NHL 07
NHL 07
  • Plataforma PS2
  • Género Deportes
  • +16
Carátula de NHL 07

Keep on the winning streak...

Will van Dijk

Tras el fiasco que supuso NHL06, EA vuelve a la carga como cada año con la nueva versión de este clásico. Con una jugabilidad totalmente renovada y solventando los errores de la anterior versión, la nueva entrega de NHL se perfila como la mejor apuesta que ha pasado por las plataformas de sobremesa hasta la fecha.

No es lógico. Este es el primer pensamiento que se nos viene a la cabeza tras haber analizado en profundidad NHL 07. No puede serlo teniendo en cuenta el enorme fiasco que supuso la versión del año anterior. ¿Cómo es posible que un juego haya cambiado de esta forma de una edición a otra? No es que el juego que tenemos entre nuestras manos sea un revulsivo, ni tampoco que ofrezca algo totalmente original. Simplemente, este es el DVD que tenía que haber llegado el año pasado a las estanterías de todas las tiendas.

A diferencia de años anteriores, EA no ha puesto en marcha una compaña publicitaria muy a tener en cuenta. Las ventas de NHL 06 bajaron notablemente, por primera vez en la historia de la saga, en todas las plataformas en las que apareció. Sin embargo, no se apostó por romper el sector anunciando a bombo y platillo que la versión 07 iba a ser realmente rompedora. Simplemente se lanzó, como cada año, sin demasiado ruido. Esto levantaba las peores sospechas de todos los aficionados. Un juego de EA sin publicidad no es lo mismo, y tras comprobar lo visto con NBA Live 07, poco se podía esperar.

Cuál sería nuestra sorpresa al comprobar el resultado final de esta entrega. No sólo se ha arreglado por completo el absurdo sistema de juego que se nos ofrecía en la edición pasada, sino que también se han actualizado los roosters, algo que pese a parecer totalmente obvio a EA se le pasó por alto el año pasado. Por fin, y tras tanto tiempo esperándolo, estamos ante un juego de Hockey que nos ofrece realismo puro y duro. Partidos emocionantes y reñidos, tal y como son en la realidad.

Tanto es así que podemos afirmar ya antes de comenzar el análisis que NHL 07 se perfila como el mejor juego de hockey sobre hielo hasta la fecha. Hockey con mayúsculas, con muchísimas posibilidades, distintos modos de juegos, un modo dinastía se cabe más completo y, por desgracia, pocos cambios a nivel sonoro y visual. Aunque todo se comentará en su debido momento, los aficionados han de tener muy claro que este NHL es una compra obligatoria para aquellos que disfruten del mayor espectáculo que existe sobre hielo.

G r á f i c o s
Pocos, muy pocos cambios se han dado en este apartado. Los creadores de la saga han argumentado varias veces que la razón de que el apartado gráfico de la serie no se haya modificado en demasía desde hace algunos años - tres, para ser más exactos - se debe a las limitaciones de la consola. Lo cierto es que la negra de Sony hace tiempo que tocó techo en todos los sentidos. El frenetismo de este deporte es parte esencial en el juego, y cualquier tipo de ralentización podría causar muchas molestias a los jugadores, por lo que nuevamente se ha apostado por dejar el apartado tal y como está, incluyendo leves mejoras en algunas animaciones. Esto es absolutamente comprensible en el caso de PS2 pero, ¿qué pasa con PC?

Uno de los grandes handicaps que encontrábamos en NHL 06 era su apartado gráfico. No sólo no estaba a la altura de las circunstancias, sino que denotaba algún tipo de problema gráfico con las tarjetas Radeon, que impedía el acceso al menú principal si no estaba activado el VYNSC, una de las múltiples opciones gráficas de las tarjetas de esta marca. Tras lanzar varios parches para modificar algunos elementos de la jugabilidad, EA se dignó a lanzar un parche que hacía referencia a este problema. Este año algunos consumidores se han encontrado de nuevo con la misma situación. Es inadmisible que la versión de PC, gráficamente hablando, se limite a una conversión de las demás consolas y que encima, teniendo en cuenta esto, su nivel gráfico disminuya considerablemente con respecto a la versión de PS2.

El brillante hielo de Sony pasa a ser un soso decorado en PS2; los detallados jugadores, pese a que se mueven con gracia y realismo, pierden verosimilitud por culpa de unos equipajes carentes de un contorno adecuado. Al comprobar los requisitos técnicos que EA nos ofrece al comprar el juego, es obvio que el DVD se ha lanzado en vistas de aquellos usuarios que no dispongan de un ordenador sumamente potente. Un Pentium 4 a un giga, con 256 de memoria RAM es suficiente para que NHL 07 fluya como debe en cualquier PC. Pero como viene siendo habitual, se han olvidado de aquellos que disponemos de una tarjeta gráfica algo más potente, de más memoria, de un procesador mayor... etc. Tanto es así que sólo están a nuestra disposición algunos elementos en los que podremos aumentar y disminuir el detalle. Junto a la posibilidad de cambiar las resoluciones, esto es todo. Si el resultado fuese al menos parecido al de las consolas, quizás no habría motivo de queja. Pero lo cierto es que esta apreciación dista mucho de la realidad; lo gráficos de la edición de PC son más propios de un juego lanzado al mercado hace cinco años que de un DVD de la actualidad.

Más de lo mismo
Si dejamos de lado el aspecto más técnico de los gráficos, hay algunos elementos que, tal y como citamos con anterioridad, han mejorado. Los jugadores se mueven prácticamente como seres humanos; caen al hielo, se deslizan, tropiezan, rebotan contra las paredes, sufren lesiones en distintas partes de su cuerpo, reaccionan al recibir un puck a 100 Kh/m... Estos elementos son cruciales para el realismo del juego, aunque no son realmente nuevos. Salvo algunas caídas, como por ejemplo al ser derribados por el stick de un contrario y zancadilleados, todas estaban ya presentes en ediciones anteriores.

Esto también ocurre con las celebraciones al anotar un gol, o al ganar o perder un partido. Da la sensación de estar jugando a NHL 06, puesto que incluso los comentarios son exactamente los mismos que lo de ésta versión. Tan solo los menús han experimentado algún cambio; siguen en su línea, aunque ahora presentan un colorido distinto, mezclando tonos azules claros con el blanco. Muy apropiado teniendo en cuenta que el protagonista de este deporte es el hielo.

La velocidad del juego sigue intocable. El puck se pierde de vista cuando seis jugadores lo pelean, cuando hay un tiro seguido de un rebote, una pelea... son elementos que también sufrimos en la realidad, y que un año más aplaudimos a EA. Se han modificado los conjuntos de algunos equipos, como es el caso de los difuntos Mighty Ducks of Anaheim que, al pasar de dueño, han cambiado de nombre - Anaheim Ducks - y también de equipaje. Todos los elementos presentan sus marcas propias, y la indumentaria de porteros y entrenadores es simplemente magnífica. El público sigue siendo el mismo de la edición anterior; ninguno viste las camisetas de este año, mantienen las mismas expresiones y comportamientos. Por suerte siguen en alza elementos muy particulares como los cristales al romperse por recibir un disparo muy duro o un golpe de algún jugador, cascos volando cuando hacemos un 'placaje' y demás.

Si para ofrecer todos estos elementos es necesario no mejorar el aspecto gráfico ya de por sí más que aceptable, lo aceptamos. La versión de PC, sin embargo, no puede volver a sufrir el pobre aspecto de este año. Es cierto que muchos jugadores agradecerán poder disfrutar del juego aún sin tener un ordenador potente, pero por el otro lado, los aficionados más exigentes pierden un punto de realismo por la pobreza general con respecto a la versión de consola.

S o n i d o
Fiel a sus orígenes, y tal y como ya nos tiene acostumbrados, NHL 07 vuelve a incluir un repertorio bastante grande de temas 'newmetaleros', junto a algún que otro guiño punk. En este apartado sucede lo mismo que en el gráfico; el mismo perro con distinto collar. Una vez empiece el partido, los efectos sonoros se mantienen al mismo nivel de siempre, con los cánticos del público, los sonidos típicos de este deporte - el sonido de la sirena al marcar un gol, la música 'lúgubre' si marcamos en como visitantes...

A estos elementos se ha incluido los consejos del entrenador, que nos irá avisando de distintas situaciones a lo largo de los encuentros. Por ejemplo, si vamos a cometer fuera de juego (muy distinto al fuera de juego del fútbol) se oirá 'you're on offside!', o 'shoot!shoot!', todo acorde con la realidad. Por ridículo que parezca, en ocasiones son muy útiles para evitar problemas, además de dar cierto aire 'serio' al partido.

El último elemento, los comentarios, padecen una cara y una cruz. Por un lado siguen resultando infinitamente superiores en comparación a cualquier otro juego deportivo (especialmente el Pro Evolution, aunque sean de temáticas distintas), aunque, como vienen sucediendo desde hace algunas temporadas, sólo se han incluido algunos comentarios nuevos y poco útiles. De resto permanece exactamente igual que el año pasado, lo que por un lado asegura una calidad más que aceptable, por el otro acaba siendo repetitivo y, al igual que con otros elementos del juego, es necesario cambiarlo de cara a futuras versiones.

J u g a b i l i d a d
Nos hemos cansado de repetirlo a lo largo de este reportaje; la jugabilidad es la principal novedad de este año. EA ha solucionado todos los problemas en este apartado que sufría su antecesor, ofreciendo un resultado final casi inmejorable. Atrás quedan los resultados fantásticos de 15 - 13, la facilidad pasmosa para anotar goles, los movimientos irreales de los jugadores, la imposibilidad para robar el puck, los ataques imparables... Cuanto más comparamos el juego que se nos ofrece este año con el que analizamos el pasado, más nos asombramos de cómo pudo EA lanzar al mercado un videojuego tan pésimo como NHL 06.

Como en cada edición, comenzaremos eligiendo una competición entre las muchas que se nos ofrecen. Tenemos a nuestra elección diversas ligas que transcurren sobre pistas de hielo, desde la que otorga el nombre a la saga, NHL, pasando por alemana, polaca, rusa... son las ligas de más prestigio a nivel mundial, por no decir las únicas con carácter realmente 'oficial'. Si lo que queremos es disputar un mundial, disponemos de la opción de elegir selecciones, entre las que se encuentran, nuevamente, las de los países que os acabamos de nombrar.

Junto a estos modos ya legendarios encontraremos dos nuevos, ambos con una marcada tendencia multijugador; Free For All, que nos permite elegir hasta cuatro jugadores (según los mandos que tengamos) para disputar un partidillo entre amigos a goles, siempre en la misma portería y disparando al mismo portero, sin pausas ni interrupciones. Y para acabar, un minijuego que, al igual que el anterior, nos permite seleccionar el delantero que queramos para disputar un Shoot-Out, algo así como unos penaltis que se efectúan en los partidos en caso de que en la prórroga no se decida el encuentro. Como acabamos de decir, todos están orientados al modo multijugador, aunque también sirven de práctica a aquellos que quieran familiarizarse con los disparos uno contra uno. Además, por supuesto, del modo Dinastía, que comentaremos más adelante.

Como en la realidad
El modo Season nos permite las mismas opciones de siempre.  Una vez dentro del partido es cuando comenzaremos a darnos cuenta del cambio que ha efectuado la saga. Los jugadores se mueven con la misma velocidad, pero son mucho más manejables en todos los sentidos. Gozamos de los mismos controles de siempre; pase, tiro, dos clases de regate, un tiro rápido, carrera... para defendernos tendremos que hacer uso también de las típicas habilidades, ya sea realizar un 'check' - placaje - robar el puck con el stick, deslizarnos, tirarnos al hielo para impedir un disparo... en fin, casi todas las acciones que vemos en la realidad.

Los checks no son tan irreales como antaño, están marcados según la velocidad con la que los realicemos. No podemos, claro está, limitarnos a ellos a la hora de defender, pues la mayoría de las veces el jugador conseguirá no perder el disco y seguir con él hasta marcar gol. Aprender cómo defendernos es casi tan importante como aprender a marcar goles, algo nada sencillo, aunque una vez nos hagamos con los controles del juego comenzaremos a encontrar formas distintas de anotarlos. Por defecto, el juego nos ofrece la opción de disparo manual, con la que seguimos viendo una diana en la portería rival que nos permitirá enfocar el tiro hacia donde queramos. La sensibilidad de dicha diana está readaptada, ya no bailará como antaño, sino que se mantiene en la misma posición durante unos segundos a menos que cambiemos de lugar el análogo.

Los jugadores se comportan de una forma bastante real, pues como ya describimos anteriormente se tropiezan, rebotan contra otros jugadores... incluso los porteros cometen fallos, pese a su frecuente rapidez y reflejos; no son infalibles, lo cual es un alivio bastante grande a la hora de afrontar un partido en el que vayamos perdiendo. Al igual que nuestro portero puede cometer algún fallo garrafal, el portero rival puede no atrapar un puck con seguridad.

El propio disco es otro elemento a tener en cuenta, pues al igual que en las ediciones anterior parece gozar de un realismo absoluto. Podemos disparar a la espalda de un portero, justo en un pequeño hueco de la portería, para que éste rebote contra el guardameta e introducirse en la meta rival. Así mismo, rebota contra el poste para alejarse hacia cualquier lugar, rompe ventanas, derriba jugadores, pasa a través de las piernas de los porteros o jugadores... pese a que existe algún que otro vacío, lo más normal es que, si algo se encuentra delante del puck, éste se frene. Es un auténtico placer ver cómo empatas gracias a una de estas jugadas en el último minuto.

No todo es positivo
Aunque en menor medida, no todo está al mismo nivel en este apartado. Una vez más, y pese a la notable mejoría de la que disfrutaremos, la Inteligencia Artificial de nuestros oponentes no es del todo satisfactoria. Ya no se dedican a pasar el puck a velocidades infernales como en la edición 06, incluso cometen errores, se equivocan al pasar, no siempre tiran entre los tres palos... Sin embargo, muchas veces nos encontraremos con situaciones extrañas. Por ejemplo, en algún Take-Out - escapadas -, el jugador en cuestión corre frenéticamente hacia el portero y, cuando está a la altura de disparar, simplemente no lo hace.

Nuestros rivales no son los únicos que participan en situaciones irrisorias; también nuestros propios compañeros se empeñarán en hacernos la vida imposible al tropezarse con nosotros cuando vamos en carrera. Esto sucede al invadir con un jugador una de las zonas que pertenece a otro - un defensa que entre como right wind, por ejemplo -, aunque no es muy molesto ver como un jugador de nuestro equipo se nos mete literalmente en medio antes de regatear a un contrario en vez de ofrecerse para un pase.

Son situaciones poco frecuentes, aunque molestar, como decimos. No en vano, nada es perfecto. De resto, todos los demás elementos están a un nivel excelente. Los demás equipos están a nuestra altura; un equipo inferior puede ganarnos, al igual que nosotros podemos ganar al mejor equipo del momento. Los partidos son tremendamente emocionantes, sobre todo cuando nos enfrentamos con un rival directo o llegamos a los playoffs. Para ser los máximos goleadores de la NHL tendremos que sudar, no como en NHL 06 en la que era fácil vernos con 100 goles más que los demás equipos. Sin embargo, el nivel más alto de dificultad se antoja insuficiente una vez conseguimos bastante práctica. Ganar no es fácil, aunque al final tampoco pasa por ser una odisea.

La Dinastía
Es uno de los modos más importantes de la saga, y gracias a la actualización de los roosters ha vuelto a cobrar una importancia muy a tener en cuenta. Este modo nos permite ser un manager con plenas funciones; podremos manejar desde las finanzas hasta los traspasos con mayor profundidad, las ganancias por publicidad, al ganar partidos... De paso tenemos la posibilidad de jugar también los partidos, por lo que este modo se perfila como el más indicado para aquellos puros aficionados al deporte sobre hielo.

Eso sí, pese a no incluir demasiadas novedades, salvo el plano financiero mayoritariamente y alguna que otra transacción más, es bastante difícil hacerse con el modo si no se conocen los entremeses de este deporte. Es un modo de juego muy distinto a los que estamos acostumbrados aquí en Europa, por lo que a muchos aficionados les cuesta entender el sistema de traspasos y demás. Es, dentro de lo que cabe, bastante similar al que se nos ofrece en NBA Live.

Junto a este modo, el Online termina el amplio recorrido sobre las posibilidades de este NHL. Este modo ofrece las mismas posibilidades que sus antecesores, por lo que en este sentido hay poco que comentar. Fluye a una velocidad más que considerable, además de ofrecer los típicos piques entre usuarios de distintos lugares para ganar los campeonatos que se organizan y demás competiciones. Un lujo.

C o n c l u s i ó n 
Tal y como dijimos al comienzo, no cabe ninguna duda de que estamos ante uno de los mejores - si no el mejor - juegos de NHL hasta el momento. Hay algunos elementos que no nos han acabado de convencer, como la falta de novedades en el apartado gráfico y sonoro, algunos defectos en la IA, o incluso la falta de algunas imágenes de los jugadores, en tanto que otras están anticuadas. Sin embargo, el nuevo tono que ha conseguido la jugabilidad le da un aire completamente nuevo al juego, ofreciendo el mejor simulador hasta la fecha. Quizás sea demasiado aburrido para aquellos que busquen un arcade puro y duro, pero os aseguramos que estamos ante uno de los recomendables absolutos dentro del género de los deportes.

Existen dos detalles a tener en cuenta; es incomprensible cómo a estas alturas EA sigue dejando de lado la versión de PC. El aspecto gráfico es poco más que lamentable con respecto a la versión de consola, y las opciones a modificar son muy escasas para cualquier consumidor acostumbrado a las posibilidades que se nos ofrecen en otros juegos. NHL 07 para ordenador transmite una sensación de plagio mal hecho sobre las versiones de consola, algo muy desagradable. La segunda es la extraña adaptación que EA ha realizado sobre los mandos, dejando el protagonismo a los botones superiores para tirar, pasar o robar el puck. Cambiar el típico sistema de X - pase y demás a ese no nos ha convencido en absoluto, suerte que se pueden cambiar nada más empezar. Esto, lógicamente, no afecta a aquellos que disfruten de la versión de PC.

Pese al buen sabor de boca, este NHL 07 no deja de parecer ser todo aquello que NHL 06 tenía que haber sido, pues las diferencias, dentro de lo que cabe, no son tan grandes en el resto de apartados. Por suerte, EA ha conseguido que su juego sea uno de los 'must have' de este final de generación, aún poseyendo alguno de los anteriores. Este los supera ampliamente en todos los sentidos, soluciona la gran mayoría de sus errores, y abre las puertas a la nueva generación. Poco más se podría conseguir en este sentido.

L o  M e j o r
- Roosters actualizados, equipajes nuevos, accesorios muy detallados...
- La jugabilidad, readaptada, es lo mejor que ha dado de sí este deporte en los videojuegos
- Gráficamente mantiene un buen nivel en su versión consola
- El realismo del juego; los jugadores se comportan de forma real, cometen fallos, se tropiezan.
- Estar ante el mejor juego de NHL, muy superior a los demás de su saga y a sus competidores gracias a su fuerte exponente de simulación.
- El modo multijugador

L o  P e o r
- El apartado sonoro, pese a ser aceptable, necesita cambiar.
- Los gráficos de la versión PC y los problemas con algunas Radeon por segundo año consecutivo. Parece que EA deja de lado a los usuarios de este medio.
- Algunos elementos, como el público y algunas veces la IA, que aparentemente se solucionarán de cara a la nueva generación.