[X06] Alan Wake, Impresiones

Alan Wake es un misterio en si mismo, como todo lo que rodea a Remedy. Los creadores de Max Payne vuelven a escena para mostrarnos hasta que punto saben explotar el hardware más actual, con una obra tan desconocida por unos como alabada por otros.

Alan Wake es un misterio en si mismo, como todo lo que rodea a Remedy. Los creadores de Max Payne vuelven a escena para mostrarnos hasta que punto saben explotar el hardware más actual, con una obra tan desconocida por unos como alabada por otros.

Con un movimiento de un solo dedo, Remedy Entertainment podía mover el sol desde el amanecer hasta el atardecer en prácticamente dos segundos. Lo que se pudo experimentar en el transcurso de esos dos segundos es difícil de explicar. Como todo lo que concierne a Alan Wake.

Sabemos que Alan Wake es un escritor que tras la muerte de su mujer decide dejarlo todo y mudarse a un pueblo de montaña llamado Bright Falls. Sabemos que se trata de un thriller psicológico con tintes de terror y que el protagonista no puede concebir el sueño. Pero más allá de esto nadie sabe nada.

Al menos, por fin, hemos podido verlo en funcionamiento y la experiencia no ha podido ser más gratificante. El paisaje era perfecto, al menos en todo lo que concierne al escenario. Uno no sabe bien si se quedaría con una imagen del juego o la del pueblo en el que se hayan inspirado; la cantidad de efectos de luces ambientales y de filtros utilizados es tal que el juego es digno de las mejores fotografías.

Los atardeceres en particular son preciosos, la cantidad de agua en relación a la calidad de la misma sobrepasa lo excelente, todo ello bien mezclado en un motor que se nota que está depurado como pocos. Mientras nosotros admiramos lo que estamos viendo, Remedy se toma las cosas con calma. Como siempre lo han hecho en una compañía que puede lanzar un juego en lo que otras lanzan tres, haciendo honor a la ya mítica frase de 'un juego saldrá cuando este listo'.

Ahora podemos controlar a Alan Wake y movernos por diversas partes del pueblo. Pero el sol se había ocultado, pudiendo observar mejor las luces artificiales. Una perfecta luz dinámica apareció al abrirse la puerta de un garaje y al entrar, la sala estaba preparada para mostrarnos las diferentes propiedades de este elemento.

Para empezar, nada más entrar nos encontramos con la luz frontal, lo que provocaba un contraluz en relación a nuestro cuerpo. A la izquierda teníamos una lámpara que había sido empujada con el derrumbamiento de una pila de cajas, y a la derecha una luz entraba a intervalos a través de un ventilador. Todas ellas actuaban de un modo calcado al de la naturaleza de la que provenían.

Los chicos de Remedy pensaron que la mejor manera de mostrarnos la física del juego era mediante un tornado. El tornado se iba moviendo alrededor de un terreno árido con algunas construcciones de madera. Era impactante ver como la casa se iba destruyendo poco a poco para pasar a formar parte de un tornado. Mediante una técnica muy calculada, se condujo al personaje cerca de la carretera para que al finalizar el tornado, un coche cayera en nuestras narices.

En Alan Wake y debido a la magnitud del pueblo, nos desplazaremos en ocasiones en coche por las carreteras que conectan el pueblo y sus alrededores. En una escena podemos ver a un autostopista que recogeremos para más adelante ver lo que parece un accidente con víctima. Paramos el coche y salimos a investigar lo ocurrido, para ver como detrás nuestra nuestro coche es arrasado por un camión convirtiéndose la escena en lo mismo que estábamos investigando en ese preciso instante. Nada más se explicó al respecto.

Alguien nos vigila en la oscuridad. Cogemos un arma y atravesamos un puente. El ente nos persigue rompiendo todos los puntos de luz a su paso, mientras que nos dirigimos a la única casa con vida que parece haber en el lugar. Pero la casa se torna oscura y más hostil según se acerca la presencia. Alan Wake se da la vuelta y dispara.

Y allí acabo la demo. No hubo preguntas. No sabemos si de la impresión o de la falta de información en lo que concierne a este título. Los asistentes salieron con una linterna en mano, símbolo de Alan Wake de la única conferencia que despertó los aplausos de un público agotado en lo que fue una de las últimas presentaciones del día. Y los aplausos no fueron en vano.

Alan Wake

Como Alan Wake, deberás sobrevivir a una historia de terror psicológico en un diminuto pueblo costero donde la oscuridad parece cernirse sobre tu presencia.

Alan Wake