Druuna Morbis Gravis
Druuna Morbis Gravis
Carátula de Druuna Morbis Gravis

Seis CD?s para poco juego

Alberto de Vega Luna

El principal reclamo del juego de Artematica son los gráficos basados en los cómics de Eleuterio Serpieri, que muestran una protagonista espectacular. ¿Estará el resto en consonancia?

Sin ninguna duda, la carátula del juego atraerá a muchos jugadores de sexo masculino, pero cuando uno lleva ¿jugando? un rato a este título, en seguida se da cuenta de que este es uno de esos engendros que nunca deberían haber salido a la venta. Y, ¿por qué? Bueno, no adelantemos acontecimientos y veamos de qué va el juego.

Druuna ofrece, a priori, un argumento más que interesante, basado en los cómics de Eleuterio Serpieri y que muestran un mundo del futuro infestado por una terrible enfermedad. Nuestra misión será intentar despertar a Druuna, una hermosa joven que quedó en coma tras sucesos desconocidos.

Para ello, gracias a una máquina llamada Brainholder, deberemos penetrar en su corteza cerebral y revivir los hechos que la condujeron al estado vegetativo en el que se encuentra sumida. Por tanto, al principio del juego, nos encontramos en un laboratorio donde está Druuna conectada a la máquina mencionada y como somos muy impacientes, pues nos adentramos en su corteza cerebral. Aquí podremos elegir entre diferentes localizaciones de su memoria (aunque no todas estarán disponibles al principio) para explorar, con lo que entraremos en la mecánica del juego propiamente dicha.

Se trata de una aventura en tercera persona con la sensual Druuna como protagonista, y donde deberemos recoger objetos para ir solucionando puzzles que irán surgiendo en nuestro camino. Y aquí es donde empezamos a encontrar problemas, ya que manejar a Druuna es harto difícil. Parece que el que ha elegido las teclas para controlar a esta chica es un sádico de los peores, ya que sólo para recoger un objeto hay que pulsar Enter y Arriba, mientras que para los movimientos de salto o de  correr se necesita pulsar justo en el momento oportuno.

A esto hay que añadir el extraño sentido del humor del que se le ha ocurrido que Druuna gire en intervalos de 30 o 90º (dependiendo de las teclas pulsadas), con lo que correr y girar al mismo tiempo es bastante incómodo. Y por si fuera poco, la única manera de enfrentarse a los enemigos es huir de ellos...corriendo y girando.

¡Ah! Y lo olvidaba: esta chica tiene una terrible pasión por quedarse atrancada en los lugares más inverosímiles: huecos en las paredes, puertas estrechas,... Resumiendo: todo un cúmulo de despropósitos para que manejar a la protagonista sea realmente odioso. Pero es que la cosa no acaba ahí, sino que lo que todos esperamos de una aventura es que puedas explorar y examinar y recoger objetos y averiguar dónde usarlos y esas cosas.

Pero en Druuna no: no puedes examinarlos, y además el ordenador decide dónde usarlos. ¿Es esto divertido? Para mí, desde luego que no. Y por eso el juego ha quedado abandonado en el fondo de un cajón tras jugar las horas necesarias para escribir este artículo, teniendo que esforzarme para pinchar en el icono del escritorio que daba paso al juego. Creo que con eso queda dicho todo...

Audio/Vídeo

La banda sonora del juego está muy bien, mezclando temas electrónicos con música de orquesta, en todos los casos digitalizada a muy alta calidad. En cuanto a las voces de los protagonistas, están correctamente interpretadas y dobladas, gracias al esfuerzo realizado por Microids. Sin embargo, los efectos de sonido son bastante pobres: muy escasos y nada llamativos, sin sonido ambiental, sólo con los pasos de Druuna sobre el suelo y poca cosa más.

En cuanto a los gráficos, estos son el resultado de mezclar fondos prerrenderizados con personajes poligonales, con la única resolución posible de 640x480. Si bien con esta resolución se han creado gráficos espectaculares (The Longest Journey o Myst 3 Exile vienen a mi cabeza), este no es el caso de Druuna.

Los fondos son pasables, pero los personajes no parecen reales. Comprendo que se quiera exagerar la figura de la protagonista de cara al público masculino, pero es que la pobre chica es imposible que camine erguida con esa delantera, además de caminar de manera extraña, con una animación poco cuidada.

Además, el uso de las sombras dinámicas no está bien conseguido y esto hace que se vean zonas oscuras del cuerpo del personaje que no deberían aparecer en ese momento. En definitiva, que el aspecto gráfico tampoco destaca por ser espectacular, pero al menos no es de lo peor que he visto en mis años jugando.

Por último, me queda comentar las secuencias cinemáticas que podremos contemplar en determinados momentos del juego. Estas secuencias están muy bien realizadas, con modelos tridimensionales de alta definición y música coherente con el desarrollo de la secuencia. La verdad es que merece la pena verlas, y si el juego hubiera estado a la altura de las mismas, hubiera sido bastante mejor (a poco).

Guión

En la época de Druuna, una terrible enfermedad asola la Tierra. Los afectados pierden su piel, y tras pocos días, se convierten en masas sanguinolentas con tentáculos que están sedientas de sangre. Esta enfermedad es el Morbus Gravis. 

Los sacerdotes y las fuerzas del orden velan por los que no han sido infectados, repartiendo cada mes la única cura posible: el suero. Cuando a una persona se le administra, se le da también un certificado de pureza válido durante 31 días.

Algo pasó en esta época oscura, algo que dejó sumida a Druuna en un coma profundo y que deberás averiguar gracias al Brainholder, la máquina que te permite bucear en los recuerdos de Druuna.

Estrategia y trucos

Pocos trucos hay para este juego, la verdad: investigar y recorrer todos los lugares a los que tengas acceso es el primer consejo que se me ocurre. Dado que no se pueden examinar los objetos y que las cosas a hacer transcurren casi de manera automática, no hay mucho más que decir. Ya sabes, esquiva a los monstruos corriendo y no te acerques demasiado a las paredes, porque esta chica suele atrancarse en las curvas.

Jugabilidad

Tras lo que habéis leído, seguro que ya os imagináis lo que voy a decir aquí. Es una pena que un grupo de programadores y diseñadores de talento hayan invertido tanto tiempo de sus vidas en crear un juego que es tan poco adictivo.

Desde el incómodo control de la protagonista a la imposibilidad de elegir los lugares donde intentar usar los objetos, todo juega en contra de Druuna. Francamente, pocos títulos he visto tan poco jugables como éste. Una pena, dado el éxito de los cómics en los que estaba basado.

Comparándolo con...

No me atrevo a compararlo con nada, francamente. El manejo con cursores podría recordar a los Alone in the Dark, los Resident Evil los últimos de Lucasarts, pero sería un insulto comparar cualquiera de estos títulos con Druuna. Incluso el primer Alone in the Dark (que funcionaba en un 286), es superior a este intento de hacer un juego.

La música y los vídeos. Bueno, la caja en la que vienen los seis CD's puede valerte para transportar tus discos de música o de backups de manera cómoda, ya que en el espacio de un CD doble, llevas 6.

LO MEJOR

  • La música y los vídeos. Bueno, la caja en la que vienen los seis CD's puede valerte para transportar tus discos de música o de backups de manera cómoda, ya que en el espacio de un CD doble, llevas 6.
  • image/druuna

LO PEOR

  • En primer lugar, la nula jugabilidad. Un jugador compra una aventura para hacer él las cosas y no para que los enigmas se resuelvan por sí sólos. Lo único que tiene que hacer el jugador es correr de un lado para otro, esquivando monstruos y saltando obstáculos, mientras que lo de recoger objetos queda como anécdota. Y si al menos esta parte de acción fuera divertida, pues bueno, pero es que el control de la chica es un asco. Así que el juego queda olvidado rápidamente.Los requisitos me parecen un poco altos para lo que muestra el juego. The Longest Journey requería mucho menos con el mismo sistema de gráficos.Enlaces
  • Equipos de pruebasAthlon 1.33 GHz, ABIT KG7, 512 MB DDR
  • www.microids.com
  • Distribuidora del juego.
  • ROM 40X (rec. 52X), Windows 95/98/ME/2000, DirectX6
3.5

Malo

La idea era buena pero se ha llevado a cabo de forma desastrosa.