Sensible Soccer 2006
Sensible Soccer 2006

El fútbol más divertido

José M. Fernández -SPIDEY-

En plena fiebre del Mundial, Codemasters se abona al género de los juegos de fútbol para recuperar a todo un clásico. ¡La jugabilidad en estado puro de Sensible Soccer vuelve para quedarse!

Sensible Soccer 2006 es la vuelta de un clásico a la actualidad. Habiéndose convertido en uno de los iconos del fútbol computerizado allá por la década de los noventa, la creación de Sensible Software recoge todas y cada una de las premisas jugables que en su día lo hicieron el más grande.

Sensible Soccer 2006 BIG_0

Alejándose sobremanera del estilo 'real' que plasman los exitosos simuladores de Konami o Electronic Arts, Sensi plasma de nuevo su viejo estilo cien por cien arcade, aunque no exento de estrategia y mentalidad puramente futbolística. Esto es, a pesar de su extrema y agradecida sencillez, no faltarán aquellas piedras angulares de la jugabilidad que le otorgan todo lo que un buen soccer-game debe tener.

Sensible Soccer 2006

Hay que matizar que, pese a la sorpresa iniciar de encontrarnos con un título decididamente poco puntero en los aspectos técnicos, Sensible Soccer 2006 está orientado a todo el mundo, no sólo a aquellos que lo disfrutaron en sus originales versiones para Amiga, PC, Super Nintendo o Megadrive. Diríamos que su jugabilidad apunta incluso a auqellos a los que no les gusta el llamado deporte rey. En un principio no fuimos pocos los que pensamos que el insigne Jon Hare tiraría de la nostalgia para captar adeptos hacia la nueva entrega de su saga, pero el nuevo Sensi apuesta por una jugabilidad tan pura y directa a la que es dificilísimo resistirse.

Es por ello que, de primera mano, los aplausos y la algarabía general se funden para agradecer a Codemasters que se haya animado a traernos este juegazo. Como colofón para los entendidos, el hecho de que el propio Jon Hare o los mismísimos hermanos Darling (fundadores de Codemasters y creadores de joyas clásicas como BMX Simulator) se hayan involucrado al máximo en la concepción de Sensible Soccer 2006, supondrá a todas luces un aliciente más para, como mínimo, prestarle al juego un poco de atención.

Y es que, a pesar de que a muchos les pueda parecer ridículo, vetusto y poco apropiado para los tiempos que corren, Sensible Soccer 2006 hace acto de aparición en nuestras vidas para quedarse. Sin estrellas del balompié, sin locutores populares y sin gráficos de última generación. Diversión pura y dura que se presta a hacernos tan felices como el mismísimo 4 a 0 de España a Ucrania. Ni más ni menos...

g r á f i c o s
Visualmente, Sensible Soccer 2006 no va a sorprender a nadie. Su parquedad gráfica va unida intrínsecamente a la sencillez global que actúa como premisa fundamental del juego. Con todo, en términos de calidad, Sensi luce sensacionalmente simpático, se mueve suave y corre a mil por hora.

Sensible Soccer 2006

No en vano, uno de los requisitos esenciales que debía tener esta nueva encarnación del clásico para continuar con el espíritu original era el de conservar la rabiosa acción y agilidad de antaño, cosa que por fortuna hace muy bien el que ahora nos ocupa. A pesar de todo, la sensación de jugar con algo 'retro' es terriblemente persistente, y a la vez especialmente agradable.

A ello ayuda el uso de una perspectiva que hacía tiempo que no se dejaba ver por los juegos de fútbol. Así, al más puro estilo de los Kick Off o los mismísimos Sensible Soccer de los años 90, disfrutaremos de una clara representación visual del terreno y sus jugadores. No hay obstáculos jugables en forma de detalles farragosos o excesos varios que no conducen a nada. El conjunto tecnológico de Sensible Soccer 2006 se ciñe únicamente hacia un camino que huye de perjudicar al jugador con artificios innecesarios.

Es por ello que esperar una representación gráfica que compita con Pro Evolution Soccer o FIFA es irrisorio en un perro viejo como Sensi. Y conste en acta que no es cosa de competencia, ya que Codemasters demostró que, en términos de calidad visual, es capaz de plasmar lo mejor como ya hiciese con las últimas entregas de la serie Club Football (aquellas protagonizadas por equipos como Real Madrid o Barcelona Fútbol Club). Aún así, es imposible 'catearlo', porque sin representar el explosivo realismo de los grandes del género, destila por todos sus poros una alucinante calidad muy personal.

Ya entrando algo más en detalle, observamos como premisa fundamental en materia gráfica la poderosa claridad de todos y cada uno de sus elementos. Los futbolistas se ven pequeñísimos, y en consecuencia el campo se muestra inmenso, dando lugar a que nuestras mentes conjuguen fácilmente las más inverosímiles estrategias de juego a golpe de pad. Las viejas formas (en lo que perspectiva y enfoque se refiere) con toda probabilidad se tornarán muy frescas para la gran mayoría de los jugones, al ver que podrán vislumbrar una porción de terreno más que importante que ayuda sobremanera a la jugabilidad, máxime en un arcade tan rápido como este.

En todas las versiones, Sensible Soccer 2006 luce de forma idéntica. Apenas notaremos las diferencias entre resoluciones, dando prácticamente igual jugar en PC, Playstation 2 o Xbox... en todos los casos nos encontramos con el mismo juego. Sí es cierto que en los compatibles podremos pulir ciertos matices a base de antialiasing, pero aparte de notarse sobremanera en el rendimiento, no supone nada que se aprecie a primera vista.

Sensible Soccer 2006

El césped posee un color verde bastante chillón, pero que conjuga a la perfección con la alegría del programa. Ni molesta ni desentona. Tampoco llama la atención por el detallismo de la textura en sí, pero lo mismo... ni molesta ni desentona. Poco más del campo podremos observar, si contamos las vallas publicitarias y un parco público que anima de forma discreta.

Los jugadores por su parte sí muestran un acabado magnífico. Con la perspectiva jugable, prácticamente serán imperceptibles sus detalles, no así su magnífica animación. Pero de cerca, en las cinemáticas de turno (celebraciones, faltas señaladas...) lucirán de forma genial, con un estilo caricaturesco divertidísimo, manufacturado todo con un cell shading que se asemeja en cierto modo al usado en los personajes del genial Zelda Windwaker.

Sensible Soccer 2006

Las animaciones son soberbias. No por denotar una excelsa captura de movimientos (cosa que sólo se deja ver en los cinemas), sino por mostrar una precisa puesta en escena tan ágil como veloz. Todos los movimientos han sido notablemente concatenados, y el tempo de juego transcurre ferozmente raudo, pero de una forma que no puede recibir otro calificativo que el de idóneo. Cabezazos, remates al vuelo, las paradas del guardameta... Todo es genial en el nuevo Sensi.

Por su parte, el balón responde de forma eficaz. La física no es cien por cien real, pero da la cara sin mostrar en momento alguno los molestos raíles que tanto atormentan la cara jugable de la serie FIFA. Aquí, el esférico corre con libertad y se deja mover fluidamente por los cabezones jugadores. Rebota con consistencia y deliberada pasión, siendo un elemento fugaz y anhelado que se deja querer por las palancas analógicas del pad.

Sensible Soccer 2006

Por lo demás, poco más que añadir. Sensible Soccer 2006 no sorprenderá a nadie en materia gráfica, pero posee cualidades visuales innatas a su naturaleza jugable. Quien no sepa ver más allá de su sencillez, no merece el eterno disfrute de un programa tan redondo.

a u d i o
El sonido de Sensible Soccer 2006 no es para tirar cohetes. Cumple con su cometido en los partidos, con un público que anima y unos aceptables fx para las acciones, pero poco más. No hay cánticos específicos captados de la realidad, no existen los locutores en los encuentros, no hay melodías especialmente destacables... Bueno, en esto último miento. El nuevo Sensi se abre con una composición que rinde claro homenaje al viejo Sensible World of Soccer de Amiga, todo un lujo que antaño era marca de la casa.

Sensible Soccer 2006

Poco más nos depara el juego de Codemasters de cara al oído. Sus efectos son buenos, algunos de ellos contundentes, pero la sensación de que el Commodore Amiga lo habría hecho igual hace quince años es bastante palpable. Claro está que el Amiga era un maquinón para estos menesteres, ¿no?

j u g a b i l i d a d
Llegamos al punto más importante de Sensible Soccer, el matiz donde este juego saca pecho. Porque Sensible Soccer 2006 es eso mismo, jugabilidad en estado puro, sin fisuras ni añadidos de cartón piedra que camuflen defectos de diseño. Sensi 2006 es claro y directo, confiere al usuario un control sencillo para que éste vaya al grano, y otorga a todo aquel que se disponga a disfrutarlo un placer tan exultantemente añejo que casi parece prohibitivo.

Sensible Soccer 2006

Para empezar, se ofrecen varias opciones típicas del género, tales como jugar un amistoso, participar en diversos tipos de competiciones predeterminadas o diseñar nosotros mismos nuestras copas. También dispondremos de un editor de datos realmente fantástico, con el que podremos fabricar de arriba abajo nuestro equipo favorito.

Sensible Soccer 2006

Las configuraciones de cara a los torneos no son para tirar cohetes, pero nos permiten disfrutar de forma holgada con decenas de posibilidades (ligas, copas varias...). Con todo, la base fundamental de Sensi 2006 reside en los partidos contra otro jugador, esencia clave con la que la obra de Jon Hare se desata de forma incontrolable. De vicio ya es añadir otros dos amigos más, donde los partidos entre cuatro humanos elevan las virtudes lúdicas del juego a niveles estratosféricos.

La metodología de juego es clara y concisa. Ofrece las reglas de un partido de fútbol, pero las pone sobre la mesa basándose en las premisas básicas de un arcade moderno. La perspectiva cenital ayuda a comprender de inmediato la cohesión de la inmensidad del terreno de juego con la jugabilidad. La rapidez de la acción necesita justamente el espacio visual otorgado, y se consiguen vibrantes resultados, digno del clásico y original Sensible Soccer.

Sensible Soccer 2006

A diferencia del primer Sensi, que estaba abonado al genial Kick Off en más de un sentido, esta edición del 2006 hace que los futbolistas lleven el balón pegado a los pies. Antaño, el control a base de toques conformaba un estilo que supone una diferencia sustancial con el manejo del actual, pero las formas y el método tampoco suponen un traumático cambio. Con todo, los regates siguen siendo complicados de efectuar, dependiendo mucho de la habilidad del que agarra el pad, y otorgándose más importancia a jugar con pases constantes.

La eficacia de un sistema de seguimiento del balón se ha representado de forma sobresaliente. Nuestros jugadores al correr tardan en modificar su posición al girar (al estilo FIFA o PES), pero mientras podremos dirigir el balón y lanzarlo en cualquier dirección, siempre fijándonos en una flecha que, sobre nuestro jugador, cumple la función de enfocar el tiro. Así, la agilidad que se consigue es sublime, prácticamente simbiótica con la total libertad de acción disponible en el terreno de juego. No en vano, pocos juegos de fútbol ofrecerán tantas posibilidades a la hora de hilvanar las jugadas.

Si embargo, en Sensible Soccer 2006 cobran especial importancia los tiros lejanos con efecto. Matiz totalmente heredado del abuelo Sensi, el pulsar el botón de tiro y dirigir la palanca al lado indicado hará que el esférico dibuje un espectacular arco que a buen seguro pondrá en dificultades serias al portero. Y por cierto... Con la segunda palanca analógica, podremos mover al meta, detalle tan original como importante. Aunque él mismo se estira hacia el balón, nosotros lo colocamos y de nuestra mano dependerá la efectividad del mismo. Eso sí, la opción de moverlo es opcional, indicada para aquellos que sean unos virtuosos de la coordinación.

Sensible Soccer 2006

Pero sea uno bueno o no, Sensible Soccer 2006 engancha irremediablemente. Las jugadas prácticamente se tejen solas, los goles llueven y el frenesí de los encuentros aflora como en ningún otro juego de fútbol. Pase, Tiro y correr... pocas veces necesitaremos tan pocas teclas para tanto. Y es que, el nuevo Sensi es todo un lujo jugable, una representación artesanal de la adicción de los viejos tiempos, que a día de hoy se torna fresca y revitalizante.

De todos modos, Sensible Soccer 2006 no es perfecto. Aparte de que se le puedan achacar torpezas tecnológicas ancladas en ese afán por huir del modernismo de otros títulos del género, el programa de Kuju aturdirá a los fans de las licencias por las carencias de las mismas. Este hecho se puede solventar con el potente editor, que es una auténtica delicia capaz de desarrollar cosas realmente absurdas e hilirantes.

Sensible Soccer 2006

Por otro lado, el hecho de no regalar al usuario ninguna opción de juego online condena al jugón acérrimo a morderse las uñas en tiempos de soledad. De haberla llevado, Sensi 2006 hubiese arrasado en la red de redes con su sencillo concepto del balompié. Una auténtica pena, solventada en gran medida por lo maravilloso que resulta todo el programa en sí.

Sensible Soccer 2006

Y es que, amigos, Sensible Soccer 2006 no solo es una bocanada de aire fresco en esto de los soccer-games. Como hemos dicho, tampoco se queda en una simple revitalización de un clásico. Cierto es que hay que abrir mucho los ojos para verlo, y ser más receptivo aún, pero Sensi 2006 es, ante todo, una obra maestra de la jugabilidad. Ni más ni menos.

Sensible Soccer 2006

Lo mejor
· La brutal jugabilidad... de puro vicio
· Gráficos correctos y simpáticos
· Ritmo fluido y trepidante
· Conserva el espíritu del viejo Sensible Soccer