Sin & Punishment (Nintendo 64)

I. Ortiz

Arcade mezclado con altas dosis de shoot'em up. Clásico juego de Treasure sin un momento de respiro y con un trasfondo narrativo lleno de mutaciones. Solo Japón.

Los usuarios japoneses de Nintendo 64 ya tienen nuevo título de culto, y en esta ocasión no son ni los incombustibles Pokémon, ni las peripecias de Mario, ni las aventuras de Link, esta vez el objeto del deseo nipón es un juego mezcla de acción y shooter 3D que viene respaldado por el buen saber hacer de una compañía como Treasure y la nominación de la prestigiosa revista Famitsu al "Platinum Award".

Su nombre: Sin and Punishment: Successor to the Earth.

Sin and Punishment es el primer juego completamente en 3D que ha salido de los estudios de Treasure. Y es que la compañía japonesa, una de las auténticas dominadoras del género de los matamarcianos junto a Konami, SNK, Taito e Irem, a pesar de que cuenta en su haber con un inmenso catálogo de matamarcianos, todos siguen un desarrollo 2D o todo lo más pseudo 3D, como se pudo ver en Radiant Silvergun para Saturn. Treasure, en sus 6 años en el mundo del videojuego (recordemos que comenzaron como grupo de desarrollo interno de Konami) han dado a luz títulos del calibre de Axelay, Gunstar Heroes, Silouethe Mirage, Guardian Heroes, Bangai-O o el más cercano a la consola de Nintendo, Mischief Makers, asi que, sopesando dicho currículum, no nos sorprende en absoluto que su último trabajo este recibiendo semejantes alabanzas.

El juego fue presentado en la pasada edición del Space World, feria de la que MeriStation te informó al segundo, exactamente el cartucho se mostró el día 25 de Agosto, pero dos días antes del Space World, la prensa nipona ya tenía conocimiento de que Treasure iba a presentar oficialmente su nuevo trabajo en el Makuhari Messe.

En Sin and Punishment el jugador se transporta a un Japón futurista, donde lo cibernético y lo biológico se entremezclan, en el crisol tecnológico de una Neo Tokio del siglo 23. El usuario, en el papel de uno de los 2 protagonistas, dos adolescentes con poderes especiales llamados Saki Amamiya y Airan Jo de 14 y 15 años liderados por una enigmática She, deberá hacer frente a la amenaza de los Lugians, un grupo de humanos genéticamente mutados por unos extraterrestres que planean hacerse con el control de la tierra.

Gráficamente, este nuevo shooter de Treasure está planteado en 3D y con una perspectiva en tercera persona, visualizándose en pantalla a nuestro personaje desde una cámara trasera (que hará uso de un zoom en algunos momentos), que es quien se encarga de marcar el camino por donde discurrirá el nivel. El control del personaje es un tanto completo: tendremos que manejar conjuntamente el punto de mira (con el Stick del mando) con el que abrimos fuego y el desplazamiento del personaje (con los 4 botones C) , mediante el cual escaparemos al fuego enemigo, ya que Saki y Jo podrán agacharse, saltar e incluso rodar de un lado a otro, a diferencia de los shooters en primera persona con cámara fija, donde no se pueden esquivar los proyectiles enemigos salvo que antes los alcancemos con nuestros disparos.

Puede decirse que en conjunto, el apartado visual de Sin and Punishment es uno de los que más calidad ofrece de todo el catálogo de la consola de 64 bits de Nintendo, y eso teniendo en cuenta que Treasure no ha recurrido a los 4 megas de memoria RAM extras que proporciona el Expansion Pack. Aún así, veremos todo un recital gráfico compuesto por incontables enemigos en pantalla, disparando auténticos aluviones de proyectiles con explosiones, destellos y acompañados de motion blur y el ya conocido antialiasing que acompaña a todos los juegos de N64 y que tanto se echa de menos en algunos DVDs de PS2.

Sin and Punishment está compuesto por más de 20 niveles, recreados en 3 grandes escenarios: Neo Tokio, las afueras de Neo Tokio, y el espacio. La ambientación variará considerablemente de unos a otros y tendremos ocasión de jugar en los subirbios de la ciudad, en una factoría, en la playa, en un tren, en el mar o en la aeronave de los Lugians. Sin, se inspira en el anime japonés Tsumi to Batsu: Chikyu no keishou sha, y todo el juego está rodeado por ese look manga tan característico, todo un acierto que agradecen los ojos, con todo ese derroche visual que culmina en los jefes finales, que son auténticas virguerías poligonales, como para el oído, con unas músicas muy entonadas y un speech -íntegramente en inglés-.

Una de los puntos mejorables del juego, que por supuesto también los tiene, es el hecho de no haber incluido una variedad de armas aplastante, ya que Saki y Airan están equipados únicamente con espadas que usarán como tal en cortas distancias pero que se utilizarán normalmente a modo de ametralladora. Además de este arma dual, el catálogo de armas adicionales es muy escaso y solo lo componen laza misiles y ametralladoras especiales, que para colmo, tienen un uso limitado.

Además, el modo para dos jugadores, lejos de incluir lo que todo el mundo esperaba, un modo simultáneo tradicional con dos personajes en pantalla, Treasure, en algo que no entiende nadie, ha optado por incluir un modo cooperativo, donde los dos jugadores controlan al mismo personaje. Uno se encarga de dirigir los disparos y otro del movimiento de nuestro -nunca mejor dicho- héroe.

A pesar de estas lagunas negras, no dudamos que Sin and Punishment será, junto con otros juegos que Nintendo guarda en su gran reserva como Banjo Tooie o Dinosaur Planet, una de las últimas glorias que campearán por los 64 bits de Nintendo, todavía, en una fecha de lanzamiento pendiente de confirmación por Nintendo Europe.

Sin & Punishment: Successor of Earth

Arcade mezclado con altas dosis de shoot'em up. Clásico juego de Treasure sin un momento de respiro y con un trasfondo narrativo lleno de mutaciones. Solo Japón.
Sin & Punishment: Successor of Earth