Empire: Total War

Creative Assembly y SEGA vuelven con una nueva entrega de su consagrada saga de estrategia, Total War. En esta ocasión estará ambientada en la era de los navegantes, durante el siglo XVIII, y contará con armas de fuego y un sistema naval integrado.

Creative Assembly y SEGA vuelven con una nueva entrega de su consagrada saga de estrategia, Total War. En esta ocasión estará ambientada en la era de los navegantes, durante el siglo XVIII, y contará con armas de fuego y un sistema naval integrado.

Creative Assembly son unos genios de la estrategia en tiempo real, de eso no cabe duda. Ya sea representando la grandiosidad del imperio latino con Roma o el sistema feudal japonés con Shogun, la saga Total War se ha convertido en un referente obligado para todos aquellos que sientan un mínimo interés en el género.

Es por ello que el anuncio de esta nueva entrega no se ha hecho esperar, ambientándose en este caso en el siglo XVIII, época donde la Ilustración se extendía por Europa a la vez que el poder de algunos países provocó contiendas importantes. Así veremos tanto a las colonias españolas en el Caribe como a los comerciantes ingleses, el reparto de África o la famosa Guerra de los Siete Años.

También se añadirán nuevos territorios, como lo son todo el Nuevo Mundo, incluyendo Estados Unidos, o la India. Esto dará lugar a una numerosa variedad de facciones, todas ellas, como es común en la serie, con una serie de atributos compensados que representan fehacientemente su lugar real en el conflicto durante la época que tratamos.

La mayor adición lúdica, por supuesto, se centrará en el mar, con unas épicas batallas navales que podremos dirigir a nuestro antojo. Cada barco ocupará el espacio de una unidad, pudiendo llevar hasta a 20 a la vez. En las batallas podremos apuntar a ciertas partes del navío enemigo para así, por ejemplo, despejar la cubierta para un posible abordaje o reducir la maniobrabilidad y velocidad.

Pero, por supuesto, el ataque en tierra no formará parte de un segundo plano en absoluto. Tal y como corresponde, se añadirán batallas con armas de fuego por primera vez. Dadas las posibilidades de los motores gráficos modernos, podremos esperarnos organizados ejércitos con cañones, infantería y caballería muy variopinta. Aunque de ninguna manera se abandonará el ataque cuerpo a cuerpo.

La política sufrirá a su vez curiosos cambios respecto a entregas anteriores. Ahora, siendo un déspota ilustrado podremos buscar lo mejor para el pueblo sin contar con él y hacer avanzar a las civilizaciones hasta que éstas busquen su independencia. En ese momento, decidiremos si concederles la capacidad de ser autosuficientes o bien usar nuestro poder para oprimirles durante más tiempo.

Con todos estos factores a calibrar, es lógico que se haya buscado una forma de llevarnos a buen término sin terminar liándonos. Ahora tendremos la figura del general para formar ejércitos más fácilmente. Los imperios que manejaremos igualmente serán menos engorrosos si deseamos una buena gestión de las distintas provincias y su productividad.

Empire: Total War usará, como ya prometió Creative Assembly, un engine gráfico completamente nuevo del que aún hemos visto más bien poco. De un modo u otro, veremos su progreso a lo largo del año venidero, ya que aún está en una fase muy temprana de gestación.

Empire: Total War

Continuación de la serie Total War, esta vez ambientada en el siglo 18. Como novedad, introduce batallas navales en tres dimensiones que se unen a la jugabilidad clásica de esta saga, que mezcla combates en tiempo real con gestión por turnos de la campaña.
Empire: Total War