordenan superar una serie de misiones militares, adquiriendo recompensas que luego puede invertir en mejores aviones. Su jugabilidad era muy sencilla, y se potenciaba ese estilo arcade que hacía el juego accesible a un mayor número de usuarios, luchando por la velocidad de nuestros movimientos y disparos en vez de intentar ofrecer un simulador puro y duro. La mezcla de estilos resultó ser muy agradable, y se convirtió en uno de los mejores títulos aéreos de la época.

Los 100 imprescindibles de Dreamcast, Parte 194.- Prince of Persia: Arabian Nights
El estreno del Príncipe de Persia en las tres dimensiones estuvo acompañado de bastantes altibajos y problemas durante el desarrollo, pero no obstante, resultó ser un título notable, con detalles muy satisfactorios. La versión para Dreamcast llegó un año después que la de PC, y por eso mismo se aprovechó para pulir y arreglar todos los problemas de jugabilidad, bugs y cámara, dejándonos con la mejor versión de este tercer capítulo en la franquicia. El príncipe y el sultán visitan a Assan, el hermano del sultán. No obstante, era una encerrona, todo por culpa de una promesa no cumplida del sultán a su hermano, y este encierra al príncipe para que así la hija del sultán se case con su hijo Rugnor. La cosa se va complicando, pero nos deja con la dosis habitual de plataformas y acción con la espada.

Los 100 imprescindibles de Dreamcast, Parte 193.- Sega Worldwide Soccer 2000 Euro Edition
Fue en los inicios de Saturn cuando Sega decidió adentrarse en el mundo del fútbol para consola con Worldwide Soccer, en el año 1995. La serie continuaría con entregas del 97 y del 98, y se tomaría un descanso antes de pegar el salto a Dreamcast. No obstante, para esta versión se optó por dejar la franquicia en manos de Silicon Dreams, quienes desarrollaron un título que no dejó satisfecho a nadie con su jugabilidad tan extraña, indigna del gran acabado en ese apartado de las entregas anteriores. No obstante, con la llegada de la Eurocopa del año 2000, lanzaría una versión especial que redimiría la franquicia, y se convertiría en una de las mejores opciones para los amantes de este deporte poseedores de una Dreamcast.

92.- Shikigami no Shiro II
La obra de Alfa System es un claro ejemplo de la longevidad de la que gozó Dreamcast, más allá del cese de producción determinado por Sega. Estamos ante un shooter de scroll vertical, un 'matamarcianos' de corte tradicional, que llegó a la máquina de Sega en el año 2004. Conocido fuera de Japón como Castle of Shikigami 2, todo gira en torno a un castillo gigantesco que aparece sobre la ciudad de Tokio, desencadenándose una batalla entre la humanidad y los dioses. Tenemos cinco escenarios con dos niveles cada uno, con sus respectivos jefes finales, y con abundantes escenas de vídeo contándonos la historia de los diferentes personajes. Serán siete protagonistas (más uno secreto), que podremos combinar como deseemos para superar la aventura con cambios en los diálogos, y cinco niveles de dificultad. Un gran shooter.

Los 100 imprescindibles de Dreamcast, Parte 191.- Sonic Shuffle
En pleno apogeo del éxito de Mario Party, Sega quiso ofertar a los usuarios de Dreamcast de su propia versión, protagonizada por su mascota. Sonic Shuffle es un juego de tablero, en el que el objetivo es conseguir recuperar las esmeraldas del caos. La peculiaridad radica en que, para moverse, no se tira un dado, sino que se utilizan las cartas que se van recibiendo constantemente durante la partida, debiendo calcular bien nuestros movimientos. Los minijuegos son muy divertidos, y en algunas casillas hay secuencias de acontecimientos que nos narran historias adicionales, pero que desgraciadamente, ralentizan un poco el avance de la partida. Si a esto le sumamos los numerosos y extensos tiempos de carga, da la sensación de que el juego podría haber llegado mucho más lejos de haber estado con un poco más de tiempo en el horno.

Los 100 imprescindibles de Dreamcast, Parte 190.- Illbleed
No son pocas las obras de terror que han visto la luz a lo largo de la historia de los videojuegos, pero pocas propuestas han sido tan originales como la de Illbleed. La protagonista, Eriko Christy, debe atravesar un parque temático de terror, con diferentes casas y atracciones mortíferas; el objetivo es llegar al final con vida para llevarse un premio de cien millones de dólares. No será fácil, ya que estaremos desarmados y deberemos avanzar lentamente, desconfiando de cada esquina y cada objeto, atendiendo a nuestros sentidos para localizar las posibles sorpresas antes de que nos pillen desprevenidos, dado que en cualquier lugar nos podemos encontrar el susto que mine nuestra resistencia. En pantalla, siempre visible nuestra vida, adrenalina, pulso y corazón, a los que deberemos prestar atención para no perecer. Cinco personajes, siete niveles, e infinidad de sorpresas; no apto para corazones débiles.

89.- Sword of the Berserk
Lejos de limitarse a ser una simple adaptación del manga creado por Kentaro Miura, la primera encarnación jugable de Gatsu (luego vería la luz en PlayStation 2 con un título bastante inferior) nos ofrece un capítulo extra, adicional al propio manga, con unos valores de producción muy elevados. Gran acabado gráfico, con abundantes escenas de vídeo para narrarnos un intenso argumento, clave en el desarrollo de la historia del guerrero negro, así como una banda sonora inolvidable, con un nuevo tema principal, Forces 2, por Susumu Hirasawa, quien también se encargó de la banda sonora de la serie de animación. Una exquisita jugabilidad, en la que lucharíamos con las armas de Gatsu (espada gigante, ballesta, bombas…) contra ejércitos de criaturas demoníacas (con algunos cameos importantes como el de Zodd el Inmortal, o el caballero de la calavera), completaba un producto muy digno dentro del género de la acción, y una de las mejores licencias jugables basadas en un manga.

Los 100 imprescindibles de Dreamcast, Parte 188.- Tech Romancer
De nuevo Capcom, de nuevo un juego de lucha, pero esta vez, uno muy particular. Tech Romancer se basa principalmente en el género tan particular de los Mecha, los robots gigantes nipones tan conocidos. Los diseños del juego corrieron a cargo de Studio Nue, unos expertos en el género (con Macross o Gundam en su curriculum) que hicieron un gran trabajo a la hora de completar un atractivo estilo visual. Un satisfatorio número de personajes y variados modos de juego (en Japón incluso con funcionalidades online) que completaban un título interesante, pero que requería abundante experiencia para llegar a controlar a la perfección las bestias robóticas que tendremos a nuestra disposición.

Los 100 imprescindibles de Dreamcast, Parte 187.- Time Stalkers
Uno de los pocos RPG de Dreamcast que llegaron a nuestro país, y con el lujo de, además, hacerlo en perfecto español. Los gráficos no eran de lo mejor que disfrutamos en la máquina de Sega, pero su planteamiento era bastante curioso y peculiar; principalmente, por su línea argumental continua, que no deja de evolucionar y seguir adelante incluso más allá del final del juego. Empezábamos controlando a Sword, pero con el paso de las mazmorras podríamos dominar a otros personajes. Otro aspecto curioso es que el mundo estaba formado por partes de otros mundos, y las mazmorras se generaban aleatoriamente. Un juego de rol puro en esencia, basado en la exploración, la obtención de objetos y el cumplir con determinadas misiones secundarias de diverso tipo.

Los 100 imprescindibles de Dreamcast, Parte 186.- Confidential Mission
A nadie se le escapa que Sega fue, durante años, la reina de los salones recreativos. Dignos de mención eran sus títulos de pistola de luz, que incluso a día de hoy siguen siendo un referente del género. Posiblemente uno de los menos conocidos, pero a tan buen nivel como todos los demás, Confidential Mission contó con una adaptación a Dreamcast obra de Hitmaker. El propio planteamiento de juego permitía un trabajo directo y sencillo, manteniendo todas las características del original inalteradas; incluso el uso de objetos propios de espías, ya que los protagonistas, Howard Gibson y Jean Clifford, eran miembros de la CFM que intentaban detener a un grupo terrorista que había robado un satélite. Acción rápida y diversión única para dos jugadores, con un marcado sabor a James Bond.

Los 100 imprescindibles de Dreamcast, Parte 185.- Zombie Revenge
Cualquiera que haya visto o disfrutado de Zombie Revenge, se habrá percatado de algunos detalles bastante particulares: el diseño de los zombies, la idea, incluso una fase ambientada en la mansión del primer House of the Dead. No se trata de guiños, ya que la intención inicial de este juego era la de llevar el título de la franquicia de disparos, en calidad de spin-off; no obstante, al final se optó por cambiar el nombre y tratarlo como licencia propia, pese a mantenerse las obvias similitudes. Tenemos, por tanto, un beat'em up callejero de la vieja escuela, con infinidad de zombies y criaturas imposibles, gráficos tridimensionales, tres personajes bien diferenciados, y un buen puñado de armas para utilizar contra los enemigos. Escaso, pero muy divertido, sobre todo jugando con un amigo.

Los 100 imprescindibles de Dreamcast, Parte 184.- The Typing of the Dead
Sin lugar a dudas, este es uno de los juegos más originales que hayan visto la luz en plataforma alguna. Se mantiene fielmente el argumento, planteamiento, apartado visual, enemigos, efectos de sonido y carisma de The House of the Dead 2, pero se introduce un cambio jugable básico: donde antes utilizábamos la pistola de luz para acabar con las hordas de zombies, ahora tenemos un teclado, y el objetivo es escribir las palabras indicadas sobre cada enemigo para eliminarlos. Un completo ejercicio de mecanografía que conseguía que mejorásemos nuestras pulsaciones por minuto, además de poder practicar nuestro inglés o japonés, las únicas versiones que salieron al mercado (no llegamos a verlo en nuestro continente).

Los 100 imprescindibles de Dreamcast, Parte 183.- D2
No es la primera vez que recordamos en estas páginas la bastante desconocida, pero excelente, trilogía de Laura ideada por Kenji Eno, compuesta por D, Enemy Zero y D2. Este último ha sido el capítulo peor parado de todos ellos, principalmente por culpa de los cambios apurados de desarrollo. Ideado de primeras para la M2 de Panasonic, cuando la compañía decidió que no vería la luz dicha plataforma, WARP (la compañía de Kenji Eno) decidió crearlo desde cero para Dreamcast, dejando a un lado las ideas originales. Así pues, tenemos un título de terror en una montaña nevada; un meteorito destrozó el avión en el que viajaba Laura, y cuando se despierta se encuentra en una pesadilla similar a La Cosa, con criaturas que mutan a los seres vivos. Así pues, es una lucha contra los seres enemigos y contra la propia naturaleza, debiendo cazar para alimentarnos. Un juego largo e intenso, con altas dosis de gore y algo de sexo, pero también uno de los survival horror más exigentes de la historia.

Los 100 imprescindibles de Dreamcast, Parte 182.- Sega Smash Pack
No podían faltar en una máquina como Dreamcast los recopilatorios de títulos clásicos de Sega, y parece que estaban pensando en realizar una serie de lanzamientos dado que el que vio la luz llevaba la coletilla de 'Volume 1'. No obstante, dado que llegó al final del ciclo vital de la consola, fue el único que apareció en el mercado. Básicamente, se trataba de una recopilación de doce juegos: Sonic the Hedgehog, Streets of Rage 2, Virtua Cop 2, Golden Axe, Phantasy Star II, Altered Beast, Shining Force, Revenge of Shinobi, Vectorman, Columns, Sega Swirl y Wrestle War. La mayoría de la lista habla por sí sola, títulos de mucha calidad a precio reducido.

81.- Zero Gunner 2
Parece un shooter más, pero lo cierto es que ofrece algunas características particulares que le hicieron destacar dentro de un género bastante saturado, especialmente en el mercado nipón. Zero Gunner 2 se ambienta en un futuro próximo, donde la compañía Igem acaba desarrollando una máquina capaz de controlar el clima y, con ella, pretenden hacerse con el control del mundo. El escuadrón Zero Gunner, compuesto por tres helicópteros, intentará evitarlo, recorriendo 7 escenarios diferentes, con 9 niveles de dificultad disponibles. Para uno o dos jugadores, como suele ser habitual, no faltan las pantallas llenas de enemigos y los objetos potenciadores, pero con la peculiaridad de que el helicóptero puede girar 360 grados, disparando en todas las direcciones posibles. Algo que deberemos dominar para llegar con vida al final de esta aventura.

Los 100 imprescindibles de Dreamcast, Parte 180.- Blue Stinger
Uno de los primeros juegos de Dreamcast (en Estados Unidos salió a la venta antes que la propia consola), y un nuevo survival horror que pasaba a engrosar el catálogo de una consola que contaría con abundantes representantes del género. Pero Blue Stinger contaba con una baza extra: la sorpresa, al llegar en un momento en el que empezábamos a ver el potencial de la máquina de Sega. Eliot Ballade está de vacaciones en Dinosaur Island, cuando un meteorito cae sobre ella y la deja aislada por un campo de energía; los habitantes de la isla empiezan a mutar en terribles criaturas, y Eliot se encuentra con Nephilim, una criatura alienígena que ayuda a Eliot y su compañero Dogs a avanzar por una aventura cargada de tensión y peligro. Sus entornos completamente tridimensionales eran una gran novedad para la época, y podíamos usar un gran número de armas para acabar con los enemigos, con ataques a distancia y cuerpo a cuerpo. Virtudes le sobraban para sorprender a los primeros usuarios de Dreamcast.

79.- JoJo's Bizarre Adventure
Si hay un género en el que ha destacado Dreamcast ha sido en el de la lucha, ya que han visto la luz abundantes títulos de gran calidad, la gran mayoría proveniente de Capcom, una de las grandes valedoras de la plataforma. Tal vez uno de los menos conocidos, pero no carente de encanto, es este JoJo's Bizarre Adventure; basado en el manga de Hirohiko Araki, el título de Dreamcast es una adaptación de la recreativa homónima, basada en el tercer arco argumental del manga. Unos sprites bien definidos, junto con espectaculares efectos de luz, daban vida a la magia del manga, logrando un título bastante bello que, ante todo, hacía gala de la completa, profunda y dinámica jugabilidad de la que suelen hacer gala las creaciones de Capcom en este género. Especialmente pensado para los amantes de la obra original, pero satisfactorio para todo aquel que busque un buen juego de lucha.

Los 100 imprescindibles de Dreamcast, Parte 178.- The Last Blade 1 / The Last Blade 2
Si bien Capcom fue una de las principales valedoras de Dreamcast, no se puede decir que SNK se haya quedado muy rezagada, ya que con su gran cantidad de aportaciones al género de la lucha contribuyó sobremanera al excelente catálogo del que puede presumir a día de hoy la consola de Sega. Una de las menos conocidas, pero no por ello carente de calidad, es la franquicia The Last Blade, para muchos de las mejores obras de SNK. En Dreamcast saldrían las dos primeras entregas de este heredero espiritual del sistema de Samurai Shodown: un juego de lucha 2D en el que los personajes utilizan armas, pudiendo seleccionar el estilo de lucha ('Speed' o 'Power', con modificaciones importantes durante el combate), y sobre todo, con el excelente estilo visual, de formas bien definidas, que caracterizó a la compañía durante años.

77.- V-Rally 2
Uno de los mejores juegos de rally de todos los tiempos, que mostró su cara más perfecta en Dreamcast, donde luciría el subtítulo de 'Expert Edition', a diferencia de la entrega para PlayStation, que era 'Championship Edition'. El juego en sí nos ofrecía una completa y realista simulación de la competición, poniendo a nuestra disposición 26 vehículos más de 80 circuitos originales (básicamente, todos los coches y pistas del campeonato World Rally Championsip del año 1999). Una propuesta excelente para los amantes de los rally que prefieran una alternativa más realista y exigente, con menos enfoque arcade que el también soberbio Sega Rally 2.

76.- Tomb Raider The Last Revelation / Tomb Raider Chronicles
Puede que no hubiese un Tomb Raider desarrollado específicamente para Dreamcast, y que los usuarios debiesen conformarse con dos ports de los capítulos cuarto y quinto de la franquicia que salían también en la menos potente PlayStation, plataforma base de desarrollo. Pero esto es fácil de perdonar, ya que, pese al menor potencial técnico, una consola no estaría completa sin Lara Croft, y Dreamcast nos permitió disfrutar de dos entregas. Tal vez no las mejores, pero que pese a todo conservaban el encanto de la protagonista y las señas de identidad que la convirtieron en un ídolo de masas; además, aunque no explotaban el potencial de la consola, sí que se notaba una mayor nitidez y polígonos algo más cuidados con respecto a las versiones de 32 bits. Ideales para los amantes de las aventuras y de la propia Lara, ya que se trata del arco argumental más controvertido de toda su historia, con la presunta muerte de la protagonista…

Los 100 imprescindibles de Dreamcast, Parte 175.- Dino Crisis
De nuevo Capcom, con una adaptación del inesperado survival horror con el que sorprendió a propios y extraños tras el éxito de Resident Evil. Cambiando a los zombies por un buen plantel de dinosaurios hambrientos, pero respetando la mecánica, la tensión y, sobre todo, con un argumento que nos incita a seguir adelante y saber más sobre los sucesos acontecidos. Regina y su equipo se adentran en una instalación donde intentarán detener la amenaza de velocirraptores y tiranosaurios, en una aventura intensa y cargada de sustos y sorpresas inesperadas, algunas no aptas para corazones sensibles. Disfrutar de este juego en su mejor versión (una vez más, se aprovechó la mayor potencia de la máquina de Sega para darle pequeñas mejoras técnicas) es algo que nos hace preguntarnos qué hicimos para merecer Dino Crisis 3.

Los 100 imprescindibles de Dreamcast, Parte 174.- Alien Front Online
Estamos ante uno de esos juegos en los que se percibe el paso adelante que era Dreamcast en el mundo de los videojuegos, con ese acceso ilimitado a Internet. Alien Front llegó en los últimos compases de la vida de la consola, pero WOW Entertainment hizo un muy buen trabajo para crear un título de acción impresionante, con la posibilidad de jugar hasta ocho jugadores online. Era posible jugar en solitario, pero Alien Front mostraba todo su potencial y explotaba todas sus virtudes en el multijugador. Dos facciones, humanos y alienígenas, se enfrentaban en intensas batallas en escenarios interactivos y de dimensiones gigantescas. Todo esto sin grandes problemas de lag y, por si fuera poco, los usuarios podían comunicarse con su voz gracias al micrófono de Dreamcast; una opción que a día de hoy ya no es posible, lo cual es una verdadera pena.

Los 100 imprescindibles de Dreamcast, Parte 173.- Worms Armageddon
Otro juego que sirve como muestra de que a Dreamcast no le faltó prácticamente de nada. Los famosos gusanos en pie de guerra de Team 17 no faltaron a la cita con la consola de Sega, y nos ofrecieron su versión más alocada y divertida con la versión más completa de su conflicto bélico. Considerado por muchos como el último gran Worms, nos encontramos con una guerra entre gusanos, con hasta ocho por equipo, que se enfrentan unos a otros con un completo arsenal de armas, tales como escopetas, bazookas, ataques aéreos, granadas santas, misiles teledirigidos, ovejas… Mucho sentido del humor y grandes posibilidades tácticas, tanto defensivas como de ataque, completan un título muy recomendable en cualquiera de sus versiones.

72.- AeroWings / AeroWings 2
Basta con decir que el juego, en su versión japonesa, contaba con la licencia del equipo acrobático de la fuerza de defensa aérea nipona, para hacernos una idea de la calidad que atesora este GD-Rom. AeroWings es, posiblemente, uno de los más atractivos juegos de simulación aérea que se haya visto en consola, y no sólo por su excelente acabado técnico, con gráficos realistas y detallados, sino también por su jugabilidad precisa. El objetivo en la primera entrega es llegar a dominar el avión, conocer todos los entresijos de nuestra nave para llegar a realizar las increíbles acrobacias que nos propone el juego. No obstante, en la segunda entrega pasaríamos a lo gordo: dejaríamos el entrenamiento para las acrobacias para empezar con el entrenamiento de combate. Sin mojarse nunca como un título de combate directamente, ambas entregas se convierten en simuladores de calidad y bases de entrenamiento muy cuidadas; una propuesta no muy habitual en el mercado.

71.- Tokyo Xtreme Racer / Tokyo Xtreme Racer 2
Genki aprovechó los primeros meses de vida de Dreamcast para ofrecernos un juego de conducción atípico, pero muy divertido: nos sumergíamos en las noches de Tokio, donde retábamos a otros rivales en épicas carreras a toda velocidad por las autopistas de la capital nipona. El plantel de vehículos era muy extenso, y en gran medida compensaba la escasez de escenarios: vehículos de Toyota, Nissan, Mazda, Mitsubishi, Subaru, Honda, Porsche, e incluso algunos invitados de los manga y serie de animación de la misma temática, como Initial D. Un año después, llegaría una secuela que mejoraba bastante, a nivel técnico, al original, y se convertía en un referente del género dentro del catálogo de Dreamcast. No en vano, su capacidad de diversión y su estilo arcade desenfadado conseguían ofrecer un tipo de juego muy distinto al que otros competidores intentaban vendernos.

70.- Evolution / Evolution 2
Sting creó una franquicia de RPG exclusiva de Dreamast (que pese a intentar seguir viva en GameCube, el resultado fue bastante desolador) que abogaba por la sencillez, pero destilaba encanto por todos sus poros. Con un estilo visual sencillo, de dibujos animados, Evolution nos narraba la historia de unos jóvenes, Mag y Linear, que se dedican a la búsqueda de tesoros; en sus viajes, el príncipe Eugene les preguntaría por un artefacto llamado Evolutia, del que nunca oyeran nada. No obstante, se interesarían por el artefacto y el devenir de los acontecimientos estaría cargado de sorpresas. La secuela seguiría desde donde lo dejó el primero, donde Mag y compañía intentarán convertirse en los mayores aventureros del mundo. Sencillo en todo momento, tiene algunas particularidades: algunas mazmorras que se generan aleatoriamente, la ausencia de puntos de experiencia (se reciben puntos de habilidad para aprender técnicas), o el uso de artefactos por parte de los personajes.

Los 100 imprescindibles de Dreamcast, Parte 169.- Outtrigger
Pocas recreativas de Sega se han librado del proceso de conversión a Dreamcast, y Outtrigger no iba a ser menos. Creado por AM2, originalmente pensado para la placa Sega NAOMI, el juego es un shooter en primera persona (pudiendo utilizar una vista en tercera persona que complica bastante las cosas, más que ser una ayuda) con un completo modo historia (en el que se nos narraba cómo la organización Interforce intentaba acabar con una serie de ataques terroristas a instalaciones militares) pero, además, la posibilidad de competir hasta seis jugadores, ya sea en la misma consola o a través de Internet. Hay cuatro tipos de personaje, cada uno con sus propias armas y diferentes atributos, lo cual dotaba al juego de un cierto toque táctico, al haber algunos que se prestaban más que otros a ciertos escenarios y uso de ítems.

Los 100 imprescindibles de Dreamcast, Parte 168.- Alone in the Dark: The New Nightmare
En 2001, Infogrames intentó revitalizar una de sus franquicias estrella, Alone in the Dark. El primer survival horror tridimensional quería recuperar su trono, del que se había visto desplazado por infinidad de títulos de gran calidad. Así pues, nos encontramos con una nueva línea argumental ambientada en el año 2001, en la que Edward Carnby decide seguir con la investigación de su difunto amigo Charles Fiske, en búsqueda de tres antiguas tablillas capaces de liberar un poder terrible sobre la tierra. Estará acompañado de Aline Cedrac, aunque se verán separados al inicio de la aventura; de este modo, tendremos dos juegos diferentes, la parte de Carnby con más acción y la de Aline con más puzzles. Un juego que sigue las directrices básicas del género en aquella época, con un innovador e interesante sistema de luz, en el que la linterna se convierte en un elemento básico de la jugabilidad.

Los 100 imprescindibles de Dreamcast, Parte 167.- Virtua Striker 2
Seguramente, estemos ante la mejor alternativa futbolística del catálogo de Dreamcast. Tal vez no sea un simulador muy profundo, ni cuente con gran cantidad de clubes y licencias, pero tiene un encanto arcade muy especial, heredado de las recreativas. Con un muy buen acabado gráfico, y detalles que lo convertían en uno de los más bellos títulos del deporte rey en la época, pecaba de una jugabilidad que no conseguía estar al nivel esperado o casi obligado para un tipo de juego que debería destacar por su flexibilidad y posibilidades sobre el campo. No obstante, su estilo arcade era único y tenía detalles humorísticos muy satisfactorios en forma de equipos secretos ridículos.

Los 100 imprescindibles de Dreamcast, Parte 166.- Plasma Sword
Otro título de lucha de Capcom, que nos lleva ahora a un campo de batalla futurista en una secuela de Star Gladiator. Según parece, los acontecimientos de la entrega anterior desencadenaron una nueva situación de caos, en la que más de una veintena de personajes se enfrentarán en pos de acabar con la amenaza de Bilstein. Plasma Sword es un juego de lucha 3D, pero con toques propios de Capcom que requieren realizar movimientos concretos con el mando para conseguir realizar ataques especiales, más allá de los combos obtenidos mediante la combinación de botones. La principal curiosidad del juego, el llamado Plasma Field, una barrera que puede encerrar a los dos luchadores y que, de este modo, sea más difícil escapar del rival. Un buen juego de lucha uno contra uno.

Los 100 imprescindibles de Dreamcast, Parte 165.- Virtua Cop 2
Pese a que este juego ya había salido para Sega Saturn, y que estaba incluido en el Smash Pack, Virtua Cop 2 también llegaría como título independiente para Dreamcast. A diferencia del port de Smash Pack, esta versión está cuidada y tratada para que funcione a la perfección en la 128 bits de Sega. Le pesaba, eso sí, el ser un título con cinco años de antigüedad, ya que no conseguía sorprender en ninguno de sus aspectos; pero esto no implica negar la realidad de que estamos ante uno de los mejores juegos de disparos jamás creados, una leyenda en los salones recreativos que podíamos disfrutar en nuestros hogares gracias a la Light Gun de Dreamcast. En el año 2000 no supuso una revolución ni una gran innovación, pero conseguía divertir como antaño.

Los 100 imprescindibles de Dreamcast, Parte 164.- Record of Lodoss War
Sorprende bastante ver cómo se ha utilizado esta licencia, ya que la entrega de Dreamcast poco o nada recuerda al alegre y estilizado estilo del manga y el anime originales. Tal vez por eso haya sido la única entrega de basada en la licencia que llegase a salir fuera del país nipón, y en gran medida se acabó convirtiendo en un título de culto para los usuarios de la máquina de Sega. Estamos ante un juego de rol de corte occidental, que recuerda mucho en su planteamiento a los Diablo y Baldur's Gate, donde recorreremos infinidad de mazmorras mejorando nuestras habilidades, con el objetivo de eliminar a Cardice, la diosa de la destrucción. En la piel de un héroe resucitado por el mago Wart, creceremos mediante las tradicionales subidas de nivel, además de poder crear nuestras propias armas y equipo. Muy recomendable para los amantes del género.

Los 100 imprescindibles de Dreamcast, Parte 163.- Hundred Swords
Fuera de Japón, es posible que sea más conocida la entrega para PC de este mismo juego, una creación de Smilebit que nos transportaba a un mundo de fantasía en el que se desarrollaba una gran guerra de la que seríamos personajes principales. Un juego de estrategia en tiempo real que, además del modo historia, nos ofrecía la posibilidad de enfrentarnos a otros usuarios a través de Internet. Bastante sencillo en su jugabilidad, pero con abundante capacidad de diversión y con un buen abanico de opciones tácticas. Su acabado tridimensional cumplía bastante bien, sobre todo pensando en su desarrollo online; pero su principal virtud era la de convertirse en un juego de estrategia ideal para no iniciados en el género, pero con bastante complejidad para los expertos.

Los 100 imprescindibles de Dreamcast, Parte 162.- Maken X
Atlus creó un gran título que sufrió bastante en su adaptación occidental (mala traducción, censura, etc), destacando la versión nipona original como la opción más recomendable. Lo curioso de este juego es que el protagonismo recae directamente sobre el arma que utilizaremos, una espada demoníaca con la posibilidad de atacar el cerebro de los enemigos y utilizarlos para nuestro beneficio. Pese a ser un shooter en primera persona, el arma será la espada, y deberemos luchar mucho en el cuerpo a cuerpo para llegar hasta el final de un juego que no nos ponía las cosas nada sencillas. Además, presentaba algunos de los enemigos finales más sorprendentes que se hubiesen visto, por aquel entonces, en juegos de estas características.

Los 100 imprescindibles de Dreamcast, Parte 161.- Spawn: In the Demon's Hand
Otra vez Capcom, una vez más en exclusiva para Dreamcast, y esta vez utilizando una licencia de un cómic Norteamericano, algo poco habitual para un juego desarrollado por una compañía nipona. Lo curioso es que, pese a todo, se convirtió en el mejor título protagonizado por el antihéroe creado por Todd McFarlane; un juego de acción en tercera persona que, en realidad, se trataba de un juego de lucha tridimensional en el que los personajes hacían uso de sus habilidades particulares y de armas de todo tipo para acabar con los demás rivales. Un Deathmatch permanente que se adaptaba al modo para un jugador, con grandes y espectaculares jefes finales, así como al multijugador para hasta 8 rivales. Un total de 37 personajes, todos ellos salidos del universo Spawn, que dotaban de variedad a un título sangriento y oscuro.

60.- GigaWing / GigaWing 2
Los shooter de scroll vertical se prodigaron bastante en Dreamcast, y las dos entregas que vieron la luz en la máquina de Sega dejaron un gran sabor de boca a los aficionados al género. Con abundantes mejoras con respecto a la recreativa, Giga Wing conservaba todo su encanto, con 3 niveles iniciales diferentes según la nave controlada (cuatro para seleccionar), para un total de 7 fases (la última oculta y de difícil acceso). Cada nave tenía tres tipos de ataque, además de las tradicionales mejoras, bombas para ataques especiales, así como un escudo para reflejar los disparos enemigos. La segunda entrega partía de la misma base, pero con cinco naves, soporte para 4 jugadores, ránkings online y un modo Score Attack. Y si por algo destacó la franquicia es por sus puntuaciones imposibles y ridículamente exageradas, así como la saturación de balas y enemigos en los escenarios.

Los 100 imprescindibles de Dreamcast, Parte 159.- MDK 2
El primer juego fue una de esas raras genialidades de Dave Perry y su compañía, Shiny Entertainment. Podría decirse que la secuela es otra genialidad o, mejor dicho, una tan grande que chocó bastante contra un mercado que no la reconoció como se merecía. No obstante, estamos ante un gran título que sufrió, básicamente, por su elevada dificultad, que lo convertía en un juego no apto para todo tipo de usuarios. Cargado de humor, y con abundantes guiños al mundo del cómic, MDK2 nos presenta tres protagonistas diferentes: Kurt Hectic, Max y el doctor Fluke Hawkings. Con el primero, tendremos grandes escenarios para explorar, siendo recomendable acabar con los enemigos desde lejos, con nuestras habilidades de francotirador; Max, el perro robótico de seis patas, destaca por disparar con cuatro armas a la vez, ofreciéndonos niveles directos y sencillos de acabar con todo lo que se mueva; por último, tenemos al doctor, con quien deberemos superar puzzles, uno tras otro.

Los 100 imprescindibles de Dreamcast, Parte 158.- Heavy Metal: Geomatrix
Capcom vuelve a sorprendernos con una licencia norteamericana; en este caso, se trata de la revista Heavy metal, conocida por su mezcla de fantasía oscura, ciencia ficción y grandes dosis de erotismo. Estamos ante un nuevo juego de acción en tercera persona basado en el Deathmatch, similar al estilo de combate de Spawn: In the Demon's Hand. Siguiendo las directrices de dicho título, pero centrándose más en el multijugador si cabe, cuatro personajes (o usuarios) se enfrentan en grandes y extensos campos de batalla, explotando el universo cyberpunk de la licencia en cuestión; es decir, más que el cuerpo a cuerpo, aquí se trata de acabar con el enemigo a base de grandes armas, esparcidas por el escenario; todo esto con una potente banda sonora acompañante, con temas de Megadeth, WASP, Corrosion of Conformity o Halford, entre otros.

Los 100 imprescindibles de Dreamcast, Parte 157.- Silver
El juego de rol de Infogrames para PC llegaría también a Dreamcast de la mano de Spiral House. En este salto a las consolas, seríamos testigos de un cambio fundamental, ya que tendríamos control directo sobre el personaje protagonista, en vez de guiarle con el puntero del ratón. La historia nos narra cómo David debe recuperar a su esposa, la cual ha caído en las garras del malvado Silver, y nos llevará por abundantes mazmorras y escenarios, reuniendo fuentes de poder que nos ayuden en nuestra cruzada. El juego nos presentaba bellos y detallados escenarios pre-reenderizados y estáticos, muy pulidos, sobre los cuales se movían personajes tridimensionales. El acabado es muy bello, y el juego es bastante agradable de jugar; pena de su corta duración y su sencillez.

Los 100 imprescindibles de Dreamcast, Parte 156.- Fur Fighters
Una de las propuestas más inesperadas de Dreamcast era un juego de acción en tercera persona protagonizado por peluches, obra de Bizarre Creations. De por sí, el juego no distaba mucho de los juegos del género habituales durante aquella época, ofreciéndonos tanto un completo modo historia como un Deathmatch para hasta cuatro usuarios. Pero al estar protagonizado por peluches, todo está dotado de un toque cómico muy satisfactorio, tanto escenarios como armas, y toda apología a la violencia se ve reducida a ver relleno volando por el escenario. Seis personajes principales que intentan recuperar a las crías secuestradas por el villano de turno, el General Viggo, cada uno con sus particularidades propias, y escenarios amplios por explorar, con abundantes armas ocultas. No tuvo la repercusión en ventas que se merecía, pero fue uno de los títulos más apreciados de Dreamcast por la crítica durante el año 2000.

Los 100 imprescindibles de Dreamcast, Parte 155.- Fighting Vipers 2
La que fue una franquicia estrella de Sega, se vio limitada a tan sólo un par de entregas, la primera en Saturn (donde también protagonizaría el crossover de Fighters Megamix) y la segunda en Dreamcast. Fighting Vipers 2, en su versión doméstica, cometió el error de salir tres años más tarde que la versión recreativa, cuando el mercado de la máquina de Sega estaba ya sobresaturado de títulos de lucha de la más alta calidad. Regresaba todo el plantel del capítulo original, y se añadían cuatro nuevos luchadores. La peculiaridad del juego radica en que todos los luchadores llevan armadura, y es posible romperlas durante el combate para infligir más daño al rival. Combates intensos en un universo muy particular, que se quedó desfasado demasiado pronto pero atesoraba bastante calidad.

Los 100 imprescindibles de Dreamcast, Parte 154.- Toy Commander
Cuando se empezaron a dejar ver los primeros títulos de Dreamcast para nuestro país, había uno muy peculiar que sorprendía por su buena definición gráfica y, sobre todo, por su planteamiento. Se trataba de Toy Commander, obra de No Cliché, que nos presentaba lo que la máquina de Sega era capaz de hacer, pero sin salir de nuestra propia casa. Andy ha adquirido nuevos juguetes, relegando al ostracismo a sus favoritos de la infancia; estos, liderados por el Osito de Andy, buscarán venganza e intentarán destruir a los recién llegados. Nosotros nos metíamos en el plástico de los nuevos soldados, tanques y aviones, luchando en este título de acción por sobrevivir en nuestro propio hogar. Intenso, muy jugable y con variedad de opciones de control. Además, el modo historia se complementaba con un multijugador para hasta cuatro usuarios.

53.- Resident Evil 2 / Resident Evil 3
Poco más que decir ante estos dos juegos, cuyo título habla ya por sí solo a estas alturas. Dreamcast tuvo la suerte de contar en su catálogo con tres entregas de una de las mejores franquicias de survival horror de la historia. Resident Evil 2 venía en dos GD-Rom, con dos escenarios diferentes para Claire y Leon, varios finales, enemigos imposibles, una tensión milimétricamente calculada… No hay muchos juegos que puedan presumir de las cotas de calidad alcanzadas en la infestación zombie de Raccoon City. Para completar esa historia, Resident Evil 3: Nemesis nos volvía a poner en la piel de Jill Valentine, protagonista del primer capítulo, que intenta salir de la ciudad mientras huye de una incesante máquina de matar llamada Némesis. Un dúo de juegos terroríficos que siguen manteniendo su encanto pese a los años transcurridos.

52.- Dynamite Cop
Aunque no lo parezca, esta es una secuela de un juego arcade de gran éxito en occidente, Die Hard Arcade. Cierto es que la licencia de La Jungla de Cristal (con la cual se guardaban ciertas similitudes) favoreció mucho al título, originalmente llamado Dynamite Deka. Esta secuela seguía las mismas directrices, un beat'em up tridimensional en el que debíamos limpiar el escenario de enemigos y erradicar a poderosos y espectaculares jefes finales. En esta ocasión, nos veíamos en una misión marítima, en la que debíamos rescatar a la hija del presidente de una banda de piratas. Uno o dos jugadores podían participar en esta aventura, seleccionando a uno de los tres personajes disponibles, y con un gran número de secretos (como poder jugar con los protagonistas del original, o un juego clásico de Sega). Lastrado por su escasa longitud, pero divertido mientras dura.

Los 100 imprescindibles de Dreamcast, Parte 151.- Street Fighter Alpha 3
La culminación de la sub-serie de Street Fighter es, posiblemente, la que más revisiones y adaptaciones ha sufrido tras el clásico Street Fighter II. Veintiocho personajes de la recreativa, además de seis personajes adicionales para las versiones de consola, componían un plantel de nombres amplio y cargado de carisma. Además de una exquisita jugabilidad, y de buenos gráficos, así como los diferentes estilos de lucha (A-ism, V-ism y X-ism), las versiones de consola contaron con nuevos modos de juego. Concretamente, la de Dreamcast heredó todos los añadidos de la versión de PlayStation y, además, contó con nuevas características: un modo World Tour diferente, un ránking online, un modo Saikyo Dojo, e incluso contó con una revisión posterior que ofrecía un modo versus online. Más completo, imposible.