[E3] Army of two, Impresiones

Ríos y Salem. Dos mercenarios capaces de derrocar naciones. Ese es el 'ejército de dos' que quiere mostrar EA Montreal. Le hemos echado un vistazo a este prometedor shooter en tercera persona en el que todo se hace a medias.

Ríos y Salem. Dos mercenarios capaces de derrocar naciones. Ese es el 'ejército de dos' que quiere mostrar EA Montreal. Le hemos echado un vistazo a este prometedor shooter en tercera persona en el que todo se hace a medias.

Ya hablamos hace no mucho de Army of Two, un shooter desarrollado por EA Montreal que recreaba, desde la tercera persona, las peligrosas misiones de dos duros mercenarios por diferentes localizaciones del mundo como Oriente Medio, Europa del Este o Suramérica. Hemos asistido a la demo del E3 que Electronic Arts ha preparado, en la que nos hemos familiarizado con varios conceptos básicos, con el juego cooperativo en el que se basa y con la impresionante personalización de armas y personaje.

Como bien indica su nombre, Army of Two hace alusión al mortífero tándem de mercenarios que protagonizan el juego, tan letales y compenetrados que desplegados en combate equivalen a un ejército. Y esa compenetración se presenta como una de las características básicas del título; es un juego inevitablemente cooperativo, ya sea a pantalla partida en modo local, a través de Xbox Live y PlayStation Network o con un compañero controlado por la IA de la CPU, pero siempre jugaremos a dobles.

Esto, unido a otro concepto básico de Army of Two, el Aggro, hace que el juego tenga un enfoque tremendamente novedoso. El Aggro es un término que se ha importado de los MMORPG, y equivale a 'captar la atención'. Un medidor de este Aggro aparece encabezando la pantalla, señalando quién de los dos jugadores capta la atención del enemigo, algo que se puede conseguir mediante la realización de acciones ostentosas, como disparar en medio de una plaza, o subido en un coche.

Esto es mucho más importante de lo que parece inicialmente, ya que permite desarrollar tácticas muy elaboradas. Mientras uno de los jugadores acapara la atención rival -aparece marcado de rojo cuando esto sucede- su compañero automáticamente pasa a un segundo plano para los contrarios -adquiere un toque intangible, transparente-, disfrutando de un valioso tiempo para flanquear, rodear, o concentrarse en un disparo certero.

A otro nivel, las tácticas de equipo han mostrado situaciones como arrancar una puerta de un coche para usarla como escudo mientras el compañero, resguardado en ella dispara y nosotros avanzamos, lanzarse en paracaídas juntos, disparando uno con el rifle de francotirador y el otro dirigiendo el movimiento -aqui la comunicación es vital para no entorpecer los disparos-, ponerse espalda con espalda tras ser rodeados por un grupo de veinte enemigos a los que abatir, o ayudarse el uno al otro para escalar un muro, el primero dándole impulso al segundo y el otro ofreciendo su mano desde las alturas.

Incluso hemos podido ver cómo uno cura al otro mediante un minijuego que requiere pulsar diferentes botones al tiempo que aparecen en pantalla, traduciéndose en la colocación de apósitos y gasas para cesar la hemorragia del compañero. Igualmente, cuando uno de los dos está herido, puede seguir disparando mientras su socio acude a agarrarlo y arrastrarlo fuera del fuego enemigo.

Los escenarios que se han mostrado en esta demo han llevado a los dos mercenarios protagonistas a cumplir misiones en Oriente medio, Afganistán y Sudamérica, y a lo largo del juego recorrerán las zonas en conflicto más peligrosas, incluyendo África. No en vano Army of Two ha contado con el asesoramiento de Richard Woody, un ex-Navy Seal, conocido contratista y mercenario, que ha ejercido como consultor para dotarlo de realismo y coherencia en un mundo que no deja de ser cautivador.

Según nos comentaba uno de los desarrolladores, se ha puesto mucho énfasis en los tiroteos, para que sean masivos, con la mayor cantidad de enemigos posibles en pantalla. Hemos llegado a ver más de veinte y más de treinta a la vez, aunque no lucían demasiado diferentes y su composición palidecía al lado de Ríos y Salem, uno de los atractivos de Army of Two desde el punto de vista de diseño.

La faceta de personalización de las armas es otro de los puntos que nos ha parecido interesantes. Existen cuatro tipos de ítems a personalizar: arma primaria, secundaria, armadura y armas especiales. En las primeras entran los rifles de asalto, a los que se les pueden añadir cargadores especiales ampliados, un escudo que nos ayudará a repeler parte de las balas, cañones modificados, supresores, módulos de expansión para incorporar una recortada o un lanzagranadas y un largo etcétera de modificaciones.

En las armas secundarias se engloban las ametralladoras y las pistolas, y en las especiales, los rifles de francotirador y los lanzacohetes. La armadura puede ser de varios tipos, desde la mínima a la completa, y uno de sus puntos más llamativos, la máscara de los protagonistas, se puede cambiar con decenas de skins que se incluirán en el juego final.

Army of Two nos ha gustado, y mucho. Su mecánica cooperativa y las posibilidades de interacción que ofrece,  pudiéndose jugar con un amigo en casa, por Internet o con la CPU, además de los escenarios, todos peligrosas zonas en conflicto y el desarrollo y personalización de armas, nos hacen tener muchas esperanzas en él, a pesar de que sus enemigos parezcan su punto más débil. En noviembre lo veremos en PlayStation 3 y Xbox 360 -consola en la que se realizó la demo-.

Army of Two

Título de acción en tercera persona en el que la acción estará dividida entre tu personaje y un compañero de batallas.
Army of Two