MeriStation Juego del Año 2008

Redacción

Presentamos nuestra primera edición del premio a la excelencia máxima, el Juego del Año de MeriStation. El lugar donde únicamente los títulos que han cosechado las más altas distinciones se miden los unos con los otros, siempre según el criterio de nuestra redacción. Sólo puede haber un ganador.

Cabecera-MeriStation Juego del Año 2008

El mejor entre los mejores. Ese es el concepto del Juego del Año de MeriStation, un reconocimiento máximo al título que sobresale por encima de todos los lanzamientos de la temporada en opinión de la redacción de la revista. A diferencia de los Premios EME que se celebran cada mes de febrero según votación democrática de los lectores, y que arrancarán en breve, este galardón es exclusivamente dependiente del criterio de nuestro equipo, las mismas personas que os han hecho llegar las críticas y análisis de esos mismos videojuegos que compiten hoy por alzarse con este reconocimiento. En total, 17 títulos a los que ya pudísteis conocer casi en su totalidad mediante el vídeo emitido en MeriStation TV con los nominados, de la misma boca de nuestros redactores.

Y es que este 2008 ha sido un año repleto de grandísimos videojuegos. Después de una cosecha 2007 que parecía inigualable en nivel de calidad y cantidad, el presente año nos ha dejado un gran grupo de títulos de la zona noble de la tabla, aunque la revista haya otorgado en menor medida el calificativo de Obra Maestra. Por el carácter personal de estos premios es tan sencillo estar de acuerdo como discrepar. Nos ha sucedido incluso a nosotros mismos; el debate y las deliberaciones sobre los candidatos y posterior vencedor han sido intensos, pero lo que hoy os mostramos supone el criterio de la mayoría dentro de la redacción. Sin más preámbulos, os dejamos con los mejores de este 2008 seguidos por el que es, en nuestra opinión, el Juego del Año. Que los disfrutéis.

God of War: Chains of Olympus
Ready at Dawn, Acción (PSP)

Nos encontramos ante el que es sin ninguna sombra de duda el juego del año para PSP. Kratos, el Fantasma de Esparta, protagoniza aquí su primera aventura cronológica, en una cuidada trama argumental que arroja luz sobre el oscuro pasado del personaje y las tensas relaciones vividas a la servidumbre de unos dioses que no dejan de tratarlo como un mero títere en sus continuos juegos de poder. Chains of Olympus alcanza una calidad tanto gráfica como sonora simplemente sobrecogedora, convirtiéndose por ello en el mejor videojuego a nivel técnico aparecido en PSP hasta la fecha, sin tener absolutamente nada que envidiar a las dos entregas de la franquicia destinadas a PlayStation 2. Todo lo que ha hecho grande a God of War se encuentra magistralmente implementado en Chains of Olympus: los enemigos gigantescos; los enormes escenarios de ciclópeas proporciones (mención especial para la prisión en la que los dioses griegos mantienen encerrados a los titanes); el espectacular sistema de combate que mezcla los brutales combos desencadenados por Kratos con secuencias QTE en las que el Fantasma de Esparta hace gala de toda su bestialidad; el épico hilo narrativo que logra trasladarnos a la mitología griega como pocos videojuegos, libros o películas han llegado a hacerlo; el excelente doblaje al castellano; la excelsa banda sonora…

Es un juego corto, siendo ese su único punto débil. Sin embargo, la rejugabilidad alcanzada gracias tanto a los diferentes niveles de dificultad desbloqueables como a los extras por conseguir alargan su vida útil de manera notable. Además, se convierte en una de esas experiencias que merecen ser vividas a pesar de su brevedad, gracias al buen hacer mostrado en todos y cada uno de sus apartados. Es una aventura que no querrás dejar hasta completar, debido principalmente tanto a las continuas sorpresas que aguardan en ella (desde el descomunal e impresionante Basilisco que no dejará de hacernos la vida imposible en el primer nivel hasta el espectacular último combate en el que todo estará en juego) y a los nuevos golpes y movimientos adquiridos por Kratos conforme el juego va progresando, cada uno de ellos más espectacular que el anterior. Si bien en los niveles de dificultad inferiores es un juego bastante magnánimo, convirtiéndose en poco más que un paseo placentero, a partir del nivel Difícil deberemos hacer gala de toda nuestra habilidad si no queremos acabar mordiendo el polvo a las primeras de cambio. Su adquisición es obligatoria para todo poseedor de una PSP que se precie de serlo, dado que no podréis encontrar en todo el catálogo de la portátil un juego más intenso, épico y espectacular que este God of War: Chains of Olympus.

Castlevania: Order of Ecclesia
Konami, Acción y aventura (DS)

Desde las cenizas de Symphony of the Night, título fetiche que consiguió salvar a la franquicia del olvido y adaptarla a los nuevos tiempos, Koji Igarashi y su equipo han conseguido forjar una auténtica estirpe de Castlevanias en 2D en consolas portátiles y a cual más sobresaliente. Tras Dawn of Sorrow y Portrait of Ruin, y dejando a un lado el remake tridimensional de Rondo of Blood y la reedición del mismo Symphony, KCET vuelve a elevar a su saga vampírica a lo más alto con Order of Ecclesia, un Castlevania que puede situarse como el más acérrimo seguidor de la obra maestra de 1997. Como la poderosa bruja Shanoa, perteneciente a la Orden de Ecclesia, el jugador deberá impedir la resurrección de Drácula en ausencia de un miembro del clan Belmont, en este caso por la desaparición de Ritcher y el Vampire Killer, de muerte al señor vampiro. Los poderes de Shanoa se centran exculsivamente en sus hechizos; utilizando los Glifos, similares a pentagramas, y su barra de maná, podrá emplear ataques mágicos que simulan espadas, hachas, mazas o arcos, elementales de fuego o hielo, invocación de familiares o transformaciones. Todo arranca con el robo del Glifo Supremo custodiado por la orden por el traidor Albus.

/es/node/Array

Con dos mitades con enfoques ligeramente diferentes, la primera más cercana a los Castlevania de acción más directa y la segunda más centrada en la exploración, este último Castlevania para Nintendo DS puede presumir de ser el más difícil de los últimos años. Pese al nutrido inventario de la protagonista, la dificultad de los retos, enemigos y espectaculares jefes finales no dejan de retrotraernos 10 años atrás, a los baremos de la vieja escuela. La aventura principal puede llevar a un jugador normal alrededor de 10 horas, menos si se es experimentado en estas lides. Además, Order of Ecclesia presenta otro reto paralelo: liberar a todos los aldeanos de la pequeña Wygol, secuestrados por el acólito de Drácula, para acceder al final bueno de los dos disponibles. Gráficos en 2D tremendamente pulidos, animaciones suaves, una dirección artística a cargo de Masaki en un estilo cercano al de Ayami Kojima pero más maduro y oscuro, y un cooperativo al igual que se hizo con Portrait of Ruin, complentan este auténtico juegazo de los que hacen época. No es de extrañar que sea tremendamente difícil de adquirir en las tiendas.

Spore
Maxis, Estrategia (PC)

Spore se ejecuta en nuestro ordenador con la esperanza de ver algo nuevo y diferente... y no se sale defraudado. Elegir un planeta a tu gusto, y crear la microscópica célula destinada a evolucionar en la criatura que dominará el Universo... es lo más parecido a sentirse un ser supremo desde Black & White o Populous, aún ofreciendo un enfoque estratégico bastante somero. Cada una de las fases, perfectamente diferenciadas, mantienen un ritmo de juego óptimo para jugadores con cualquier grado de experiencia, aunque no se deja de notar la sencillez con que Maxis impregna sus últimas creaciones, siempre con el fin último de llevar al límite el rango de edades, sexos y destreza, razón por el que ha sido repudiado por los jugadores expertos en el género. El mismo editor de criaturas es un logro difícilmente superable en el mundo del videojuego, donde cada usuario puede dar rienda suelta a todo su afán creativo, porque cada creación de Spore es tan única como un copo de nieve, por mucho que nos empeñemos en verlos todos iguales. Solamente Will Wright podía recoger títulos tan dispares como Pacman, Age of Empires o Sid Meier's Civilization para crear la experiencia de juego evolutivamente más completa. ¿Qué pasará cuando tengamos la posibilidad de controlar familias de nuestras criaturas al estilo Los Sims? ¿O cuándo sea posible crear criaturas marinas, voladoras o cualquier mezcla entre ambas? Nadie nos puede asegurar que esto no vaya a ocurrir, y Spore está perfectamente preparado para afrontar esos retos y muchos más.

/es/node/Array

Porque frente a las innumerables críticas que el título de Maxis ha cosechado, la nueva apuesta de Will Wright sorprende por el extenso abanico de posibilidades que abre. El ejemplo es claro, y lo tenemos aún vivito y coleando en Los Sims 2: sacar una base jugable y dedicar esfuerzos a completar el pintoresco entorno a golpe de expansiones a intervalos regulares. ¿Es criticable esta estrategia comercial? En una época en la que todos tratan de sacar el máximo partido a cada buena idea, Will Wright ha decidido venderla a cómodos plazos trimestrales. Bien es cierto que muchas de las características que irán apareciendo bien podrían haberse incluido en el original, pero es realmente ingenuo pensar que los creadores del juego más vendido de la historia vayan a dejar pasar la oportunidad de repetir fórmula. Y si Los Sims nos limitaban a personas viviendo en una casa, que se mueven por un barrio o visitan una zona de ocio vacacional... imaginaos que virguerías pueden lograrse cuando eliminamos las limitaciones de espacio, tiempo e incluso forma. Los deseos de todo jugador pueden hacerse realidad, con total libertad para hacer patente toda nuestra capacidad creativa e imaginativa, pero lamentablemente tendremos que esperar cada lanzamiento e ir desembolsando la cantidad aconsejada para que nos dejen seguir en nuestra nube. Es el precio de soñar despierto.

No More Heroes
Grasshopper Manufacture, Acción (Wii)

Uno de los personajes más frikis jamás vistos en la historia del videojuegos es Travis Touchdown. Y no es de extrañar si se tiene en cuenta quién es el maestro que se encuentra tras la creación más alternativa de Wii durante este 2008. Goichi Suda ha conseguido con No More Heroes algo que dejó a medio camino con Killer 7: demostrar que los videojuegos pueden alcanzar el grado de obras de arte e insertarse sin contemplaciones en la cultura de masas. Con un plantel ilimitado de referencias a elementos de la cultura pop como el cine o la literatura, y bebiendo especialmente de obras como las películas de Tarantino, el señor Touchdown y su katana láser son este año una pareja inseparable en Wii. El cometido de este antihéroe no será otro que asesinar a todos los asesinos profesionales de Santa Destroy, para así poder acostarse con la sensual y bella Sylvia. Este ascenso meteórico nos llevará a combatir contra carismáticos enemigos en batallas llenas de referencias y motivos.

Empuñando y agitando el mando de Wii controlaremos en todo momento la katana láser, que podremos mejorar durante la partida gracias al dinero que ganaremos en las misiones y realizando trabajos poco usuales. Como asesinos a sueldo, cualquier pista que sirva para desvelar el paradero de nuestra próxima víctima será digna de atención, más si son las atrevidas y calientes palabras de la rubia lolita Sylvia. ¿Quieres acción? Aquí la tendrás ¿Quieres un juego frenético y rápido? No lo dudes. No More Heroes es una mina de independencia, de originalidad y de crítica, pero también de diversión y de momentos que nos llevarán a cuestionarnos cuál es el futuro del ocio digital en términos de narrativos.

Crysis Warhead
Crytek, FPS (PC)

Este Spin Off del aclamado Cryis nos dará la oportunidad de revivir desde una perspectiva distinta el conflicto entre las fuerzas especiales estadounidenses y los soldados norcoreanos en una isla paradisíaca situada en el Mar del Sur de China. Encarnaremos en esta ocasión al Sargento Sykes, también conocido como Pyscho, un sobrenombre que se le ha concedido por su incapacidad para seguir órdenes que no sean las suyas propias y su especial habilidad para meterse en auténticos berenjenales, la mayoría de los cuales incluyen disparos, explosiones y derramamiento de sangre. Pero no os asustéis, aunque se ha cambiado al héroe, sigue haciendo acto de presencia el verdadero protagonista de Crysis, el nanotraje. Para los que no los sepáis, esta sofisticada armadura nos permitirá desplegar cuatro habilidades: camuflaje óptico, velocidad vertiginosa, fuerza apabullante y una increíble resistencia para los impactos de balas.

Respecto a Crysis, ¿qué novedades y mejoras encontramos? CryTek se propuso a conciencia superar el excelente resultado conseguido en su anterior FPS y, a pesar de la dificultad que entrañaba su objetivo, podemos aseguraros que lo ha conseguido. En relación con el apartado visual, el vasto universo tropical creado con el CryEngine 2.0 sigue luciendo tan bien como la entrega anterior, pero en esta ocasión podremos explorarlo en un mayor número de ordenadores debido a la optimización que se ha realizado en el motor gráfico; la campaña individual es ahora ligeramente más corta, pero se ha mimado más historia, la cual recorreremos, además, con un personaje dotado de mayor carisma; la inteligencia artificial de las criaturas alienígenas se ha mejorado sustancialmente, ofreciendo una experiencia de juego más desafiante, y el desarrollo de la aventura está ahora más enfocado a la acción. Crysis Warhead es, en definitiva, un título más maduro e intenso, que colmará las expectativas de cualquier aficionado a los shooters en primera persona.

Rock Band 2
Harmonix, Musical (360)

La música forma parte de nuestra vida diaria hasta tal punto de que ni siquiera somos conscientes de ello, como si fuese tan necesario como el propio respirar. Esto equivale a que, cuando se lleva este concepto al mundo del videojuego, su éxito se haga imparable. A esto ha llegado Harmonix, pero no sin esfuerzo y años de trabajo: desde sus comienzos con Guitar Hero hasta su actual contrato con MTV, no hay ningún pero que se le pueda poner a su ambición: unir a todo tipo de jugadores, expertos u ocasionales, para hacerles pasar un buen rato usando como medio a sus grupos favoritos. Elevándolo a la máxima potencia, es decir, añadiendo a la guitarra el grupo completo, el resultado es Rock Band.

Esta secuela nos vuelve a poner en el mismo contexto, es decir, cogiendo una batería, una guitarra -con una segunda haciendo las veces de bajo-, y un micrófono para tocar una selección digna de las ambiciones de los más melomanos. Llevar a nuestro grupo hasta la cima no será fácil, pero será muy divertido. Los 84 temas, muy bien balanceados en dificultad, se complementan con aquellos poseedores del primer Rock Band y la enorme colección dentro de los descargables. Aquel que no se contente es porque no quiere, a pesar de que para ello tenga que pasar por caja. Y por otro lado, el multijugador es de lujo, con la "Batalla de las Bandas" proponiéndonos retos a superar, sólo o acompañado. Uno de los mejores juegos sociales hechos nunca y, sin duda, la experiencia musical definitiva. El alma de las fiestas.

Braid
Number None Inc, Plataformas (360)

Parezca mentira o no los juegos arcade tienen todo lo necesario para aspirar igualmente a juego del año, mención que parece exclusiva de los llamados triple A. Juegos como World of Goo o Braid son buena cuenta de ello y más si aportan cierta originalidad a la que tan poco se nos acostumbra últimamente. Es precisamente la innovación y la originalidad las características que dan personalidad a un juego, y aunque parezca una apuesta arriesgada es la que marca al juego para ser recordados durante mucho tiempo, como es el caso de Portal (el año pasado) o  este mismo año de Mirror's Edge. Y aquí tenemos a Braid, quizás el patito feo de esta y otras tantas listas. Un juego que llegó en silencio, y que en un primer vistazo pasa desapercibido, pero que guarda en su interior una auténtica perla jugable y muy original, lo que en la jerga del sector se conoce como juego sleeper. ¿Pero que es Braid? Pues resulta difícil encasillar a Braid en un género concreto pues mezcla, y de manera magistral, los clásicos plataformas con los puzzles.

La base jugable de Braid es el de un plataformas 2D con desplazamientos bidireccionales, pero que se complementa con varios elementos interactivos que dan lugar a los puzzles. En Braid no hay contador de tiempo, no hay vidas, nuestro objetivo es conseguir avanzar al siguiente nivel, buscar a nuestra chica (toda una referencia al objetivo clásico del género) y recoger pequeñas piezas de puzzles. Pero la esencia de Braid se encuentra en el control del tiempo (lo que da originalidad a este título) que nos permite rebobinar nuestras acciones para enmendar nuestros errores o aprovechar características especiales de los escenarios y objetos para usarlos a nuestro antojo. Dicho en prosa, este planteamiento queda bastante descafeinado, pero en la práctica hace que uno se quede enganchado al mando desde el principio hasta el final, disfrutando segundo a segundo del juego. Pero Braid tampoco sería lo mismo sin su apartado técnico, que lo glorifica más si cabe. Una excelente puesta es escena 2D con escenarios y sprites muy trabajados, todo ello acompañado por una sobresaliente banda sonora. Sólo hay una excusa para no tener Braid, y es no tener una Xbox 360, el resto no están justificadas.

Dead Space
EA Redwood Shores, Survival Horror (PC, 360, PS3)

Dead Space abandera, junto con Mirror's Edge, un cambio en la tendencia en Electronic Arts. Esta nueva franquicia, que tendrá continuación según parece en 2010, el estudio que ha dado a la luz obras de templada recepción en crítica como El Padrino o Los Simpsons recoge lo mejor de diferentes géneros y de sus exponentes más brillantes para levantar un monstruoso Frankenstein que destaca por su solidez. Influencias de BioShock, Silent Hill, Condemned, Resident Evil 4 o Half-Life 2 se funden con otras cinematográficas extraídas de Alien: El Octavo Pasajero, Horizonte Final o La Cosa para dar a luz al más importante Survival Horror espacial que se ha visto en los videojuegos. El terror es clave en Dead Space, su atmósfera, presión asfixiante y sus repentinos sustos se acrecentan más gracias a la debilidad del protagonista.

La historia nos mete en el traje de Isaac Clark, un simple ingeniero que es enviado a rehabilitar las comunicaciones del carguero espacial USG Ishimura, con el que se ha perdido el contacto. Al llegar abordo Clarke y su equipo no encuentran ni rastro de la tripulación, y en su lugar, la nave se encuentra invadida por unas extrañas formas de vida, unos alienígenas llamados Necromorphs, capaz tanto de infectar seres vivos, mutarlos y convertirlos en asesinos paranoicos, como de recombinar tejido muerto y a partir de él crear unas deformes y aberrantes criaturas. A lo largo de unas diez horas de juego, Clarke debe dirgirse de un lugar a otro de la nave para volverla funcional y escapar del infierno espacial en el que se encuentra abordo. Dead Space añade algunos toques de propio cuño, como los momentos de gravedad cero, en los que el protagonista debe superar una situación en el exterior de la nave, o sin gravedad, muy bien entendidos. Gore, vísceras, momentos aterradores, estilo cinematográfica, influencias reconocibles y mucho más en un juego que se disfruta de principio a fin, incluso no siendo innovador en absoluto.

Mirror's Edge
DICE, Plataformas (PS3, 360)

Cada año que pasa resulta más complicado innovar en el mundo de los videojuegos, da la sensación de que todo está inventado. Así que cuando un estudio se atreve con una licencia nueva en la que arriesgan algo más que el nombre, es para sentirse dichosos. Mirror's Edge no sólo resulta sorprendente, sino que además funciona, sumamente divertido llevar a Faith por los tejados de los altos edificios blancos que componen la ciudad en la que vive. No faltan una gran cantidad de pequeños detalles para hacernos sentir en un lugar donde la libertad es mera ilusión y todo el mundo está manipulado. La cámara en primera persona y el estilo realista añade una nueva dimensión a los juegos de plataformas en 3D, alejándose de todo lo visto hasta ahora en este género. Supone un salto adelante importantísimo, mezclando un estilo de juego clásico con otro bastante más moderno, como es el de los FPS. Las armas no se utilizan comunmente, pero son una herramienta más para deshacernos de esos molestos policías que no dejan de seguirnos y de los que generalmente es mejor huir. No hay tiempo ni para respirar, lograr hacer un tramo seguido sin caernos o sin ser acribillados a balazos supone un subidón de adrenalina impresionante.

La fluidez en el sistema de juego está muy lograda, encadenando diferentes acciones como rebotar en una pared para agarrarnos a una cornisa y desde allí saltar a otro edificio superando un enorme vacío a nuestros pies. Como en todo plataformas que se precie, la mecánica de ensayo y error está presente, habiendo lugares ciertamente complejos por los que avanzar. Por otro lado, si decidimos pararnos a luchar en algún momento, Mirror's Edge gana en espectacularidad gracias a los desarmes. Es cierto que se hace algo corto, pero ésa es la única pega de importancia que se le puede extraer. Mantiene la intensidad durante todas las horas que estamos a los mandos y presenta diversas situaciones que impiden la monotonía, a cada cual más emocionante. Saltar de un tren en marcha, deslizarnos por un rascacielos, colgarnos de un helicóptero en pleno vuelo... esos instantes logran que el título creado por DICE sea aún más especial. Sin duda alguna, es uno de los mejores regalos que nos ha dejado este 2008, renovando un género en horas bajas.

Fable 2
Lionhead Studios, Rol (360)

Peter Molyneux siempre se ha caracterizado por ser un hombre que lucha por hacer realidad sus sueños. Buena muestra de ello es Fable 2, un título que, en muchos aspectos, es una apuesta personal por un estilo de juego diferente al que dio forma en su mente durante varios años. Con la primera entrega, ya había intentado plasmar ese mundo tan íntimo, con el que interactuar y en el que nuestras acciones tuviesen relevancia para el devenir del mismo. La nueva entrega supone la confirmación de muchas de las promesas realizadas, una demostración de que, con buenas ideas y la tecnología necesaria, se puede dar vida a creaciones únicas que dejarán su huella en la historia de los videojuegos. No hay muchos títulos que ofrezcan el grado de interacción con el mundo que tenemos en Fable 2. A lo largo de toda la aventura, iremos afrontando infinidad de alternativas entre las que deberemos elegir, que determinarán nuestro avance por el camino del bien o por el del mal.

No sólo eso, sino que también tendremos en nuestras manos el destino del mundo que nos rodea. La importancia de nuestras acciones ser irá haciendo patente con el paso de las horas, y en ocasiones deberemos meditar mucho antes de tomar nuestras decisiones, ya que su profundidad e importancia puede ir mucho más allá de las consecuencias inmediatas. Fable 2 es una aventura muy personal, en la que cada aventura es completamente diferente a las demás, en la que podremos no sólo convertirnos en los héroes del mundo, sino también en poetas, formar una familia, ser grandes inversores inmobiliarios, en meros trabajadores, asesinos… las opciones son muy numerosas, y podremos vivir nuestra vida digital como prefiramos. Sin duda, uno de los mejores títulos de este año 2008, tanto por su amplitud jugable como por su buen acabado general en todos sus aspectos. Una pequeña joya que llega a unos niveles de profundidad poco habituales para un juego.

Gears of War 2
Epic Games, Acción (360)

Gears of War revolucionó el género de la acción con su refinado sistema de combate basado en la cobertura y su espectacular puesta en escena. Dos años después de su salida al mercado, Epic nos trae ahora su secuela, un título que eleva al cuadrado las cualidades técnicas y jugables del original. El argumento nos pondrá nuevamente en la piel de Marcus Fenix, un Gear de élite sumamente preparado, rebosante de testosterona e hinchado de anabolizantes que recibe la misión de lanzar una nueva ofensiva contra los malvados y poco agraciados Locust. Esta raza alienígena se ha repuesto de los estragos ocasionados por el escuadrón Delta en la primera parte y ahora se ve capaz de aniquilar a la raza humana de una vez por todas. Por supuesto, ahí estamos nosotros para impedírselo, equipados con un arsenal devastador que recupera desde el mítico lancer hasta el demoledor mortero. El apartado gráfico del juego, que también ha sido desarrollado con el versátil Unreal Engine 3, es ostensiblemente mejor que en la primera entrega y demuestra las cualidades de un motor cuando lo colocamos en las manos de quienes lo diseñaron. Esto puede apreciarse tanto en los personajes -humanos y Locust- como en los entornos, que ahora presentan un mayor nivel de detalle. Por otro lado, apreciamos una optimización del mismo motor gráfico, ya que, a pesar de que ahora aparecen en pantalla un mayor número de elementos de forma simultánea, no aparecen de forma tan acusada los bajones de frames y tirones que observamos en la anterior entrega.

El sistema de cobertura también se ha pulido, incluyendo elementos móviles y volátiles. Por último, no debemos obviar los añadidos y cambios introducidos en el multijugador, con especial mención al modo Horda, que nos propone resistir cincuenta oleadas de ataques enemigos en un mapa de reducidas dimensiones. Si bien es cierto que Gears of War 2 pierde gran parte del impacto que supuso la anterior entrega y que no aporta ninguna novedad sustanciosa respecto a ésta, este frenético shooter en tercera persona es actualmente la mejor opción dentro del género de acción en el catálogo de Xbox 360. Y es que el shooter de Epic lo tiene todo: un apartado técnico de lujo, una jugabilidad endiablada y un multijugador muy intenso, que te mantendrá pegado al pad durante meses. ¿Estás preparado para experimentar una auténtica descarga de adrenalina?

Super Smash Bros Brawl
HAL Laboratory, Beat'em up (Wii)

Tras dos entregas en calidad ascendente, Makoto Sakurai puso toda la carne en el asador para convertir el nuevo capítulo de Super Smash Bros. en el más cuidado de toda la serie. Sin limitarse a simplemente añadir dos personajes y tres escenarios, el responsable del estudio Sora Ltd. y anterior responsable de HAL Laboratory tenía en mente un producto ambicioso, un título que quedaría grabado a fuego en la memoria de los aficionados. Super Smash Bros. Brawl fue el juego, un compendio de toda la historia de Nintendo introducida en un único DVD, una pequeña maravilla que justifica por si sola la compra de Wii gracias a sus múltiples virtudes. Resumiendo rápidamente: Mario, Link, Olimar, Samus Aran e incluso Solid Snake y Sonic, en un arcade de lucha que recupera la jugabilidad de los anteriores SSB. Imaginad que además se incluyen escenarios de casi todas las sagas de Nintendo, personajes tanto clásicos como recientes, incluyendo a viejas glorias a modo de cameos, como personajes de Punch Out o Golden Sun. Todo esto arropado, cómo no, por un apartado sonoro con más de 200 temas que abarcan desde Zelda, hasta Mario Bros., pasando por Metal Gear Solid o Kirby.

¿Necesitáis más? Ok, lo tenemos: un modo historia entretenidísimo con desarrollo de plataformas con elementos de acción, que coge todos los personajes del juego y los mezcla para dar lugar a una trama interesantísima escrita por el guionista de Final Fantasy VII. Si os decimos que con todo lo anterior no hemos desvelado ni un 20% del contenido de Brawl, no os quepa la menor duda de que es verdad. Infinidad de modos de juego, como desafíos o minijuegos, un modo arcade, el citado modo historia/aventura e incluso el más deseado de todos: Online. Jugar a través de la red contra otras personas es una delicia y lo bueno es que siempre hay gente dispuesta a jugar. Y sino, siempre queda el multijugador local. Brawl es una apuesta segura, un auténtico juegazo que hace honor a toda la historia de Nintendo, un regalo que ningún fan de Wii debe dejar escapar.

Left 4 Dead
Valve, FPS (PC, 360)

Los fans de las películas de serie B, los muertos vivientes y el terror tienen en el videojuego de acción en primera persona Left 4 Dead uno de los grandes del 2008. Valve ha sabido imprimir en esta obra digital todo el carácter visceral de este género cinematográfico que cuenta con autores como George A. Romero. Como jugadores nos podremos en la piel de cuatro supervivientes que deben superar obstáculos podridos, rápidos y agresivos: los infectados. Hordas de muertos vivientes nos esperan de forma masiva a lo largo de cada uno de los cuatro escenarios incluidos en el juego y que podremos jugar de forma solitaria o acompañados de tres amigos más con un excepcional modo de juego cooperativo en red. Acción y disparos en una primera persona impactante y agobiante, sensaciones que vivirá cada superviviente en sus propias carnes al verse asaltado por centenares de enemigos de forma simultánea.

Con un apartado gráfico correcto y muy cuidado, sobre todo por su profunda ambientación que siempre recuerda al universo cinematográfico, Left 4 Dead supone una descarga de adrenalina continua. La variedad de infectados es destacable, no así el número de enemigos especiales, como la Witch, el Tank o el Smoker. Pese a ser carismáticos, aparecer en los lugares más insospechados y provocar situaciones de tensión, el cuarteto de jefes se antoja reducido. En cualquier caso, controlarlos desde el modo multijugador competitivo no deja de ser una verdadera delicia. Vive tu propia película de serie B, experimenta la tensión que supone escapar de una ciudad plagada de infectados y dispara a diesto y siniestro en este videojuego de Valve que en un sólo DVD incluye una experiencia multijugador cooperativa que todo aficionado a la tensión debe vivir.

Little Big Planet
Media Molecule, Plataformas (PS3)

Aun con varias series exclusivas a su espalda, Sony necesitaba un nuevo buque insignia para su PlayStation 3: un título fresco, divertido y accesible para todo tipo de jugadores. El resultado no se ha hecho de rogar y habiéndose presentado durante la pasada GDC 2007, Little Big Planet está ya entre nosotros. La obra de Media Molecule es uno de los puntos de inflexión más marcados en la historia del gaming 2.0, pues a pesar de ser un juego completo por si mismo, es la comunidad de usuarios la que hace grande al propio título con sus propias creaciones. El factor creativo pasa a un nuevo nivel de importancia, pues el jugador deja de ser un sujeto pasivo y es quien toma las decisiones de como quiere hacer las cosas. Se puede jugar a Little Big Planet de dos formas distintas, ambas igual de divertidas, pero que no deberían ser excluyentes. Por un lado está su faceta offline con los niveles preparados por Media Molecule, realizados con el editor que acompaña al juego y que, como es normal, gozan de un nivel de calidad insuperable. En el otro lado nos encontramos con el modo online y los niveles de los usuarios que crecen a decenas cada día, aumentando con ello de forma considerable la vida de juego. Quedarse sólo con una, y más concretamente sin disfrutar del online, sería desvirtuar la idea original de Little Big Planet.

Pero esta jugabilidad revolucionaria en consolas no sería posible si un buen motor físico, apartado técnico y mecánica que la soportaran. La estética y apariencia gráfica de Little Big Planet se identifican por sí mismas, con unas cuotas de calidad pocas veces vistas en un título de plataformas y edición de fases y personajes. El sonido es otro de los factores técnicos que brilla con luz propia y quedará en la memoria de todo aquel que se atreva a crearse un sackboy y ponerlo en movimiento con su senacional e intuitivo modo de control, apto para todo tipo de públicos y sublime en cuanto a físicas. El editor de fases es el pilar del juego. Completo y versátil como pocos, las posibilidades son infinitas y se puede hacer todo, llegando a modificar la jugabilidad plataformera central y pudiendo desarrollar mecánicas de puzzles, arcades, o hasta juegos de lucha. Cada día aparecen nuevas y numerosas creaciones de usuarios y la propia Sony, que está lanzando una lluvia de packs descargables para el título a través de PSNetwork. Es sobresaliente y divertido, adictivo y largo, artístico e innovador, pero demasiado tradicional a la hora de recorrer los niveles.

Little Big Planet bien podría tener como lema una frase como la siguiente: el límite está en la imaginación de cada uno. Y es así porque este título se jugará tanto como la creatividad de sus jugadores lo permita puesto Media Molecule ha dejado en nuestras manos una completa herramienta que nos permite crear nuestros propios escenarios para que pueda jugarlos toda la comunidad. Poner toda la creatividad al alcance de nuestra mano es la mejor idea para tener horas y horas de entretenimiento.

Grand Theft Auto IV
Rockstar, Acción (PC, 360, PS3)

Grand Theft Auto es una saga que ha ido evolucionando con el tiempo. Poco a poco, sin prisa pero sin pausa, sin perder la identidad pero avanzando impecablemente. Esta cuarta entrega -a nivel de numeración, puesto que sería la número 10 en el currículum de Rockstar- es un paso adelante a nivel definitivo. Con sus sacrificios, sus riesgos. Liberty City, esa metrópolis ficticia basada en Nueva York, es muy diferente a todo lo que hemos visto hasta ahora, pero a la vez la reconocemos desde el primer momento que desembarcamos en uno de sus puertos.


Niko Bellic también la reconoce, por supuesto. Pero como toda gran verdad esconde una gran mentira, él encuentra el sueño americano como una absoluta pesadilla. Su primo Roman le prometió coches lujosos, chicas despampanantes y todo el dinero que podría desear. Pero el precio a pagar es muy alto: corrupción, sociópatas, crimen, sangre. La libertad tan anhelada le vuelve aún más prisionero, y eso es lo que notamos cuando se relaciona con los muchos secundarios que cruzará camino con nosotros durante toda la aventura. Porque uno de los grandes valores de GTAIV son sus secundarios, todos ellos reconocibles, pero todos ellos carismáticos.


A nivel de mecánica volvemos a tener una ciudad a nuestros pies. Se pierde parte de la espectacularidad de San Andreas para, a cambio, sentirnos una hormiga más aplastada por los enormes engranajes de Liberty City. El sentimiento se hace más patente gracias al empeño por parte de la desarrolladora  en darle a la ciudad una cohesión y una belleza inusitadas dentro del género. Cuando caminas por el barrio financiero o por el ghetto, sientes que te encuentras rodeado de gente que vive a diario como lo haría cualquiera. Y a la hora de coger las armas para hacer cualquier encargo, el sistema de cobertura implementado le da otro cariz a esa perspectiva de shooter arcade típica de la saga. Igual con los vehículos, cuidados en detalle y cada uno con su propia manera de reaccionar, aunque sencillos de dominar. Lo que lo hace uno de los mayores aspirantes del año no es ninguno de esos elementos individuales, sino cómo todos se conjugan para dar espacio a una experiencia épica a la vez que cinematográfica y longeva como pocas veces se ha visto en el ocio electrónico. 

Fallout 3
Bethesda, Rol (PC, 360, PS3)

Fallout 3 es sin lugar a dudas uno de los títulos más llamativos de este 2008 que termina. No solo se ha conseguido revitalizar una franquicia tristemente desaparecida por el cierre de su estudio materno, si no que se ha logrado crear un universo devastado y postacpocalíptico con todo lujo de detalles. Desde luego, los amantes del clásico podrán amarlo u odiarlo por no respetar al pie de la letra la filosofía de la saga original, pero el juego de Bethesda consigue no dejar indiferente a nadie. Utilizando una engañosa perspectiva en primera persona, la tercera parte de una de las más carismáticas series de RPG sigue siendo un título de rol al uso, ofreciendo al jugador una gran profundidad en el desarrollo del personaje que vemos evolucionar desde sus primeros años de vida hasta lamadurez. Tampoco se ha descartado ese toque canalla, irónico y humorístico emblema de la franquicia, que consigue provocar la sonrisa con las contínuas referencias políticas y la crítica social.


Enfrascados en la historia personal de nuestro personaje, descubriremos que la América postnuclear es un universo en el que cada uno por si mismo debe buscar su propio destino. Fallout 3 gira a nuestro alrededor, es cierto, pero sólo para demostrar que somos una minúscula parte de todo lo que se puede encontrar en el yermo. El Enclave, gobierno de facto, la hermandad del acero, más interesada en la búsqueda del conocimiento que en la protección de los ciudadanos, o los numerosos grupos independientes son algunas de las facciones que podremos encontrar. En un territorio que recuerda a Oblivion por la libertad que tenemos para movernos y las numerosísimas localizaciones, descubriremos nuestro propio camino y nos labraremos una reputación como guardián de los inocentes, azote de los justos o simplemente árbitro de conflictos. El desarrollo de nuestro personaje está enfocado en el PipBoy, nuestro 'ordenador personal' que nos hará progresar en todos los apartados posibles, prestándonos además una ayuda inestimable con las armas, ítems, mapas, etc... el diseño de todos los elementos particulares de Fallout se han creado pensando única y exclusivamente en mantener la seña de identidad de la saga: el Vault Boy. Este personaje clásico de la serie creada por Black Isle mantiene todo el carisma y ambientación de los años 50 que se ha incluído en la banda sonora, emisoras de radio, carteles, menús y todo lo imaginable que pueda entrar en contacto con la vida de nuestro personaje.


Mención aparte merece que se haya mantenido el sistema de pericias y desarrollo S.P.E.C.I.A.L. que hemos visto en los anteriores títulos. El contacto con los demás PNJ de la aventura dependerá también gran parte de la información que podamos conseguir, así como 'modelar' a nuestro personaje de la forma que mejor se adapte a nuestros gustos. La gran cantidad de ítems, armas, elementos para mejorar o arreglar las mismas, el sistema de karma, las aptitudes especiales, o la forma en la que preparemos a nuestro personaje para enfocar los combates (a larga distancia, cuerpo a cuerpo, con armas de gran calibre, etc) son otros de los factores importantes que harán que nuestra aventura vaya hacia unos derroteros o hacia otros, hacienndo gala de un gran balance en todos los aspectos del juego y que permiten al usuario encarar las luchas como más le convenga o prefiera.


El sistema de apuntado V.A.T.S. también le da otro aire estratégico a los enfrentamientos, aunque en este caso se facilita demasiado el poder acabar con los enemigos, pero eso no quiere decir que no esté bien pensado y que le dé libertad al jugador para utilizarlo o no. En definitiva, Bethesda ha querido darle un mundo cruel, duro, despiadado y lleno de peligros al jugador para que lo recorra, explore y consiga llegar hasta sus objetivos. La gran cantidad de personajes distintos y algunos muy interesantes nos dan otra razón más para pensar que Fallout 3 es, con claridad, el mejor, más largo, interesante, divertido y espectacular juego del año. Compra segura por cualquier amante de los RPG's, y de los juegos en general.

Cabecera1-MeriStation Juego del Año 2008Metal Gear Solid 4
Guns of the Patriots

Kojima Productions, Acción (PS3)

¿Cuál es la clave para que un título acabe convirtiéndose en el juego del año? Sin duda, existen tres vías principales: El aspirante puede hacer gala de un concepto revolucionario, bien porque su propuesta nunca antes se haya visto o bien porque reinvente un género de tal forma que acabe sentando un precedente, un antes y un después en la industria; aquí podrían entrar juegos del calibre de Doom, Street Fighter II o Grand Theft Auto III. También, aunque no invente o reinvente nada, puede acabar convirtiéndose en el juego del año si hace gala de una calidad casi insuperable en todos y cada uno de sus aspectos, mejorando una fórmula previa; ese puede ser el caso de BioShock o Super Mario Galaxy. Por último, un juego puede convertirse en el mejor título del año debido a que, aunque sólo sobresalga por encima de los demás en un único apartado, éste sea tan extraordinario que logre sobrecogernos, estremecernos o sorprendernos como ningún título ha hecho ni de lejos a lo largo de doce meses; éste es el caso del juego que nos ocupa: Metal Gear Solid 4 Guns of the Patriots. ¿La razón por la que recibe el galardón de juego del año por parte de esta casa? La unión entre cine y videojuegos que representa; su capacidad narrativa; la profundidad y mimo con el que han sido construidos sus personajes; la forma de construir y desarrollar el argumento sin perder la coherencia; la emoción de su desenlace que cierra de manera inmejorable 21 años de historia de una saga mítica.

Metal Gear Solid 4: Guns of the Patriots es también la culminación del concepto de espionaje táctico que Hideo Kojima ha desarrollado a lo largo de dos entregas de Metal Gear para MSX, una para PSX, dos para PS2 y esta última en PlayStation 3, siendo la más grande exclusiva que cualquier jugador desearía disfrutar. Pocos ejemplos tan importantes como éste pueden servir de excusa para adquirir una nueva plataforma, aunque sea por la simple razón de contar con la oportunidad de disfrutar, experimentar, e incluso sentir tamaña obra maestra. Y es que MGS4 nos habla desde el principio de sensaciones, de sentimientos, de personajes llevados al límite de sus posibilidades. La misma secuencia de introducción del juego, mostrada antes siquiera de que pulsemos el botón start, ya posee una intensidad dramática, una simbología repleta de guiños a los fans de juegos anteriores, y una fuerza trágica y narrativa que supera ampliamente a todo lo visto en el resto del año en lo que a videojuegos se refiere. En esos escasos dos minutos, Kojima nos muestra, con la inestimable ayuda de Harry-Gregson Williams a la batuta, muchísimo más de lo que cualquier juego de acción al uso pondría encima de la mesa con 5 horas de secuencias de vídeo. Esos dos minutos te atrapan irremediablemente; esos dos minutos harán que, si eres un aficionado a la saga, no dejes de jugar hasta completar el título.

Por supuesto, ya inmersos en el juego en sí, a lo largo de sus cinco actos nos veremos incesantemente sacudidos por momentos tan o más intensos y dramáticos que esos dos minutos de introducción. Es ahí donde reside la grandeza de MGS4. Por supuesto, el resto de apartados han recibido también la dedicación que merecen. Kojima ha reinventado la mecánica del Tactical Espionage Action que popularizara con el primer Metal Gear Solid, trasladando a Snake a varios conflictos armados en los que pasar desapercibido ya no es ni mucho menos tan fácil como antes. En dichas batallas, varios grupos rebeldes se enfrentan a un gigantesco Goliat: la PMC (compañía militar privada) más poderosa del mundo, liderada por Liquid Ocelot, la némesis de Snake. A nosotros nos corresponderá la decisión de tratar de pasar desapercibido por los diferentes escenarios, limitándonos a cumplir nuestros objetivos, o tomar parte activa en los crudos combates que se desencadenarán a nuestro alrededor.

Otra acertada adición a la mecánica de juego es el Metal Gear Mark II, un pequeño ingenio creado por Otacon, fiel camarada de Snake, que actuará como nuestro particular escudero, sirviéndonos para explorar escenarios, recolectar ítems o expiar al enemigo, entre otras muchas funciones. Entrando en el apartado gráfico, MGS4 ofrece uno de los espectáculos visuales más sólidos y consistentes vistos hasta ahora en PS3. Aquí destaca de nuevo la construcción de los personajes, con un cuidado diseño, además de un modelado y calidad en las texturas que los cubren que los hacen cobrar vida propia. El sonido, desde los escalofriantes bramidos de los ingenios biomecánicos conocidos como gekkos hasta el silbido de las balas que surgen desde todas partes, ambientan el juego de manera magistral. El excepcional trabajo de los actores encargados de poner voz a los personajes (lástima que Konami se negara en banda a doblar el juego al castellano) y la música de indiscutible calidad que nos acompaña a lo largo de la aventura acaban por redondear el conjunto de un apartado sonoro y visual que se cuenta entre lo mejor visto hasta ahora en PlayStation 3.

Pero, tal y como apuntamos al principio, muy por encima del apartado técnico, de la mecánica de juego, del sistema de control, de su sólido modo online (un nuevo juego en sí mismo) o de cualquier otro aspecto de MGS4, por mucha calidad que éste atesore, se encuentra su hilo narrativo. Con MGS4 se cierran 21 años de historia de una saga que Hideo Kojima nos ha narrado a lo largo de 7 capítulos principales; y se cierran de forma inmejorable. Todo es convenientemente explicado, desde la razón por la que Snake usa CQC en sus combates, cuando en anteriores entregas cronológicas de la saga esto no era así, hasta los más bizarros planteamientos que quedaron inconclusos en el para muchos caótico guión de MGS2: Sons of Liberty. Pero por supuesto Kojima no se limita a esto, narrándonos además el último capítulo de la vida de un soldado mítico, Solid Snake, cuya existencia se apaga por momentos debido a su clónico y defectuoso código genético. Pero el prematuramente viejo soldado quiere morir de pie en lugar de postrado en un lecho, por lo que se embarca en una última misión y nos hace partícipes de ella. A lo largo de la historia, llegaremos a implicarnos con Snake como jamás hemos llegado a hacerlo con personaje alguno, provenga este del mundo del videojuego, el cine, el cómic o la literatura.

Sentiremos su desesperación, su determinación, su impotencia, su audacia, su dolor… Lo sentiremos como si fuéramos nosotros, y no Snake, quienes estuviéramos viviendo en primera persona los acontecimientos en los que el viejo soldado se ve inmerso, todo en aras de cumplir una más que importante misión final antes de que la muerte aparezca para reclamar su cansada alma. Pero la odisea vivida por el resto de personajes de Guns of the Patriots es tan absorbente, asombrosa y sobrecogedora como la del propio Snake. Desde Otacon, el fiel camarada de Snake, hasta Raiden, el plano protagonista de MGS2 que, marcado por la tragedia, se convierte en el carismático personaje que siempre debió ser, pasando por el enigmático Vamp o el implacable Liquid… Todos y cada uno de los personajes de Guns of the Patriots reciben un tratamiento que ya quisieran para sí los avatares de cualquier videojuego aparecido a lo largo de este 2008 que ya llega a su fin. En definitiva, MGS4 se convierte en el juego del año por cerrar de manera magistral la que desde ya debe ser considerada a todos los efectos como la historia más grande jamás contada en el ámbito del videojuego. Si aún no la has vivido, deberías enmendar tan craso error de inmediato.