Paper Mario 2, Impresiones (GameCube)

Carlos Gregorio Tolmo

Vuelve Mario a Gamecube, en su nueva aventura transformado en una lámina de papel. El y todos los compañeros y habituales habitantes del mundo de Mario al rescate de la Princesa Peach en el nuevo RPG de Nintendo. Probamos su versión USA, y te contamos nuevos detalles.

Vuelve Mario a Gamecube, en su nueva aventura transformado en una lámina de papel. El y todos los compañeros y habituales habitantes del mundo de Mario al rescate de la Princesa Peach en el nuevo RPG de Nintendo. Probamos su versión USA, y te contamos nuevos detalles.

Paper Mario apareció en Nintendo 64 siguiendo los pasos del primer RPG protagonizado por el bigotudo fontanero, Mario RPG The Legend of The Seven Stars. Desarrollado conjuntamente por la entonces SquareSoft, ahora Square-Enix, nos acercó al mundo de Mario desde una nueva perspectiva. La salida de Paper Mario se produjo en nuestro país a finales del año 2001, cuando Nintendo 64 sacó sus últimos títulos. A pesar de la indudable calidad del producto, Paper Mario acabó enseguida en el mundo de los 'juegos de culto'.

Desarrollado por Intelligent Systems, formado por integrantes del primer estudio de desarrollo interno de Nintendo, y responsable de títulos como Super Metroid, Metroid Fusion, la serie Fire Emblem, y títulos míticos de la NES, difícilmente podía haber recaído en mejores manos el desarrollo de las aventuras del Mario de papel.

Haciendo uso del llamado 2,5D, personajes en 2d integrados en entornos 3d, Paper Mario nos presentaba un aspecto muy colorista y simpático, con un diseño muy vistoso. Si bien el diseño de los personajes con su aspecto de papel era bueno, los entornos en tres dimensiones no estaban tan bien conseguidos en cuanto a nivel de gráficos poligonales, el soporte tenía sus límites, pero el resultado no deslucía en absoluto.

Con el salto a la nueva generación, y a riesgo de resultar típico, el salto es al cubo. Con la potencia de la nueva generación se ha podido hacer mucho más hincapié en los entornos, mejorar el diseño de los personajes, y en definitiva hacer un juego más agradable y atractivo a la vista.

Un buen papel
Con el sobrenombre de The Thousand-Year Door la historia nos traslada al habitual reino champiñón, y, si, lo has adivinado, la princesa Peach ha sido secuestrada y el bueno de Mario tiene que rescatarla, por enésima vez. La princesa se fue de visita de exploración a Rogueport pero ha desaparecido misteriosamente. Ha dejado un mapa mágico del tesoro para encontrar, si, mas estrellas mágicas que le ayudarán a encontrarla. Cada una en una parte distinta del mundo, lo que nos llevará a recorrerlo todo en la búsqueda. Para ello contaremos con la ayuda de la que llamaríamos 'la tortuga pupas' y 'la seta minera', un goomba y un koopa que tal vez sean parientes de los que aparecían en la primera entrega.

Sólo son un ejemplo de la miríada de personajes que poblarán el mundo, con ese aspecto cómico que hace que el juego se haga divertido. Mario será el único humano, si es que se puede llamar humano a un fontanero que toma setas y crece misteriosamente y se pone trajes y tira bolas de fuego. Además cada personaje tendrá su propia 'voz', un balbuceo que hará aún más cómicos los diálogos, añadido al peculiar sentido del humor de los pobladores del reino champiñón.

Sobre el papel
Sin duda el papel es fundamental en el juego, y en la vida real. Sobre el papel y a mano se han hecho los diseños del juego. El resultado es sensacional. Si para construir un mundo en un videojuego siempre se necesita mucha consistencia y tener las ideas claras para que adquiera la cohesión necesaria, Paper Mario lo logra. No son los típicos gráficos que esperarías ver en un videojuego, ni animaciones simples. Son resultados que esperarías en una película o en un corto de animación. Por la estética se podría comparar con The Legend of Zelda: The Wind Waker o con el reciente Animal Crossing, si bien los personajes de Paper Mario están diseñados totalmente en 2d.

Los personajes, combinados con unos entornos con colores cálidos, vivos, contribuyen a que los escenarios rebosen de vida y sea un placer ver las imágenes y el juego en movimiento. Sin duda el aspecto gráfico del juego será una de sus mayores bazas, de lo mejor que hay hoy en día si no lo mejor en cuanto al aspecto de dibujo animado clásico. Un trabajo impecable del equipo artístico.

Papel fino, fino
Toda esta amalgama de factores hace de Paper Mario 2 un juego muy particular. Es un RPG si, pero no un RPG al uso. No vais a encontrar los hechizos 'ligadura mayor de los planos' ni 'martillo de los dioses', mas bien 'salto' 'salto que hace más daño' 'salto que hace aún mas daño', y esto no es que sea negativo, la simpleza lo hace especial.

Un RPG con Mario no puede ser al uso. Habrá combates, pero que nos involucrarán de una forma mayor dando premios, mas daño al enemigo o menos daño recibido, si estamos atentos a la batalla y pulsamos el botón de ataque en el momento justo, o lo mismo para defenderse del ataque. Los movimientos para mejorar el ataque no serán especialmente difíciles de dominar, pero los de defensa requerirán más práctica para encontrar el momento exacto para pulsar el botón, según el enemigo. Desde Mario RPG se ha usado este sistema y de verdad es útil para hacer el combate más dinámico.

Los combates no serán aleatorios, podremos ver a nuestros enemigos, y como en la anterior entrega, si le damos un martillazo o saltamos sobre ellos tendremos un ataque extra al empezar el combate. La acción, nunca mejor dicho, serán en una especie de teatro, con público, y al público hay que complacerlo. Si lo hacemos bien le arrojarán objetos a nuestros enemigos, todo un detalle de originalidad y humor. Parece ser que la sensación de obra de teatro será continua. En muchas ocasiones los escenarios aparecen de una forma similar a esos libros para niños en relieve. Esos que los abres y se levantan figuras de cartón, pues bien, en Paper Mario los escenarios en ocasiones se 'levantarán' de esa forma.

Mola ser de papel
Y bueno, quién dijo que ser de papel no tiene sus ventajas, ya que Mario es de papel, las habilidades que irá consiguiendo serán del tipo, hacerse un avión de papel para viajar, deslizarse por los huecos de las puertas, etc. Según vayamos subiendo los niveles podremos elegir potenciar alguna de nuestras características, los puntos flor para ataques especiales, la fuerza, etc. Una característica clave también heredada de su predecesor son los puntos medalla. Durante el juego iremos consiguiendo medallas que mejorarán nuestro ataque, defensa, un poder especial, etc. Llevarlas puestas consumirá puntos medalla, cuanto mejor sea la medalla más, y tendremos que elegir la combinación que mejor se adapte a la situación.

Si bien la presencia de los elementos clásicos del RPG no es muy grande, se antoja suficiente para que sea desafiante y haya que escoger bien el equipo.
Pero, ¿Qué sería de Mario sin salto?. Por supuesto si el fontanero se ha hecho famoso por algo ha sido por los inverosímiles saltos que puede dar. En el juego podremos saltar, y deberemos saltar, puesto que habrá partes en que tendremos que recurrir al salto para poder continuar, si bien no muchas y no muy complicadas. También estarán presentes las típicas áreas secretas, búsquedas alternativas, y mucho, mucho diálogo con un toque en ocasiones surrealista, no hay que olvidar que Mario es todo un ídolo un el reino Champiñón y tiene muchos seguidores entre sus habitantes.

Paper Mario The Thousand Year Door, Paper Mario 2 RPG en tierras orientales, hereda muchos elementos de su predecesor, pero mejorando si cabe el gran trabajo que se realizó con un juego tan original y agradable a la vista. Fue una pena que no tuviera mucha salida pero Nintendo apuesta otra vez por uno de sus juegos que diríamos que tiene 'ese toque' que los hacen entrañables y adictivos a tope. Una joyita que dentro de no mucho tiempo podremos disfrutar en su totalidad. Parece ser que la duración del juego será aceptable, pero a falta del producto final, esto es lo que es Paper Mario The Thousand Year Door, una apuesta más de Nintendo por la diversión y el buen humor.

Paper Mario 2

El Mario de papel regresa, esta vez para GameCube.
Paper Mario 2