Fallout 3: Broken Steel
Fallout 3: Broken Steel
Carátula de Fallout 3: Broken Steel

Un nuevo día en el yermo

David Ortiz

Broken Steel llega para ampliar el universo de Fallout 3 con un buen número de mejoras. Analizamos la última ampliación para el juego de Bethesda, que te permitirá continuar la historia más allá del final original. Acero roto y muchas sorpresas por descubrir en una expansión de contenido descargable que no debes perderte.

Después de recibir dos ampliaciones anteriores, Bethesda puso en circulación la pasada semana el último de los packs de ampliación para su juego estrella del momento. Así, el contenido extra de Fallout 3 queda cerrado por el momento, ya que no se ha hecho anuncio alguno sobre nuevas inclusiones para enriquecer todavía más el título. Con Broken Steel hemos podido llevar a nuestros personajes más allá del nivel veinte, límite original, hasta llegar a treinta, con sus respectivas habilidades nuevas. El conjunto final ofrece una experiencia muy satisfactoria, que se ajusta fielmente al desarrollo del original, sin suponer un punto aparte como Operation Anchorage o, en menor medida, The Pitt.


La puesta en escena mantiene el Yermo como escenario principal, y se inicia dos semanas después del final del juego. Rescatados por la hermandad del acero despertamos en la ciudadela, sin apenas recordar nada de lo sucedido. Allí, el Elder Lyons nos asignará la primera misión de Broken Steel, que abre la línea principal del entramado argumental incluído. Además de una interesante serie de misiones conductoras, se han incluído numerosas tareas secundarias, relacionadas con el funcionamiento del proyecto pureza y los cambios que ha traido al Yermo. Así pues, enfundados en nuestra armadura completa, avanzamos de nuevo por las ruinas de Washington en busca de retos.


Nuevos horizontes

Explorar el mundo de Fallout 3 de nuevo es siempre una posibilidad interesante, más aún cuando uno ha pasado cierto tiempo desarrollando un personaje y desea seguir utilizándolo. Por ello, Broken Steel es un añadido casi imprescindible para todos aquellos que deseen disfrutar al máximo de su avatar, y aprovechar las ventajas que las habilidades más potentes ponen a su disposición. De hecho, esta ampliación no tiene un final cerrado, por lo que incluso tras concluir todas las tareas, seremos libres para seguir explorando el yermo como nos plazca.


Para que la subida hasta nivel treinta sea lo más satisfactoria posible, se han incluido un buen número de habilidades, entre las que destacan las que nos permiten cambiar totalmente el karma de nuestro personaje, modificándolo hacia bueno, malo o neutral de forma inmediata. Una única habilidad está disponible a nivel treinta, y hará que todos nuestros atributos pasen a tener una puntuación de nueve, convirtiendo a nuestro personaje en un ser extremadamente poderoso. Quizá la más divertida es la que permite tener a Albóndiga, el perro acompañante, de forma permanente. Cuando muera se reencarnará en un cachorrito, que podrá ser encontrado a las afueras del refugio 101.


La progresión entre niveles se hace de forma muy escalonada, aunque el volumen de experiencia necesario aumenta rápidamente. Alcanzar los últimos niveles requiere un buen número de horas y una mano firme para derrotar enemigos por decenas. Afortunadamente, Bethesda ha puesto en el mundo de Fallout 3 el que desde ya se convierte en el aniquilador perfecto de enemigos, el cañon Tesla. Junto a él, el incinerador pesado es otra incorporación en el repertorio ofensivo, que se añaden al ya de por si variado arsenal con el que contaba el juego anteriormente. Por supuesto, hay más sorpresas en este aspecto, que preferimos que descubráis por vosotros mismos.

Contenido de calidad

Si los dos contenidos adicionales anteriores no llegaban a alcanzar, en general, el magnífico nivel del juego, Broken Steel sí que se sitúa al nivel del original. Y lo hace integrando su trama directamente sobre la historia del juego, ampliando el trasfondo y situándonos en una extensión directa de la historia principal. Está compuesto, como decíamos, de una serie de tres misiones principales que nos llevan a perseguir los restos del Enclave hasta dar con su fortaleza actual. Así, recorreremos zonas ya conocidas y otras nuevas, como la base aérea Adams. También disfrutaremos de la compañía de Liberty Prime, el robot de la hermandad del acero, que nos acompañará durante un tramo del juego


La sensación general es que se ha utilizado un desarrollo similar al habitual en la primera mitad del contenido, enfrentándonos a los mismos enemigos que ya conocíamos y situándonos en lugares ya existentes. Por otro lado, tampoco encontramos sorpresas en el desarrollo de las misiones durante este tiempo, aunque siempre es satisfactorio el recibir desafíos nuevos para probar nuestras recién adquiridas habilidades. En el lado de los que las sufrirán encontramos los nuevos Ghouls, equipados con armadura y lanzando piezas de material radioactivo, así como el Super Mutante Overlord o el escorpión albino, capaz de regenerar salud.


Pero es al comienzo de la última misión cuando las posas comienzan a mejorar enormemente, y el juego nos ofrece las mismas sensaciones de emoción que con la trama original. Una vez llegamos a la base aérea, descubrimos las nuevas tropas del enclave, equipadas con una armadura desconocida para nosotros, y dándonos la bienvenida armadas con incineradores pesados. El nivel de amenaza de este tipo de enemigo es, como decíamos, elevado, y las cosas comenzarán a ponerse realmente difíciles si no vamos con cautela. Ya lo comentaba Pete Hines hace unas semanas en Londres, esta ampliación consigue ofrecer un verdadero reto incluso para los personajes mejor preparados.


En esta fase final las emociones se suceden y la tensión vuelve a apoderarse de nosotros como ya lo hiciera en los mejores momentos de Fallout 3, asegurando que se ha conseguido crear un producto más que interesante para todo aquel que ha disfrutado del Washington post nuclear en alguna ocasión. Más allá de esta sucesión de desafíos principales encontramos un conjunto de objetivos secundarios que vuelven a poner a prueba la moralidad de nuestras decisiones. Ese eterno conflicto entre el bien y el mal con el que se ha jugado tanto en el título vuelve a aparecer aquí, aportando un toque más interesante en cuanto a argumento, y haciendo a Broken Steel significativamente más interesante que las expansiones anteriores.


Además, se ha lanzado al mismo precio que las anteriores, 800 puntos Microsoft, lo cual la deja al alcance de todos por un precio muy asequible. Dejando de lado el inicio más o menos flojo, reutilizando mucho contenido del juego original, nos encontramos ante una extensión perfecta para Fallout 3. Los diez niveles adicionales, cuyo tope cuesta llegar a alcanzar, así como los nuevos objetos, armas y enemigos hacen que la experiencia se vaya desarrollando hasta cotas de diversión muy elevadas. Como hemos recalcado anteriormente, resulta una compra más que recomendable para todo jugador que posea el título, y obligatoria si hemos pasado horas y horas desarrollando nuestro avatar virtual  Esperemos que si hay nuevo contenido para el juego, se parezca más a Broken Steel que a sus antecesores.

  • Un argumento nuevo e interesante para seguir con la trama principal
  • Las nuevas armas y objetos, espectaculares
  • La eliminación del final, permitiéndonos jugar con nuestros personajes para siempre
  • Transmite las mismas sensaciones que el original
  • El precio

LO MEJOR

  • El precio
  • La eliminación del final, permitiéndonos jugar con nuestros personajes para siempre
  • Las nuevas armas y objetos, espectaculares
  • Transmite las mismas sensaciones que el original
  • Un argumento nuevo e interesante para seguir con la trama principal

LO PEOR

  • Quizá el número de objetos nuevos podrías ser algo mayor
  • Reutiliza en exceso material del original.
  • Trama principal bastante corta
8.5

Muy bueno

Juego de notable acabado que disfrutaremos y recordaremos. Una buena compra, muy recomendable para amantes del género. Está bien cuidado a todos los niveles.