Silent Hill Origins
Silent Hill Origins
  • Plataforma PS2
  • Género Acción, Aventura
Carátula de Silent Hill Origins

Vuelta a los mismos orígenes

Albert Gil

Los orígenes de Silent Hill se desvelan en Origins, un excelente juego para PSP que ahora visita los circuitos de PlayStation 2, pero que no aprovecha las ventajas de haber dado el salto a una consola tecnológicamente superior.

Es realmente difícil analizar y valorar un juego como Silent Hill: Origins en su versión para PlayStation 2. Son tantos los pros y también tantos los contras, que al final resulta complicado valorar al juego de forma unánime tanto para el público en general como para los fans de Silent Hill. Y es que Origins es un juego tan imprescindible para unos, como discreto para los otros.

Como ya sabéis, lo que hoy tenemos entre manos es un port casi directo del Silent Hill: Origins que apareció a finales del año pasado en la portátil de Sony. Con tal de rentabilizar los altos costes de producción, Konami decidió sumarse al carro de las adaptaciones fáciles y sin complicaciones de PSP a PlayStation 2 en el que ya se habían subido Rockstar con sus GTA Stories o Sony con Syphon Filter: Dark Mirror, entre otros.

en el análisis del juego para PSP, Origins es objetivamente no sólo un magnífico survival horror, sino también un Silent Hill a la altura de lo que se espera de una entrega de la consagrada saga de Akira Yamaoka y el Silent Team. Recupera jugable y estéticamente todos los patrones que se perdieron en Silent Hill 4: The Room, y presenta una historia absolutamente imprescindible para cualquier seguidor de la saga, y en especial, para aquellos que hayan completado la primera y la tercera parte (y también para el que quiera enterarse de algún que otro detalle de Silent Hill 2). Sin embargo, las tres entregas aparecidas ya de Silent Hill en PlayStation 2 son el mayor handicap que tiene Origins para despuntar y sorprender.

Y es que aunque Silent Hill: Origins nos sorprendió en PSP, al dar el salto a PlayStation 2 se echa de menos un apartado gráfico a la altura de lo que presentaron tanto Silent Hill 3 como Silent Hill 4, además de algo más de "chicha" en el desarrollo de la aventura. Las mejoras gráficas que ha experimentado Origins se limitan básicamente al modelado de los personajes, más detallados ahora y con ligeras mejoras en las animaciones, pero sin llegar a las cotas de perfeccionismo que se lograron en la tercera entrega. Donde más se percibe ese retroceso gráfico es en las animaciones faciales, que han pasado del foto realismo de hace unos años a la mediocridad de ahora. Y eso es algo con lo que, sabiendo de antemano del potencial de PlayStation 2, no tenemos que tragar.

Tampoco se ha dedicado demasiado esfuerzo en aumentar el detalle de las texturas aplicadas a los escenarios, que aunque eran increíbles en PSP, al trasladarlas a una pantalla de televisión mucho más grande palidecen si las comparamos con lo visto en las otras entregas de la saga. Aún así, los efectos de luz siguen siendo magníficos, y artísticamente estamos ante un referente de la 'nueva carne' trasladada al ocio electrónico. Como veis, Silent Hill: Origins es un constante contraste gráfico, entre lo bueno que ya era en una consola menor y lo bueno que podría haber sido con un poco más de esfuerzo. En otras palabras: no está mal, pero no puede competir con el nivel marcado por los otros Silent Hill de 128 bits.

Jugablemente sí que estamos ante un port exacto de PSP, algo que resulta especialmente sangrante al darnos cuenta que no se ha usado el segundo stick analógico del Dual Shock para corregir los problemas de cámara que detectamos en el juego original para PSP. La cámara sigue colocándose en el mejor ángulo para un enfoque cinematográfico, pero no en la posición idónea desde el punto de vista jugable. Ese recurso tenía su razón por la falta de ese segundo stick en PSP, pero en la adaptación actual, se demuestra otra vez la falta de dedicación y esfuerzo por parte de Climax Studios al port para mejorarlo y adaptarlo a las posibilidades de una consola, superior en todos los sentidos, como lo es PlayStation 2.

Por lo demás, la aventura sigue igual. Un Silent Hill en toda regla que recupera las bases de la primera trilogía de la saga y nos traslada de nuevo al pueblo maldito, encarnando esta vez a Travis, mientras desvelamos los origenes del ritual que acabó derivando a la pesadilla de Harry Mason en el primer Silent Hill para PSone. Como ya dijimos en su día, en Origins nos esperan una buena ración de puzzles, caminatas por las neblinosas calles de Silent Hill y la exploración de cabo a rabo de varios escenarios entre los que repite el clásico hospital del pueblo. Vamos, todo lo que espera un fan de Silent Hill de cada nueva entrega, y que tanto se echó en falta en The Room.

Aún así, se le puede seguir recriminando la corta duración y la falta de incentivos para repetir la aventura una segunda vez, ya que ni en número de finales se equipara a los anteriores Silent Hill.

De modo que la lectura final es clara. Silent Hill: Origins es un juego que encandilará a los fans de la serie, pero que objetivamente no explota como debería todas las ventajas de haber sido trasladado a una consola mayor. Es una aventura formidable, pero que palidece técnicamente y no soluciona los problemas de cámara que arrastraba el juego de PSP, pese a tener la solución -el segundo stick analógico- literalmente entre las manos. Así pues, nos vemos obligados a darle un tirón de orejas a Climax Studios (y consecuentemente a Konami), porque lo último que esperamos de los encargados de esta mítica saga, referente en el género de las aventuras y los survival horror, es la actitud conformista que han demostrado con este port. Imprescindible para los fans, correcto para el resto. Hasta el próximo Homecoming, disfrutad una vez más (los que no lo hubierais hecho ya en PSP) en el terror de la Colina Silenciosa.

  • Ofrece todo lo que se espera de un Silent Hill
  • Magistral banda sonora
  • La ambientación, soberbia, a la altura de clásicos del terror cinematográfico
  • Conocer los orígenes de Silent Hill

LO MEJOR

  • Conocer los orígenes de Silent Hill
  • La ambientación, soberbia, a la altura de clásicos del terror cinematográfico
  • Magistral banda sonora
  • Ofrece todo lo que se espera de un Silent Hill

LO PEOR

  • Es corto (algo más que los anteriores), y la rejugabilidad es más bien escasa
  • Gráficamente, un peldaño por debajo de Silent Hill 2, y varios con respecto al tercero
  • La casi falta total de novedades y mejoras con respecto al juego de PSP
  • Los problemas de cámara no se han solucionado, pese a disponer ahora sí de dos sticks analógicos