El caso Napster

Napster, un programa gratuíto que puede descargarse desde la red revolucionó el mundo de Internet y los MP3 permitiendo a miles de usuarios compartir sus canciones. Sin embargo, esto no le ha gustado a la RIAA (Asociación Discográfica de América), que ve peligrar su dominio sobre el mercado musical y se ha propuesto acabar con Napster.

¿Qué es Napster? ¿Cómo funciona?

Napster es un programa creado por un joven de 19 años llamado Shawn Fanning que ahora dispone de 20 millones de usuarios y se preveé que llegue a los 70 en los próximos 6 meses. Napster es la tecnología más rápidamente extendida de Internet.

Napster es un programa gratis. Acudes a la página oficial napster.com y te bajas el programa. Una vez en tu disco duro sólo debes arrancarlo y registrarte únicamente dando el nombre de usuario de conexión para que no se repitan nunca los nicks, el e-mail y algunos datos más. Con esto estamos listos para usar Napster.

El "monstruo", como lo calificó la jueza norteamericana que lo condenó, arranca. Se conecta al servidor Napster en el que no hay disponible ninguna canción MP3. Este servidor gestiona todos los usuarios conectados, los divide en canales (por géneros y temas musicales) y ofrece una lista de los MP3's del disco duro de cada usuario conectado. Por tanto, el proceso para conseguir una canción es muy simple: arrancas el programa, eliges un canal (en la parte izquierda, como en un IRC, te aparece la lista de los usuarios conectados a ese canal), eliges un usuario y observas la lista completa de las canciones que tiene almacenadas en su disco duro. ¡Clic! Y la canción ya está bajándose a tu ordenador y a una velocidad considerable (2 ó 3 Kb/seg de media).

Además, Napster ofrece información extra de cada usuario como el tipo de conexión que tiene (cable, ADSL, 56K...), Nº de canciones (duración de éstas, ratio de compresión, espacio en disco) ... Y algunas opciones interesantes como el reproductor de MP3's, el buscador de canciones, la posibilidad de bajar por trozos (como Getright)...

Esta tecnología de intercambio de ficheros entre usuarios se ha llamado P2P (peer-to-peer, para que nos entendamos). El principal problema de Napster, por el que se le puede acusar, es que ofrece una lista de MP3's ilegales (la mayoría tienen Copyright). Sin embargo, ahora están naciendo otros programas que ya no piden la lista al servidor sino que buscan las canciones directamente en los ordenadores de los usuarios. ¿Qué pueden hacer las grandes discográficas frente a esto? Pues casi nada. Rastrear uno por uno todos los ordenadores en busca de ficheros ilegales es una tarea difícil, pesada y muy cara. Es por ello por lo que Naspter también está intentando llegar a un acuerdo con estas compañías.

Se estima que el número de usuarios de Napster podría alcanzar la cifra de 70 millones en los próximos 6 meses. Estos usuarios descargan una media de 14.000 canciones por minuto, de una lista total de 750.000 títulos. En dinero, que es en lo que se basan las discográficas para tomar sus decisiones, se estima que Naspter ha hecho perder a la industria alrededor de 54.000 millones de pesetas. Un analista de PC Data resumió todo el asunto en una frase definitiva para las discográficas: "El tren ha salido de la estación y no lo parará nadie".

La RIAA denuncia

La Asociación Discográfica de América (RIAA), formada por grandes grupos como Sony Music, Universal Music, Bertelsmann, Time Warner o Seagram, lanzó su esperada denuncia.

Junto a esta denuncia presentaron un estudio realizado por SoundScan, una empresa de seguimiento de pequeños comercios de discos. Este estudio reflejó que las ventas generales de discos desde 1997 habían crecido un 18% y que las cifras de ventas de las pequeñas tiendas situadas a una milla de distancia de las universidades, se habían mantenido estables.

El estudio también reflejó que las ventas de las pequeñas tiendas situadas a una milla de "Los 40 colegios mejor cableados" habían descendido un 13%. En aquellas universidades próximas a dichas tiendas se prohibió el uso de Napster, pero se producía un uso masivo del programa y las ventas también estaban cayendo.

No todo son malas noticias para la pequeña empresa californiana. Una encuesta de Júpiter apoyaba a Napster basándose en sus resultados, que el programa no mermaba la venta de cd's sino que era un estímulo de compra para los usuarios.

Metallica se mete por medio

La transformada y últimamente comercial banda de música Metallica lanza su primera ofensiva, en forma de demanda judicial, contra Napster el 16 de Abril del presente año. Acusaban (acusan) a la compañía de vulnerar las leyes de protección de copyright.

Más tarde presentan otra demanda contra Napster y las universidades de Yale, Indiana y Sur de California por violación de derechos de autor y crimen organizado. Además, califican a la pequeña compañía de "organización corrupta".
La opinión del grupo respecto al caso se resume en una declaración de Lars Ulrich, batería de la banda: "el tráfico de esta información -ya sea la música, los videos, las fotos o cualquier otro material- es, en efecto, traficar con mercancías robadas".

Multitud de artistas y grupos como Dr.Dre, Alanis Morisette, Sarah Mc Lachlan, Eminem, Black Crowes, Tracy Chapman, Bonnie Raitt, Ziggy Marley, Los Lobos o Smashing Pumpkins se sumaron a la demanda de Metallica contra Napster.

Pero Metallica, marcados por un ansia de dinero antes inexistente, fue más allá en el caso. Sus abogados contrataron los servicios de la compañía de consultoría NetPD para buscar, en la red de Napster, a los usuarios que ofrecieran sus canciones. La lista alcanzó los 317.377 usuarios. Metallica no quería actuar contra ellos sino que sencillamente entregó la lista a Napster para que cerraran sus cuentas.
Laurence Pulgram, abogado de Napster, declaró que estudiarían la lista proporcionada por Metallica y, si se demuestran estas acusaciones, hallarían una forma de evitar el acceso de estos usuarios al programa.

Napster crece

La prestigiosa compañía de capital riesgo Hummer Winblad que cuenta entre sus aciertos con empresas como Wind River Systems y Berkeley Systems, invirtió 15 millones de dólares y colocó un nuevo directivo en Napster. El nuevo Consejero Delegado es Hank Barry, en sustitución de Eileen Richardson, hasta ahora directora ejecutiva.

"Con cerca de 10 millones de usuarios registrados en los primeros nueve meses, Napster se ha convertido en la tecnología más rápidamente adaptada en la historia de Internet" Así hablaba Hank Barry, el nuevo CEO de la empresa que se mostró muy satisfecho de poder formar parte de ésta. El dinero invertido se destinará, principalmente, a que Napster pueda salir de las batallas legales en las que está metido.

Se negocia solución extra-judicial con las discográficas

Hummer Winblad Venture Partners, la firma que invirtió en Napster, buscó, desde el principio, la llegada de un acuerdo entre la empresa californiana y las discográficas del país.

Varios ejecutivos de Napster se han reunido con las discográficas pero no parece que lleguen a un acuerdo. Podría ser que Napster ofreciera a las discográficas una participación accionarial en la empresa, con lo que estas podrían influir en las decisiones administrativas.

Por lo menos, el principio de todo acuerdo, la conversación, ya está realizándose.

Los precedentes están muy cerca en la historia. El más cercano es el de mp3.com, que llegó a un acuerdo con dos de las grandes compañías discográficas del país, Warner y BMG, después de que estas hubieran denunciado a la empresa por presunta violación de los derechos de la propiedad intelectual.

MP3.com tuvo que pagar entre 75 y 100 millones de dólares a las empresas discográficas y pequeñas tarifas cada vez que un usuario almacenara una canción en su ordenador.

Curiosidades

Napster, de nuevo, volvió a provocar el odio de las grandes discográficas. Esta vez le tocó a Warner Bros quienes vieron como uno de sus grandes éxitos, que preveían lanzar en Otoño, se coló en los servidores de Napster y, por tanto, en millones de ordenadores personales de los propios usuarios, así como en otros tantos miles de servidores web de MP3's piratas. Con esto, la distribución al público de "Music", tema principal del nuevo disco de la mismísima Madonna, y que da nombre al propio álbum, puede darse por realizada con la excepción de que, esta vez, no hay beneficios económicos para la discográfica.

Warner Bros, como acostumbran a hacer las discográficas sin intentar llegar a una solución útil para todos, ha hecho público un comunicado donde advierte que emprenderá acciones legales contra cualquier sitio web que ofrezca este fichero y, por supuesto, contra Napster si no lo elimina de sus servidores.

Por otra parte GlobalSCAPE, compañía autora de programas tan conocidos y utilizados como Cute FTP, Cute HTML o Cute Map, ha decidido suspender temporalmente el servicio de su programa Cute MX debido a posibles represalias de las discográficas contra ellos. Cute MX, como ya supondréis, es otro programa de intercambio de ficheros MP3 que se basa en los mismos cimientos que Naspter. Su número de usuarios es más reducido que el de la compañía californiana pero su experiencia en el desarrollo de aplicaciones para Internet les permitieron realizar un programa más cómodo de usar, con un diseño más atractivo y útil, y con más opciones para el usuario.

Y la última curiosidad procede de la universidad de Yale. En esta universidad la velocidad de conexión es muy buena y rápidamente el uso de Napster se extendió entre todos los estudiantes. El uso masivo de este programa llegó a colapsar los servidores de la universidad y hubo momentos en los que el 80% de los ordenadores estaban conectados al famoso servidor descargando, una tras otra, las miles de canciones disponibles.

Las declaraciones de Metallica, que llegaron a calificar de "hipócritas" a aquellas universidades que permitían el uso de Napster por facilitar la expansión de este programa, hicieron que la universidad de Yale, así como otras universidades, iniciaran una campaña para advertir a los estudiantes del riesgo del uso del programa al infringir los derechos de autor. Además, restringieron las horas de uso de Napster en los servidores.

Las discográficas ganan terreno legal

Napster fue condenada el 26 de Julio a suspender, el día 29, sus servicios mientras se resuelve el juicio. La responsable de esta decisión es la jueza federal de San Francisco Marylin Hall Patel, quien afirma que el programa está diseñado expresamente para vulnerar los derechos de autor.

Napster defiende su posición basándose en el derecho de los aficionados a la música de compartir sus ficheros, como si fueran discos. Además, estos usuarios no se benefician económicamente de ningún modo por lo que no infringen las leyes de derechos de autor.

David Boies, abogado de Napster que participó en el caso Microsoft, presentó un recurso antes del 29 de Julio. La industria ha entregado a Napster 5 millones de dólares por sus pérdidas hasta que termine el juicio, en el caso de que la sentencia fuera favorable a Napster.

Napster se defiende

"Está claro que la RIAA ve a Napster como una amenaza, no porque vaya a reducir las ventas de discos, sino porque reducirá el control de la RIAA sobre estas ventas"

"Esta nueva tecnología puede amenazar el control económico de una asociación que usa la tecnología antigua y por eso RIAA trata de manera muy rápida de ponerse al día y eliminar a Napster hasta que ellos puedan dominar la situación".

Estas fueron las convincentes palabras de David Boies, abogado de Napster, cuando presentó el informe de contra-demanda en los juzgados. Esta contra-demanda pertenece a la línea de defensa de Napster y es una acusación a la RIAA de obstrucción a su tecnología.

Hank Barry afirmó en una entrevista en The Wall Street Journal que la gente tiene derecho a usar las nuevas tecnologías digitales. "La gente no está vendiendo canciones, sino intercambiando" dijo el Director Ejecutivo de Napster. Los expertos legales no ven muchas posibilidades de éxito para Napster ya que coinciden en que compartir copias no autorizadas de ficheros musicales es delito.

Mientras tanto, en la red los usuarios de Napster, indignados, inundaban los foros y grupos de noticias con mensajes de apoyo a Napster. En la web napster.com, la empresa californiana emprendió una campaña dividida en 2 puntos: uno se trataba de que los navegantes mandaran todos los e-mails posibles a las discográficas en apoyo a Napster, y el otro en alentar a sus usuarios a comprar discos de artistas que están a favor de Napster como los geniales Cypress Hill, Limp Bizkit o The Offspring entre otros.

Se suspende el cierre temporal de Napster

En contra de todos los pronósticos un tribunal de apelaciones de San Francisco suspendió la decisión tomada por un tribunal federal de cerrar Napster temporalmente.

Napster seguirá en la red hasta que se resuelva el contencioso. El juicio, probablemente comenzará en Otoño. David Boies, abogado de Napster, declaraba que el cierre temporal del programa suponía la desaparición inmediata de la empresa.

Días antes del supuesto cierre de Napster, millones de usuarios se daban de alta en programas de idénticos propósitos a Napster como Gnutella o Freenet. Por poner un ejemplo, Gnutella, en 24 horas, pasó de tener 30.000 visitantes de media a 1'2 millones, algo que sus servidores no soportaron y se cayeron.

"Es frustrante, por supuesto, que las decenas de millones de violaciones diarias que ocurren en Napster puedan continuar, aunque sea temporalmente"."Confiamos en que llegue el día en que terminen finalmente las violaciones", dijo la presidenta y directora ejecutiva de la RIAA, Hilary Rosen.

"Estamos absolutamente interesados en tratar de llegar a algún acuerdo con los demandantes en el caso ... pensamos que los usuarios de Napster son los mayores aficionados a la música y pensamos que cuando la gente tiene acceso a dicha música salen a comprar más música. Eso tiene que ser bueno para las casas discográficas", dijo Hank Barry, director ejecutivo y abogado de la pequeña empresa.

El nuevo argumento ideado por David Boies es que los usuarios de Napster intercambian legalmente sus propiedades y Napster no es responsable de ello. Todos los analistas del sector aseguran que, tarde o temprano, las discográficas se verán abocadas a negociar con Napster. La página web es sólo uno de los exponentes de un fenómeno que la industria no se ha atrevido realmente a abordar y que ahora le está costando muy caro: el del profundo cambio que han introducido las nuevas tecnologías.

Enlaces relacionados

Napster - www.napster.com

RIAA - www.riaa.com