Quinto Aniversario de Meristation

Redacción

Celebra con nosotros cinco años de información independiente y conoce un poco más las interioridades de Meristation.

Ni en nuestros mejores sueños habíamos previsto una situación como la actual para Meristation. Todo empezó en febrero de 1.997. El magazine en línea que nació de videoadictos para videoadictos cumple cinco años de vida. Un quinquenio de esfuerzo diario, cubriendo noticias y eventos por todo el mundo, avanzando y analizando prácticamente todos los juegos para cada una de las plataformas. La respuesta de los usuarios no podía ser mejor. Durante el pasado 2001 superamos por primera vez los 10 millones de páginas vistas al mes. Significa eso que cada artículo que aparece en Meristation es consultado por miles de lectores y ese es el combustible que nos anima a seguir informando. Desde la independencia. Desde la objetividad. Desde la libertad. Una fórmula sencilla que da un excelente resultado pero que no es, frente a los gigantes que mueven cientos de millones de euros en el mundo de los videojuegos, una postura nada cómoda.

Última versión de Meristation creada con HTML a mano.

Las cifras nos marean incluso a nosotros. En una hora punta se consultan más de 25.000 páginas. Al día se leen más de 6.000 análisis, se postean más de 1.000 mensajes en la Zona Foro y se escriben decenas de reanálisis. Ello configura la mayor comunidad en español de ámbito mundial que se informa e intercambia información sobre su entretenimiento favorito, los videojuegos.

El pasado año se realizó un gran paso. Estrenamos lo que llamamos Meri 2. Una nueva versión del sitio web que nos permite trabajar más a gusto y que está enfocada principalmente a facilitar la navegación para el usuario. Pero de esto hablaré más extensamente en las próximas líneas. Si quieres saber cómo se gestó y desarrolló Meri 2, sigue leyendo.

Malos tiempos para Internet

"En España, quien resista vencerá" reza en la puerta de la casa del recientemente desaparecido premio Nobel don Camilo José Cela. Esta expresión se puede extender a Internet. Sólo el pasado año desaparecieron dos de los grandes sitios en inglés, Gamecenter que fue absorbido por ZD Net y Stomped que no pudo soportar la caída de la publicidad. En español muchos portales generalistas han pasado de ser una fiera competencia a poseer una sección de juegos puramente testimonial. Otros han desaparecido, o completamente, o de forma temporal como parece que ha sucedido con Zona Red, y otros como Area 66, a quienes deseamos la mejor de las suertes, andan reestructurando su actividad.

El ataque al World Trade Center de Nueva York.

Y es que a todo lo relacionado con Internet le ha sacudido de forma negativa tanto la rotura de la burbuja tecnológica a finales de 2000 como el ataque terrorista al World Trade Center y al Pentágono, que no hizo más que agravar la crisis que ya se preveía. A la pérdida de confianza de los inversores, aquellos que tienen que apoyar nuevos proyectos para que se consoliden y consigan avanzar por sí solos, se unió la estampida protagonizada por los anunciantes. En 2001, sitios web de gran éxito como Meristation nos hemos encontrado en que esa respuesta del público parecía no importarle a nadie como medio para explotar comercialmente sus productos.

Se dice que en Internet cuanto más famoso eres más pobre eres y es totalmente cierto. En momentos en que es imposible pagar los gastos de conexión a la red que los usuarios demandan por la falta de publicidad, no hay nada peor que un programa de televisión hable de ti, pues eso contribuirá a saturar más la conexión, obligándote a comprar más ancho de banda para atender todas las peticiones. Es como si en un periódico gratuito nadie quisiera anunciarse y sin embargo todo el mundo exigiera su ejemplar. La editorial sin duda quebraría.

Pero hemos resistido. Actualmente Meristation posee un acuerdo de colaboración con Prisacom, empresa dedicada a las nuevas tecnologías del grupo Prisa. Este acuerdo obliga a Meristation a seguir creando los mejores contenidos sobre entretenimiento electrónico y a Prisacom a proporcionarnos el apoyo tecnológico necesario. Somos dos compañías totalmente independientes, no ha habido compras de accionariado ni nada por el estilo, que en cualquier momento pueden deshacer ese acuerdo. Prisacom realiza una apuesta de futuro creyendo que los contenidos, se exploten donde se exploten, si son de calidad tienen que acabar siendo rentables. Esto nos ha permitido salvar un bache en Internet que nadie había previsto ni para su peor enemigo. Esperemos que de ahora en adelante la coherencia, la cordura y la lógica se apodere de la Red de Redes y la publicidad vuelva mejorada y ampliada para que webs gratuitos como Meristation no sólo resistan como decía Cela, sino que crezcan y mejoren sus servicios. De lo contrario, ya sabemos dónde terminaremos, porque hemos estado muy cerca de ahí y, parafraseando al Replicante Nexus 6 Roy Batty en Bladerunner, "hemos visto cosas que no creeríais".

Un poco más de historia

En el cuarto aniversario de Meristation conté el origen de nuestro curioso nombre que, pese a referéndums internos, fue imposible cambiar por otro que guardara más relación con los videojuegos. En esta ocasión nos centraremos en los equilibrios que tuvimos que hacer en los primeros meses de vida para atender la demanda de los videoadictos.

La primera sección de Meristation fueron los Análisis, que en aquel entonces se llamaban 'Reviews', nombre que, como los demás títulos de sección, optamos por traducir al español. Esa decisión estuvo muy bien porque luego hemos podido comprobar que otros sitios web de la competencia e incluso revistas en papel han dejado atrás los anglicismos a favor de usar los mismo términos que nosotros. Como decía, primero fueron los Análisis, pero enseguida llegaron los Avances, ya que teníamos que hablar de los próximos juegos que se iban a presentar, los trucos, parches y las demos. En poco más de un mes acabamos con el espacio gratuito que CTV nos ofrecía en esta URL http://www.ctv.es/canmeri/meristat/.

/es/node/Array
En diciembre de 1998 Meristation apareció en la portada de Ciberpaís.

Pero esa era la dirección que ya se había hecho famosa, tanto en la primera aparición en prensa en la revista PC Player en junio de 1997 como en las entrevistas que Guillem Caballé y Manuel Martín Vivaldi nos hicieron en el mítico programa de radio Game 40. Así que nos las ingeniamos y decidimos repartir las distintas secciones entre servidores gratuitos y el espacio personal de las cuentas de los redactores. De esta forma, al pinchar en la sección Demos, se accedía a Geocities, en Parches a Redes TB y los avances estaban parte en CTV y parte en Arrakis. Un auténtico galimatías de direcciones FTP para realizar las actualizaciones que sin embargo duró hasta bien entrado 1.998. Fue por aquel entonces cuando, buscando a algún proveedor que nos cediera una lista de distribución de correo electrónico para coordinar a los colaboradores se nos apareció la luz. Un tal Toni Fernández no sólo nos ofrecía la lista de distribución, sino que además nos cedía espacio web económico en el servidor valenciano Dirac y, atención, un subdominio. http://meristation.dirac.es fue durante los siguientes meses la forma de acceso al web de juegos. "El primero en español" rezaba nuestra primera portada en un periódico de tirada nacional. El 23 de diciembre de 1998 aparecía Meristation en portada de Ciberpaís.

Para aquel entonces las noticias ya eran diarias, no quincenales o semanales como habían sido hasta entonces. Disponíamos de unos foros creados desde cero por el propio Toni Fernández y nos habíamos visto obligados a crear un equipo de redactores que coordinaran todo el trabajo hecho por los colaboradores.

2001 una odisea de desarrollo

Desde que en agosto de 1999 vi personalmente las tripas de El País digital y cómo trabajaban sus periodistas me dije "yo quiero eso para Meristation". Se trataba de una base de datos que se puede actualizar desde el propio navegador a través de un mantenimiento reservado para los periodistas. Además, permite la actualización en tiempo real desde cualquier lugar del mundo donde haya un ordenador conectado a Internet. Teníamos que dejar atrás el arcaico sistema de maquetación de páginas, archivos y portadas a mano. Era un tiempo precioso que perdíamos y que no podíamos invertir en jugar y escribir que es la pasión que nos mueve. Paralelamente, servidor ya estaba enamorado desde tiempos inmemoriales de la Internet Movie Database . Allí se puede encontrar todo sobre una película, con links entre productoras, directores, géneros, etcétera. Además invita a ser navegada durante horas casi, por la claridad y facilidad de los contenidos. Mezclé una cosa con la otra, lo agité y escribí el guión de lo que debía ser la nueva Meristation, guión cuya primera revisión estuvo lista en enero 2000. La idea era lanzar Meri 2 en noviembre de ese mismo año. Ahí ya se contemplaba la interrelación entre todos los artículos, pieza clave para poder ofrecer al usuario todo aquello que le interesa sobre un juego a un clic del ratón.

/es/node/Array
Pantalla de introducción de una noticia a través del mantenimiento web de Meri 2.

Pero no fue posible. Las empresas a la que se le entregó el guión para que valoraran su desarrollo, en plena fiebre aún de la burbuja tecnológica, lo estimaron en presupuestos que se movían entre los 30 y los 50 millones de pesetas, algo totalmente inalcanzable para Meristation. Eso era entrando en verano. Para entonces ya era imposible cumplir los plazos que nos habíamos marcado.

Si queríamos lanzar la nueva Meristation sólo había un camino posible, el mismo que nos permite crear contenidos a diario. Crear un grupo de desarrollo propio y, como si fuéramos hormigas, ir desarrollando poco a poco y siempre dentro de nuestras posibilidades económicas. Se buscó a programadores especializados en páginas dinámicas y en bases de datos. Tras varios días de vacilaciones se optó por usar el entorno Microsoft para el desarrollo, pues no nos fue posible encontrar suficientes especialistas en desarrollo y gestión de servidores en Linux.

Mario Villar, Jesús Delgado, Gonzalo Porras y Asier Axpe empezaron a principios de 2001 a desarrollar las tablas en el servidor SQL y las páginas asp que una vez unidas se convertirían en la nueva Meristation. En el equipo también hay, y digo hay porque esto sigue mejorándose cada día, un responsable de la imagen. David B. Goosens es esa persona. A través de sus maquetas y soluciones HTML el equipo de desarrollo ha sabido en todo momento el aspecto que tendrían ese cúmulo de líneas de programación.

En septiembre de 2001, tras trabajar durante todo el mes de agosto, parecía que pronto podría salir a la luz nuestro proyecto. No tendría todas las secciones aún, pero era urgente aliviar el peso que soportaban los redactores maquetando cada vez más páginas. Realizamos pruebas de carga, o lo que es lo mismo, simular el acceso masivo de usuarios mediante programas creados para tal fin. Los tiempos eran algo altos, lo que ya esperábamos pues no es lo mismo leer una página estática que leer una que debe montarse en el aire mediante varias consultas a una base de datos. Pero eran más altos de lo que habíamos previsto. Algunas secciones tardaban sólo 4 segundos, pero otras tardaban hasta 20 segundos o más en aparecer. Era demasiada espera. Tenemos dos servidores con doble procesador PIII 500 y 500MB de RAM cada uno. Uno para servir las páginas web y el otro para gestionar la base de datos SQL, dentro de la teoría, potencia suficiente para nuestras necesidades. Pero estábamos entre la espada y la pared. O lo lanzábamos para la temporada navideña o lo aparcábamos ya hasta entrado 2002. Decidimos lanzarlo. Una vez en el aire ya solucionaríamos esos pequeños flecos.

El lanzamiento

La fecha elegida, tras un retraso de última hora, fue el lunes 29 de octubre de 2001. Y sucedió lo que jamás hubiésemos pensado. Todo el sistema se vino abajo. Las pruebas de carga habían simulado más visitas que las que realmente Meristation recibía. Sin embargo, con mucho menos tráfico, los servidores no aguantaban y se caían. A partir de ahí empezó un calvario que nos llevó a todos a la desesperación. Se revisaron las páginas línea por línea, se acudió a expertos en bases de datos y en programación asp, auténticos gurús de la puesta a punto de servidores web y SQL ajustaron nuestras máquinas. Y nada. Aquello no andaba "ni p'atrás" que se suele decir en estos casos. La decepción entre los usuarios era mayúscula y se hacía patente en los propios foros cuando era posible postear algo.

La versión ASCII de Meristation, nuestra broma del 28 de diciembre.

Casi mes y medio después y tras valorar el dar marcha atrás a la versión manual como la mejor opción, se dio una de esas casualidades que convirtió la oscuridad en resplandeciente luz. Apreciamos que volviendo atrás en la navegación en Meristation, desandando los propios pasos, las páginas tardaban tanto en cargar como si se solicitaba un página nueva. Esto no era en absoluto normal, pues cuando se va hacia atrás en la navegación las páginas suelen estar en el caché del ordenador del usuario, haciendo su carga instantánea. Se apuntó como posible causa el código que llamaba a la publicidad que aparecía al principio de todas las páginas. Se hizo una prueba quitando ese código y casi se nos caen las lágrimas. Fue como quitarle el freno de mano a un coche en marcha. Meri 2 empezó a andar, que digo a andar, a correr, a esprintar. Las páginas llegaban desde el servidor en milésimas de segundo.

Se cambió el código de publicidad y la búsqueda obsesiva de la solución por el calvario durante ese mes y medio de mal funcionamiento se tradujo en una optimización del código de las páginas que hizo que fueran mucho más rápidas de lo que originalmente eran. Finalmente, el 12 de diciembre de 2001, como se puede apreciar en este post de los foros  los usuarios conocían lo que realmente quisimos ofrecerles desde un principio y los enormes problemas que tuvimos los días anteriores fueron el motivo de nuestra tradicional inocentada del 28 de diciembre.

No se vayan todavía, aún hay más

Meristation mencionada en el Ciberpaís semanal del 17 de enero de 2002

Seguid ahí. Incluiremos más mejoras, seguiremos optimizando las páginas para que sean más rápidas, pero sobretodo seguiremos analizando todos los juegos de todas las plataformas para que la compra de juegos originales os resulte una tarea fácil y gratificante. Nuestras convicciones nos llevan a pensar que haciendo análisis objetivos contribuimos por una parte a que las compañías se lo piensen dos veces antes de lanzar al mercado un juego que no merece lo que cuesta y por otra a reducir la piratería, puesto que si se sabe qué hay que comprar es difícil tirar el dinero y, bonito por bonito, mucho mejor un juego original. Ojalá esto dure cinco años más. Espero que lo podamos celebrar de nuevo con todos vosotros.