[GC] Alan Wake, Impresiones

Las noches de insomnio de Alan Wake están lejos de terminar. La próxima gran obra de Remedy ha estado presente, aunque un poco oculta, en la Gamescom de Colonia. No obstante, aún pese a estar en una zona sombría, lejos de los ojos del gran público, ha conseguido volver a encandilarnos con su gran narrativa, su belleza técnica y su más que interesante jugabilidad.

Las noches de insomnio de Alan Wake están lejos de terminar. La próxima gran obra de Remedy ha estado presente, aunque un poco oculta, en la Gamescom de Colonia. No obstante, aún pese a estar en una zona sombría, lejos de los ojos del gran público, ha conseguido volver a encandilarnos con su gran narrativa, su belleza técnica y su más que interesante jugabilidad.

Un juego denso, profundo e incomparable a cualquier otro, porque parece llevar más allá todas las convenciones en cuanto a juegos de terror y presión psicológica. Pocas veces la espera se ha hecho tan larga como con este título, que lleva acumulando bastantes retrasos, pero afortunadamente, ya le falta poco para llegar al mercado.

Sin desvelarse todavía muchos más detalles de la historia, nos recuerdan que Alan Wake es un escritor de éxito que ha perdido su inspiración. Además, su esposa Alice ha desaparecido, y el protagonista está convencido de que ha sido culpa suya; el motivo, que misteriosamente todo lo que ha escrito en su libro se está volviendo realidad. Estamos ante un nuevo nivel de thriller sobrenatural, con un argumento que estará cargado de sorpresas, de ganchos para atraer nuestra atención; gracias a esto, y al formato de serie de televisión, se consigue una atmósfera excelente, digna de las mejores producciones cinematográficas.

Con el formato televisivo nos referimos a que el juego está presentado en capítulos, con sus 'anteriormente en Alan Wake', y la narración en primera personaje del propio Alan Wake, que va comentando todos sus pensamientos mientras avanzamos. Los cambios de la iluminación son el elemento clave de esta aventura, ya que la oscuridad reina a nuestro alrededor y nos sobrecoge, sintiéndonos oprimidos en un mundo de tinieblas con la única ayuda de nuestra linterna. Al inicio de la demostración, Alan está en una cabaña con su amigo Barry, discutiendo el tema de la desaparición de su esposa.

Barry considera que lo mejor será hablar con el sheriff, pero Alan se muestra reticente asegurando que teme que los que se la han llevado a su esposa pueden matarla por dar pasos en falso. Al final acepta ir a hablar con el sheriff, pero antes de abandonar la cabaña, los desarrolladores nos muestran cómo reacciona nuestro amigo Barry si le apuntamos con la linterna a la cara: puede estornudar, o cabrearse si insistimos en cegarle con ella. Una vez fuera, vemos cómo mensajes ocultos en el escenario nos dan pistas e indicaciones para seguir adelante. Es el momento en el que nos enseñan el uso de las bengalas, disparándolas con una pistola.

Lo curioso del tema es que la bengala que hemos disparado ha atraído la atención de un helicóptero, que sobrevuela la zona poco después buscando los posibles motivos de aquel aviso luminoso. Alan avanza y se encuentra, un poco más adelante, con unas hojas del libro, que las lee y no tarda casi nada en hacerse real lo que incluyen aquellas páginas. Pronto, en el bosque en el que nos encontramos empieza a resonar un grito intenso, sonido de disparos, y a todas luces un enfrentamiento. Alan se dirige corriendo hacia el origen de todo este ruido, llegando a una cabaña en la que encontramos a Rusty, el sheriff que buscábamos, herido de gravedad.

Las incoherencias del representante de la ley dan a entender que algo malvado ha tenido que ver con lo acontecido allí, y aparecen unas sombras con hachas sobre las que, de forma casual, Alan descubre que son débiles a la luz. Un punto flaco que el protagonista pretende explotar enfrentándose con ellos; el sistema de combate, aunque aún no está muy claro cómo funcionará con el mando de control, consiste en iluminar a las sombras hasta que estén lo bastante debilitadas como para poder acabar con ellas con un disparo. El juego es tan espectacular que, cuando Alan está recargando el arma, supuestamente libre de criaturas (en un movimiento completamente natural e inocente a nivel de juego), un hacha se clava en la señal de tráfico justo delante de él.

Un gran grupo de criaturas se aproxima a nuestra situación, y Alan descubre que se han llevado al pobre Rusty mientras estábamos combatiendo en el exterior. Seguimos avanzando siguiendo el posible rastro de Rusty; los patios traseros y los bosques que recorremos están cargados de infinidad de criaturas, tanto humanoides como objetos que salen volando para intentar acabar con nosotros. El camino es muy complicado, y Alan empieza a explotar otras tácticas como disparar a los enemigos con las bengalas; sobre todo cuando le atacan en grupo, ya que la onda calorífica y lumínica se expande fácilmente con la gran explosión que se ocasiona.

Llega a un teleférico y mientras activa la energía, mantiene a los enemigos a raya gracias a una bengala encendida, que impide que se nos acerquen demasiado. Los desarrolladores destacan que no es necesario siempre enfrentarnos a ellos directamente, y en muchas ocasiones será mejor huir; nos muestran cómo hacerlo, escondiéndose en una nueva casa, pero la tranquilidad no durará demasiado. Una excavadora se activa enfrente de la edificación y nos ataca, derruyendo la casa y obligándonos a acabar con ella para poder seguir avanzando. Lo consigue lanzándole una bengala in extremis cuando está a punto de arrollarnos. Seguimos adelante, en una oscuridad cada vez más densa, y por fin encontramos a Rusty.

No obstante, nos atacan más sombras humanoides y una bandada de cuervos, por lo que no podemos evitar, mientras nos defendemos, que Rusty acabe pereciendo. La maquinaria pesada continúa siendo nuestra mayor pesadilla, y ahora es una grúa la que nos ataca. La pesadilla se hace cada vez más intensa, y Alan opta por subirse a un coche e ir al punto tranquilo junto al faro, donde la luz no se va ni durante la noche. Las luces del vehículo nos sirven para acabar con las criaturas que pueblan la carretera e intentan detenernos. Cuando nos alejamos, la cosa se tranquiliza y Alan comienza a analizar sus últimas horas. Llega al fin al faro y se siente seguro, pero de repente la luz del mismo se va y un torbellino negro se acerca hacia él, engulléndole y dejándonos con un duro continuará.

Los desarrolladores han añadido también algunos pequeños detalles adicionales a lo que hemos visto a nivel jugable. Para empezar, pese a que no han podido profundizar en el tema ni hablar de forma concreta, aseguran que la duración del título será respetable; la división en episodios se ha convertido el formato ideal para que los capítulos no se hagan excesivamente largos, para evitar el agotamiento del usuario. Poco más les hemos podidos sacar, dado que aseguran no tener nada que anunciar en cuanto a contenido descargable, y tan sólo nos prometen que Cthulu no tendrá nada que ver con el argumento del juego. Las incógnitas y los misterios son numerosos, y desagraciadamente estaremos tan sumidos en las sombras como Alan Wake, al menos hasta que el juego salga a la venta en primavera de 2010.

Alan Wake

Como Alan Wake, deberás sobrevivir a una historia de terror psicológico en un diminuto pueblo costero donde la oscuridad parece cernirse sobre tu presencia.

Alan Wake