[TGS] Kingdom Hearts: Birth by Sleep, Impresiones

Una nueva toma de contacto con el nuevo Kingdom Hearts para la PlayStation Portable, esta vez en casa, en el Tokyo Game Show. Square Enix está logrando que nos ilusionemos de lo lindo con este título, que rezuma calidad por todos los costados.

Una nueva toma de contacto con el nuevo Kingdom Hearts para la PlayStation Portable, esta vez en casa, en el Tokyo Game Show. Square Enix está logrando que nos ilusionemos de lo lindo con este título, que rezuma calidad por todos los costados.

La acción tiene lugar diez años antes de la historia que cuenta el primer Kingdom Hearts, y se centra en los primeros caballeros que utilizaron las llaves espada, mucho antes que Sora. Los tres personajes principales, Terra, Ventus y Aqua, tendrán la misión de buscar a su maestro desparecido, Xehanort, y su ayudante. Nos encontramos también con unos nuevos invitados, los 'no nacidos' (unbirth) que son criaturas de varios tamaños y color azul principalmente que son diferentes de los antagonistas que ya conocemos, los incorpóreos y los sincorazón. En la demo que hemos probado se nos ofrecen dos niveles básicos: el de Terra y el de Ventus.

En el escenario de Terra, y en una primera fase que está ambientada en una especie de bosque encantado, tenemos que deshacernos de innumerables no nacidos que van cambiando su forma y tamaño. A veces nos tenemos que enfrentar a tres grandes a la vez. Con el botón triángulo desatamos nuestros ataques especiales y con el círculo atacamos normalmente. Un detalle interesante son los iconos que nos guían a la hora de saber qué botón tocar en cada momento. Éstos aparecen en el centro del cuerpo del no nacido. Cuando lo pulsamos (unas veces con una pulsación basta, en otras ocasiones hay que pulsar en sucesión) el enemigo sufre un gran daño. Pero normalmente no es suficiente para eliminarlo. Eso sí, se reduce de tamaño o se separa en tres no nacidos pequeños.

Cuando eliminamos a todos los enemigos de esta fase, una corta escena cinemática nos presenta la siguiente, la del reino encantado y su gran castillo. Ahora estamos en el estrecho camino que conduce a la fortaleza. Allí seremos atacados por más enemigos que salen de todas partes y que no nos dan un respiro. Cada vez hay más y son más fuertes, como era de esperar. Si conseguimos llegar a las puertas del castillo, nos encontraremos con el jefe final, un colosal y amenazante telar gigante de color rojo.

Para eliminarlo deberemos atacar (sobre todo con ataques especiales desde el menú) sus puntos débiles, que están marcados con unos iconos en forma de círculo distribuidos por su cuerpo. Pero la misión no es fácil, ya que intentará aplastarnos con sus enormes pies. También, cada cierto tiempo, lanza una especie de cuerda que nos atrapa y quita energía. Una vez lo destruimos, finaliza la partida.


Pasemos al escenario de Ventus, el Castillo de los sueños. Al principio hay una conversación entre dos personajes diminutos: el ratón de la Cenicienta y el propio Ventus. El diálogo gira alrededor de la malvada madrastra de Cenicienta y los ardides que está tramando contra ella. Ventus quiere ayudar en esta situación y le dice al ratón que va a buscar todo lo necesario para confeccionar un vestido a la chica. Cuando finaliza la conversación, nos metemos de lleno en la partida.

Como hemos mencionado, el tamaño de Ventus es realmente pequeño. Como si se hubiera transformado especialmente para la ocasión. A consecuencia de esto, las habitaciones del castillo son enormes para la ridícula estatura de nuestro personaje. Pero esto también supone una ventaja, ya que podremos utilizar muchas partes del escenario en nuestro beneficio. Nada más comenzar a movernos por la habitación en la que estábamos hablando con nuestro amigo ratón somos atacados por estos nuevos personajes, los no nacidos.

Los controles son bastante sencillos. Con el stick analógico nos movemos, con el círculo llevamos a cabo nuestros ataques, con la X saltamos y con el cuadrado nos defendemos. Con la cruceta direccional accedemos al menú desde el que podremos seleccionar objetos, realizar ataques especiales o invocar magia. Las opciones se aceptan con el botón triángulo. También podemos mover la cámara a voluntad manteniendo pulsado el botón L y moviendo el stick analógico.

En algunas circunstancias es muy práctico este cambio de enfoque (sobre todo en este nivel) ya que con la cámara por defecto no nos damos cuenta de la presencia de objetos que tenemos encima de nuestras cabezas, a una altura considerable y que pueden llegar a ser muy útiles. Por ejemplo en una de las habitaciones había un tenedor que estaba clavado en la pared, al parecer como resultado de una lucha anterior. Si saltamos sobre él podemos acceder a niveles más altos o sorprender a nuestros enemigos desde el aire.

Un aspecto importante del juego es la presencia de una barra de ataque que se va llenando a medida que vamos doblegando enemigos. Cuando ésta se llena del todo, podemos entrar en un modo especial que nos permite llevar a cabo ataques elementales de un poder destructivo enorme. Eso sí, con límite de tiempo y a expensas de vaciar por completo la barra. Entre estos ataques encontramos los del rayo, que permite electrocutar a nuestros adversarios o los de trueno que los deja fuera de combate con ondas sísmicas. Realmente dignos de mención son los efectos visuales durante este modo.

Otra novedad es la presencia de un punto de mira muy especial. Si pulsamos la tecla R durante un ataque, la cámara cambia a un enfoque en primera persona y la vista se vuelve verde. En este modo podemos ir señalando a todos los enemigos que tenemos a tiro mediante la tecla círculo. Una vez hecha nuestra selección, volvemos al modo normal pulsando otra vez R, y Ventus irá atacando automáticamente a todos los no nacidos que hayamos seleccionado. Todo un acierto este modo.

Al final de este nivel nos enfrentamos al gigantesco (recordemos nuestro tamaño) gato Lucifer. La manera de deshacerse de él es también bastante original. Debido a la diferencia de fuerza y velocidad, tendremos que hacer uso de nuestro ingenio. Para ello nos subiremos en su lomo y lo dirigiremos contra objetos contundentes como una mesa o las paredes y así ir mermando su energía debido a los golpes. También podemos hacerlo caer desde cierta altura. Aunque en ese caso, caemos de la montura y tenemos que volver a empezar. Muy, muy divertido.

Como ya comentamos en su momento, este juego promete mucho, sobre todo en sus apartados gráfico y de jugabilidad, ambos muy cuidados. Hasta ahora hemos visto poco de lo que ofrecerá el producto final. Pero nos deja un buen sabor de boca. Si bien hay algunos aspectos que pulir, como una cámara que se pierde a veces en las luchas con los jefes finales, estamos seguros que se solucionaran y que este título satisfará con casi total seguridad a los poseedores de la portátil de Sony.

Kingdom Hearts: Birth by Sleep

Precuela de las aventuras de Kingdom Hearts de PlayStation 2 para PSP
Kingdom Hearts: Birth by Sleep