Mario Party 7
Mario Party 7
Carátula de Mario Party 7
  • 7

    Meristation

La fiesta continúa

Javier de Pascual

De nuevo, la reunión de Mario y compañía nos trae multitud de minijuegos y horas de diversión, ésta vez con posibilidad de jugar hasta ocho jugadores al mismo tiempo. Séptima entrega, cuarta en GameCube y micrófono incluido. ¡Qué más se puede pedir!

Una vez más el famoso fontanero y todos sus amigos se juntan para hacernos pasar muy buenos ratos frente a nuestra pantalla. La saga que vio la luz en Nintendo 64 no ha parado de cosechar éxito desde su primera entrega, y ahora hace frente nada más ni nada menos que al séptimo título de la misma marca.

Sobrevivir al paso del tiempo no ha sido fácil, sin duda. A lo largo de los años se ha tenido que ir renovando la lista de minijuegos, dando así la posibilidad de evitar caer en la monotonía que un juego de este estilo no se puede permitir. Además, se fueron perfeccionando cosas que no terminaban de convencer del sistema de juego y se añadían novedades al mismo.

La saga llegó a GameCube, y con ello el salto generacional que conllevaba. Más minijuegos, más posibilidades, pero la misma fórmula al fin y al cabo. Era necesario dar una nueva perspectiva de juego en grupo que hiciese de ello algo aún más divertido y variado, por lo que en Mario Party 6 se decidió que sería a través del micrófono como mejor se podría añadir algo atractivo para el público.

Está claro que la medida en parte ayudó a solucionar el 'problema' de estancamiento que sufría la saga, pero aún así no parecía demasiado incentivo para comprarlo. Y de esta manera llegamos a éste juego, que pretende expandir la experiencia de juego aumentando el máximo de jugadores simultáneos a ocho. Y, como siempre, se introducen 88 nuevos minijuegos, seis nuevos tableros y un nuevo modo de juego. ¿Preparado para la fiesta?

A bordo del Sea Star
Mario decide dar un paseo, porque, como buen héroe, necesita cuidar su figura. Pero mientras va caminando se encuentra con el Maestro Kinopio, el cual le hace una proposición imposible de rechazar: que él y todos sus amigos se embarquen a bordo del Sea Star en un crucero alrededor del mundo. Dicho y hecho, toda la panda de Mario se suben a bordo del gran barco dispuestos para pasar unas estupendas vacaciones. Pero mientras tanto, el rey de los Koopa, Bowser, ve lo sucedido y entra en cólera por no haber sido invitado al viaje, así que decide ir a fastidiarles.

Ésta será la 'excusa' que hará que Mario Party 7 se lleve a cabo. Como siempre, nos encontramos ante historias que lo único que pretenden es arrancarnos una sonrisa más. También servirá como excusa a través de la cual se desarrollarán los seis tableros que tiene el juego, todos ellos de temática distinta. Así, nos encontraremos con entornos que van desde el Gran Canal (haciendo referencia a Venecia) a Ciudad Neón (con un airecillo a las ciudades como Hollywood). En la variedad está el gusto.

Pero que nadie se engañe: Mario Party 7 no es un juego que destaque por su argumento, ni por la complejidad del mismo, pero ni de lejos es un juego que se pueda catalogar de infantil ni adjetivos similares. La diversión directa y simpática son los valores por los que apuesta ese juego, y está muy claro que eso es algo accesible para todas las edades.

La verdad es que es de agradecer que sigan apareciendo juegos de éste tipo en un mercado cada vez más lleno de títulos con argumentos complejos, violencia gratuita, en los cuales cada vez es más difícil encontrar cosas como este Mario Party, que será perfecto para reunir a gente de diferentes edades y pasar todos un rato de lo más agradable. ¡Lo mejor es dejar a un lado los prejuicios y coger el mando!

Gráficos
Poco se puede decir que no se haya dicho ya hasta el momento, porque la mejora gráfica es casi inexistente comparándolo con entregas anteriores. Tenemos unos gráficos de unos colores muy vivos, con texturas suavizadas que pretenden simplemente sernos agradables a la vista, ya que están más orientados a dar la impresión de dibujo animado.

Los tableros, que son lo que veremos en mayor medida cada vez que juguemos a Mario Party, están dotados de una gran extensión y de muchísimos detalles, todos acordes a la ambientación del escenario correspondiente, y con simpáticos guiños a Mario y al mundo que le rodea. En cuanto a los minijuegos, la animación de los personajes es muy fluida y las diferentes situaciones en las que nos ponen las pruebas están muy bien introducidas por simpáticas secuencias que las preceden.

Por otro lado, se han tratado con mucho mimo tanto en los menús, en los cuales veremos todo tipo de detalles (por ejemplo, Koopas con gorra de marinero trasteando en el puente de mando), como en los tutoriales de los que dispone el juego, con ayuda gráfica en todo momento.

Música
Aunque bien es cierto que la música es algo que en gran medida pasará desapercibido cuando juguemos, ésta cumple bastante decentemente su función. Las melodías que nos encontraremos serán bastante discretas, acordes con el escenario en el que aparezcan, y, en su mayoría, bastante alegres. En otras ocasiones cobrarán más protagonismo para darnos tensión en algunos minijuegos.

Sonido FX
Los diversos efectos sonoros que escucharemos en la partida serán destinados a acentuar la faceta simpática del juego, con sonidos ya clásicos en el mundo Mario y los diversos gritos característicos que profesan todos los personajes.

Jugabilidad
En cuanto termine la escena de introducción se nos dará la opción de elegir el idioma con el que jugaremos. Una vez elegido, comenzaremos nuestro viaje a bordo del Sea Star, ya sea sólo o acompañado. El Maestro Kinopi nos servirá de guía y nos ayudará a elegir nuestro destino, explicándonos las peculiaridades de cada modo de juego siempre que lo deseemos.

En el caso de que queramos realizar el modo individual (crucero individual), nos explicará que el objetivo del modo individual es completar los seis tableros que componen el juego. Para completar cada tablero deberemos competir contra otro personaje, controlado por la consola, cumpliendo los objetivos que el Maestro Kinopi nos marque.

Éste modo será ideal para comenzar a hacernos con el sistema de juego. Para aquellos que no estén familiarizados con el sistema de juego de Mario Party, éste consiste en un juego de tablero como si de el Juego de la Oca se tratase, cuyo objetivo es normalmente conseguir un cierto número de estrellas, cuyo método de obtención varía según el tablero (por ejemplo, en un tablero deberemos de quitársela a un bandido), o de conseguir la mayor cantidad de monedas posible (que nos darán o quitarán al caer en un tipo de casilla u otra).

Además, podremos usar las llamadas cápsulas, que nos servirán para, o bien incordiar a nuestros rivales, o bien para beneficiarnos nosotros mismos. Se podrán usar antes de tirar los dados, y sus usos son muy variados. Por ejemplo, habrá cápsulas que nos dejarán tirar tres dados a la vez para poder movernos con mucha más rápidez por el tablero, o cápsulas que podremos poner en la casilla que elijamos para que, en el caso de que nuestro rival caiga en ellas, sufra el efecto de las mismas. Hay distintos tipos y el apropiado uso de ellas inclinará la balanza hacia un lado u otro en más de una ocasión. Eso sí, sólo podremos almacenar un máximo de tres.

El acabar con éxito el modo individual dependerá de muchas cosas, entre ellas nuestra estrategia de juego a la hora de movernos por el tablero, nuestra suerte y la suerte del rival,  pero en ningún caso debería de superar las 3 ó 4 horas de juego el completar los seis escenarios. El completar éste modo es necesario si queremos jugar al tablero 'Infierno Mágico de Bowser' en el crucero con amigos, por lo que es recomendable que lo hagamos lo antes posible. De ésta manera se procura garantizar diversión para un sólo jugador, pero es inevitable el hecho de que jugar sólo es una de las grandes carencias de éste juego. Jugar con amigos le añade enteros a la experiencia jugable.

Si queremos jugar al modo para varios jugadores (llamado crucero con amigos) tendremos la opción de hacerlo contra otros jugadores, contra personajes controlados por la consola, o una mezcla de varios. Podremos elegir el número de jugadores o equipos (de dos jugadores) que van a jugar, configurar las distintas opciones como el tipo de minijuegos que se van a jugar o el número de turnos en los que constará la partida (de 10 a 50).

El objetivo de éste modo de juego será conseguir el mayor número de estrellas posible por jugador o equipo. Al final de cada turno se jugará a un minijuego, el cual será o bien todos contra todos, o bien tres contra uno, o dos contra dos, etc. (dependerá de en qué tipo de casilla estén los jugadores en ese momento). Después, se mostrará un ranking con las posiciones de cada uno de ellos.

Además, entrará en juego lo que es llamado 'La Hora de Bowser', la cual consiste en un medidor de rabia que se irá llenando turno a turno, y que cuando esté al completo hará el destrozo correspondiente a la cantidad de estrellas y de monedas de las que dispongamos.

Por último, se añade la figura de los puntos de crucero y la tienda Duty-Free. Éstos puntos se obtienen jugando en cualquiera de los otros modos, y podremos gastarlos en la tienda para comprar distintos extras del juego. Entre ellos podremos adquirir personajes adicionales, minijuegos nuevos, un nuevo modo de dificultad para los más exigentes, y los llamados 'recuerdos', que son figuras que tienen que ver con el mundo de Mario, las cuales podremos observar en una estantería, de manera que así se alarga la rejugabilidad de éste título.

También existe la posibilidad de jugar a cualquier minijuego que hayamos probado anteriormente y realizar récords que se mostrarán en una tabla de clasificación, como ya vimos en otras entregas.

Minijuegos, muchos minijuegos
88 serán las pruebas a las que tendremos que enfrentar, ni más ni menos. Todos ellos están clasificados por categorías, y al principio de cada partida podremos establecer a cúales queremos jugar, si preferimos jugar a los juegos más raros, a los más díficiles, a los más fáciles, a aquellos que tengan un gran componente de acción o si, por el contrario, queremos jugar a cualquier juego indistintamente de su categoría.

Además de ésta clasificación, después tenemos minijuegos a los que nos tendremos que enfrentar cuando juguemos en tablero si caemos en la casilla correspondiente. Existen juegos en los que el protagonista será Donkey Kong, el cual nos propondrá un reto contra él. Después, tenemos juegos de Duelo, en los cuales dos jugadores lucharán entre sí para ver quién se queda con las monedas del otro. Luego, habrá casillas que nos harán enfrentarnos a Bowser, que nos quitará la mitad de nuestras monedas en el caso de que no escapemos de sus garras. Por último habrá pruebas que servirán de bonus que consistirán en memorizar y después identificar diferentes frutas a través del micrófono.

Pero tener contento a todo el mundo es díficil. Por un lado, tenemos al público que se ha comprado todos los Mario Party anteriores y espera que todas las pruebas sean completamente nuevas, y, por el otro, está el grupo de gente que aún no se ha hecho con ninguna entrega y que espera que las pruebas más 'famosas' estén en éste juego, así que no os extrañe el ver pruebas de mecánica similar al de otros capítulos de la saga, pero con el correspondiente lavado de cara en cuanto a ambientación se refiere.

El uso del micro no está demasiado presente en el juego, pero si que tiene su papel de protagonismo en las pruebas de memorización. Normalmente no suele haber problemas a la hora de reconocer la palabra que estamos diciendo, pero deberemos tener cuidado en vocalizar bien y, en, sobre todo, que no haya mucho ruido de fondo. Pero el micrófono funciona bien en la gran mayoría de ocasiones.

Diversión para ocho jugadores
Es normal preguntarse de qué manera los chicos de Hudson se las han ingeniado para que ocho personas puedan jugar simultáneamente al mismo minijuego. Quizá lo primero que se os venga a la cabeza es un multitap, o algún invento para poder conectar ocho controladores a nuestro cubo. Nada más lejos de la realidad.

La solución a la cual se ha llegado es la de dividir el mando en dos, de manera que un jugador usará el botón L y la palanca de ese lado, y el otro usará el botón R y la palanca de la C. Ese es el sistema por el cual se regirán los equipos en el modo de tablero correspondiente: cada equipo de dos personas compartirá un mando en los minijuegos para ocho jugadores. Esto sin duda plantea bastantes problemas que se han intentado solucionar, pero no sin que surjan algunos inconvenientes.

El primero de ellos es la simplificación de los controles. Es obvio que el poder usar únicamente un botón y una palanca no es lo mismo que tener todo el mando a disposición del jugador, pero realmente a la hora de jugar no se nota apenas, excepto en algunos minijuegos, que repiten en parte las mismas ideas de manera diferente, por lo que hemos podido comprobar.

También existe el inconveniente de cómo funcionará el sistema de ocho jugadores al moverse por los tableros. En cada turno se lanzarán dos dados (uno por jugador), y existirá un líder de equipo, que se intercalará en cada turno y que será quien decida a dónde ir o qué hacer en ese movimiento. En el caso de los juegos de duelo, de Donkey Kong o de Bowser, el líder elegirá quién hace la prueba según su criterio.

Por último es normal dudar si la posición de usar sólo una mano es cómoda o no, pero la verdad es que lo hemos probado y hay que decir que el resultado es excelente, y seguro que provocará más de una discusión a la hora de coordinarse.

Hay que decir que se ha añadido un modo de juego especialmente para jugar ocho jugadores a la vez, bien por equipos como en el juego de tablero, o bien cada uno de manera independiente. Éste modo de juego ha sido llamado Crucero de Lujo y podremos elegir entre jugar al minijuego que elijamos o bien luchar en el modo Batalla Sobre Hielo Para 8 Jugadores. Así, podremos elegir entre jugar cada uno por separado (por lo que sólo habrá juegos en los que luchen todos contra todos), o bien por equipos, y aquí podremos decir si queremos que sólo se juegue en pruebas de colaboración entre los jugadores del mismo equipo o si también queremos que haya minijuegos de todos contra todos. El objetivo del juego será ganar los minijuegos para llegar al centro de la zona helada y se podrá optar porque sean tres o cinco victorias las necesarias para ganar.

Hay que decir que éste estilo de juego es muy interesante ya que potencia la habilidad en los minijuegos, al contrario que ocurre en el tablero, dónde se tiene más en cuenta la suerte. Esto añade interesantes alicientes como el hecho de poder fastidiar a tu compañero de mando para así ganar el minijuego de turno y poder alzarte con la victoria.

Conclusión
El hecho de que haya tantas entregas de Mario Party da que pensar acerca de lo que queremos de este titulo. Si te has hecho con juegos anteriores deberías de plantearte si realmente te merece la pena comprar éste. Sí, existe un modo para ocho jugadores y se renuevan todos los minijuegos, pero también es cierto que muchas ideas se reciclan y que no es muy fácil reunir a seis u ocho amigos en tu casa.

En el caso de que haya muchas posibilidades de jugar entre tantas personas o simplemente solamente tienes dos mandos (por lo que se podría jugar cuatro personas en este juego), deberías de hacerte con él sin dudarlo ya que sin duda será el único juego que ofrezca diversión para tantas personas al mismo tiempo.

Eso sí, si no quisiste hacerte con Mario Party 6 porque el micrófono no era suficiente aliciente para su compra, Mario Party 7 es una gran opción a considerar. Bien es cierto que gráficamente ya no puede ir más allá, o que el sistema de juego sigue siendo el mismo, pero también es verdad que con el paso del tiempo el juego te irá pareciendo más monótono y querrás nuevos tableros y nuevos minijuegos.

En el caso de que nunca antes hayas comprado un Mario Party, éste sin duda te ofrecerá más variedad de pruebas y de situaciones por la posibilidades de juego que ofrece éste nuevo sistema. Lo innovador que resulta y los pocos juegos que hay como éste se hace un motivo de mucho peso para comprarlo.

La saga Mario Party es única, sin duda alguna. Y éste será el último título de la marca en ésta consola. Ahora toca ver si seguirá sobreviviendo al paso del tiempo y llegará con éxito a la nueva Revolution.


- Jugar acompañado de siete personas.
- La gran variedad de minijuegos.
- Nuevos tableros y modos de juego.

LO MEJOR

  • Jugar acompañado de siete personas.
  • La gran variedad de minijuegos.
  • Nuevos tableros y modos de juego.

LO PEOR

  • Demasiado uso de la misma fórmula.
  • Jugar sólo
7

Bueno

Cumple con las expectativas de lo que es un buen juego, tiene calidad y no presenta fallos graves, aunque le faltan elementos que podrían haberlo llevado a cotas más altas.