Aion: The Tower of Eternity, Impresiones

Te invitamos a descubrir el nuevo MMORPG de los creadores de Guild Wars. Descubre un mundo donde ángeles y demonios se enfrentan en una ancestral batalla por proteger la morada del dios Aion... la Torre de la Eternidad.

En los últimos años hemos podido ver como las ofertas en el sector del multijugador masivo se han multiplicado considerablemente, dando lugar a variopintas ofertas que van rellenando todos los diferentes gustos que los usuarios puedan tener. Puede que éste sea el motivo causante de que cuando un novato tiene que enfrentarse a la difícil tarea de elegir un título con el que comenzar sus andanzas en red, se encuentre ante una complicada decisión. Incluso los jugadores experimentados pueden verse en problemas a la hora de seleccionar un universo en el que pasar sus próximas horas de juego.

Y aunque no siempre es posible, la posibilidad de acceder a una versión de prueba, o una versión beta en el caso de un producto en desarrollo, facilita mucho la tarea para todos los que tienen planteada una duda de similares características. En MeriStation hemos tenido la suerte de probar el nuevo MMORPG de NCSoft, más conocidos por ser los creadores y responsables de Guild Wars, Lineage, City of Herores, Dungeon Runners, y de hecho, el estudio que ha desarrollado el título es el mismo que lo hiciera con Guild Wars. De nombre Aion: The Tower of Eternity, este nuevo universo no abrirá definitivamente sus puertas a Europa, Estados Unidos, Canadá y Australia hasta el próximo septiembre. Los que estén esperando una oportunidad para adentrarse en un territorio vasto y aún por descubrir... que sigan leyendo un poco más.

Porque a pesar de la espera que aún nos queda por delante, miles de jugadores en Corea del Sur, y más recientemente en China, llevan meses disfrutando de Aion. La acogida en estos países ha sido tal que en Corea fue nombrado mejor juego del año 2008, sobre todo gracias a una extensa campaña mediática que fue iniciada mucho antes de que el título viese finalmente la luz en ese país. Algunos pensarán que el hecho de que NCSoft sea una compañía surcoreana puede tener algo que ver en dicho mérito, pero antes de lanzar falsedades tendríamos que estimar la aceptación que los juegos online tienen en dicho país. Corea del Sur mantiene el récord de jugadores registrados, y la variedad de ofertas en dicho país es igual de numerosa a fecha de hoy.

Aunque venga con tan buenas referencias, un juego que triunfe en Asia no tiene porque cosechar el mismo éxito entre los jugadores occidentales, debido a las grandes diferencias culturales. Esta puede ser la primera pega que muchos encuentren en Aion, y es el claro toque oriental que emana el título. Frente a otras ambientaciones de fantasía o ciencia ficción, los jugadores se verán encarnando personajes, o inmersos en una mitología de clara procedencia oriental. Tengamos en cuenta que esto no es un defecto, pero es algo a tener en cuenta para los que no puedan sentirse identificados dentro de este nuevo universo. Al fin y al cabo, este es uno de los aspectos más importantes dentro de un MMORPG, y encontrarse completamente cómodos en el entorno es lo primero a la hora de adquirir uno de estos títulos.

La historia transcurre en el mundo de Atreia, que en sus comienzos fue gobernado por un dios llamado Aion. Este ser omnipotente creó una raza de seres angelicales que hicieran las veces de sirvientes divinos, y les puso por nombre Balaur. Sin embargo, tras muchos años de servidumbre, los Balaur decidieron no servir más a su amo Aion, y se rebelaron contra él. Para ayudarse, el dios convocó 12 seres que asistieran en la defensa del reino celestial, y con ellos consiguió crear una barrera que mantuvo a los Balaur lejos de su persona. Sin embargo, los rebeldes asaltaron y arrasaron todo aquello que no pudo ser incluido dentro de la zona de protección, dando lugar a un reinado de terror.
De entre las razas que crecieron dentro de la protección de la barrera de Aion, algunas adquirieron ciertos poderes propios de los convocados, y fueron conocidos como Daevas. Tenían alas, eran poderosos combatientes y fueron dirigidos en batalla contra los Balaur. Mientras tanto, dos de los señores convocados se quedaron protegiendo la Torre de la Eternidad, morada de Aion, durante una guerra que duró cientos de años. Hartos de tanta miseria, se pidió una tregua, y los Balaur fueron convocados a la Torre para parlamentar, pero allí dieron muerte a sus dos guardianes. La Torre de la Eternidad y Atreia, fueron divididas en dos partes gracias a un último sacrificio de sus protectores, y los 10 señores restantes se dividieron en dos bandos, Shedim y Seraphim, según su predisposición a la guerra o a la paz con los Balaur.

No cabe duda de que nos encontramos ante un argumento apasionante, inmersos en una ancestral guerra entre la luz y la oscuridad. Tomaremos parte en alguno de los bandos principales, Asmodians o Elyos. Los primeros son los procedentes de los reinos controlados por los Shedim, y los segundos habitan en las tierras que pertenecen a los señores Seraphim. El enemigo común para ambos siguen siendo los temibles Balaur, los primeros ángeles caídos del mundo de Atreia. Seguidamente, tendremos que elegir una clase de personaje, y en Aion las posibilidades son: guerrero, mago, clérigo o explorador. En niveles superiores, un personaje de una profesión puede convertirse a una de las 8 clases de prestigio disponibles en el juego, entre las que encontramos hechiceros, asesinos, templarios, gladiadores, ...

Por supuesto, estas no son las únicas opciones de personalización dentro de Aion, y es que los responsables de su desarrollo han previsto una serie de características para dar una especial importancia a este aspecto del MMORPG. Además del género, masculino o femenino, y todo lo relativo al aspecto físico (color de ojos, pelo, piel, peinados, cicatrices, tatuajes, ...) se podrán ajustar los rasgos faciales e incluso la altura y peso de nuestro alter ego. La idea es que cada uno pueda manejar un personaje completamente único, mejorando gratamente la experiencia de juego. No hay necesidad de encontrar dos personas exactamente iguales en Aion, al igual que puede ocurrir en el mundo real. Por poner un simple ejemplo, seremos perfectamente capaces de distinguir a nuestros conocidos simplemente por el aspecto.

Este hecho queda patente durante la creación del personaje, momento en que que tendremos disponibles todas las opciones que hemos nombrado. La personalización del aspecto recuerda mucho al método que han utilizado otros juegos, como la saga de los Sims, donde se nos permite modificar ciertos rasgos faciales o corporales. Si no nos decidimos por un aspecto u otro, siempre podemos optar por una elección aleatoria, aunque los resultados no serán siempre los más recomendables. Por otro lado, podremos incluso elegir la voz de nuestro personaje, de entre una serie de tonos predeterminados y ajustando entre una voz más aguda o grave, según queramos. También aprovechamos para avisar que el nivel de personalización en el juego va mucho más allá del proceso de creación de nuestro héroe, y durante la partida tendremos nuevas oportunidades para hacerlo.

El sistema de avances se basa en la mejora de las habilidades del personaje. Para ello se ha implementado una gran cantidad de las mismas, que se enlazan unas con otras mediante requisitos, tanto en conocimientos como en nivel. Muchas de ellas dependen de la clase que hemos elegido inicialmente, de forma que tendremos distintas ramas para cada una de las 12 posibles (4 iniciales y 8 que son accesibles más adelante). De esta forma, cada tipo se orienta a una forma de juego distinta, como en la mayoría de los MMORPG hoy día. Los personajes con mucho entrenamiento en combate serán la vanguardia de los grupos de aventureros, pero es perfectamente posible entrar en la contienda con cualquier otra clase de jugador. Al final, siempre trataremos de encontrar un grupo que compense nuestras carencias.
Aunque no tengamos conocimientos previos en el género, Aion es relativamente sencillo de entender. Si hemos pasado por algún tipo de RPG, da lo mismo que su desarrollo fuese 'offline', tendremos gran parte del camino hecho. El movimiento se realiza con la combinación WASD, orientando nuestro campo de visión con el ratón. El resto de teclas proveerán atajos para acceder a submenús y acciones especiales, y el uso de estas últimas suponen una gran ventaja dentro de los MMORPG. Recordemos que el tiempo dentro de estas partidas transcurre igual para todos, y nadie va a esperar que encontremos el hechizo indicado dentro del menú correspondiente. Es importante conocer nuestras habilidades e intentar optimizar el simple hecho de acceder a las mismas, mejorando así nuestro rendimiento dentro de la partida.

En Aion, como en muchos MMORPG, se nos provee de una barra de acceso rápido, ubicada en la parte inferior de la pantalla. En ella tendremos la posibilidad de incluir hasta 10 atajos, ya sean habilidades u objetos. Por supuesto, para un personaje experimentado esto puede quedarse más bien escaso, y como es costumbre se nos permite mantener más de una de estas barras, siendo capaces de intercambiarlas con un simple clic. El botón derecho del ratón lo utilizaremos para realizar acciones, que veremos suficientemente representadas al llevar el puntero sobre un objeto o enemigo, y el botón izquierdo nos servirá también para movernos allá donde pulsemos. Por lo demás, usaremos el teclado para acceder a las pantallas de inventario, personaje, habilidades, mapa o búsquedas, como es habitual en cualquier RPG.

Si queremos usar una habilidad, simplemente tendremos que seleccionarla en el menú o de la barra de acceso rápido. En el caso de una habilidad de combate, nuestro personaje intentará usarla de inmediato contra el enemigo, a pesar de que le hubiéramos dado la orden de atacar. Combinar uno o varios poderes durante un enfrentamiento puede dar lugar a efectos devastadores en el enemigo. Fuera de combate, el uso es similar, aunque sin la tensión de estar en peligro mortal. Lo mismo se aplica a los objetos y a los gestos, que son una de las principales características a la hora de interactuar en los MMORPG. Para los que no los conozcan, estos sirven para que nuestro personaje realice algún tipo de movimiento o gesto, inútil durante casi toda la partida, pero que aporta cierto realismo a la hora de conversar con otros jugadores.

El desarrollo de nuestras aventuras se basa en la exploración de propio intento, pero para los que prefieren los viajes organizados, también se incluyen gran cantidad de búsquedas. Durante los primeros niveles, nuestro éxito se basará en una perfecta combinación de estas dos posibilidades, avanzando en la trama prevista para los novatos y haciendo crecer nuestras habilidades a la vez. Las distintas zonas a las que podemos dirigirnos estarán destinadas a diferentes niveles de maestría, por lo que nunca es recomendable aventurarnos a sitios que nos queden grandes. Los enemigos, a su vez, nos indicarán de cierta manera si el enfrentamiento contra ellos es o no factible, según el color con el que se muestre el nombre de la criatura o ser en la pantalla.

Un aspecto de Aion que no hemos podido apreciar en la versión beta, es la existencia de combate entre jugadores, más conocido como PvP. Parece ser que en el juego de NCSoft se traduce por una zona conocida como 'The Abyss', donde los enfrentamientos entre personajes jugadores serán posibles. De esta forma se obtienen puntos PvP, y se irá modificando el aspecto del héroe para representar mejor el rango adquirido durante los combates, a la vez que se permite el acceso a nuevas armas o armaduras de mejor calidad. Cuanto más poderoso sera el enemigo vencido, mucho mayor será la recompensa, pero si perdemos podemos perder puntos de nuestra cuenta. De este modo, el PvP se convierte en un arma de doble filo, pero que puede alargar mucho la vida de este título online.
También se permitirá la creación de clanes, aunque el nombre que se usa para ellos será Legiones. Los miembros de una legión, más allá de darse apoyo táctico durante sus andanzas por Atreia, podrán controlar distintos castillos y fortalezas ubicadas en las zonas del Abismo, donde el combate entre jugadores está permitido. Los enfrentamientos entre distintos grupos por el control de estos lugares será otro de los atractivos de Aion, y prometen ser de lo más emocionantes. Hasta será posible el uso de máquinas de asedio, que pueden adquirirse durante el transcurso normal de la partida. Los combates estarán restringidos a 24 personajes por bando, divididos en 4 grupos de 6 personajes como máximo.

Por otro lado, la elaboración de objetos y herramientas será otra de las posibles acciones a realizar dentro del juego. Contaremos con 6 artesanías disponibles: creación de armas, objetos, armaduras, alquimia, cocina y sastrería. Para conseguir materias primas, los personajes contarán con 2 habilidades destinadas a la recolección y recogida de los elementos necesarios para aplicar nuestros conocimientos en la fabricación. Los beneficios de la artesanía no se traducen únicamente en la repercusión económica de la venta de nuestro trabajo, si no que pueden llegar a ser de gran utilidad a la hora de combatir o enfrentarnos contra otros jugadores en combates PvP... siempre que seamos los suficientemente diestros como para producir elementos de calidad.

De hecho, el siguiente nivel de personalización dentro del título de NCSoft tiene mucho que ver con esto. Imaginaos que os encontráis con un arma o armadura mucho mejor que la que tenéis actualmente, pero cuando la lleváis no os termina de gustar el aspecto que da a vuestro personaje. No pasa nada, ya que con Aion podréis reutilizar un gráfico que os guste,o simplemente modificar los colores del nuevo objeto, pero mantener los atributos de vuestra reciente adquisición. De estar forma no tendréis que decidiros entre un objeto poderoso o uno que os siente realmente bien. Las posibilidades para que nuestro personaje sea un ente realmente único dentro de Atreia, se multiplican considerablemente con esta característica, y seguro que será muy usada por muchos de los jugadores.

El nivel gráfico es excelente, gracias al estupendo motor gráfico que utiliza en título, premiado con los mejores gráficos durante el E3 del año 2006. Se trata del conocido CryEngine, famoso por su uso en las distintas entregas de Far Cry. Los diseños tienen un señalado gusto oriental, aunque en parte parecen basarse en las mitologías y religiones occidentales, al igual que ocurre con los modelados de los personajes. En el apartado sonoro, nos encontramos con que algunas de las composiciones han sido creadas por Ryo Kunihiko, compositor conocido por la variedad de géneros que enfoca, así como por su participación en las bandas sonoras de distintas películas o series de animación. En general, el apartado técnico de Aion es bastante bueno.

A pesar de lo rico y variado del género de los MMORPG, es realmente difícil hacerse un hueco dentro de este mundillo. El conjunto de opciones que NCSoft nos ofrece pueden dar lugar a un juego atractivo, pero al final es cosa de los jugadores encontrarse cómodos dentro del universo que la compañía surcoreana nos propone. No cabe duda de que nos encontramos ante un trabajo magnífico por parte de esta empresa, pero... ¿será suficiente para ganar terreno a los grandes representantes del mundo online? De momento tenemos todo un verano por delante, y esperaremos a septiembre para ver cuantos usuarios poblarán los nuevos servidores de Aion en Europa.

Aion: The Tower of Eternity

Juego de rol online multijugador de corte fantástico y con grandes influencias mitológicas.
Aion: The Tower of Eternity