Need for Speed: Most Wanted
Need for Speed: Most Wanted
Carátula de Need for Speed: Most Wanted

El más rápido y potente

Albert Gil

Need For Speed vuelve de nuevo, esta vez para colocarnos en el punto de mira de la policía y convertirnos en el conductor fugitivo más buscado. Y unas semanas más tarde que el resto de plataformas, lo hace ahora en Xbox 360, aprovechando el inmesurable potencial de la nueva consola de Microsoft.

Hace unos días, os ofrecíamos en primicia el análisis de la última entrega de Need for Speed, el arcade de conducción por excelencia de Electronic Arts. Un juego que, pese a mostrar alguna que otra carencia a nivel técnico (sobretodo al compararse esta nueva entrega con los anteriores 'Underground'), recuperaba una de las más preciadas señas de identidad que habían caracterizado a la saga antes de que ésta se transformara en un producto para los fanáticos del 'tunning': la policía.

Observa Need for Speed: Most Wanted en movimiento en este vídeo.

Ahora, unas semanas después del lanzamiento de Most Wanted para las consolas de 128 bits y PC, hemos podido disfrutar en profundidad de la versión del juego para la nueva y flamante consola de Microsoft, Xbox 360, sobre la que, según parece, se centraron todos los esfuerzos de los programadores durante el desarrollo de esta nueva entrega.

Dado que a nivel de opciones y posibilidades el juego sigue siendo el mismo que ya vimos, nos centraremos en analizar únicamente las diferencias técnicas y jugables que presenta esta nueva versión. Para saber más de Need for Speed Most Wanted, os enlazamos al análisis multiplataforma correspondiente que nuestro compañero Salva Pastor realizó hace unas semanas.

Gráficamente, a otro nivel

Las principales diferencias de la versión para Xbox 360 se centran en el apartado técnico, pero francamente, éstas son muy importantes. Pese a que desde Meristation siempre hemos antepuesto la jugabilidad a los despliegues gráficos, cuesta hacer caso omiso al impresionante salto cualitativo que ofrece la versión del juego técnicamente más avanzada, más teniendo en cuenta el discreto trabajo que se ha realizado en los ports para las consolas de 128 bits. Es al comparar ambas versiones en vivo y en directo cuando uno se da cuenta de que el cambio generacional era a todas luces necesario.

Pese a no alcanzar en términos de realismo y detalle gráfico a Project Gotham 3, la gente de EA se lo ha montado para ofrecer uno de los juegos más vistosos y espectaculares de cuantos han aparecido en esta primera oleada de juegos para la recién nacida Xbox 360, algo a tener especialmente en cuenta al tratarse de un juego multiplataforma y no de un producto desarrollado en exclusiva para la presente consola.

Los modelos de los más de 30 coches disponibles en el juego lucen un nivel de detalle asombroso, incluidos los interiores de los mismos. Además, tal y como hemos comentado antes, el apartado gráfico de Most Wanted luce más por su espectacularidad que por su foto realismo (en este terreno, PG3 sigue siendo el rey indiscutible). La palma se la llevan los efectos de luz. Cada rayo de luz impacta en la carrocería y se adapta a las curvas de ésta. Las sombras, por su parte, han dejado de "parecerse" al objeto que las proyecta: ahora son tal cual, calcadas, y en la proyección de todas ellas se ha tenido en cuenta el ángulo del foco de luz que las provocan. Mención especial tanto al impacto de las sombras de los árboles en la carrocería de los coches, como a las ya secas hojas que decoran el asfalto y que se ven afectadas por las corrientes de aire producidas por las altas velocidades de los 'carros'.

Pero no solo de efectos de luz vive Most Wanted. Los filtros que se han aplicado son igualmente impresionantes.  En especial el efecto "blur" que se activa al hacer uso del 'nitro' y alcanzar velocidades vertiginosas, y cuya distorsión gráfica multiplica la sensación de velocidad que se experimenta al volante del coche. También cabe destacar el efecto 'bullet time', capaz de ralentizar todo el entorno, ofreciendo unas sensaciones y situaciones muy cercanas a las que nos han hecho disfrutar de películas como Misión Imposible 2 o The Fast and the Furious.

Por otra parte, la calidad de los escenarios queda fuera de duda tras tomar las primeras curvas: reflejos en los asfaltos mojados, edificios muy detallados y efectos climatológicos completan un apartado gráfico excelente, por encima incluso de lo que se puede disfrutar en un PC con una tarjeta gráfica de gama alta. Muchas de las dudas que existen acerca de si el salto cualitativo es o no apreciable en la nueva consola de Microsoft, quedan resultas al ver en movimiento a juegos como el que tenemos hoy entre manos. Incluso las 128 bits parecen ahora estar más desfasadas de lo que realmente lo están.

Sin embargo, no es oro todo lo que reluce. El juego se mueve a unos constantes 30 fps, y pese a que la diferencia respecto a los 60 fps no es del todo apreciable por el ojo humano, resulta sangrante que en una consola recién aparecida se empiecen a poner semejantes limitaciones. Según han manifestado sus programadores, la decisión de 'capar' la tasa de imágenes por segundo a 30 se debe a los problemas de tiempo que han impedido dedicar todo el esfuerzo necesario a un juego que, además de ser multiplataforma, tenía a las presentes Navidades como fecha límite de lanzamiento. Un triste contratiempo que esperemos no se repita en la próxima entrega de la serie.

Jugablemente, todo sigue igual

Donde no vemos novedades sustanciales es en el terreno jugable. La base del juego sigue siendo la misma, y por lo tanto, EA se ha limitado a adaptar el control al mando de la nueva Xbox 360. La distribución elegida para la ocasión es la siguiente: con el gatillo derecho aceleramos, mientras que con el izquierda apretamos el freno. El freno de mano ha quedado asignado al botón 'A', con 'B' activamos el uso del 'nitro', y con 'X' ralentizamos el entorno para tomar con mayor facilidad determinadas curvas. El botón restante 'Y' hace las funciones de intercalado de vistas delantera y trasera.

Por lo demás, remarcar que se ha incluido soporte para Xbox Live con la posibilidad de disfrutar de carreras con diversos contricantes: de dos a cuatro simultáneamente. Se han añadido diversos modos que ya aparecen en el juego offline: Sprint, Circuit y Drag, así como una 'Blacklist' que hace las funciones de ránking mundial: ¿se atreve alguien a retar a una carrera ilegal a los mejores del mundo?. 

Pese a que todos estos modos son divertidos y alargan la durabilidad del juego, echamos en falta alguna propuesta un tanto más original, sobretodo teniendo en cuenta que la vuelta de los policías a la saga bien podría haber conllevado la inclusión algún que otro modo donde las persecuciones fueran las protagonistas de estas partidas multijugador.

Un port a la altura

Estamos francamente contentos con este Need for Speed Most Wanted para Xbox 360. Y es que se nota que desde EA no se han limitado a aumentar la resolución de las versiones menores, sino que el apartado gráfico ofrece todo lo que se espera de un juego de nueva generación, y como ya sabéis, eso es algo que no acostumbra a pasar con demasiada frecuencia. Jugablemente no aporta significativas mejoras, pero la notable evolución técnica provoca que la experiencia al jugar a este nuevo Need for Speed sea más satisfactoria y realista.

Así pues, y pese a los fallos que ya arrastra de las versiones que analizamos hace unas semanas, Most Wanted se convierte en una gran alternativa a Project Gotham 3, y un juego casi imprescindible para los amantes de los arcades de conducción más frenéticos.

l o  m e j o r

  • Gráficamente es una delicia, mejor incluso que en PC
  • No es un simple port proveniente de una 128 bits, sino viceversa: las demás versiones nacieron de ésta
  • El soporte para Xbox Live, suficiente como para tenernos enganchados una temporada

l o  p e o r

  • La tasa de fps queda limitada a 30
  • A nivel jugable, no hay novedad remarcable, pese a tratarse de una versión para una consola de nueva generación
  • Poca originalidad en los modos online
8.5

Muy bueno

Juego de notable acabado que disfrutaremos y recordaremos. Una buena compra, muy recomendable para amantes del género. Está bien cuidado a todos los niveles.