Need for Speed: Most Wanted

¿Qué sería de las navidades sin un FIFA, un NBA Live, y desde hace un par de años, sin un Need for Speed? Pero, un momento, esta nueva versión no tiene aspecto de ser similar a lo que nos ofrecían en años anteriores, ¿puede ser que estemos soñando?, no lo parece en esta ocasión.

Ya estamos acostumbrados a que cada nuevo año nos traiga una actualizada versión de las licencias clásicas de EA. Y es que, ¿qué sería de las navidades sin un FIFA, un NBA Live, y desde hace un par de años, sin un Need for Speed? Lo cierto es que ya comenzamos a acostumbrarnos a tenerlo en las estanterías de las tiendas en estos periodos invernales, y esta temporada no podía ser menos. Pero, un momento, esta nueva versión no tiene aspecto de ser similar a lo que nos ofrecían en años anteriores, ¿puede ser que estemos soñando?, no lo parece en esta ocasión.

Descubre Need for Speed: Most Wanted en movimiento en este vídeo.

Fiel al sistema de publicidad de la compañía, se ha mostrado todo lo posible del juego en cada uno de los eventos que se han ido sucediendo este año, ampliando la información según se va acercando el lanzamiento definitivo. Y la verdad es que este año más que nunca, Need for Speed impresiona y mucho. Tanto los videos que hemos tenido oportunidad de ver como las declaraciones de los creadores no dejan lugar a dudas, estamos ante el más underground de los 3 títulos recientes, a pesar de que anecdóticamente, el juego abandona la coletilla para tomar un sobrenombre más acorde con lo que ofrece.

Este apodo resume la filosofía del juego, además de resultar muy apropiado para expresar el sentimiento que se ha generado hacia esta tercera entrega de la subsaga underground. Aparentemente este nuevo episodio llega con un aire renovador muy marcado, tanto por las nuevas incorporaciones a los modos de juego como por el apartado técnico, de obligatoria revisión para poner al día el repertorio tecnológico. Aparentemente este título promete ser más grande, más jugable y sobre todo mucho más diverso que las últimas entregas, y para ello no han hecho otra cosa que mezclar dos formulas que les han funcionado bien hasta obtener un producto único en el contexto actual de los simuladores de conducción.

Apostando al coche ganador

Lo cierto es que en la compañía siempre se ha seguido la premisa de 'si algo funciona no lo toques', con resultados bastante dispares. Por ello, en este juego siguen aplicando esta misma filosofía de diseño pero con unos matices que resultan más que interesantes. Sin duda los desarrolladores han visto que el mundo del tunning sigue teniendo gancho pero empieza a quedar algo corto para centrar un juego alrededor de esta idea solamente, más aún, si ya se ha exprimido ampliamente en los juegos precedentes.

Por ello han decidido que lo mejor es mantener la idea del tunning envolviendo al juego pero cambiar la base sobre la que se estructura el título. Ya no se trata sólo de ser el que tiene el mejor coche, ahora hay que ser el más buscado, y conseguirlo no será fácil. El juego fusiona la saga Underground con la exitosa Hot Pursuit, ambas dentro del universo Need For Speed, para obtener un juego donde tendremos la oportunidad de disputar carreras ilegales con un vehículo totalmente preparado por nosotros, mientras escapamos de las fuerzas del orden y ascendemos en la lista negra.

El concepto de lista negra es equivalente al rango visual de las entregas anteriores. Cuanto más alto estemos en esta lista, seremos más reconocidos por los corredores, y también por la policía, con lo que el nivel de dificultad en las misiones aumentará de forma progresiva mientras vamos escalando posiciones en esta clasificación de 'popularidad'. Por supuesto, los más buscados también son los que más dinero ganan de forma ilegal, así que nos conviene mantener nuestro status para ser también los más ricos, además de los más perseguidos.

Este enriquecimiento en el planteamiento implica directamente una mejora abismal en la jugabilidad, con la inclusión de numerosos modos de juego a los ya conocidos. Estos modos de juego estarán centrados principalmente en la interacción tanto con contrincantes como con agentes de la ley, que intentarán hacernos la vida imposible mientras nosotros tratamos de evitar que nos cacen en plena carrera. Como ejemplo de algunos de los que más expectación han levantado, tenemos el modo Coste del Estado, donde tendremos que destruir, muy al estilo Burnout, la mayor cantidad de mobiliario urbano y bienes públicos posibles en el tiempo establecido.

Otro de los modos más esperados es el de Sobrevive 30 minutos, donde deberemos permanecer esa cantidad de tiempo intentando que los agentes no nos arresten. Para ello tendremos que desplazarnos en muchas ocasiones a velocidades bajas e incluso detenernos para dejar pasar las patrullas, dando un giro radical al concepto de apretar el acelerador en la salida y no parar de apretarlo hasta la meta. En este modo habrá diversos elementos que se encargarán de ponernos las cosas difíciles o ayudarnos. Como ejemplo de esto último, podremos ver gasolineras que explotarán o talleres mecánicos que nos ayudarán a escapar ralentizando la marcha de los policías que vengan tras nosotros.

El brazo de la ley será más eficaz que nunca en esta entrega, disponiendo de una gran cantidad de efectivos de diversos tipos que aparecerán en función de nuestro nivel de 'popularidad'. Además los policías contarán con coches tan rápidos como los nuestros, así que no esperéis que serán como los de las películas, incapaces de alcanzar a un sospechoso. Más bien, habría que estar preparado para lo contrario.

Con la inclusión de los nuevos modos, podríamos ver el juego como una extensión de Undergound 2, pero lo cierto es que estaríamos faltando a la verdad. El soplo de aire fresco que supone este nuevo título no es tan solo una renovación de contenidos, se puede considerar como un giro definitivo en la serie, ya que unifica algunos de los elementos que mayor éxito han tenido en la historia de la saga para convertirlo en el juego que todo aficionado a esta serie desearía. Por si fuera poco, entre las novedades contamos con nuevos coches que evocan aquellos modelos de superlujo que se conducían en los inicios de la serie, todos ellos personalizables completamente.

Siguiendo con el tema de la personalización, desde EA han asegurado que todos los elementos de la anterior entrega seguirán estando en Most Wanted, ampliados con aproximadamente 30 kits exclusivos según el coche que elijamos. Por supuesto contaremos, como ya hemos comentado, con una nutrida representación de modelos que serán ligeramente deformables en los impactos, a pesar de que este detalle no influirá en la conducción.

La hora de la tecnología

El juego será multiplataforma, abarcando todos los sectores en una variedad de versiones nunca vista. Desde Xbox 360 hasta para dispositivos móviles, Most Wanted llegará a toda la gama de dispositivos de ocio disponibles actualmente en el mercado. Obviamente el juego se ha adaptado de diferente forma para cada plataforma, aunque las versiones posiblemente más vendidas, las de XBOX y PS2 serán bastante similares. Estas similitudes se han podido comprobar en las demostraciones previas que se han hecho en el Tokyo Game Show y en el E3 donde ambas versiones lucían muy similares.

La versión de PS2 exprime al máximo el hardware de la consola, que ya ha dado muestras de donde es capaz de llegar en más de una ocasión. Esta vez será posiblemente la última en la que un Need For Speed llegue a esta consola y parece que la serie se va a despedir con un título a la altura de su renombre. El juego en la negra de Microsoft promete correr con más soltura y con un apartado gráfico ligeramente superior al de PS2, a pesar de que a nivel jugable serán totalmente iguales.

Por otro lado, la versión que más ha sorprendido de las mostradas, y con lógica, ha sido la versión de Xbox360. Jugada en televisores de alta definición durante los eventos, el juego se mueve con una soltura asombrosa, siempre teniendo en cuenta las mejoras gráficas que implementa el nuevo hardware de Microsoft. En televisores convencionales la calidad del apartado gráfico sigue sorprendiendo por su fluidez, a pesar de que perdemos gran parte de la espectacularidad que ofrece la alta definición. La plataforma Xbox Live también resultará un aliciente extra en esta versión, ya que se fomentará el componente multijugador, así como las posibilidades que el título ofrece más allá de lo meramente jugable. 
 

Saliendo de las diferencias entre versiones, en EA se han centrado en pulir el ya sobresaliente apartado gráfico de las ocasiones pasadas, y han conseguido darle un aspecto más urbano al título, jugando mucho con el arte del graffitti, y haciendo los modelos de los coches mucho menos sintéticos. A esto contribuye el aumento en el número de polígonos en el modelado de los vehículos, el uso de sombreado de vértices y demás virguerías visuales, que hacen que los protagonistas del juego sean más creíbles que nunca.

De igual modo, llama la atención el uso de escenas diurnas, con horizontes en pleno ocaso, dotando al ambiente de una atmósfera muy verídica, que se agradece enormemente tras llevar dos títulos donde sólo se podía correr por las noches. La iluminación dinámica también estará a la orden del día y se aplicará por igual a coches y a unos escenarios que gozarán de un grado de detalle muy elevado, con distancias de dibujado escandalosamente grandes, que harán que todo lo que vayamos a encontrarnos lo veamos desde muy lejos y con total claridad.

También se han modificado algunos menús, especialmente los relativos a la personalización del coche, para huir de la complejidad de los de la entrega anterior y dar mayor dinamismo al juego, de forma que todo lo que tengamos que hacer sea entrar, modificar nuestro coche y correr.

Todo lo que nos queda es esperar al día del lanzamiento para probar en una de las diferentes versiones si lo que hemos podido ver es un fiel reflejo de la calidad final del juego. Esperemos que la serie se despida de esta generación como se merece y entre pisando muy fuerte en la siguiente.

Need for Speed: Most Wanted

Nueva entrega de la saga Need for Speed que se caracterizará por ofrecer un mundo abierto donde el jugador podrá conducir libremente sus coches tuneados evitando a la policía.
Need for Speed: Most Wanted