Need for Speed: Most Wanted
Need for Speed: Most Wanted
Carátula de Need for Speed: Most Wanted
  • 8

    Meristation

Quemando rueda con los mejores coches de los 32 bits

Julio J. Pérez Blasco

Electronic Arts nos deleita con una notable adaptación de su nueva entrega de la saga Need for Speed para los 32 bits de Nintendo demostrando una vez más que la pequeña portátil aún tiene mucha vida por delante, incluso en el género de la velocidad. Apúntate a la lista de los más buscados.

A finales del 2003, Electronic Arts adaptó para Gameboy Advance su primera entrega de la saga Need for Speed Underground, un nuevo concepto en el género de la velocidad que conjugaba a la perfección las carreras en los suburbios de una gran ciudad con la cultura del tunning, el resultado fue un notable juego que podéis leer su análisis aquí.

Casi un año después, y con cierto retraso respecto a la versión de las consolas domesticas, llegó Need for Speed Underground 2 para los usuarios de la pequeña portátil de 32 bits de Nintendo con las bases impuestas por su antecesor pero mejorando el aspecto visual y jugable, obteniendo como resultado un título bastante superior a la primera entrega y que podéis descubrir leyendo su respectivo análisis aquí.

Ahora, con unas semanas de adelanto en relación a su correspondiente versión en PS2, GC, Xbox, PSP, NDS, PC y Xbox 360, la propia Electronic Arts coge el relevo de Pocketeers, desarrolladora de los anteriores capítulos, para deleitarnos con una entrega que poco tiene que envidiar a sus hermanos mayores gracias a la perfecta adaptación de las opciones de ésta y utilizando el motor gráfico de las anteriores apariciones de la saga en Gameboy Advance. Empieza a quemar rueda que la carrera va a comenzar.

Introducción

Al igual que sus dos anteriores capítulos, el concepto de Need for Speed: Most Wanted en GBA no varia y seguimos teniendo que correr con los más lujosos coches en circuitos cerrados mientras adelantamos a los rivales y conseguimos nuevos circuitos y vehículos. Las novedades en esta entrega están en las propias carreras ya que aparecen por primera vez el concepto de ser perseguidos por la policía y tener que esquivar sus embestidas así como la inclusión de nuevos modos de juego, más automóviles y carreras. Es decir, todo lo que pudimos disfrutar hace poco más de un año y adaptado a la nueva idea de la saga.

Para empezar, una vez que introducimos el cartucho observamos una notable secuencia de introducción y después podemos dar un nombre a nuestro piloto. Ya sin tiempo para reposar tenemos que escoger uno de los coches disponibles al principio, selección que va aumentando a medida que progresamos en el juego hasta dar un total de 32 coches, si bien muchos de ellos comparten características en la conducción.

A sí pues, nos encontramos con 16 coches más que en su predecesor, con marcas como Audi, Mercedes Benz, Fiat, Ford, Corvette, Lamborghini, Mazda, Porsche, Toyota, Renault, Subaru y Mitsubitshi cada una con un buen número de representantes, desde conocidos como el Fiat Punto, el Ford GT o el Lamborghini Murciélago a lujos de la carretera tales como el Porsche Cayman S, Dodge Viper SRT10 o el SL65 AMG.

Tras escoger un vehículo accedemos al menú de opciones y competiciones, que al igual que sus dos anteriores apariciones, es en este último donde podemos ganar fama, prestigio y puntos para desbloquear los mencionados coches y circuitos. Luego llega la pantalla de selección de eventos donde, además de elegir los tres disponibles (Coste del Estado, Sobrevive y Lista Negra) podemos disputar una sencilla carrera rápida para familiarizarnos con el control del juego y los circuitos modificando algunos aspectos y de decoraciones externas.

La esencia de algunos de estos modos de juego repite de la entrega anterior aunque hay algunos nuevos, entre ellos está el nombrado como Lista Negra y que es una renovación de las famosas carreras de 'drags' y 'drifts' que tanto nos han hecho disfrutar en la serie Underground. Ambos nos ponen a prueba ya que tenemos que controlar las marchas del vehículo en el desarrollo de la carrera, bien realizando cambios rápidos, marcha atrás, derrapes espectaculares o huidas frenéticas de la policía. El concepto de la Lista Negra es equivalente al rango visual de los anteriores capítulos por lo que cuanto más alto estemos en la lista, más difícil son las carreras y más puntos ganamos.

El segundo modo del juego que debuta en esta entrega es el conocido como Coste del Estado y en él tenemos que destruir la mayor cantidad de mobiliario urbano, muy al estilo de la saga Burnout pero bastante limitado debido al pequeño engine gráfico de la portátil. Los diferentes escenarios que nos encontramos en este modo muestran pequeñas zonas con farolas, sillas, mesas o semáforos aunque por la escasa cantidad de píxeles es difícil reconocerlos a la lejanía. El resultado de este modo no es tan notable como en las versiones de las consolas domesticas pero se deja jugar y si bien la interacción con el escenario y los otros vehículos de la carrera (tanto contrincantes como policías) no es tan alta se ha conseguido una buena adaptación.

El último modo de juego: Sobrevive, no es sino una renovación del conocido modo Contrarreloj pero con la inclusión de los agentes de la ley. En él tenemos que permanecer una cantidad de tiempo sin que la policía nos consiga detener en un control y para ello tenemos que hacer un uso intenso del acelerador y el freno teniendo que, además de llegar rápidamente a la meta, esquivar a los agentes de la ley y utilizar los diferentes atajos del circuito (aunque en esta entrega son muy escasos).

Una vez superados un buen número de circuitos y desbloqueado algún que otro vehículo tenemos la posibilidad de entrar en el modo Bonus donde podemos adquirir diferentes mejoras para nuestro automóvil, pudiendo cambiar la potencia, el motor y la velocidad. El tema de personalización del aspecto visual de nuestra máquina sigue presente en el modo principal del juego, en esta ocasión en el nombrado Lista Negra donde podemos modificar las propiedades acordes al chasis, turbo, ruedas, frenos, grafittis y pegatinas de nuestra pequeña joya. Casi todo el catálogo de modelos a escoger repite del anterior capítulo pero también hay algunos kits nuevos, algunos totalmente exclusivos dependiendo del coche que elijamos.

En el modo Bonus también podemos probar suerte en algunos de los mini-juegos disponibles, desbloqueables todos ellos a medida que progresamos en la Lista Negra y con divertidos y sencillos retos, desde dirigir una bola por diversos puntos para que nuestro motor no se sobrecaliente a pasar por unos cuantos puntos de control. Aunque su número no es muy alto algunas pruebas son bastante difíciles y ponen a prueba nuestra habilidad además de dar un buen soplo de aire fresco a las repetitivas -pero frenéticas- carreras del modo principal.

Gráficos
En el aspecto visuable, EA se ha centrado en pulir el excelente trabajo realizado por Pocketeers en las anteriores entregas dando un aspecto más urbano y acorde con el arte del graffiti. Los modelos de los coches cuentan con nuevas y mejoradas texturas con menos aspecto poligonal y son más creíbles que nunca, aún estando limitados debido a las capacidades de la portátil.

Los circuitos también han ganado muchos puntos, mostrando algunas escenas diurnas con horizontes en pleno ocaso y, aunque la distancia del mismo no es tan perfecta como en las versiones domesticas, hay que felicitar a sus desarrolladores ya que globalmente están muy trabajados. Las carreras están divididas en tres tramos y en muchas de ellos disponemos de algunos atajos donde nuestra pericia al volante se pone a prueba debido a la mayor cantidad de curvas o elementos a esquivar.

Por si esto fuera poco, los escenarios cuentan con edificaciones de todo tipo y estilos, algunos de ellos incluso destruibles. La pena es que, al igual que su anterior capítulo, seguimos encontrando con ciertos puntos de pixelado y popping, si bien no molesta en el desarrollo del juego. Por su parte que respecta, la cámara del juego es excelente, girando 180º en algunos momentos sin ralentización alguna.

También cabe destacar que se han modificado algunos menús relevantes a la personalización del coche, siendo ahora menos complejos que en NFS: Underground 2 y dando más dinamismo al juego. Por ello ahora es mucho más sencillo modificar nuestro vehículo y disponer de una mayor variabilidad para evitar la monotonía de contar con el mismo coche para todas las carreras.

Sonido
En esta ocasión, el apartado auditivo es un poco superior al de la anterior entrega contando con temas de corte techno-urbano mucho más acorde al estilo de las carreras y que acompaña a las mismas de una forma muy notable. Los efectos están también muy conseguidos, destacando los momentos en los que quemamos rueda antes de comenzar las carreras, los cambios de marcha, derrapes, golpes y frenazos. Desgraciadamente no están tan conseguidos como la banda sonora (si bien tampoco cuenta con tantos temas como en la versión domestica) y una vez realizados unos cuantos circuitos tendemos a subir el apartado de música respecto al de efectos.

Jugabilidad

En el apartado que respecta al control del juego hay que destacar que cada uno de los vehículos se controla de forma diferente si bien algunos de ellos tienen ciertas características comunes. La única novedad que encontramos es la inclusión del sistema Speedbreaker con el cual podemos ralentizar levemente el tiempo para esquivar más fácilmente a los otros vehículos.

Manejar los diferentes vehículos es bastante sencillo pero algunos de ellos desgraciadamente tienden a derrapar más de los que deberían y ciertos rivales no tienen muy bien implantada su I.A. puesto que realizan ciertos fallos en las carreras. Por otra parte, la gran duración del juego gracias a la inclusión de nuevos vehículos, circuitos y mejoras da como resultado uno de los títulos que más disfrutarán los jugadores de este género.

La gran novedad del título, la inclusión de la policía durante las carreras, da una mayor variabilidad al desarrollo de las mismas ya que el brazo de la ley cuenta con diversos tipos de efectivos (no tantos como en las consolas domesticas) que aparecen dependiendo de nuestro rango y popularidad en la Lista Negra. Su incorporación a la saga da un toque de originalidad al género sólo visto anteriormente en la exitosa saga Hot Pursuit (PC, PS2, GC, Xbox) obteniendo un juego donde además de disputar las carreras más ilegales con los vehículos más lujosos tenemos que esquivar a las fuerzas del orden y ascender en la Lista Negra.

Por último, el Multijugador, para un máximo de cuatro jugadores (cada uno con su cartucho), da todavía más vida al cartucho ya que podemos escoger todos y cada uno de los diferentes vehículos y circuitos desbloqueados hasta el momento. La velocidad del juego, muy alta y perfectamente representada, tampoco se ralentiza cuando están los cuatro contrincantes en carrera dando como resultado un juego muy recomendable donde la calidad respecto a su anterior capítulo no se ha visto mermada sino incluso superada.

 

LO MEJOR

  • Los nuevos modos de juego y la extensa duración del título
  • Muchos nuevos circuitos, vehículos y detalles por descubrir
  • Un entorno gráfico bastante mejorado

LO PEOR

  • Algunas novedades de la versión domestica se han quedado en el camino
  • Ciertos momentos de popping y pixelado

CONCLUSIÓN

[image|nid=1328601|align=right|width=150|height=90] Need for Speed: Most Wanted (Gameboy Advance)Como diría el refrán, a la tercera va la vencida y Electronic Arts ha conseguido de nuevo superarse con Need for Speed: Most Wanted dando lo mejor del anterior título y ciertas novedades que satisfarán a cualquier adicto al género. Una opción casi obligada para todos aquellos que disfrutaron de cualquiera de sus dos precedentes y que, salvo pequeñas carencias gráficas y de sonido, se convierte en uno de los mejores títulos de velocidad de la pequeña portátil de Nintendo. [image|nid=1099673|align=right|width=150|height=100] Need for Speed: Most Wanted (Gameboy Advance)Desgraciadamente no todo lo que respecta al nuevo capítulo de la saga Need for Speed ha sido incluido en esta adaptación, concretamente nos encontramos que La Persecución ha desaparecido y realmente es una de las grandes mejoras respecto a la saga. En las consolas domesticas y PC, este modo de juego comienza nada más terminar las carreras y nos reta a llegar a un punto determinado en un limitado espacio con la pasma acosándonos en todo momento y disponiendo de toda la ciudad a nuestros pies. Seguramente debido a las escasas posibilidades de la portátil, sus desarrolladores han preferido desechar esta opción aunque de haberla incluido hubiera subido algunas décimas la nota final. Muchos nuevos circuitos, vehículos y detalles por descubrir Los nuevos modos de juego y la extensa duración del título Un entorno gráfico bastante mejorado

8

Muy bueno

Juego de notable acabado que disfrutaremos y recordaremos. Una buena compra, muy recomendable para amantes del género. Está bien cuidado a todos los niveles.