Live for Speed (PC)

Jesus Cancillo

Hoy día es impensable encontrar algún programador escondido realizando un buen producto pero en Live for Speed tres programadores: Scawen Roberts, Eric Bailey y Victor van Vlaardingen están dispuestos a plantar cara a las corporaciones más potentes del mundillo del videojuego.

Hace ya mucho tiempo que desaparecieron de la escena de los videojuegos los programadores solitarios. Estos personajes, mezcla de ermitaños autorecluidos y genios de la programación ocuparon un brillante lugar en los primeros años del mercado de videojuegos.

Disfruta del juego en movimiento con este vídeo

Live for Speed (PC)

Pero a medida que el mercado crecía y adquiría una complejidad equivalente a la de la producción cinematográfica desaparecieron lentamente para ser substituidos por equipos multidisciplinares a las órdenes de las grandes productoras. Hoy día es impensable encontrar algún programador escondido realizando un buen producto y teniendo éxito en su comercialización.

¿Impensable? Tal vez no. Tal vez con la ayuda de Internet y un poco de promoción entre amigos al estilo de las reuniones del Tupperware alguien podría (con un juego de cierta calidad) hacerse un hueco entre los gigantes.

Live for Speed (PC)

Pues el caso es que aquí tenemos a los señores Scawen Roberts, Eric Bailey y Victor van Vlaardingen dispuestos a plantar cara a las corporaciones más potentes del mundillo del videojuego. Y nada más y nada menos que con un juego de conducción deportiva. Como si no estuviera el genero requetesaturado hasta el punto de que ilustres marcas han debido abandonar sus productos lamiéndose las heridas económicas.

Live for Speed (PC)

Live For Speed es un simulador de carreras automovilísticas basado en turismos y GT que han desarrollado entre los tres y que se proponen comercializar a golpe de correo electrónico y descarga desde su página Web. Dicho así puede parecer uno más de tantos proyectos bienintencionados pero poco prometedores. Pues nada más lejos de la realidad. Se da el caso de que ya hace meses que los programadores han publicado sucesivas demos a cual mejor y más completa y está próximo el momento del inicio de la comercialización.

El revuelo que han ocasionado estas demos entre los foros de pilotos de todo el mundo es considerable y la comunidad de pilotos de LFS crece constantemente hasta el punto de que no hay día en que no se disponga de más de 50 servidores para partidas multijugador.

Si, en efecto, entre sus puntos más destacables esta el magnífico resultado que están proporcionando las partidas on-line.  La calidad de las conexiones influye, naturalmente, pero en condiciones normales es fácil encontrar servidores con pings bajos que proporcionan espectaculares carreras. Cuando así es el caso las partidas son memorables. Y además la conexión es sumamente fácil. A un golpe de tecla aparece una lista de servidores con sus respectivos pings. Otro golpe de tecla y ya estamos inmersos en plena carrera

Live for Speed (PC)

Junto a este éxito en la programación de las partidas múltiples corre parejo un excelente modelo físico de simulación. Aunque cabe esperar mejoras en la versión final que pronto se lanzará ya se puede decir que LFS incorpora el mejor modelado físico que se ha visto en juegos de conducción. Tan sólo le puede hacer sombra (y no es seguro) el magnífico Grand Prix Legends que lleva camino de convertirse en una presencia eterna en el ordenador de todo aficionado a las carreras.

Naturalmente, para sacar provecho de este modelo se dispondrá de varios tipos distintos de coches desde los turismos tal cual hasta los monoplazas abiertos pasando por todo lo imaginable a medida que se vayan incorporando complementos al juego inicial. Aunque en las demos disponibles sólo hay un par de circuitos se nos ha dicho que habrá numerosas pistas tanto urbanas como de circuito. Ya se pueden contemplar imágenes de esos escenarios en la página de los programadores.

Live for Speed (PC)

Y en este punto se ha de mencionar que la calidad gráfica es, también, excelente. No se han hecho concesiones y podremos disfrutar de un entorno muy completo y de gran calidad. Hasta el punto de que se han incorporado efectos como el movimiento de las banderas y follaje de los árboles con el viento. No es un asunto trivial puesto que en el modelado físico se han incluido los efectos del viento en las velocidades y frenadas de los coches, como si tal cosa. Para mayor diversión las texturas de los vehículos son totalmente modificables por el jugador con lo que, de salida, nos evitamos el engorro de tener que andar descifrando formatos gráficos novedosos.

Si el aspecto visual es destacable tampoco desmerece el uso del sonido que hace el juego. El chirriar de los neumáticos es tan inquietante como excitante y el soplado del turbo no deja lugar a dudas sobre la potencia de la bestia que alberga el capó.

Live for Speed (PC)

Otro punto que merece ser elogiado es el Force-feedback. Pocos juegos hacen un uso efectivo de esta capacidad. En algunos llega a ser una mera vibración ocasional. Pero no en LFS donde se pueden sentir con claridad las distintas tensiones del volante a medida que negociamos las curvas, la vibración al subirnos a los pianos o la pérdida de adherencia en los giros bruscos. Se puede, claro, manejar el juego con teclado o ratón. Pero, honestamente, LFS pide a gritos un volante con Force-feedback. Y, si es posible, con embrague.

Del cuidado que están poniendo en el desarrollo de este juego da fe el hecho de que apretando la tecla F podemos ver en plena carera un esquema de las fuerzas que inciden en cada neumático. Ahora ya no tenemos excusa para bloquear los frenos o perder agarre en esa curva maldita. Un vistazo a la repetición y a practicar ese sector hasta eliminar fallos.

Live for Speed (PC)

Ni que decir tiene que disponemos de un buen surtido de ajustes mecánicos para optimizar el comportamiento de nuestro coche. Desde los habituales reglajes de suspensión hasta conceptos bastante más arcanos en el reglaje de la dirección.

Lo mejor, no obstante, es que esos cambios funcionan. Muchos jugadores se suelen quejar de que la puesta a punto es muy difícil en juegos en los que no hay una sensación de CAMBIO en el coche a medida que se prueban las configuraciones. En LFS si que hay cambio y si que SE NOTA. Otra cosa, empero, es que seamos capaces de sacarles rendimiento. Se impone ir poco a poco y practicar mucho.

Live for Speed (PC)

Este es un punto esencial. Es necesaria la práctica constante para obtener buenos tiempos. No nos enfrentamos a coches de potencias descomunales y frenos irreales como en los simuladores de F1. Vamos a tener que aprender a dosificar con mimo los pedales y los giros de volante. Demasiado de lo uno o lo otro y adiós a nuestra soberbia vuelta. Y lo malo es que hay unos tipos que están esperando justamente eso para adelantarte.

En resumen ¿Puede este triunvirato de programadores proporcionarnos un simulador que colme nuestras expectativas a un precio razonable?

Live for Speed (PC)

Del asunto del precio no puedo dar más detalles hasta nuevo aviso. Se nos ha asegurado que será un precio razonable y más bajo que el de productos similares del mercado convencional. Pero en cuanto a la calidad del producto puedo asegurar sin reservas que lo ya visto hasta ahora es suficiente para aguantar esperanzados su publicación.  No sería exagerado decir que LFS puede convertirse en las próximas semanas en el mejor simulador de conducción que jamás hayamos tenido en nuestras manos.

Live for Speed

Scawen Roberts, Eric Bailey y Victor van Vlaardingen están dispuestos a plantar cara a las corporaciones más potentes del mundillo del videojuego y crear su propio título de conducción deportiva, de manera independiente sin contar con las grandes firmas del sector.
Live for Speed