Pro Evolution Soccer 6
Pro Evolution Soccer 6
Carátula de Pro Evolution Soccer 6

Flirteando con el descenso

Ramón Méndez

La exitosa saga Pro Evolution Soccer de Konami llega a Nintendo DS. Sin embargo, se trata de una entrega muy limitada en muchos aspectos, que no consigue llegar al nivel que se le esperaba.

Nota: a pesar de las imágenes que ilustran este análisis, la versión comercializada en España incluye los textos completamente en castellano.

Con cierto retraso con respecto al resto de versiones, llega por fin la sexta entrega del exitoso juego de Konami Pro Evolution Soccer a Nintendo DS. Sobran las presentaciones a una saga que se ha convertido, por méritos propios, en uno de los referentes del deporte rey en todas las plataformas que ha visitado en su ya dilatada historia.

Manteniendo la numeración de la saga, pese a no ser el sexto capítulo para Nintendo DS, nos encontramos con un juego que, pese a no ser malo, muestra abundantes carencias a casi todos los niveles. Aún teniendo en cuenta las limitaciones técnicas de la portátil y evitando compararlo con las demás versiones, se queda cojo y no consigue transmitir el verdadero fútbol.

Opciones
PES6 está bastante limitado a la hora de ofrecer variedad, y no tiene ningún tipo de competición de corte 'oficial'. No hay ligas, como tampoco hay mundiales ni ningún tipo de evento real; del mismo modo carece de un modo clásico de la saga como es la Liga Master, ficticia. Tan sólo cuenta con tres modalidades: partido, Copa Konami y Gira Mundial.

Partido es el clásico enfrentamiento rápido, en el que seleccionamos dos equipos y disputamos el encuentro, sin mayores complicaciones. La Copa Konami es un sistema de torneo mediante eliminatorias para cuatro, ocho o dieciséis equipos, excesivamente limitado para un juego de estas características al ser el único tipo de torneo que ofrece PES6 en DS.

El modo estrella es Gira Mundial, en el que, controlando a un equipo ficticio (cuyos nombres son habituales en los equipos ficticios de la Liga Master de otras versiones de PES6), deberemos ganarle a todos los equipos del mundo siguiendo un orden lógico de continentes según el nivel de las escuadras de cada uno de ellos. Este modo es muy largo, pero no ofrece grandes alicientes más que jugar una y otra vez hasta ganar todos los partidos, sin que suponga ningún tipo de problema el perder.

Este 'equipo original' que controlaremos será nuestro eje central en el juego, ya que en torno a él se moverán casi todas nuestras partidas y acciones. Aparte de superar con él el modo principal de PES6, cada vez que ganemos a un equipo, ganaremos monedas con las que iremos a una máquina de figuritas (algo muy típico japonés) para conseguir nuevos jugadores.

La opción del menú principal 'Equipo original' nos permite acceder a la edición de nuestro equipo, modificando nuestra plantilla con las nuevas incorporaciones que vayamos consiguiendo gracias a la máquina, mejorando nuestro equipo de desconocidos con jugadores famosos. Del mismo modo podremos cambiarle el nombre al equipo, cambiar el color del uniforme o incluso crear nuestro propio emblema.

Dibujar dicha insignia es, a priori, una idea muy buena, gracias al uso que se hace de la pantalla táctil, con la que el usuario crea, directamente con el stylus, el logo que desee. Sin embargo, se resiente por culpa de las opciones muy ajustadas (no poder seleccionar el grosor del trazo, principalmente, al presentarse en forma de cuadrículas) y lo mal calibrado que está el lápiz táctil, que rara vez dibuja lo que nosotros queremos.

Otros modos disponibles son el clásico entrenamiento, que no ofrece un tutorial en condiciones, sino que deja al usuario libre de hacer lo que quiera ('entrenamiento libre', o sólo sacando faltas), simplemente que sin contrarios, y con largos cuadros de texto en la pantalla inferior. Un buen modo de ensayar jugadas y practicar, pero carente de la verdadera esencia de lo que se espera de estos modos.

Un editor que nos permite variar los nombres de los equipos (aunque sólo de algunos), o de forma más completa cambiar a los jugadores de cualquier escuadra del juego físicamente y rebautizarlos como deseemos. Y la gran baza, el juego en red, que permite enfrentamientos interesantes contra usuarios de todo el mundo, pero que en ocasiones sufre de un importante lag.

Equipos
Esta versión de PES6 nos ofrece las clásicas selecciones, un total de 64 equipos representando a otros tantos países de todo el mundo. Al no contar con las licencias de campeonatos nacionales, la representación de clubes es bastante limitada: Arsenal, Manchester United, Inter, AC Milan, Parma, AS Roma, Bayern de Munich, Oporto, Celtic de Glasgow y Rangers.

Diez equipos de mayor o menor importancia que pueden satisfacer o no al usuario según sus condiciones, pero se echa en falta algún equipo español acorde con nuestro mercado. Además, dada la oferta del título, resulta casi anecdótica su inclusión, al no poder verse casi nunca un torneo de clubes salvo en partidos sueltos o una Copa Konami de pocos equipos.

Apartado técnico
Gráficamente no convence. A pesar de mover bien a los jugadores y de lo sólido que parece el campo, los jugadores parecen todos iguales, excesivamente cuadriculados. De hecho, los primeros planos en saques de falta o de puerta nos ofrecen un cuadrado casi perfecto como cabeza de los jugadores. Las porterías carecen de realismo, demasiado grandes y de redes rígidas, al igual que los banderines de corner.

Por si fuera poco, carece de secuencias de presentación o de celebración de un gol o de la victoria de un partido, limitándose a animaciones de los jugadores en el campo desde la misma perspectiva que el partido. En cuanto al sonido, es casi inexistente. Pocas melodías que resultan aburridas, escasos efectos sonoros, y tan sólo un comentario, siempre el mismo, para cuando se marca un gol.

A pesar de que no tiene una jugabilidad extraordinaria, es este aspecto el que salva a PES6. Como juego de fútbol no será extraordinario, pero sí lo bastante atractivo para satisfacer al usuario. Marcar goles es relativamente sencillo, pero la dificultad radica en poder llegar a la portería para realizar el tiro, algo que se complica según aumentemos la dificultad (hay tres niveles).

Movimientos básicos y algo limitados, pero sencillo y directo para ofrecer enfrentamientos bastante divertidos, cuyo principal aliciente se encuentra en el multijugador, tanto en red como offline. No obstante, alguna ralentización puntual que impide la fluidez y el lag en los partidos en red juegan en su contra. La vida del título será tan larga como una quiera, aunque la limitada oferta de opciones no ofrece mucho margen de error. Cabe destacar también la traducción del juego, que nos ofrece joyas como "Saque de puerta" para el fuera de juego.

La pantalla táctil hace acto de presencia, aunque de forma bastante limitada. Los partidos se desarrollan en la pantalla superior, quedando la inferior para situaciones en el campo y poder seleccionar directamente si queremos que nuestro equipo juegue de forma más atacante o más defensiva. En los menús resulta más cómodo recurrir a los botones que al stylus.

LO MEJOR

  • El modo 'Gira Mundial' es muy largo
  • El multijugador
  • Las opciones de personalización

LO PEOR

  • Demasiado básico
  • Faltan torneos y competiciones nacionales
  • Sólo diez clubes
  • Técnicamente no da la talla

CONCLUSIÓN

PES6 no es del todo un mal juego, pero tampoco es lo que muchos se esperaban de esta incursión de Konami en Nintendo DS. Bastante limitado de opciones y técnicamente muy mejorable, PES6 centra todas sus esperanzas en su jugabilidad y la diversión para varios jugadores. No lo consigue del todo, por los factores anteriormente comentados, pero para los amantes el fútbol no deja de ser una opción a tener en cuenta. - El modo 'Gira Mundial' es muy largo- Las opciones de personalización- El multijugador