Dragon Age: Origins, Entrevista

Dragon Age: Origins es una mezcla entre lo nuevo y antiguo. Inspirado en la saga clásica Baldur's Gate, a la vez promete ser un salto adelante en los juegos de rol occidentales ambientados en mundos fantásticos, con un sistema de combate más espectacular. Brent Knowles, diseñador jefe del juego, ha sido nuestro guía para acercarnos un poco más a la próxima creación de BioWare.

Dragon Age: Origins es una mezcla entre lo nuevo y antiguo. Inspirado en la saga clásica Baldur's Gate, a la vez promete ser un salto adelante en los juegos de rol occidentales ambientados en mundos fantásticos, con un sistema de combate más espectacular. Brent Knowles, diseñador jefe del juego, ha sido nuestro guía para acercarnos un poco más a la próxima creación de BioWare.

BioWare es una compañía que se hizo un nombre en este sector a partir de grandes juegos de rol con un estilo muy particular, sello de la casa a lo largo de los años. En su haber tenemos importantísimos clásicos como las dos entregas de Baldur's Gate o Neverwinter Nights, y otros más recientes que seguramente acaben siéndolo, como Mass Effect. Dragon Age, en cambio, mira más hacia el pasado, para recuperar lo mejor de aquellos mundos de fantasía y actualizarlo a los tiempos que corren.

Hemos tenido ocasión de charlar extensamente sobre el juego con Brent Knowles, diseñador jefe Dragon Age: Origins, sobre múltiples cuestiones relacionadas con este título. En las próximas páginas os avanzaremos muchos detalles acerca de la historia o la mecánica implementada, acompañándolos con comentarios de este desarrollador, complementando así nuestras impresiones durante el E3 y la Games Convention, al igual que la videoentrevista con Dan Tudge, otro de los responsables del juego. Para empezar, quisimos saber por qué la propia BioWare considera a Dragon Age el sucesor espiritual de Baldur's Gate:

"Tenemos numerosos miembros del equipo que trabajaron en la franquicia Baldur's Gate que ahora trabajan en Dragon Age. Sentimos que en Dragon Age ofreceremos una historia fantástica, incluyendo muchos de los elementos que empleamos en Baldur's Gate. Es épica, pero es realista, está influida por emociones humanas. Creemos que los jugadores se introducirán de lleno en la historia. Por otro lado, tenemos un sistema de combate en el que controlamos a los miembros de nuestro equipo, manteniendo las características principales del sistema de combate de Baldur's Gate".

"También lo hemos modificado para que sea más táctico, así que hay una gran combinación de elementos nuevos y antiguos. Así que el juego resultará familiar para nuestros seguidores". Inmediatamente, lo siguiente que nos preguntamos fue por qué decidieron iniciar una nueva saga en lugar de continuar con Baldur's Gate: "Estamos contentos con lo que logramos con Baldur's Gate, pero queríamos crear un nuevo mundo con contenido inédito para explorar. Los diseñadores queríamos crear nuestro propio mundo, nuestra propia historia, sin imitaciones. Además, podemos utilizar la propiedad intelectual de Dragon Age en otros productos, para crear una experiencia completa en torno a esta licencia".

BioWare parece algo reacia a dar más datos sobre el argumento de Dragon Age: Origins. "No puedo hablar de sucesos concretos, pero puedo comentar la experiencia global que los jugadores obtendrán. Podemos elegir un determinado pasado para nuestro personaje, el cual influirá en cómo el resto de personas se relacionarán con nosotros. Podemos no gustarlos si venimos de una determinada clase, por ejemplo". Sin embargo, sí que ha publicado información sobre la ambientación y el pasado del territorio por el que nos moveremos.

Se está produciendo una guerra a causa de la segunda venida por parte de un ejército de monstruos, denominado "La Plaga". Se trata de una serie de hombres que trataron de usurpar el cielo, pero fueron expulsados y se transformaron en criaturas deleznables. Hace cuatro centurias invadieron el imperio, que tras aquel suceso dio lugar a la nueva nación de Ferelden, y ahora amenazan con regresar. El primer objetivo de nuestro personaje principal es alistarse en una orden llamada los "Guardianes Grises", la élite de los soldados que se dedican a acabar con todos estos seres allá donde aparecen. De este modo, seremos reclutados por el rey para así colaborar en la batalla y detener al enemigo.

 "El jugador deberá emprender un viaje en el que conocerá todo tipo de culturas e interactuará con otros humanos, debiendo tomar algunas decisiones que influirán en el desarrollo la historia. Finalmente, ofreceremos diferentes desenlaces según el jugador haya escogido. Por otro lado, según vayamos uniendo compañeros a nuestro equipo y luchemos junto a ellos, estos pueden ayudarnos a tomar decisiones en los diálogos. Tienen su propia personalidad y es otro factor a tener en cuenta. Son como un grupo de hermanos viajando juntos y su estado de ánimo puede variar dependiendo de lo que ocurra".

El sistema de diálogos tiene similitudes con los ya vistos en otros títulos de BioWare, como Neverwinter Nights o Mass Effect. Nos muestran varias opciones a elegir, cada una de un diferente cariz (amable, agresiva, cómica, persuasiva...) y entre esas posibilidades en ocasiones se incluye una adicional según las habilidades particulares del protagonista. Aún no sabemos si el juego estará completamente localizado, pero lo que sí está confirmado es que todas las conversaciones se podrán escuchar en perfecto inglés. No obstante, no hay que elegir únicamente respuestas en una charla, "habrá momentos en que el jugador tendrá que elegir un lugar al que ir a continuación de entre una lista. De este modo podrán escoger el orden en el que avanzarán en esta aventura".

Más allá de la historia, que seguramente conoceremos de forma más amplia próximamente, la siguiente cuestión en importancia es claramente el sistema de combate. De momento, Dragon Age: Origins sólo tiene asegurada una versión de PC, así que el control está optimizado al teclado y al ratón. En la parte de abajo de la pantalla aparecen diferentes ataques y hechizos que podemos asociar con atajos en teclas para activarlos durante las batallas y así manejar a todos los miembros de nuestro equipo. Podemos buscar un punto de vista enfocado en la acción, situando la cámara detrás del personaje al estilo Resident Evil 4, o por el contrario colocarla en perspectiva isométrica o cenital para realizar un acercamiento más estratégico.

Se pretende lograr una mayor espectacularidad, casi recordando más a algunos referentes del género de la acción en ciertos casos que a un RPG típico. "Cuando derrotamos a un adversario, con suerte se inicia una secuencia sangrienta en la que vemos cómo acabamos con ellos. Os emocionaréis con Dragon Age". Eso sí, pese a el cambio visual que hayan querido producir, el sistema de combate no tendrá tantas modificaciones en ese sentido, ya que se mantendrá fiel a las bases principales de los juegos de BioWare, aunque con ciertas variaciones lógicamente.

"El jugador debe preocuparse de ir subiendo de nivel a la par que va eligiendo una serie de habilidades para los miembros de su equipo que deberían complementarse entre sí. Habrá un gran número de combinaciones tácticas en el juego, de modo que los jugadores aprenderán qué es lo mejor para cada personaje y cada situación. Lucharemos contra grupos de enemigos con diferentes características: cuerpo a cuerpo, arqueros... y por tanto hemos de emplear diferentes técnicas para vencer a los distintos monstruos que aparecerán. No deberemos olvidar aprovecharnos del terreno, buscando diferentes posiciones".

Por tanto, cada batalla habrá que plantearla de diferente modo, como puede ser eligiendo objetivos prioritarios para que sean los primeros en caer. Todo dependerá, por supuesto, de las habilidades de nuestro grupo, ya que, por ejemplo, si únicamente portamos guerreros con armas de corto alcance no podremos refugiar a ninguno para realizar hechizos a distancia. La complejidad en los enfrentamientos parece asegurada, aunque según comenta Brent Knowles, "hemos introducido diferentes niveles de dificultad, de modo que aunque estamos ante un juego desafiante, los jugadores se sientan cómodos ante él".

Entre las clases seleccionables que se conocen hasta el momento no hay muchas sorpresas: magos, guerreros y elfos, con sus características más o menos típicas. Durante nuestro periplo podremos hacernos aliados como los perros de guerra Mabari, o nos las tendremos que ver con criaturas como arañas, hombres lobo u ogros. Los Genlocks son los principales miembros de "La Plaga" y los hay de diferentes tipos, lo que variará sus habilidades, como ser resistentes a la magia la mayoría de ellos, o incluso tener capacidad de usarla los más poderosos.

"El guerrero posee diferentes armas para combate cuerpo a cuerpo, como embestidas con el escudo, mientras que el mago cuenta con un amplio rango de hechizos, de modo que difícilmente encontraremos dos magos iguales en el juego. Puedes lanzar bolas de fuego, paralizar a los enemigos... bueno, son muchos. Esto permite crear tácticas muy interesantes según los conjuros que utilicemos. La principal diferencia entre estas dos clases es que el mago suele ser útil para atacar a varios objetivos a la vez, mientras que el guerrero tiende a centrarse en sólo uno a cada momento".

Tratándose de un juego de BioWare, tenemos multitud de opciones aseguradas a la hora de configurar nuestro personaje principal al inicio de la aventura. "Podemos elegir la clase, su pasado, la raza, el género, quiénes son tus padres o las habilidades con las que comienzas. Posteriormente experimentas más niveles, más habilidades para elegir. O puedes cambiar la equipación, cogiendo mejores armas o armaduras por ejemplo. Luego elegimos lo que mejor se adapte y resulte más beneficioso, tras hacer ciertas pruebas".

La palabra "Origins" agregada al título del juego a posteriori, cláramente invita a pensar que sólo será el primero de muchos, y como ya hemos podido ver al principio de este artículo, BioWare pretende crear toda una saga de la que sólo conocemos su primer integrante. "Tenemos un mundo muy detallado y Dragon Age sólo cuenta una pequeña parte de la historia. Hay mucho más para explorar, por lo que estamos claramente inclinados a revelar que hay planeados otros productos para el futuro. Nos encantaría ver a esta franquicia triunfar, llevamos trabajando en ella varios años, y queremos dar oportunidad a los seguidores de volver a este mundo".

Electronic Arts cerró la compra de BioWare, junto a Pandemic, a finales del año pasado. Sin embargo, esto no parece haber influido en la forma de trabajar de la compañía fundada por Ray Muzyka, Greg Zeschuk, y Augustine Yip, quien la abandonó en 1997, dos años después de su nacimiento. "Tras la adquisición, ellos querían que siguiéramos trabajando en lo que somos buenos. El mayor cambio que yo he notado es una nueva tarjeta de visita. Además, podemos hacer uso de sus recursos o conocimientos, lo que está muy bien, así que creemos que ha sido muy positivo. Siempre nos están apoyando para que lancemos grandes productos, está siendo una buena experiencia".

Para terminar esta entrevista, quisimos que Brent Knowles dijera libremente aquello que quisiera comentar a la gente que está aguardando con ansia este título: "Nos gustaría decir que Dragon Age podría aparecer en algún momento en consolas, pero no podemos desvelar nada más en este momento". Por lo que nos quedamos con las ganas de una confirmación, y de momento habrá que conformarse con "Origins" en PC, lo cual no es precisamente poco por lo que vamos conociendo de él.

Dragon Age: Origins

Los creadores de Baldur's Gate y Neverwinter Nights preparan ahora su próximo título de rol ambientado en un nuevo mundo de fantasía y con más dosis de acción.
Dragon Age: Origins