Total Overdose
Total Overdose
Carátula de Total Overdose
  • 5

    Meristation

El Grand Theft Auto de Tarantino y Rodríguez

Alfonso Suárez Valdés

Tu padre ha sido asesinado a causa de la droga. Tu hermano está en una silla de ruedas. ¿Y tú? Tú acabas de salir de la cárcel gracias a tu gemelo para ayudar a la unidad antidroga en la búsqueda de pruebas e intentar acabar con la mafia de ciudad de los Toros. Una vez más nos convertimos en la oveja negra para hacer justicia, en esta ocasión, en México.

El mercado de los videojuegos está dominado cada día más por las secuelas de grandes éxitos y por títulos clones de superventas. Pocos son los juegos verdaderamente originales que salen al mercado, y cuando alguno se atreve a innovar y el éxito le acompaña, pronto surgen clones más o menos inspirados. Total Overdose se encuentra en este grupo de videojuegos. Desde que Grand Theft Auto 3 sacudiese las listas de ventas de todo el mundo, no han parado de salir juegos que intentan coger lo mejor de esta franquicia añadiéndole algunas gotas de originalidad: True Crime, The Getaway o The Simpsons Hit & Run son algunos de los ejemplos. Cada uno añade su propia seña de identidad e intenta mejorar el resultado de los chicos de Rockstar con mayor o menor fortuna.

Observa Total Overdose en movimiento en este vídeo

Total Overdose ha llegado para hacerse un hueco entre todos estos títulos y los muchos que quedan por venir. No sólo coge elementos de Grand Theft Auto. Este juego de Deadline Games también combina unas cucharadas de Max Payne, unas esencias de Prince of Persia y ambientación a granel de la trilogía cinematográfica de Desperado. Tenemos una ciudad con una longitud considerable recreada, un chico malo y carismático, un argumento donde la mafia y la droga predominan y, pese a lo dicho anteriormente, una personalidad propia que le hace ganar bastantes enteros de cara a la valoración final. Pero empecemos desde el principio.

La historia es más o menos simple. Nosotros encarnaremos el papel de Ramiro (o Ram, que es como él prefiere que lo llamen). Un chico duro que ha acabado en la cárcel. Un alma descarriada y oveja negra de una familia dedicada a luchar contra la lacra de la droga en Los Toros, México. Nuestro padre ha muerto de una sobredosis según un informe oficial. Según nuestro hermano, ahora paralítico debido a que fue alcanzado en una granada en una misión fallida, había llegado muy lejos dentro de la mafia que domina los Toros. Sabía más de lo que debía, y alguien ha acabado con él. Una pista de un tal Marco es lo único que tiene para demostrar la inocencia de nuestro padre. Es nuestro gemelo quien nos pide ayuda a cambio de nuestra libertad. El trato es simple: nosotros salimos de la cárcel y a cambio intentamos infiltrarnos en la mafia y continuar el trabajo desde donde lo dejó nuestro padre. Nuestro objetivo no es sólo acabar con el negocio del magnate de la droga Papa Muerte, sino también limpiar la imagen dañada de nuestro progenitor. Como oficialmente no estamos en la unidad antidroga, no tenemos porque seguir las reglas. Simplemente tenemos que intentar no morir en el intento. ¿Trato hecho?

Demasiado apetecible para decir que no. Desde un primer momento la ambientación mejicana y un humor muy particular inundan el juego. El entorno en el que nos moveremos será Los Toros, una ciudad de México fronteriza con los Estados Unidos. Su extensión no es comparable a la de San Andreas, pero cumple a la perfección. El barrio del Toreo, el cerro de los Ángeles, la zona industrial, el barrio antiguo, el centro y el puerto de los toros son las zonas en las que está dividida la ciudad. Dentro de cada una de estas zonas hay subzonas con muy distinta ambientación: ranchos, granjas rurales, gasolineras, chatarrerías, zonas comerciales, el puerto marítimo o el centro ciudad son algunas de ellas. Al contrario que en el juego de RockStar, aquí el pasar de una subzona a otra nos conllevará un tiempo de carga, que si bien no es excesivo, si es molesto y nos hace recordar todo lo bueno de la franquicia Grand Theft Auto.

Gráficos

Gráficamente Total Overdose no destaca en ninguna de sus versiones. La ciudad está bien representada, pero no tiene nada que ver con lo visto en cualquiera de los Grand Theft Auto o incluso en True Crime. Hay pocas construcciones que realmente llamen la atención. Casas bajas, algún centro comercial, granjas, muelles o gasolineras son algunos de los escenarios del juego. Las texturas son bastante simples y las calles no están tampoco excesivamente pobladas de peatones. Además son pocos los edificios a los que podemos acceder.

La calidad de las animaciones por su parte es contradictoria. Por un lado nos encontramos con unos espectaculares movimientos especiales donde veremos al protagonista de pared en pared girando sobre sí mismo y por otro veremos unos movimientos un tanto acartonados del protagonismo mientras corre o dispara. Junto a esto tenemos que puntualizar algunos de los fallos en las animaciones del juego, pequeños errores sin pulir que han llegado hasta la versión final. Así, en algunos momentos del juego, al salir del coche en el que nos encontrábamos, hemos visto como el protagonista ha caído desde el cielo. No molesta, pero da la sensación de un producto no pulido e inacabado.

Si a esto unimos los ya comentados tiempos de carga entre zonas y el abuso que se hace de la niebla durante el juego, disimulada levemente con una paleta de colores donde predominan los naranjas y el amarillo desértico, nos encontramos con un apartado gráfico débil y por debajo del conjunto del juego. Suerte que los gráficos no lo son todo y Total Overdose tiene calidad más que suficiente en otros apartados que mejora el conjunto del juego.

Sonido

Sin duda el mejor apartado de todo el juego. En cuanto a sonidos, bien sea banda sonora, como fx o doblaje, Total Overdose destaca sobre su competencia. Empecemos por el doblaje. El juego viene completamente traducido y doblado al castellano. Los actores han conseguido dotar de personalidad a cada uno de los personajes del juego. Nuestro protagonista hablará en castellano al igual que algunos de los personajes. Otros sin embargo lo harán con perfecto acento mejicano. En esta ocasión lo cierto es que no nos hubiese importado disfrutar de un total "doblaje neutro" con ese característico acento mejicano en todos los personajes.

La banda sonora es simplemente perfecta. Todos son ritmos mejicanos actuales que encajan perfectamente con la acción del juego. Tal vez el grupo más conocido de los que componen la banda sonora a nivel internacional sea Molotov, pero más de uno conocerá también a Control Machete o Delinquent Habit. Serán más de treinta las melodías que nos acompañarán durante el juego, todas ellas de una calidad excelente. Mención especial merece el tema de la portada del juego, el cual tatarearemos en más de una ocasión mientras disfrutamos del desarrollo de la aventura. Los FX están ligeramente por debajo de los otros dos apartados, aún así disfrutaremos del rugir de los motores, unos contundentes disparos o el cacarear de las gallinas con nitidez. En definitiva el audio de Total Overdose está muy por encima del resto del juego.

Jugabilidad

Comenzaremos la aventura encarnando a Ernesto, el padre de Ram en su última misión. Desde una pirámide maya, y en medio de la selva, tendremos que llegar a través de una tirolina hasta la avioneta que nos espera. Esta primera fase nos sirve como un pequeño tutorial para hacernos con los controles básicos. Acto seguido tendremos un prólogo más en el que viviremos el accidente que ha dejado a nuestro hermano Cruz paralítico. En esta ocasión el objetivo es estrellar una camioneta contra un camión cisterna y salir vivo para contarlo. Es de agradecer que estas dos fases podamos vivirlas jugando, y no sólo a modo de escena cinemática. Son misiones cortas pero muy intensas, y lo cierto es que hacen presagiar que estamos ante un juego que no nos va a defraudar.

Después de estos dos tutoriales, llega el momento de hacernos con el control de nuestro protagonista.  Frente a San Andreas, ineludible comparación, Total Overdose tiene un desarrollo más cerrado. La ciudad no está totalmente abierta desde el primer momento. En el mapa que se encuentra en la esquina inferior izquierda se nos mostrarán las misiones principales y secundarias a las que tendremos acceso. La mayor parte de estas misiones se realizan a pie y no serán un derroche de originalidad: rescatar a gente y protegerla, recoger paquetes de cocaína y escapar con ellos, robar y destruir coches, romper ciertos objetivos,... Más o menos un setenta por ciento del juego lo haremos a pie y otro treinta por ciento andando. No siempre podremos avanzar en la historia principal. En ocasiones tendremos que realizar algunas misiones secundarias para que se nos abra una misión principal. Por suerte la gente de Deadline Games ha pensado en nosotros y nos ha puesto las cosas fáciles para llegar a las misiones. Podremos llegar de forma tradicional andando o cogiendo cualquiera de los vehículos que nos encontremos en el escenario, pero también podremos ir en taxi. Será tan fácil como parar uno de ellos cuando se nos cruce por la calle y subirnos a él. Nos llevará automáticamente a la siguiente misión.

Para superar las misiones no sólo tendremos que llegar hasta el final de las mismas consiguiendo los objetivos que se nos propongan, sino que también tendremos que conseguir una puntuación determinada. Cuanta más alta sea nuestra puntuación más recompensas obtendremos. Para aumentar nuestro marcador de puntos podremos matar a los enemigos con cierto estilo utilizando unos cuantos movimientos especiales y realizando combos de muertes. Cuantos más malos matemos seguidos más puntos nos darán por sus asesinatos. Para aprender todos estos movimientos especiales tendremos un tutorial situado en el centro de Los Toros en "pistoleros asociados". Allí aprenderemos todo lo que debemos saber sobre el sistema de combate del juego. Otro tipo de movimientos serán los "Movimientos Locos", los cuales serán mucho más espectaculares y dañinos: el tornado, el toro, el mariachi y la piñata son algunos de ellos. Para realizarlos tendremos que buscar los ítems que están repartidos a lo largo de la ciudad. En cuanto a las armas, tendremos un arsenal que ya quisiera para sí mismo el más imponente héroe de acción: distintos tipos de pistolas, rifles, escopetas, ametralladoras y rifles junto a lanzagranadas y hasta lanzacohetes. Además de estas armas de fuego tendremos cóckteles molotov, cartuchos de dinamita, granadas de mano e incluso palas y rastrillos varios. Si en un momento dado nos quedamos sin armas, algo que es poco probable, siempre podremos hacer uso de nuestros puños para hacernos paso.

Manejar a Ram a pie es fácil. El personaje responde fácilmente a nuestras reacciones. El sistema de disparos es automático, y con un botón podremos elegir si queremos apuntar a los enemigos o a los elementos destructibles del escenario. El tiempo bala estará representado en esta ocasión por la barra de adrenalina del protagonista. Como en infinidad de otros títulos podremos ralentizar el tiempo y usarlo en nuestro provecho para realizar todo tipo de acrobacias mientras acabamos con todo aquel que se ponga por delante: subir por las paredes, rebotar, saltar,... todo ello nos dará más puntos cuando finalicemos la misión. Por supuesto su uso es limitado. El juego recuerda mucho a Max Payne, lo que en absoluto es malo. Las últimas versiones de Prince of Persia también han inspirado ligeramente la aventura de Ram. Así, cuando nuestro protagonista muera tendremos la oportunidad de retroceder unos segundos en el tiempo para evitar su muerte. Para ello tendremos que recoger los oportunos ítems a lo largo del escenario, los cuales no nos serán muy difíciles encontrar. Por otra parte nos hubiese gustado tener más edificios a los que poder acceder a lo largo de la aventura, ya que en su mayoría son garages y tejados.

Cuando robamos un vehículo el resultado no es tan satisfactorio. El control nos ha parecido un tanto duro. En la versión Xbox no se usaban los gatillos para acelerar y frenar, sino que se hacía con los botones, perdiendo cierta sensibilidad. Una novedad que incluye Total Overdose es la posibilidad de saltar del coche en marcha, permitiéndonos estrellarlo contra un objetivo. El resultado es bastante espectacular y divertido. En cuanto a los vehículos que conduciremos podremos elegir entre distintos tipos de coches, camiones, furgonetas, algún deportivo y hasta tractores. No obstante, en este juego como ya hemos dicho, la conducción es importante pero no primordial.

Total Overdose también incluye ciertos toques de exploración o incluso de RPG si somos poco estrictos en el uso de este término. Junto a los movimientos locos también nos encontraremos ciertos extras desperdigados por toda la ciudad: gotas de sangre blancas, gotas de sangre roja y extras de armas dobles. Si reunimos diez de estos medallones nuestro personaje evolucionará y sus habilidades se verán mejoradas. Aumentará su barra de adrenalina, su barra de salud o la posibilidad de utilizar las armas a dos manos consiguiendo una doble potencia de fuego. La lucha libre mejicana, que poco tiene que ver con aquel pressing catch que echaba telecinco hace años los fines de semana por la mañana, estará presente constantemente durante la aventura y protagonizará dos divertidos minijuegos. En el primero de ellos nos convertiremos en el luchador lunático, mientras que en el segundo, la hora de los muertos, nos atacarán diversos luchadores vestidos de esqueletos. El objetivo en ambos minijuegos es el mismo, acabar con el mayor número posible de enemigos durante un tiempo determinado para conseguir una puntuación extra utilizando nuestros ataques especiales con nombres tan sugerentes y mejicanos como Frenesí Gringo, Hijo de Bala, Rompemandíbulas o Repaso Extremado.

Inicialmente este juego tenía una nota de 7, pero tras hacer un análisis más profundo se ha rebajado a un 5 por estar más de acuerdo con lo que el título realmente ofrece.

LO MEJOR

  • El sonido en general: banda sonora, doblaje,...
  • La ambientación y el marcado sentido del humor

LO PEOR

  • Algo más de originalidad y duración no le hubiese venido mal
  • Sus gráficos no son maravillosos pero cumplen

CONCLUSIÓN

[image|nid=1104874|align=right|width=150|height=99] Total Overdose (PC, PS2, Xbox)La propuesta de los chicos de Eidos y Deadline games no puede considerarse arriesgada. Aunando ideas de muchos otros juegos han conseguido un título con una identidad propia debido a ese marcado humor mejicano que impregna toda la aventura y una ambientación propia de una película de Tarantino. Sus influencias sin embargo son muchas y muy claras. Si te gustó Grand Theft Auto y Max Payne, disfrutarás de lo lindo con este juego. A nosotros nos hubiera gustado algo más de originalidad en su planteamiento. [image|nid=1105344|align=right|width=150|height=113] Total Overdose (PC, PS2, Xbox)Es un título correcto, pero a uno le queda la sensación de que podía haber sido mucho más. Es como si algunos aspectos no estuvieran todo lo pulidos que debieran. Su duración no es excesiva, sus gráficos no son gran cosa y su jugabilidad es ligeramente repetitiva y demasiado "inspirada" en otros títulos, pero sin embargo divierte cuando lo jugamos y mucho. Al fin y al cabo, la diversión que nos proporciona un juego es lo importante, y en eso, Total Overdose es un caballo vencedor. Un título recomendable para todos aquellos que les gusta ser los chicos malos de la película. - La ambientación y el marcado sentido del humor - El sonido en general: banda sonora, doblaje,...

5

Mejorable

Puede tener elementos aceptables y entretener, pero en general es una experiencia que no dejará huella.