The Simpsons Road Rage (GameCube)

Sin pelos en la lengua y mucha cara, EA nos traerá un juego basado en la mecánica de Crazy Taxi pero con los Simpsons de protagonistas. Agárrate fuerte y recorre las alocaladas calles de Springfield.

A estas alturas que se tome la mecánica de un juego con cierto éxito para el desarrollo de prácticamente el mismo título con gráficos cambiados, es práctica habitual en esto de los videojuegos, y es que este Simpsons Road Rage es fácilmente un calco de Crazy Taxi, aquel arcade trepidante que tanto sorprendiera en las máquinas recreativas del 99.

El concepto era sencillo: Conducir un taxi de la forma más alocada posible recogiendo transeúntes y llevándolo a donde te indicaran en el menor plazo de tiempo posible, salvando el tráfico, buscando atajos y haciendo piruetas y trompos para ganar algo más de "pasta". Todo ello evitando claro está, que el contador del tiempo no llegará hasta 0: Game Over. El éxito de la máquina fue rotundo y las legiones de fans se disputaban un puesto a lo mandos de las "cabinas" que adornaban cualquier salón de recreativos que se preciara. Sega, aprovechando el tirón posterior, nos trajo una excelente conversión para su defenestrada Dreamcast, con un aumento más que considerable de modalidades de juego y una ciudad totalmente nueva. Pues bien, basándose en esta premisa, Electronic Arts y los desarrolladores, Radical Entertainment, se han lanzado a la caza y captura de los Simpsons para plantarlos en un juego que resulta prácticamente idéntico a CT, al menos en su concepción y desarrollo.

La historia nos sitúa en un día cualquiera en la "tranquila" (y sorprendentemente ilocalizable) ciudad de Springfield, cuando el malévolo "Señor Burns" decide hacer de las suyas una vez más y compra los derechos de transporte en la ciudad, substituyendo los autobuses por unos de propia concepción impulsados por la peligrosa energía atómica. Un día normal en la historia de estos personajes... Sin embargo, las altas tasas monetarias que impone este nuevo sistema de servicio público y la habitual cabezonería de Homer y compañía provocarán que la revuelta esté próxima, y nada mejor que hacer de taxistas con sus propios "bólidos", hasta lograr reunir el millón de dólares que los habitantes de Spriengfield necesitan para que su "querida" compañía de transporte público vuelva a inundar las retorcidas calles.

En un principio podremos manejar a 5 de los personajes más conocidos de este mundillo creado por Matt Groening. A Bart, Homer o Flanders se les unirán posteriormente Apu, Lisa o el propio y delirante Snake, que pasa más tiempo en la calle que dentro de la penitenciaria. Sólo por ver el devenir de estos reconocibles personajes ya valdría la pena echarle un vistazo a este título, pero es que además, los diseñadores nos reglarán los ojos con unos escenarios prácticamente calcados a los de la serie, con edificios completamente reconocibles y ubicados en lo que podría ser su situación real en la ciudad de Springfield. El Badulaque, el Colegio de Bart y Lisa, la Central Nuclear o el propio Evergreen Terrace, el barrio donde vive la familia Simpson.

Esta complicidad entre los personajes de pantalla y los escenarios donde discurren las partidas viene además acompañada por las voces de los dobladores originales en el canal FOX de Estados Unidos. Las típicas frasecillas, los matices de cada uno de los personajes y los chascarrillos más conocidos contribuirán en gran medida a construir ese universo Simpson que impregna todo el juego; aunque sin embargo, muchos nos tememos que las voces se quedarán en versión original, es decir, inglés, y que no serán traducidos por los excelentes dobladores de la versión española a tenor de lo que hemos visto en la versión homónima para Playstation 2. Para variar...

Aunque todo esto haga parecer que estamos delante de un juego notable, lo cierto es que hemos dejado para el final las primeras impresiones con el control de Road Rage, y que desafortunadamente no es ni tan pulido como en Crazy Taxi, ni mucho menos transmite las mismas sensaciones a pesar de intentar imitarlo en casi todas sus facetas. En primer lugar la física de los vehículos (todos diferentes y variados) parece estar exagerada al máximo, hasta el punto que en ocasiones creeremos estar conduciendo en ambientes carentes de gravedad como puede ser la Luna o cualquier lejano planeta, y en otras veremos irritados como nuestros "bólidos" se quedan atrancados sin razón aparente en esquinas de edificios y al chocar con el resto de coches que forman el intenso tráfico de Springfield. Son fallos que viene arrastrando desde la versión primeriza para Playstation 2 y que deberían haberse pulido o erradicado.

En cuanto a los gráficos, afortunadamente, parece que los problemas de "slowdown" y de "clipping" han sido en gran parte subsanados para esta versión con respecto a la aparecida hace poco en la consola de Sony. La velocidad a la que transcurren los escenarios es casi siempre rapidísima y en contadas ocasiones sufriremos las tan odiadas ralentizaciones, incluso en el modo para 2 jugadores, donde cabría esperar mayores problemas al respecto. Sin embargo hay algo en el diseño del juego que no nos acaba de convencer del todo, y es precisamente el aspecto que tiene todo lo que nos rodea. Haciendo ascos de la técnica cel-shading, y que tan buenos resultados hubiera dado para un título como este, los responsables de Road Rage han optado por un híbrido entre gráficos 2D y texturas planas que parecen resultar en algo más borrosas de lo deseable y en un aspecto descuidado y muy mejorable.

Con todo, todavía tendremos que esperar algunos meses para juzgar en plenas condiciones todo lo que nos ofrecerá Road Rage. En nuestro país aún no está fijada su fecha de lanzamiento pero podemos suponer que no será mucho después del de la propia consola de Nintendo, en mayo de este año. De momento toca esperar para "regocijarse" con los Simpsons y sus delirantes ideas...

The Simpsons Road Rage

Juego de carreras ambientado en el universo de Springfield, con los Simpsons como protagonistas y con todos los personajes carismáticos de la serie de animación.
The Simpsons Road Rage