Mirror's Edge
Mirror's Edge
  • Plataforma PC 9 360 9 PS3 9
  • Género Acción, Aventura
  • Lanzamiento 22/01/2009 (PC)
    14/11/2008 (360, PS3)
  • Desarrollador EA DICE
  • Texto Español
  • Voces Español
  • +16
Carátula de Mirror's Edge
  • 9

    Meristation

Mayor realismo en el espejo

Fernando B.P.

Mirror's Edge, una de las propuestas más interesantes e innovadoras que nos dejó 2008, retorna este año con su versión para PC, cuya principal característica es la implementación del motor PhysX de NVIDIA con resultados espectaculares.

Hace un par de meses los chicos de DICE nos sorprendieron con un plataformas como nunca habíamos visto antes. Sus principales características eran la cámara en primera persona y el estilo realista, casi más próximo al de un FPS. Su carta de presentación, una joven de raza asiática tremendamente ágil. Su nombre, Mirror's Edge. Con un poco de retraso, por fin nos llega la versión para PC.

Esta atrevida apuesta de Electronic Arts es fácil calificarla como única, pues hasta ahora nadie se había lanzado a crear un producto dentro de este género y que pareciera más el típico juego de disparos en primera persona. Ubicados en una moderna ciudad sin nombre, nos enfrentamos a policías armados, pero lo que realmente debemos intentar siempre es huir antes de ponernos a luchar, puesto que siempre estamos en inferioridad numérica.

Su ritmo trepidante consigue que no tengamos tiempo ni para respirar, descubriendo sobre la marcha el camino a seguir y por tanto necesitando unos buenos reflejos, como en cualquier plataformas de toda la vida. Eso sí, su protagonista, Faith, una chica de aspecto aparentemente frágil, en realidad es capaz de defenderse por sí misma desarmando a los enemigos y golpeándolos hasta dejarlos noqueados, usando sus propias armas si es necesario.

El porqué de la tardía llegada de Mirror's Edge a nuestros ordenadores tiene una explicación y, afortunadamente, el tiempo de diferencia ha servido para mejorar el apartado técnico. A finales de verano Electronic Arts y NVIDIA, la principal fabricante de tarjetas gráficas, llegaron a un acuerdo por el cual la primera se comprometía a hacer uso del motor PhysX en el juego y la segunda, suponemos, pagaría gustosamente una cantidad para apoyar el desarrollo.

Dicho motor es exclusivo de las tarjetas gráficas de NVIDIA de última generación y por tanto es una forma de fomentar las ventas frente a la competencia, que no dispone de esa tecnología. Su potencial es indiscutible, supera a otros motores más atrasados como Havok y en Mirror's Edge se aprecia una perfecta integración con su aplicación principalmente a diferentes tejidos, la rotura de cristales y el comportamiento del agua.

Para disponer de PhysX es necesario, siempre según la compañía, tener una tarjeta 9800GTX o superior. Sin embargo, aunque no lo hemos podido comprobar, una 8800 con los drivers que salieron compatibles con esta tecnología también debería ser compatible. Recomendamos leer los foros para que gente que disponga de alguna de las tarjetas de esa gama comente su experiencia.

Apartado técnico

Las mejoras gráficamente de la versión de PC son rápidamente visibles. El uso de algunos filtros, principalmente antialiasing, elimina los molestos dientes de sierra que continuamente se veían en consolas y se logra una imagen tremendamente nítida. El aumento de resolución es otro punto a favor, y aquellos que dispongan de un buen monitor, lógicamente, quedarán impresionados por la calidad de las imágenes que aparecerán en pantalla.

La aportación de PhysX no va tanto en el terreno jugable, que se mantiene intacto, como en el visual. Ante los disparos, los cristales estallarán en mil pedazos de una forma completamente realista, pudiendo incluso luego ver los trozos por el suelo. Correr por un pasillo acristalado mientras a nuestro alrededor explotan las vidrieras resulta verdaderamente asombroso, sobre todo teniendo en cuenta el componente adicional que resulta el estar yendo casi a contrarreloj para que no nos cojan.

Igualmente, el agua se ha modificado para mejorar su comportamiento. No es que haya muchas zonas acuáticas en Mirror's Edge, pero sí alguna que otra, como el deslizamiento por una alcantarilla hacia la que cae una auténtica cascada. Las gotitas pulverizadas por la violencia de la bajada están más conseguidas que si el uso de este motor de físicas. En general, los efectos de partículas están mejor recreados, hasta el punto de que en determinados sitios veremos decenas de hojas de papel elevarse a la vez por el viento.

Sin embargo, pese a estos cambios, hubo algo que nos dejó verdaderamente anonadados en el tráiler de presentación de la versión de PC, la inclusión de tejidos  con los que interactuar. Éstos aparecen en lugares en las que antes no se encontraban y se puede interactuar con ellos gracias al motor PhysX. Por ejemplo, podemos dispararlos y que se rasguen de forma realista según dónde han impactado las balas.

Se han incluido cortinas de tiras de plástico en pasillos, telas recubriendo andamios o carteles publicitarios colgados en la calle, entre otros elementos. Realmente podemos pasar de ellos si queremos, como decimos no aportan nada a la jugabilidad, pero el juego gana enteros técnicamente hablando y resulta apasionante ver la tecnología de NVIDIA en funcionamiento.  Una experiencia de lo más recomendable, y más teniendo en cuenta que apenas se está comenzando a usarlo de forma significativa.

Respecto a los gráficos en general de Mirror's Edge, utiliza el conocidísimo motor Unreal Engine 3 así que ofrece unos resultados notables, pero no llegan a ser lo más puntero del momento. Uno de los defectos que menos nos gustó en consolas sigue presente, la ausencia de reflejos en los cristales, y aunque es cierto que algo así podría necesitar bastantes recursos, desluce un fallo así en una ciudad con tantos cristales. Eso sí, la excelente iluminación, el fotorrealismo logrado en los escenarios y los elementos que los visten, y el uso del desenfoque de la cámara cuando vamos muy rápido incrementan la inmersión.

Sonido

Mirror's Edge cuenta con una magnífica banda sonora en la que destaca el tema principal, 'Still Alive', interpretado por la cantante sueca Lisa Miskovsky, y su versión instrumental. El resto de melodías son de un estilo más electrónico pero se adecúan a los momentos que vamos viviendo, ganando en intensidad cuando hay más acción y siendo más pausadas en los momentos en los que tenemos que explorar el escenario.

En cuanto a las voces, Electronic Arts ha hecho un gran trabajo contratando a conocidos dobladores del mundo del cine. Interpretando a Faith está nada menos que la persona detrás de actrices tan conocidas como Uma Thurman o Angelina Jolie, y el resto del elenco no le anda a la zaga. Además, DICE ha tenido mucho que ver con que en español se escuchase tal y como ellos habían pensado al escribir los diálogos.

Jugabilidad

Extendernos aquí lo mismo que lo hicimos en el análisis de la versión de PS3 y Xbox 360 no tendría mucho sentido, por lo que os recomendamos que le echéis un vistazo a ese texto para conocer de forma más exhaustiva lo que ofrece Mirror's Edge. En este artículo vamos a contaros de una forma más resumida las características principales del juego, de forma que os hagáis una idea rápida de en qué consiste.

Para empezar hay que decir que en este apartado no hay modificaciones respecto a lo que vimos en consolas, el sistema de juego permanece idéntico, sin verse afectado por los cambios técnicos. Estos dos meses no se han aprovechado para agregar contenido adicional, como podrían haber sido nuevos mapas para el modo contrarreloj, una lástima dado el problema de duración del juego.

A primera vista, observando cualquier captura, Mirror's Edge puede parecer un FPS más. Los entornos realistas, la cámara en primera persona, la posibilidad de usar armas y los 'soldados' disparándonos continuamente (en este caso, policías, aunque bien armados), son elementos típicos de un juego de disparos. Pero una vez uno se pone en la piel de Faith, todas estas apariencias se caen por su propio peso.

Mirror's Edge es un plataformas en toda regla y lo demuestra el hecho de que estamos más tiempo corriendo y saltando que disparando. Es más, el uso de armas es opcional y perfectamente prescindible (aunque no siempre resulte fácil). Siempre somos superados en número y si nos da por arrebatar una pistola o un fusil a un enemigo, la munición se acaba en seguida. El juego nos empuja a no emplear la violencia y sí que tratemos de escaquearnos de las situaciones peliagudas.

La adrenalina fluye por nuestras venas cuando toca escapar a toda velocidad, sin un segundo para detenernos si no queremos acabar acribillados. La visión de runner facilita estas carreras, una característica que torna rojos los objetos con los que podemos interactuar, tales como una escalera, una barra de la que colgarnos o un tablón desde el que saltar. Es una pista para conocer el camino a seguir, aunque si somos suficientemente valientes, podemos desactivarla.

En general, la ruta a seguir es bastante lineal, pero no siempre resulta así. Habrá ocasiones en las que deberemos buscar nosotros mismos el camino, habiendo diversas posibilidades de llegar a nuestro destino, el cual siempre podemos conocerlo pulsando un botón. Es más, incluso en las partes en las que tenemos que huir, habrá formas alternativas de hacer el mismo recorrido, saltando en puntos distintos o subiéndonos por lugares diferentes.

Esta cuestión de que existan rutas alternativas resulta de lo más interesante en el modo historia, ya que permite que los más hábiles sean capaces de superar los niveles de una forma mucho más rápida. Pero es mucho más conveniente para el modo contrarreloj, que a continuación comentaremos, ya que en el mismo escenario del juego principal coloca diferentes pistas para batirlas en el menor tiempo posible.

El control en la versión de PC sufre una transmutación de lo más curiosa. Desde luego no es nada habitual un plataformas en primera persona, lo que en consolas obligó a casi complemente prescindir de los cuatro botones principales de los mandos de PS3 y Xbox 360, utilizando únicamente los cuatro superiores para la mayoría de acciones. Éstas son, por cierto, saltar, agacharnos, atacar y darnos la vuelta. El pulgar derecho se iba directamente a la palanca analógica de su lado para manejar la vista prácticamente en todo momento.

Ahora que nos vamos al PC, hay curiosamente otro elemento que entra en juego. Por todos es sabido y prácticamente nadie lo pone en duda que, hasta la fecha, la mejor forma de jugar a un FPS es con teclado y ratón. Por tanto, en Mirror's Edge, al controlar la cámara con el ratón, ganamos en este aspecto. Sin embargo, el movimiento del personaje ya no es tan bueno con el teclado.

En un FPS no suele importar, ya que salvo algunos como Quake, no estamos brincando sin parar. En cambio, Mirror's Edge es un plataformas, así que el manejo de Faith debe ser lo más preciso posible. Por tanto, aquí salimos perdiendo. Si unimos las dos cosas, es difícil decir si en PC se maneja mejor o peor. Seguramente, con la configuración tradicional, no llegue a ser tan bueno como en consolas, pero la diferencia tampoco es abismal, ni mucho menos.

Todo es cuestión de acostumbrarse, algo que los que jueguen habitualmente con un teclado no tendrán mucho problema. Además, siempre existe la opción de utilizar un PAD, que raro es el que no tiene uno por casa, aunque sea de una de las consolas que también posee. Los que seguro triunfarán serán los que dispongan de un periférico mixto con palanca analógica y botones programables, que tendrán lo mejor de ambas configuraciones. También resulta de lo más recomendable tener un ratón con botones adicionales.

Como acabamos de decir, hay apenas cuatro botones o teclas principales, a los que se suman el botón de acción (para pulsar botones en un ascensor, por ejemplo) y el de desarme. Pese a que pueda parecer poco, cuando nos movemos por un escenario repleto de objetos con los que interactuar, la experiencia es muy diferente. De todos modos, una mayor variedad de elementos con los que interactuar tampoco habría estado de más.

En sus escasas 6-8 horas de juego (depende de lo hábiles que seamos, la media está más cerca de 8), Mirror's Edge ofrece situaciones de todo tipo en la que poner a prueba las habilidades de Faith. No falta tampoco algún enfrentamiento con jefe final, intensos a la par que extremadamente breves. Eso sí, no resulta sencillo acabarlo, la mecánica de ensayo-error está presente, y si bien los aficionados de toda la vida a los plataformas no verán ningún problema, quizá a otras personas no les termine de convencer.

Una vez terminemos el modo historia no está todo acabado. Aunque algún tipo de opción multijugador hubiera sido de agradecer, DICE nos ha dado una alternativa en forma de modo contrarreloj. En el mismo tenemos la oportunidad de rejugar los mismos niveles del modo principal, solo que esta vez tratando de hacerlo en un menos de un tiempo límite para cada fase. En total, el tiempo máximo es de poco más de una hora, lo que da idea de lo mucho que se puede recortar gracias a las rutas alternativas, aunque no sea nada fácil.

Existe otra opción contrarreloj, aunque ligeramente diferente. De nuevo, reutilizando los mismos entornos, en esta ocasión nos propone más de una veintena de circuitos que no tienen por qué coincidir exactamente con el camino que recorrimos en el modo principal. Estas pistas son de diferente tipo. Algunas nos exigirán ser muy rápidos, sin darnos pausa alguna, y otras requerirán mayor habilidad por nuestra parte, precisión máxima con el control.

LO MEJOR

  • El modo Carrera aumenta la duración principal.
  • Intenso y variado en las 8 horas de media que dura.
  • La ambientación y la inmersión resultan todavía mejores con el uso de motor PhysX.
  • Un producto muy cuidado, en banda sonora, localización y presentación estética.
  • Una experiencia completamente nueva en un tiempo de crisis de creatividad.

LO PEOR

  • El combate está bastante limitado, aunque no forma parte de su propuesta.
  • Los usuarios de ATI no podrán apreciar las bondades del motor PhysX.
  • No es un título excesivamente rejugable ni longevo.

CONCLUSIÓN

Como suele ser costumbre, la versión de PC es la que cuenta con mejores gráficos, pero en este caso con una diferencia todavía mayor. Si aún no te has hecho con Mirror's Edge, estás meditando su compra y dispones de una tarjeta compatible con PhysX, claramente deberías tenerlo en cuenta para decidir si lo adquieres para tu ordenador o para alguna de tus consolas. Incluso los usuarios de ATI verán una imagen mucho más nítida gracias a la aplicación de diversos filtros. Por otro lado, lo han optimizado adecuadamente, no requiriendo un equipo excesivamente puntero para moverlo. En cuanto al juego en sí, nuestras conclusiones son las mismas que en el anterior análisis. De lo más innovador que nos dejó el año pasado y continúa siéndolo en 2009. Es cierto que no es el juego perfecto ni está cerca de serlo, siendo su principal fallo su corta duración. Pero en los tiempos que corren conviene valorar que las compañías no vuelvan a caer en lo mismo una y otra vez, y además lo hagan de forma tan correcta en el primer intento. Mirror's Edge es un experimento muy acertado y como tal desde MeriStation le damos una calificación de excelente. [image|nid=1289135|align=center|preset=inline] Una experiencia completamente nueva en un tiempo de crisis de creatividad. La ambientación y la inmersión resultan todavía mejores con el uso de motor PhysX. Intenso y variado en las 8 horas de media que dura. Un producto muy cuidado, en banda sonora, localización y presentación estética. El modo Carrera aumenta la duración principal.

9

Excelente

Un título referente en su género, que destaca por encima de sus competidores y que disfrutarás de principio a fin, seguramente varias veces. Un juego destinado a convertirse en clásico con el paso de los años.