Okami, Impresiones E3

Una flor en medio de un campo de ortigas, eso es Okami. No es porque los juegos a su alrededor sean feos, pero al lado del aspecto que luce este juego la gran mayoría de sus homólogos palidecen y no es por méritos técnicos. En una feria que será recordada por ser la de la entrada de la nueva generación, este juego de Capcom demuestra que no hace falta usar shaders ni demás compleja tecnología para hacer un juego de gran belleza si cuentas con la dirección artística adecuada.

Una flor en medio de un campo de ortigas, eso es Okami. No es porque los juegos a su alrededor sean feos, pero al lado del aspecto que luce este juego la gran mayoría de sus homólogos palidecen y no es por méritos técnicos. En una feria que será recordada por ser la de la entrada de la nueva generación, este juego de Capcom demuestra que no hace falta usar shaders ni demás compleja tecnología para hacer un juego de gran belleza si cuentas con la dirección artística adecuada.

En Okami juegas bajo el papel de la diosa Amaterasu, la diosa del sol en el país del sol naciente. Pero al comienzo se encuentra desposeída de la mayor parte de su poder y en una forma de lobo. Para recuperar su poder debe de buscar a los 13 dioses de la escritura, que antiguamente formaban parte de ella, y volver a juntarse. De ese modo, la diosa deberá explorar el reino celestial y el humano en busca de recuperar su antiguo poder, a la vez que se enfrenta a diferentes problemas y enemigos.

No hay duda que lo que más destaca de Okami es su presentación visual. Se han visto diferentes tipos de Cel-Shaded a lo largo de esta generación, la mayoría intentando mimetizar el aspecto de los dibujos animados bien occidentales o bien japoneses. Pero el estilo visual de este título tiene personalidad propia, hasta el punto de que resulta difícil de explicar que es lo que lo hace tan especial. Quizás lo más cercano que se puede encontrar en cuanto a personalidad gráfica sea Viewtiful Joe, pero en ese juego todo estaba mucho más recargado, mientras que aquí rezuma serenidad y elegancia, lo que aumenta su atractivo.

La animación también entra dentro de la ecuación gráfica gracias a su fluidez, que hace que la diosa Amaterasu se mueva de una forma sugerente. Pero en esto no sólo cuenta la fluidez, sino también los detalles, como el de las hierbas creciendo a paso de la loba. Al caminar lento van surgiendo pequeños brotes de hierba verde, mientras que a medida que vas aumentando la velocidad, los brotes surgen con flores, hasta llegar a la máxima velocidad en donde dejas una estela de flores amarillas que crean una sensación de fuego. Sólo con algo tan nimio e insignificante como este detalle consigue crear un efecto que hace que quieras correr en círculos para deleitarte en él.

Pero Okami no sólo vive de sus gráficos. En un principio puede parecer que es una aventura como otra cualquiera, con ataques, saltos e ir de acá para allá. Pero nada más jugar te encuentras con que en el apartado de jugabilidad Okami también ofrece originalidad. Lo de los 'dioses de la escritura' no es por casualidad, ya que en el mundo de este juego, la esencia divina se encuentra en las palabras, que es lo que da sentido a la existencia de las cosas. Este concepto tan filosófico se aplica en el juego con la necesidad de 'dibujar' para poder avanzar.

El sistema funciona de modo que debes de dibujar cosas mediante un pincel. Por ejemplo, para llegar a una isla lejana atravesada por un río, te encontrarás que buena parte de éste no existe, por lo que deberás de pintar el propio río usando un pincel en el aire que va dejando tinta a su paso. Pero este sistema no sólo funciona a nivel cosmético y de aventura, sino también para el combate, ya que deberás de dibujar cosas a la vez que atacas, creando combinaciones especiales que dan una enorme variedad al sistema, a la par que resulta fácil de utilizar.

Okami es un juego con aires de especial, tiene unos gráficos ciertamente especiales y la jugabilidad también parece estar a la par, ya que ofrece un soplo de aire fresco frente a otro tipo de aventuras. Con antecedentes como Viewtiful Joe, no se puede esperar sino lo mejor para este nuevo título de Clover.

Okami

La diosa Amateratsu ha sido separada de sus 13 partes de poder. Tu misión es la de desplazarte entre el reino de los dioses y los humanos para encontrar el papel perdido, pero lo harás como una loba.
Okami