Diplomacy (2000)
Diplomacy (2000)
Carátula de Diplomacy (2000)
  • 6

    Meristation

Diplomacia estratégica

  • cnn

El Diplomacy de tablero está considerado EL juego diplomático por excelencia. Desde que Allan Calhamer lo inventó, allá en 1959, este juego ha pasado por varios estados.

El Diplomacy de tablero está considerado EL juego diplomático por excelencia. Desde que Allan Calhamer lo inventó, allá en 1959, este juego ha pasado por varios estados. Desde las primeras versiones caseras (manufacturadas) del propio Calhamer, pasando por la compra de los derechos por parte de Avalon Hill - en aquellos momentos la mayor compañía de juegos estratégicos del mundo- hasta la reciente venta de Avalon Hill a Hasbro (el gigante estadounidense del juego y el juguete).

Hay que recordar que Avalon Hill tiene entre su "plantel" juegos estratégicos tan afamados como Tercer Reich, Squad Leader, Advanced Squad Leader o Panzerblitz (algunos de ellos con poco afortunadas versiones de ordenador).

Cuando Hasbro compro la compañía, los fans de medio mundo tuvieron sentimientos encontrados...¿Seria eso la desaparición, como tal, de Avalon Hill? ¿O, por contra, serviría para insuflar una buena cantidad de dólares y poder afrontar proyectos de gran envergadura? Parece ser que de momento se esta produciendo lo segundo, y Diplomacy para ordenador es una buena muestra de ello.

Pero... ¿Cómo se juega a Diplomacy?


Descripción general:
Diplomacy es un juego diplomático por turnos que recrea la situación político-militar Europea de 1901 (hace casi un siglo). Puedes controlar cualquiera de las 7 potencias mayores (Inglaterra, Francia, Alemania, Italia, Austria-Hungría, Turquía y Rusia) que compiten por el control de 34 ciudades europeas. En el momento que cualquier potencia mayor se haga con el control de 18 de estas ciudades, gana. Empiezas con 3 ciudades bajo tu control (cuatro, en el caso de que seas Rusia), lo que con unas rápidas cuentas deja 12 ciudades (a partir de ahora puntos de victoria o simplemente puntos) sin "dueño" aparente. Esto quiere decir que para ganar tendrás que conquistar puntos a tus compañeros de partida. El único problema es que el resto de jugadores también quieren lo mismo...
¿Cual es la gracia del juego?

Primero, no puedes ganar solo. Necesitas ser un hábil diplomático para conseguir unas alianzas estables (o no estables) con algunos de tus amigos/rivales que favorezcan tus planes. No te puedes fiar de nadie porque no es obligatorio cumplir las alianzas, lo que quiere decir que un turno te pueden ayudar y al siguiente venderte y entrar hasta el corazón de tu país. El verdadero atractivo del juego es saber andar sobre la fina línea que suponen amistad y traición.

Segundo, Diplomacy es un juego en el que la suerte no influye. No existen tiradas de dados ni similares, no hay elementos aleatorios en el juego...solamente ejércitos y flotas y todas tienen el mismo valor. Además ningún país tiene, a priori y quizás exceptuando Turquía, ventaja o desventaja posicional por la zona del tablero en la que comienza en la partida.

Tercero, pese a tratarse de un juego por turnos, lo que le diferencia de otros juegos del mismo estilo es que la resolución del turno es común a todos. Con esto quiero decir que no es el típico juego muevo yo_ataco yo_ fin de mi turno_ principio del tuyo. Todos los jugadores piensan sus movimientos a la vez y, más adelante, se resuelven simultáneamente.
 
Una comparación que suelen hacer los profanos en la materia es Diplomacy-Risk. Ambos juegos llevan muchos años en el mercado y pueden parecer similares en un primer vistazo. En términos comerciales, Risk ha alcanzado un mayor éxito comercial (debido, sin duda, a la necesidad de juntar a 7 personas para poder jugar Diplomacy). Pero ahí acaban las similitudes. Diplomacy es un juego de alianzas, negociaciones, compromisos mantenidos y promesas rotas, la interacción entre los jugadores es mucho mas importante que el poderío militar. El único modo de tener éxito es ir progresando en tus aspiraciones estando alerta para que tus eventuales aliados no sean una amenaza en el futuro. En los momentos finales del juego, el jugador tiene que romper sus alianzas e ir individualmente para asegurar su victoria final.

El reglamento es muy simple (pero no tan sencillo como puede parecer). Existen 2 tipos de unidades, terrestres y marítimas. Todas las unidades tienen el mismo valor de ataque (es decir, uno), el mismo valor de defensa (también uno) y mueven el mismo rango de movimiento (adivina, sí, también uno). El mapa no es una matriz hexagonal, sino que está dividido en zonas geográficas no regulares. Para poder ocupar un territorio enemigo que tenga un ejercito o flota dentro hay que hacer un ataque en superioridad, es decir, 2vs1, 3vs2 etc. En cada territorio solo puede haber una unidad de un tipo a la vez, sin embargo existe la orden de "apoyo" (en ataque o defensa) para que una unidad pueda unirse en combate a otras (del mismo o distinto país) siempre y cuando estén en zonas geográficas adyacentes. De este modo un territorio atacado con 2 unidades, pero en el que se han declarado 2 apoyos en defensa seria realmente un 2vs3, con lo que el territorio no seria ocupado. Otra cosa importante es que el ejercito que pierde una batalla no es destruido, sino que se retira a un territorio adyacente. Únicamente se destruye cuando no tiene retirada posible (si los territorios adyacentes están ocupados o no son practicables para ese tipo de unidad -mar para los ejércitos o tierra para las flotas-).

Bien, ahora que ya hemos aprendido los rudimentos básicos del juego de tablero...¿ Está el juego de ordenador al nivel que su homónimo de tablero exige ? Sigue leyendo y lo averiguarás.
 

El juego te permite hacer 3 tipos de instalación: Compacta (20 MB), Típica (100 MB) y Completa (500 MB).

Después de una corta introducción, ya puedes comenzar a jugar. El programa dispone de una opción tutorial muy interesante (y recomendable si no conoces muy bien el juego en sí).

En cada uno de los turnos de la partida encontramos las siguientes fases:

Fase de negociación-Diplomacia: La posibilidad de llegar a acuerdos (o romper relaciones) con el resto de potencias mayores. Cada país se sitúa en una "habitación" y puede invitar o ser invitado por otros. La forma de negociar ha sido hábilmente resuelta por los programadores, ya que casi todas las opciones posibles (atacar país, ocupar región, pedir una tregua, apoyo, transporte etc.) están reflejadas por medio de botones (un total de 12 opciones). Una vez tienes decidido lo que quieres pedir, presionas el botón adecuado, la región o país al que te refieres y envías el mensaje. Asimismo también tus compañeros de habitación te pedirán cosas. Puedes aceptar o rechazarlo, pero en un plazo prudencial de tiempo, si no el jugador se irá de la habitación. Este, quizá, sea uno de los grandes problemas del juego... Es difícil para un jugador humano el procesar tanta información (y escrita de forma farragosa) en tan poco tiempo. Quiero decir que entrar en una habitación y que se te junten 15 propuestas en 5 segundos es muy factible. No tienes tiempo de procesar tanto y el otro jugador abandona la habitación sin que le hayas podido responder apenas a la mitad.

Está bastante conseguido que tu "oigas" las conversaciones de tus compañeros de habitación, pero eso supone ya el caos absoluto. Si apenas tienes tiempo de contestar a lo que te proponen a ti, como para prestar atención a lo que dicen los demás...

Una opción bastante curiosa es propagar entre el resto de potencias rumores falsos ("voy a atacar en tal sitio"), y ver como muchas veces pican el anzuelo...La verdad que el ordenador como Nicolas de Maquiavelo está todavía un poco verde...pica demasiado a menudo.

Fase de movimiento-combate: Cuando se supone que "entregas" las ordenes, el computador va resolviendo el turno paulatinamente y para todas las potencias. Una vez que se ha movido todo, entramos en la subfase de combate, donde se resuelven los posibles enfrentamientos que se hayan producido.

Y eso es todo, así turno tras turno hasta conquistar los 18 puntos requeridos para ganar.

¿ Es esto divertido ? Sí mucho, te lo aseguro. Si además el ordenador jugara medianamente bien aun lo sería más...pero a eso ya llegaremos más tarde.

Puedes modificar el nivel de dificultad de la partida antes de empezar, además de poder "preseleccionar" la postura diplomática del resto de facciones respecto a ti
 
 
Audio/Vídeo:
Gráficos:
Bastante pobres, para que nos vamos a engañar...Son gráficos planos sin animación (quitando los pequeños movimientos de los diplomáticos cuando estas en la mesa de negociaciones) y un poco sosos. Y para de contar. No se para que narices necesita este juego DirectX 7.0 (¡!) cuando Quake 2 (por ejemplo) funciona con DirectX 6. Misterios insondables.
La única variación de gráficos que puedes hacer es la forma de representar el mapa de batalla, pero es poco recomendable, a cual más horroroso y menos clarificador. Yo me quedo con el mapa "por defecto".

Ah, es verdad. También hay unas pequeñas fotos de época cuando comienzas cada año. Fastuoso. Por cierto, los textos están en perfecto inglés. En definitiva, parte gráfica muy superada, por no decir bastante obsoleta.

Sonido:
Cuasi inexistente. Unos muy pobres efectos de sonido y una mediocre música. Poco más puedo añadir.

Con una tarjeta de sonido SB16 es suficiente para poder jugar.
 

Guión:
Bueno, guión como tal no tiene, ya que las partidas te las "fabricas" tu solito. Pero un problema derivado de la pobre Inteligencia Artificial del programa es que las partidas pueden parecerse mucho si haces los mismos movimientos de inicio.  
 
Estrategia y trucos:
Nunca comiences una guerra a dos bandas, es muy difícil acumular suficientes recursos para aguantar un ataque combinado.
Conviértete en imprescindible para alguna potencia mayor, ese será tu mayor aliado.

Asimila perfectamente el concepto del comando "apoyo" (tanto ofensivo como defensivo). Es fundamental para poder realizar cualquier tipo de ataque o aguantarlo tú. Saber cuando realizar un apoyo en defensa o en ataque es critico para conseguir un éxito militar.

Aprende como funciona la IA del ordenador (cosa no muy difícil, por cierto). La computadora siempre inicia la partida con los mismo movimientos (Francia mueve al oeste y Austria-Hungría al sur, por citar algo). Si, por ejemplo, firmas una alianza con Francia en el primer turno esto le permite que empiece a invadir España y dejara sus territorios del Este desguarnecidos en el segundo turno, aprovéchalo.


Jugabilidad:
Bien, aquí entramos en el que creo es el mayor "pero" de todo el juego, la Inteligencia Artificial del programa. Para qué nos vamos a engañar, es muy muy pobre. Jugar contra el ordenador no supone ningún reto, ya que realiza movimientos a veces absurdos y otras veces ridículos. Yo he jugado varias partidas en modo un jugador y las he ganado todas. Cierto es que llevo bastantes años jugando a Diplomacy de tablero, pero no es ninguna excusa para el programa. Además, todas las partidas (menos la primera, la del pardillo) las resolví sin hacer uso alguno de la fase diplomática (no la utilizaba). Cierto es que todo el que se compre el juego no tiene por qué haber jugado previamente a Diplomacy, pero creo que la mayoría de los compradores esperará un reto un poco mayor que el que verdaderamente supone. Una pena realmente.
Son las partidas multijugador las que más atractivo tienen, sin duda de ninguna clase. Está la opción de "asiento caliente" que supone que varias personas jueguen en un único ordenador, alternando el puesto delante de la pantalla. Os aseguro que tiene su gracia. Quizá sea la mejor opción para poder hacer diplomacia "en directo" sin aguantar el tedio de la fase diplomática del programa (además, quieras que no, ves la cara de tu "amigo" cuando le traicionas XDDD).

Otra opción es la de jugar a través de red local o Internet. La opción mas rápida para este tipo de partidas es jugar sin fase diplomática, y realizarla mediante chats o suprimirla directamente (aunque esto desvirtúa un poco el juego). Os aseguro que el mayor problema de estas partidas es ponerse de acuerdo en quién lleva qué. Todo el mundo quiere empezar con Rusia (empieza con un ejercito más que el resto de facciones).

La ultima opción (pero no por ello la peor) es la de jugar mediante correo electrónico. Muy aconsejable para fanáticos del Diplomacy de tablero, pero no tanto para neófitos. Esto es debido a la longitud (en tiempo) de la partida. Pero os aseguro que es muy divertido y, como dispones de muuuucho tiempo para pensar, se pueden montar estrategias realmente sorprendentes.

Por último existen escenarios prediseñados que añaden una serie de variaciones sobre el juego básico (añadiendo factores, eliminando potencias mayores o restringiendo algunos parámetros) pero todo gira sobre la misma peonza.

Para concluir mi valoración, no te sorprenderás si te digo que este juego no ha cumplido con mis expectativas. Como conversión de un exitoso juego de tablero queda un poco pobre, se podría haber aprovechado un poquito mas los recursos que dan los ordenadores de hoy en día, por no hablar de la Inteligencia Artificial.

Sin embargo es un juego divertido (de ahí la nota relativamente alta para el que haya leído el análisis) que si bien no es virtud de la conversión de ordenador, es lo que tengo que valorar en definitiva. Además de incluir una muy divertida versión multiplayer y una jugosa versión para jugar por correo electrónico. A fin de cuentas se trata de un juego de estrategia, donde los gráficos y el sonido no son tan importantes como en otros.

Comparándolo con...:
La comparación obvia (si has leído el resto del análisis) es con el Risk. Quitando que comparamos juegos muy diferentes en concepción estratégica (ahí sale ganando Diplomacy) también es cierto que las versiones existentes de Risk son bastante antiguas, así que no seria una comparación justa.
Tendremos que esperar la inminente salida de Risk 2 para poder juzgar apropiadamente.
 

Divertida opción multijugador. Buen servicio de juego por correo electrónico y buenos manuales y tutorial. Si eres jugador habitual de Diplomacy de tablero, merece la pena tenerlo. 
 

Enlaces o Links:
www.hasbro-interactive.com
ftp://....../anonftp/patches/Diplomacy110.exe (de aquí puedes bajarte el parche existente)

http://www.kobo.es/srm/nodo/portada.html#diplo bastantes enlaces útiles si estás interesado en la versión de tablero de este juego
  


Manual:
Excelente. Tiene una introducción del propio Allan Calhamer (el creador del juego original) y una gran explicación de los rudimentos básicos del juego. La única pega...está en perfecto inglés. 
 
Equipo necesario:
Pentium 166, 32 Mb RAM, 70 Mb Disco duro, CD-ROM x8, Tarjeta gráfica PCI 2 MB, Tarjeta sonido compatible Direct Sound, Windows 95/98 o NT (Service Pack 5), DirectX 7.0 (¡!), Módem 14.400 (para multijugador)
Equipos de pruebas

Pentium Pro 200, 64 Mb RAM, Tarjeta gráfica PCI Matrox Mystique 4 MB, CD-ROM LGx48, Tarjeta sonido Sb AWE 64, Monitor 17''

Pentium3 500, 256 Mb RAM, tarjeta gráfica TNT2 32 Mb, CD-ROM ASUS x50 (y SCSI Plextor x24), Tarjeta sonido Sb PCI 128, Monitor 19''

No se observaron diferencias significativas de rendimiento del programa entre ambos equipos.

LO MEJOR

  • Divertida opción multijugador. Buen servicio de juego por correo electrónico y buenos manuales y tutorial. Si eres jugador habitual de Diplomacy de tablero, merece la pena tenerlo.

LO PEOR

  • IA muy flojita. Interface a veces tedioso. Sonido muy pobre y gráficos ramplones
6

Correcto

No es lo último ni lo más original, tampoco cuenta con la mejor ejecución, pero puede divertir si te gusta el género. Bien, pero mejorable.