Lemmings
Lemmings
  • Plataforma PSP
  • Género Puzzle
Carátula de Lemmings

Yippee!!

Albert Gil

Quince años después nos llega este remake del juego de Psygnosis para PSP, con suculentas novedades y un renovado apartado gráfico, pero manteniendo la diversión del ya clásico Lemmings original. Ha llegado la hora de volver a rescatar a estos incansables gusanos...

Ya los tenemos aquí. Se han hecho esperar, pero finalmente los Lemmings vuelven a PSP con un lujoso remake, desarrollado por Team 17, muy fiel a la obra original. Tal y como ya os comentamos en nuestras primeras impresiones con el juego, sus creadores han preferido repetir la fórmula original que tantos éxitos ha cosechado durante más de quince años, en vez de jugársela con una propuesta que difiriese demasiado de las premisas básicas de la serie.

Lemmings (Sony PSP)

Así pues, Lemmings para PSP es un remake del juego de Psygnosis que viene acompañado con un cargamento de añadidos y extras. Para quien haya estado aislado del mundo durante las últimas dos décadas, recordemos que el objetivo del juego pasa por rescatar a un regimiento de Lemmings (una especie de gusanos con pelo verde) de las numerosas trampas que se van encontrando a lo largo de los más de 100 niveles que componen la aventura principal. Existen diferentes habilidades y tareas que debemos asignarle a cada Lemming para abrirnos paso por unos escenarios de lo más variados.

¿Está esta versión para PSP a la altura del juego original? ¿Serán suficientes todas las novedades de este remake para justificar su compra? ¿Sigue siendo su jugabilidad tan efectiva tantos años después? Ahora pues, es momento de, tras haber jugado con la versión definitiva del juego que aparecerá la semana que viene en nuestras fronteras, analizar punto a punto el regreso a las consolas de estos curiosos personajes. Let's go!

g r á f i c o s

Lo primero que llama la atención del nuevo Lemmings es la vistosidad y belleza de los escenarios. PSP demuestra una vez más su incuestionable poderío a la hora de mover entornos en 2D. El detalle de los escenarios es asombroso, y las animaciones de los Lemmings también han ganado realismo. El fondo de cada escenario está representado en 3D, pero como ya dijimos, son elementos que no afectan al desarrollo ni a la jugabilidad, de modo que pueden respirar tranquilos todos aquellos que temían otro despropósito de adaptación al estilo Lemmings 3D.

Mención especial para el detalle de los escenarios: cuesta de creer que una consola portátil sea capaz de tratar con semejante resolución y definición. De modo que, a nivel gráfico, pocas contras se le pueden encontrar -más allá de alguna que otra esporádica bajada en la tasa de imágenes por segundo al usar el scroll horizontal- a uno de los juegos más bonitos de cuantos han pasado hasta el momento por la portátil de Sony.

s o n i d o

El apartado sonoro de este Lemmings se limita a cumplir con su función: amenizar, gracias a melodías de lo más pegadizas, los complicados desafíos a los que tenemos que enfrentarnos a medida que avanzamos por los sucesivos niveles. Salvo por alguna exclamación que sueltan estos personajes, no hay voces en el juego, y los efectos sonoros también se limitan a explosiones y poca cosa más. Así pues, un apartado correcto, pese a resultar justito para los tiempos que corren, y a no haber sufrido evolución alguna -más allá de la calidad sonora de las canciones- con este remake.

j u g a b i l i d a d

Recordemos ante todo, cual ha sido el control elegido para sustituir el ratón del PC, ya que a partir de ahí, veremos qué tal se porta Lemmings para PSP a nivel jugable. El cursor pasa a controlarse con la cruceta digital, mientras que el botón izquierdo del ratón ha sido reemplazado por la 'X', de modo que con ella realizamos la mayoría de las acciones en el juego. Al no disponer de una alfombrilla, para desplazarnos horizontalmente por el escenario hay que hacer uso del stick analógico de la portátil. La famosa barra inferior con todas las habilidades disponibles sigue estando presente en este remake, pero para seleccionarlas, se usan los dos gatillos 'L' y 'R'. Las dos novedades que no hacían acto de presencia en el juego de PC son el zoom, que se activa y desactiva con el botón 'O', y el modo Speed, que funciona mientras dejamos pulsado el último botón restante: el cuadrado.

Lemmings (Sony PSP)

En términos globales, el control es bueno. El cursor es bastante preciso, y se ha dejado un margen de error para seleccionar a los Lemmings, de modo que no hay que "clickar" justo encima de ellos. Además, el zoom ayuda en las situaciones que requieren de más precisión. Sin embargo, siguen existiendo algunas fases que, si bien ya eran complicadas con el uso del ratón, ahora lo son más debido al uso de la cruceta digital. Eso sí, dichos niveles son una minoría, y como ya hemos comentado, el control ha sido bien adaptado en esta versión. Incluso los que se mostraban más escépticos con la conversión del clásico a PSP se sorprenderán de lo bien que ha quedado el resultado final en materia jugable.

Existen dos modos de juego disponibles: 'Original' y 'Special'. El primero, es una recopilación de los 120 niveles del juego original, adaptados a las posibilidades técnicas de PSP, y divididos en 4 categorías, Fun, Tricky, Taxing y Mayhem, cada una de ellas más difícil que la anterior. Si de por sí todos estos niveles ya garantizan semanas de diversión, Team 17 ha rematado la faena con la inclusión de los 40 nuevos niveles que dan forma al segundo modo de juego, pese a que algunos de ellos sean excesivamente parecidos a los de la campaña original.

Pero no todo acaba aquí. Y es que nos queda comentar la que posiblemente sea la novedad más destacable del juego: el editor de niveles. Como ya comentamos en nuestro primer contacto con el juego, el editor nos ofrece libertad absoluta para crear nuestros propios niveles y disfrutarlos o compartirlos mediante conexión Wi-Fi con otro amigo que también tenga el juego. El editor es muy completo, aunque la falta de tutoriales dificulta la creación de nuestros primeros escenarios. Eso sí, una vez nos hemos habituado a las herramientas de creación, en cuestión de minutos podemos tener finiquitado un nuevo nivel para nuestros Lemmings.

Pese a que para muchos ésta será una buena noticia, lo cierto es que el principal problema de este remake es su falta de innovación a nivel jugable. La jugabilidad se mantiene intacta, y pese a que los fans adorarán repetir de nuevo el modo principal de este clásico, en el fondo estamos jugando a un más de lo mismo. No hubiera estado de más incluir nuevas habilidades para los Lemmings, o alguna otra trampa en los escenarios diferentes a las que ya vimos años atrás. Repetimos, el modo original es idéntico, salvo por el lavado de cara gráfico, así que aquellos que nunca se sintieron atraídos por esta curiosa saga, pocos incentivos van a encontrar en este remake.

c o n c l u s i ó n

Lemmings se presenta como una oportunidad inmejorable para todos aquellos que no disfrutaron en su momento de uno de los mejores juegos que han pasado por plataforma alguna. Para los que sí completaron el juego original, este remake incorpora las suficientes novedades como para justificar la compra del juego, siempre y cuando se tenga en cuenta que la jugabilidad sigue intacta.

Lemmings (Sony PSP)

Es por ello que no podemos recomendar el juego a todo el público, y menos a los que nunca se han sentido atraidos por la fórmula de Lemmings, ya que las mejoras en el ámbito jugable, son nulas. Aún así, un título muy completo, repleto de retos que nos haran estrujar los sesos más de lo que viene siendo últimamente habitual en el sector, y que nos proporcionará largos meses de diversión. Han vuelto los Lemmings... yippee!!!

l o  m e j o r

  • Un remake a la altura del original
  • Toneladas de nuevos niveles creados especialmente para esta versión
  • El editor de niveles, que alargará, aún más, la durabilidad de un juego ya de por sí muy largo
  • El apartado gráfico

l o  p e o r

  • Pese a los más de quince años de la saga, la jugabilidad sigue intacta
  • Algunas carencias en el control que desesperarán a más de uno
  • El apartado sonoro, bastante discreto