The Grinch
The Grinch
Carátula de The Grinch

Velocidad y locura desenfrenada en El Grinch

Andreu García

Mezcla en un cartucho al clásico Pac-Man, los toques de espionaje de Metal Gear Ghost Babel, y añádele el carisma de Jim Carrey. El resultado es una fantástica versión del Grinch a nuestra portátil de 8 Bits.

Al igual que la película comercializada en los cines por estas fechas, el juego está basado en la novela que Dr. Seuss escribió en 1957, "Cómo el Grinch robó la Navidad". Para los que no la hayan visto, podríamos decir que tiene claras reminiscencias a "Pesadilla antes de Navidad", y que pese a su orientación a un público juvenil, contiene ácidas críticas al consumismo que nos invade todas las navidades.

El Grinch es una especie de duende, que cansado de la Navidad y de las burlas de la gente decide vengarse, y no se le ocurre otra cosa que robar los regalos que se regalan por doquier durante la conmemoración del nacimiento de Cristo.

En el cartucho tomaremos los papeles de tan extraño personaje y de su fiel perro-reno, Max. Nuestra misión para terminar los niveles será recoger todos los regalos desperdigados por los escenarios, en un tiempo límite. Y claro, si Pac-Man tenia fantasmas, aquí veremos a niños que nos persiguen en cuanto nos ven, policías que nos disparan y congelan, perros guardianes... vamos, que no será tarea sencilla, ya que contamos tan sólo con tres vidas, y nuestro protagonista es muy propenso a perder una de ellas al más mínimo contacto. Pero para nivelar las cosas, poseemos unas habilidades especiales tanto con el Grinch (tira bolas de nieve que aturden a los enemigos) como con Max (salta y también aturde ladrando a los enemigos).

  g  r  á  f  i  c  o  s
 
Son bastante realistas, y logran el efecto deseado. Tanto el Grinch como Max están muy bien detallados, y se pueden apreciar las características de cada uno a la perfección. La vista del juego es aérea, por lo que los objetos del escenario carecen de fundamento. Claro que para un juego de este género, poca cosa se le puede achacar...

Las escenas que entrelazan cada acto se limitan a mostrarnos fotografías estáticas y un texto que se desliza en la pantalla, no en balde, la calidad de ellas resulta más que satisfactoria.

  m  ú  s  i  c  a

Una palabra es necesaria para definirla: maravillosa. Encaja perfectamente en el ambiente del juego, ya que tiene el estilo característico de las composiciones navideñas. Nunca la encontraremos repetitiva, pues es lo bastante variada como para no cansar y obligarnos a bajar el volumen de la consola. Como guinda, en cuanto nos persiguen, la música se torna más rápida y aún hace más trepidante nuestras aventuras a lo largo del cartucho.

  s  o  n  i  d  o   f  x

Quizás sea la mayor carencia del producto, pero está en consonancia con el nivel que hay actualmente en los productos de Gameboy Color. Son efectos agradables, y para nada estridentes y molestos. Tiene ciertas connotaciones a otros títulos del mismo género, donde únicamente oiremos la reproducción de nuestro salto, disparos y algún que otro destello más para complementar el vacío que supone esta continuamente ocultándote del personal.

  j  u  g  a  b  i  l  i  d  a  d

Engancha endiabladamente. Tras unos primeros niveles sencillos y pequeños, que hacen las veces de tutorial, la dificultad sube como la espuma y se convierte en un "puzzle" muy adictivo. Su sencillez de manejo hace que le cojamos el truco desde buen principio, aunque pronto nos daremos cuenta de que no es tan fácil como parece.
Disponemos de muy pocas vidas, y nos veremos obligado a usar las continuaciones infinitas de las que disponemos, o en su defecto de los passwords.

Al contrario que los antiguos Pac-Man y sucedáneos, no llega a ser monótono, ya que introduce las suficientes novedades y niveles para durarnos varios meses.

Además el juego tiene cuerda para rato, ya que aparte de la extrema dificultad de muchísimas fases, el sistema de passwords (lo que permite tomarte el respiro que quieras, cuando quieras) y la suma de más de 30 niveles hacen de él un cartucho largo que no soltarás hasta ver cumplido todos los deseos de el Grinch: robar la navidad.

  c  o  n  c  l  u  s  i  ó  n

Este nuevo cartucho de Konami rompe con la tradición de que todos los juegos adaptados de películas son malos. Sin ir más lejos, tenemos el
cartucho de la película Disney Dinosaur's, cuyo resultado ha sido más bien paupérrimo.
Han acertado en el estilo de juego y en su diseño, realizando un excelente trabajo, convirtiendo el juego si no en un clásico, si en uno de obligatoria adquisición. No destaca por su originalidad, ya que retoma ideas de Pac-Man y de otro gran juego de la compañía, Metal Gear Solid. Sobretodo porque para recoger los regalos evitando a los enemigos, podemos atacarlos, o bien esquivarlos, con lo que obtendremos más puntuación.

Ya veis que Konami ha sabido sacar lo mejor de cada juego y juntarlo. Una gran adaptación que hará regocijar de alegría a los nostálgicos, y a los que busquen nuevos e intrincados retos.

8.1

Muy bueno

Juego de notable acabado que disfrutaremos y recordaremos. Una buena compra, muy recomendable para amantes del género. Está bien cuidado a todos los niveles.