Guilty Gear X (Dreamcast)

Pedro Iglesias

Año 2012, los Gears, una raza de armas biológicas son erradicados en el international fighting championship, ahora, 5 años despues una nueva raza de Gears, los Gears X, ha aparecido, es hora del segundo torneo...

Guilty Gear X

Desde siempre el duelo por la cabeza del género de los juegos de lucha en 2D lo han mantenido Capcom y SNK. Capcom siempre apostando por sus incombustibles y múltiples variantes de Street Fighter, y en alguna que otra ocasión en sus típicos cross overs tipo Marvel vs Capcom, en cambio, SNK con sus innumerables sagas, tan fantásticas como Art of Fighting, Savage Reing, Last Blade, World Heroes, Fatal Fury o Samurai Shodown...y principalmente con la reunión de casi todos estos, en The King of Fighters, que cuenta con entregas anuales desde el 94 y con 2 conversiones de esta saga para Dremacast.

Pues bien, un desconocido grupo de programación, con un historial bastante corto, Team Neoblood, irrumpió muy fuerte en este género con un arcade llamado Guilty Gear, un juego que hacía gala de unos gráficos por encima de la media, un estilo de juego original, que se desmarcaba de la tendencia de ser un clon de Street Fighter, y una marcada estética manga, en fin, una agradable sorpresa para los aficionados del género, que se alegraron más con la magnífica conversión realizada para PlayStation. Una conversión increíble, sin apenas recortar frames de animación a los personajes y conservando toda la jugabilidad del original, pero faltando ese ápice de espectacularidad, que por problemas de memoria ram no se pudo ver en la 32 bits de SONY.

Guilty Gear X

Ahora, desde el arcade que corre sobre la potentísima placa Naomi, nos llega a nuestras Dreamcast el, posiblemente (con el permiso de los fervientes seguidores de Capcom o SNK) y para muchos, mejor juego de lucha en 2D programado hasta el momento, y si no es así, uno de los mejor cuidados técnicamente hablando. Los gráficos son, simplemente impresionantes, primero por el gran uso de la placa que se hizo en el arcade y segundo por el mismo criterio seguido en la conversión.

El argumento del juego nos sitúa en el año 2017, 5 años después de la primera parte del juego donde se eliminó a los Gears, una especie de raza de bio-luchadores que planeaba conquistar el mundo, en un segundo intento de una segunda generación de Gears, los Gears X, por hacerse con el planeta entero. Como anteriormente, será encima de un ring donde los defensores de la humanidad se midan con estos seres, producto de la ingeniería genética. Los personajes, si no fuisteis jugadores de la primera parte, quizás resulten con falta de carisma e incluso escasos en número, son Sol BadGuy, Ky Kiske, Millia Rage, Chipp Zanuff, May, Faust, Axl Now, Baiken, Potemkin, Jam Kuradoberi, Anji Mito, Johnny, Zato y por último los jefes finales, Testament y Dizzy, ambos personajes secretos.

Guilty Gear X

Sol y Ky son los protagonistas de nuevo, y como suele pasar, será al estilo Street Fighter, Sol hará las veces de Ryu y Ky Kiske de Ken. El diseño y animación de estos es impecable, tropecientos frames por luchador, casi al nivel de Street Fighter 3 3rd Strike, pero con otro estilo, mucho más animé japonés. Los efectos de luz, zoom y demás virguerías son dignas de elogiar, como los efectos de fuego de Sol o los rayos del vaquero Johnny o de Ky.

Guilty Gear X

Veremos como un luchador gigantesco e increíblemente animado como es el caso de Potemkin, lanza realiza un especial lleno de destellos mientras el frame rate y la resolución de personajes y escenarios no disminuye, perfecto.
Si la dedicación a los personajes ha sido fabulosa, la de los escenarios también, podremos contar con uno por luchador, algunos verdaderamente impresionantes como el de Axl, representando una calle londinense, cielo oscuro, farolas encendidas y lluvia, o el de May, donde lucharemos sobre un gigantesco avión, veremos las hélices del mismo girar, a una chica observando el combate moviéndose de un lado a otro, a otro avión que nos sigue, digno de ver.

Aunque algunos escenarios fallan en cuanto a falta de animación, comparándolo con otros juegos, como por ejemplo King Of Fighters Evolution, y sobre todo con Street Fighter W Impact, donde, en el escenario de Hong Kong por poner un ejemplo, observamos cantidad de gente realizando diversos movimientos, unos animando a los luchadores, otros trabajando, peleas entre ellos...

Guilty Gear X

Si gráficamente es más que espectacular, en cuanto a la jugabilidad podemos decir lo mismo. El juego no es el típico clon de Street Fighter, aunque claro está, tiene cosas de él, fue el pionero. Por personaje tenemos
un número de ataques bastante elevado, podremos lanzar los típicos ataques de proyectiles, ataques destinados al cuerpo a cuerpo y también, como no, los combos, de tierra y aire, todo esto fácil de realizar. Así que el jugador se sentirá satisfecho. Con respecto a la primera parte conserva el ataque "destroyer", que fue polémica en la primera entrega por el mero hecho de ser un golpe que mate al oponente al instante, cosa que tiene sus pros y sus contras.

No nos olvidemos de la música, aspecto tan importante en Guilty Gear X que en Japón, acompañando a la puesta a venta del juego, se ha lanzado la BSO por separado. Sonidos guitarreros, para los amantes del rock, muy recomendables para los fans de este tipo de música. Si el aspecto musical ha sido cuidado al máximo el FX igual, todo tipo de sonidos para representar un choque de espadas, un corte con ella o un encontronazo contra el suelo.

Guilty Gear X

Terminando, recomendable que le echéis un ojo a este Guilty Gear X, sobre todo para los que estén cansados de tanto Street Fighter o King of Fighters (o Capcom VS SNK), encontraréis un juego no tan complejo un KOF, no tan carismático como el milenario SF de Capcom, pero capaz de enganchar y mucho. A ver si el juego es lanzado en usa, para poder entender los diálogos entre combate y combate y rezar porque salga temprano en España.

Guilty Gear X

Guilty Gear X toma el legado de los juegos de lucha en 2 dimensiones tan explotados de Capcom e intenta dar una bocanada de aire fresco a este género, tan en desuso por la tendencia actual de la lucha en 3D.
Guilty Gear X