[E3] Rhythm Heaven

Entre las novedades de Nintendo para lo que queda de 2008 hay una llamativa sorpresa en forma de cartucho musical. Rhythm Heaven, continuación de uno de los juegos más entrañables de GBA, ha sido oficialmente confirmado más allá de Asia. Otra de joya producto del Wario Ware Team.

Entre las novedades de Nintendo para lo que queda de 2008 hay una llamativa sorpresa en forma de cartucho musical. Rhythm Heaven, continuación de uno de los juegos más entrañables de GBA, ha sido oficialmente confirmado más allá de Asia. Otra de joya producto del Wario Ware Team.
 
Los últimos coletazos de GBA trajeron consigo una serie de videojuegos de corte humilde y sencillo, entre ellos los componentes de la conocida como Beat Generations, de la que en MeriStation dimos buena cuenta en su día. Aproximadamente ocho cartuchos, todos centrados en el aspecto rítmico y musical, que relegaban la importancia gráfico a un plano secundario. No decimos irrelevante porque Nintendo supo administrar la dosis habitual de humor y de carisma tan peculiar en la empresa presidida por Iwata. Pese a su bajo precio y al relativo éxito que todos compartieron en Japón, ninguno de ellos vio la luz más allá del País del Sol Naciente.

Entre todos los cartuchos que llegaron a los estantes japoneses hubo uno especialmente llamativo, conocido como Rhythm Tengoku. Por su propuesta fue rápidamente clasificado como no de los juegos ‘alternativos' de GBA más interesantes y adictivos de todos los que habían pasado por las filas de la portátil, tanto por su componente musical como por un sistema de juego tan divertido como exigente. Tanto es así que tras la confirmación por parte de Nintendo de que no traería ninguno de los representantes de la beat Generation, os ofrecimos un completo análisis en el que comentábamos los motivos por los que Rhythm Tengoku se antojaba como un indispensable en el catálogo de GBA.

Nintendo sorprendiendo
Como decíamos en la introducción del texto, la beat Generation fue concebida en los últimos meses de vida de GBA en el mercado, justamente cuando NDS estaba haciéndose un hueco en el mercado para sustituir a la que hasta día de hoy es la última Game Boy de la historia. La tendencia natural de NDS, tres años después, ha sido la de mezclar conceptos originales y divertidos con cartuchos de un estilo algo más serio, mientras que muchos otros optan simple y llanamente por abrirse hacia un mercado mucho más global. Los juegos musicales han evolucionado hasta el punto de que Elite beat Agents es ya un juego de culto en el catálogo de NDS.

¿Qué tiene de especial Rhythm Heaven? ¿Qué clase de juego es? No es difícil comprender que muchos usuarios se pregunten en estos momentos qué puede tener de especial un juego de estas características, y de hecho es muy complicado entenderlo hasta que uno no se ve inmerso en su adictivo sistema de juego. Rhythm Heaven apunta en la misma dirección que su antecesor, con el fin de ofrecernos distintas clases de minijuegos todos enfocados en el plano musical, más concretamente en el rítmico.

Nos someteremos a distintas pruebas en las que la coordinador dedo-oído ha de ser crucial para completar las fases acorde con los requisitos que nos proponen. Si en el original teníamos que conseguir que un ratón atravesase una mesa repleta de comida custodiada por un peligro felino, en Rhythm Heaven será menester empujar una bola a través de varias casillas para formar una melodía, completar la estructura de un robot al ritmo que marca la música, o simplemente hacer callar a unos curiosos personajes mediante el uso del stylus.

DS, fuente de innovación
Salta a la vista que NDS cuenta con mayor número de alternativas para llamar la atención que GBA; nos ofrece más posibilidades gracias al stylus y a la doble pantalla (siempre en posición vertical, como en Hotel Dusk). Si en GBA todas las fases se basaban en pulsar la A en el momento adecuado, en la edición de NDS es el lápiz el que marca las pautas. Sin embargo, y pese a los cambios notables en la jugabilidad,  todo apunta a que el mecanismo del juego se mantenga en la misma línea.

Esto quiero decir que tendremos que empezar desde cero tratando de solventar las primeras ‘pruebas' que nos propone el juego para poder desbloquear la siguiente, así hasta llegar a una final que aúna a un ritmo distinto todas las pruebas anteriores. Si conseguimos superarlas pasaremos al siguiente nivel, con nuevos escenarios y distinta variedad de pruebas para cumplimentar. Una de las pruebas más desternillantes de Rhythm Tengoku nos situaba en el espacio, con un bateador golpeando todas las bolas que le llegaban desde la nada, a medida que iban apareciendo otros objetos típicamente nipones.

Técnicamente en su línea
Tomando en consideración todo lo anterior, es de prever que el motor gráfico del juego luzca exactamente igual que su antecesor, salvando la menor presencia de pixeles y de figuras algo más trabajadas, este punto no es para nada relevante en el cartucho, y como ya habíamos comentado tan sólo trata de imprimir un nuevo carisma al juego. Las pocas imágenes que hasta el momento se han divulgado por la prensa son más que suficientes para hacernos una pequeña idea de los que nos depara el cartucho.

Aunque de momento no está disponible ni tan siquiera en Japón, se espera que haga acto de aparición en pocos meses. Por supuesto se desconoce cuándo llegará a Europa e incluso la fecha determinada de su aparición por Estados Unidos. Sea como fuere la noticia más importante en este caso es la confirmación de que por fin los usuarios occidentales vamos a poder disfrutar de uno de los juegos musicales más interesantes de los últimos tiempos.

En esta ocasión Rhythm Heaven no se convertirá en otro de los sleepers desconocidos de Nintendo, ya que todo parece indicar que la gran N confía en este título como baza para garantizar las ventas en el futuro.

Rhythm Paradise

Apuesta musical de Nintendo que nos invita a recorrer multitud de minijuegos haciendo uso de nuestro oído para coordinar el stylus con el ritmo.
Rhythm Paradise