Ridge Racer, Impresiones

Iván Taillet

Three… Two!… One!!… GO!!! Empezamos la carrera de la última versión de la saga Ridge Racer, esta vez para la portátil de Sony, acompañándola en su lanzamiento como en toda Playstation que se precie. Tras haberlo machacado en sus últimos días, te contamos como es RR por dentro...

Three… Two!… One!!… GO!!! Empezamos la carrera de la última versión de la saga Ridge Racer, esta vez para la portátil de Sony, acompañándola en su lanzamiento como en toda Playstation que se precie. Tras haberlo machacado en sus últimos días, te contamos como es RR por dentro...

Disfruta del juego en movimiento con este vídeo

Enorme es la expectación que ha levantado PSP en todo el mundo y no es para menos. Desde los primeros bocetos hasta sus últimas consecuencias, Ridge Racers ha abanderado el poderío técnico de esta maquina y ha llegado para demostrarnos que esta serie esta mas viva que nunca. Y es que, al más puro estilo Namco, desde que introduzcamos nuestro UMD destilaremos Ridge Racer por los cuatro costados, en un compendio de varias versiones rediseñadas y con circuitos de todas sus cinco partes, montones de cosas que desbloquear y sorpresas inesperadas.

Nada mas encender, Namco nos ofrece una partida al ya mítico Rally-X, una evolución de su famoso Pacman que en 1980 fue uno de los juegos más adictivos. Se trata de un juego en 2D donde manejamos un coche de carreras, con el objetivo de coger todas las banderas de un escenario laberíntico mientras somos perseguidos por otros vehículos. Como defensa, podemos echar bocanadas de humo que los detendrán temporalmente, pero Namco además de un mapa para poder guiarnos y tener bajo control a banderas y enemigos, también introdujo una barra de energía a modo de Fuel, que hacia las veces de tiempo y también limitaba el uso de nuestros disparos de humo.

Como veis, unas cuantas modificaciones en su día bastante oportunas hicieron de este casi irreconocible Pacman una estrella. En PSP tenemos la oportunidad de demostrar lo buenos que somos en esta clase de títulos clásicos donde la sencillez de juego no equivale a darse un paseo, pues sufriremos mucho en niveles superiores, y solo dispondremos de una partida, tres vidas más las que logremos conseguir de manera extra, antes de que comience Ridge Racers. Se dice que Rally-X esconde varios secretos que afectarán al titulo 3D… Pero nosotros no vamos a desvelaros nada… Aún.

Tras nuestra estresante, divertida y solitaria partida, un vídeo de una calidad pasmosa aparece inmediatamente, mostrando una espectacular secuencia generada por ordenador que pone de manifiesto la extraordinaria calidad de PSP reproduciendo videos. Con colores vivos, música cañera las más puro estilo Ridge y sobre todo con derrapes imposibles, termina una carta de presentación de autentico lujo.

El juego inicialmente esta bastante limitado, con escasos circuitos y coches, que debemos ir desbloqueando a medida que ganemos carreras. El juego principal es el World Tour, compuesto de un total de 39 ligas de varias carreras cada una. Cada vez que superemos una liga, se nos desbloquearan coches más potentes y nuevos circuitos estarán disponibles para los modos Time Attack, Single Race y Wireless Battle. A su vez, el modo World Tour esta dividido en categorías, Basic, Pro y Ex, que compondrán entre todos las 39 ligas. No cabe duda que solo la categoría Basic estará disponible inicialmente.

Como puesta en escena, el titulo se presenta demoledor. Una corta presentación del circuito ya con los gráficos que luce el juego después de una carga nos pone en aviso de lo que vamos a ver durante muchas horas. Y sin duda serán muchas, porque desbloquear cada uno de los secretos que guarda el título de Namco llevara su tiempo. La iluminación que presenta cada circuito, sus cuidadas texturas, sus elementos vivos como trenes cruzando una vía sobre nosotros, vacas observando nuestras locas carreras o aviones que cruzan la pantalla a toda velocidad, y todos los detalles que han hecho famosos a los RR.

Técnicamente el juego no tiene parangón en el mundo de las portátiles. Hablamos de varios coches a una velocidad que será realmente endiablada con los modelos mas potentes, con una calidad que poco o nada tiene que envidiar a las mejores versiones de la serie. Si bien algunas texturas sobre todo de los coches, así como los modelados de estos durante las carreras dejan un poco que desear, en conjunto el juego es todo un espectáculo para la vista que tendremos que ver para creer. Nos ha llamado la atención que, cuando estamos seleccionado el coche que queremos, su poligonizacion y calidad de brillos y reflejos es bastante mas elevada que una vez jugando, detalle que suponemos es debido al poco tiempo de desarrollo del titulo, pero que no consigue enturbiar en exceso un apartado gráfico de autentico lujo.

La música, una recopilación de todas las series y nuevas remezclas aun mas cañeras, así como los efectos de sonido, tienen muy buena calidad y suenan realmente bien, en su estilo electrónico de siempre, con ritmos hardcore y techno que si bien suenan realmente bien, pueden martillear la cabeza de mas de un usuario al que estos estilos no le gusten especialmente, aunque siempre podremos escoger las melodías mas tranquilas o que mas nos gusten antes de empezar una carrera.

El control es el de siempre, con derrapes casi ilimitados a mas de 350km/h y físicas imposibles. Ridge Racer siempre ha sido un arcade puro y duro, de esos donde el que esta detrás corre siempre mas que los de delante, de esos donde no se busca la precisión milimétrica sobre cada curva, y de esos donde la diversión llega desde el primer instante por su sencillo manejo y fácil concepto. Con un breve toque al freno, nuestro coche se pondrá de lado y nos permitirá dar curva tras curva, contravolanteando sin parar en la dirección adecuada, y teniendo especial cuidado en no pasarnos y darnos la vuelta, algo que mas de una vez, en esta versión, nos ocurrirá.

Como novedad en esta exitosa serie, disponemos de tres turbos que iremos llenando a medida que derrapemos, pudiéndolos usar en cualquier momento, acumulándolos para la ultima vuelta, o usándolos cuando nos convenga. Sin duda un gran acierto que le da un pequeño toque de estrategia y te reta a derrapar un poco mas en cada curva, a hacer un espectacular 360 o incluso un 720 que, bien realizados en las curvas correctas, apenas nos restaran velocidad pero nos darán suculentas raciones de turbo. Un efecto blur o de borrosidad llenara la pantalla cuando estemos utlizando uno de estos potentes impulsores dándole un aspecto aun mas frenético si cabe.

Como buen arcade que es, los rivales no gozan de una IA de ultima generación, y tampoco lo pretende. El reto es siempre ganar a los 4 primeros, los mas duros sin duda. Siempre los adversarios irán en grupos, adelantando a los primeros en pocos segundos, y pasando pelotón tras pelotón hasta coronar la cima de la clasificación. La dificultad inicialmente brilla por su ausencia, pues en la primera vuelta ya estaremos primeros, y se nos permitirán muchos errores sin ser adelantados. Pero esto es solo el modo Basic.

En el modo Pro las cosas se van complicando poco a poco, llegando a su máximo esplendor con los famosos VS, donde competiremos solo contra un coche, y si ganamos podremos seleccionarlo como un vehículo mas. El nivel Ex es para auténticos profesionales, aunque en ningún momento es desquiciante, y los rivales permitirán muy pocos fallos sobre todo en la ultima vuelta, y donde alcanzar al grupo de los 4 últimos ya será toda una victoria.

Sin duda, un titulo de lanzamiento realmente prometedor, que para su versión PAL promete oficialmente mejoras frente a la japonesa que Meristation os avanza en estas líneas y que aun no han sido desveladas.

Ridge Racer dispone de un divertido modo multijugador sin hilos mediante Wifi, que analizaremos en breve junto a otros títulos, y que será sin duda la guinda para este pastel, que de otro modo, una vez pasados todos los retos, terminaría cayendo en el olvido irremediablemente, pues la rejugabilidad una vez superadas todas las pruebas y tras correr cada circuito para adelante, para atrás, al derecho y a la inversa tantísimas veces, es muy reducida y acabará aburriendo a la larga.

Un título que demuestra una y mil veces el poderío técnico de PSP, sus posibilidades multijugador, y sus capacidades propias de consolas de sobremesa, como guardar vueltas en nuestra tarjeta de memoria para verlas cuantas veces queramos o repeticiones espectaculares tras la carrera, desde todos los ángulos. Un título perfecto con el que descubrir las capacidades de esta maquina, que si bien no nos proporcionara jugabilidad a la altura de otros grandes de la conducción, pues carecemos de circuitos nuevos y los repetiremos varias veces, es el mejor de los cinco Ridge Racer que ha aparecido en ninguna consola, y sorprende dos veces el que tenga que ser en una portátil donde la mejor versión del juego de Namco muestre todas sus garras. Señores… La carrera acaba de empezar, abrochense los cinturones!

Ridge Racer

Nueva entrega de la saga de carreras de Namco. Esta vez será para la primera portátil de Sony, y como su nombre indica, permitirá carreras multijugador sin necesitada de cables.
Ridge Racer