Harry Potter y el prisionero de Azkaban
Harry Potter y el prisionero de Azkaban
Carátula de Harry Potter y el prisionero de Azkaban

Magia desgastada

Francisco Alberto Serrano faserranoacosta

Harry Potter vuelve a los potentes circuitos de Xbox dispuesto a usar su magia contra todo aquel que se le ponga por delante, aunque esta vez el reto y el peligro es mucho mayor y deberá contar con la ayuda inestimable de sus amigos de colegio Hermione y Ron.

Harry Potter vuelve a los potentes circuitos de Xbox dispuesto a usar su magia contra todo aquel que se le ponga por delante, aunque esta vez el reto y el peligro es mucho mayor y deberá contar con la ayuda inestimable de sus amigos de colegio Hermione y Ron.

"Es un juego para niños", cuando se oyen estas palabras el redactor ya se echa a temblar ante la que le espera. En la industria del videojuego "es un juego para niños" significa muchas veces que no está realizado con ambición, que el estudio no está interesado en alcanzar la calidad que se espera de un juego de hoy en día. Con "es un juego para niños" se espera que todo sea perdonado, malos gráficos se convierten aceptables porque de todos es sabido que los niños no saben apreciar los gráficos, sonidos machacones y sin imaginación se convierten por arte de magia en alegres sintonías en los oídos infantiles, y lo que es más importante, una jugabilidad aburrida, sosa y soporífera se convierte en la mayor de los diversiones para unos niños que como todo el mundo sabe, con ver unos cuantos muñecos en pantalla ya se quedan embobados.

No, no es el caso de este Harry Potter, pero casi, y es una pena. EA había llevado una línea excelente de juegos basados en películas, incluyendo el notable Harry Potter y La Cámara de los Secretos. Y ahora, precisamente con una película/libro que da para mucho más juego que los dos anteriores, es cuando el juego no da la talla y se autolimita a "juego para niños", con calidad, pero que al contrario que su antecesor, que también tenía calidad y mucha, no llega a las cotas de jugabilidad y capacidad de entretenimiento de otros muchos títulos en el mercado.

Quizás la respuesta a este hecho haya que buscarla en el estudio encargado del desarrollo. En "La Cámara de los Secretos" contaron con Eurocom, una compañía experimentada en esta clase de juegos, resultando en un gran título, bien diseñado y con una interesante puesta en escena por sí mismo. Las mecánicas de control eran infinitamente mejores y hacía un gran uso del nombre que ostentaba el título, recreando con acierto situaciones de la historia y transportándolas acertadamente al videojuego. No era un título tremendamente sofisticado, se podía decir que estaba "orientado a niños" por su simpleza, pero tenía esa facultad de ser atractivo tanto para niños como para los más experimentados.

Desgraciadamente, este no es el caso. "El Prisionero de Azkaban" es diametralmente opuesto al libro del que toma nombre. Si en la versión literaria se apuesta por una historia ligeramente más madura y con un tono más oscuro y "adulto", en el juego es todo lo contrario, siendo más para niños que nunca. Y cuando quiere decir "para niños" significa que posiblemente sólo lo disfrutarán estos, que cumplan además la condición de ser amantes del joven mago. Un "juego para adultos" puede serlo por su violento contenido, pero ser un excelente juego, desgraciadamente, un "juego para niños" no significa que sus contenidos no sean aptos para los mayores, sino que su puesta en escena solo mantendrá pegados a la pantalla al público menos exigente.

Ahora bien, aunque este comienzo suene desalentador, hay ciertas cosas que se han hecho bien y no deja de ser un juego interesante para los amantes de Harry Potter, lo malo es que hay juegos mucho mejores en el mercado, incluyendo "La Cámara de los Secretos".

La historia será ya bien conocida por muchos de los que estéis leyendo esto. Harry Potter empieza su tercer año como estudiante para mago, aunque la inquietante figura de Sirius Black ha entrado en su vida, un prisionero que ha podido escapar increíblemente de la cárcel más terrorífica que puedas imaginar: Azkaban. Harry no empezará con buen pie su nuevo curso, topándose de primeras con un Dementor, los temibles guardianes chupadores de almas de la mencionada prisión. El siniestro encuentro acaba con el héroe casi traumatizado y da comienzo a un libro en el que este tono se mantiene durante su desarrollo, con una trama más siniestra y más acorde con la entrada del personaje en una edad más adulta.

  g  r  á  f  i  c  o  s

"El prisionero de Azkaban" es un juego gráficamente bastante bueno, con puntos de brillantez eclipsados por cierta falta de ambición general, que se manifiesta en modelos no tan detallados como podrían serlo y poco cuidado por el detalle por momentos. Visto el trabajo de los estudios internos de EA en anteriores juegos como "El Retorno del Rey", está muy claro que pueden hacerlo mejor

Los modelos de los personajes principales, más algunos secundarios son muy buenos, reconocibles y perfectamente detallados, con una animación que también resulta convincente, especialmente cuando se ven algunas animaciones de ropas. Los entornos han ganado en detalles y se han incorporado algunos efectos dignos de mención en el campo de sombras dinámicas y efectos provocados por los hechizos. Definitivamente, Hogwarts parece más vivo y mejor recreado que nunca, pero es una mejora que se puede considerar normal dentro del actual estado de desarrollo para los sistemas actuales, no es un trabajo muy destacable sobre los demás, máxime cuando se tienen en cuenta algunos problemas.

Por el lado contrario, algunos enemigos pecan de una falta aparente de diseño, con detalles que no acaban de estar pulidos, algunos aspectos del escenario tampoco resultan convincentes del todo. Pero lo peor de todo son los problemas técnicos que arrastra el juego especialmente en el framerate, aunque eso se analizará en la parte de "comparativa".

  a  u  d  i  o

Música normal para acompañar la historia, ambientando el desarrollo de la aventura, carece de personalidad propia y serás incapaz de retener cualquier tema durante mucho tiempo. Resulta algo agradable de oír mientras vas jugando, pero no es un regalo para tus oídos lo que lo convierte en un apartado insustancial de cara a este análisis.

  j  u  g  a  b  i  l  i  d  a  d

Aquí es donde este título se estrella en buena parte y donde se hace obvio que o bien algo no ha ido bien durante el desarrollo o se ha lanzado antes de que estuviera preparado. La historia progresa linealmente a través de la recolección de objetos, asistencia de clases, aprendizaje de conjuros... de hecho es quizás hasta demasiado lineal, aunque por un lado han solucionado algunos problemas de "La Cámara de los Secretos" en cuanto que a veces resulta un poco complicado saber donde ir o que hacer cada momento, mientras que aquí todo es más claro.

Una de las cosas interesantes que han añadido a este título es que ahora se puede controlar a cualquiera de los tres protagonistas: Harry, Ron y Hermione. Cada uno tiene habilidades distintas y puntos fuertes sobre los demás. Harry es más atlético y puede acceder a ciertos sitios trepando como ninguno de los otros puede hacer, Ron es capaz de encontrar puertas secretas y Hermione tiene acceso a algunos hechizos de mayor nivel. Cada uno de los personajes tiene hechizos únicos, por lo que hay que aprender a trabajar en equipo tanto en los combates como en todo momento, especialmente en la resolución de puzzles, que con la introducción de este juego cooperativo, han ganado en interés.

Pero los problemas del juego en seguida empiezan a resultar aparente. El sistema para fijar la cámara sobre un objetivo o enemigo falla por completo, más de una vez te encontrarás intentando apuntar sobre un enemigo para ver como el sistema de selección se pone a apuntar automáticamente hacía algún objeto en pantalla, lo que te deja totalmente vendido. El sistema de cámaras tampoco es muy bueno, lo que se notará especialmente durante algunos combates más intensos.

La I.A tiene lagunas importantes, con algunos enemigos que se quedan impasibles ante tu presencia. Incluso hay bugs graves, de los que te hacen apagar la consola y volver a repetir porque te quedas atrapado irremediablemente. Puede que a lo largo de tu partida no te pase, pero ciertamente es algo que se produce con alguna probabilidad, algo comprobado por experiencia propia. De un producto que vale 60 Euros, esto es completamente inadmisible y no hace justicia a la línea que ha mantenido en productos basados en licencias de Electronic Arts.

El título en sí está bastante descafeinado en cuanto a capacidad de ofrecer un reto, es muy lineal y muy sencillo. Lo único que aumenta esta dificultad son los problemas de control, especialmente en algunos combates, y lo poco intuitivo que resultan ciertas acciones, pero por lo demás, su única rejugabilidad consiste darse paseos extra por el colegio y encontrar objetos ocultos con los que acceder a pequeños extras. Los puzzles son lo único que se salvan en cuanto a diseño general del juego por su inteligente uso delos tres personajes, pero se trata de una forma de cooperativismo bastante simple, nada que ver con auténticas y originales apuestas cooperativas como Four Swords en GC.

  c  o  m  p  a  r  a  t  i  v  a

Aquí entra en liza otro de los principales problemas de "El Prisionero de Azkaban": el inestable framerate, que hace que la calidad gráfica que pueda tener el juego se vea arruinada en las versiones GameCube y Playstation 2. La versión Xbox incluye de lejos los mejores gráficos, con un extra de texturas y efectos gráficos, además de un framerate más estable. Para PS2 se ha incorporado unos divertidos minijuegos basados en Eye-Toy, que son un buen valor añadido si tienes el periférico. Pero GameCube se queda sin extras de mención, y obtiene la peor nota de los tres.

  c  o  n  c  l  u  s  i  ó  n

Cuanto más se juega, más queda claro que se está ante un juego víctima de la maldición de las fechas, es imposible que un juego de esta calidad técnica, que apunta tan buenas maneras en algunos momentos, y viniendo del estudio del que viene, haya podido salir en este estado si no es por este motivo. Los problemas de control son evidentes, los de framerate también y los pequeños (y grandes bugs) demuestran una fase de testeo pobre. EA ha cometido un error lanzando este juego al mismo tiempo que la película, quizás no comercialmente, pero sí desde el punto de vista de la calidad que se espera de una compañía como esta.

Definitivamente no es un juego horrible porque tiene cosas de mención, pero hay juegos mucho mejores para las tres plataformas, y sería una pena gastarse ese dinero en un juego que no es tan digno como otros. Pero la licencia es la licencia, es posible que un niño pequeño se contente con ver a Harry Potter apareciendo por pantalla con sus amigos lanzando hechizos y no repare en estos problemas. Pero si como padre/madre/tio/tia/abuelo/abuela, te preocupa la calidad como juego de tu allegado, este redactor al menos le intentaría convencer de otras opciones.

6.5

Correcto

No es lo último ni lo más original, tampoco cuenta con la mejor ejecución, pero puede divertir si te gusta el género. Bien, pero mejorable.