PÁDEL | WPT BRUSELAS OPEN

Galán y Lebrón frenan en seco el ascenso de Lima y Stupaczuk

Stupa estuvo al borde de noquear a Galán de un palazo. Gemma Triay y Alejandra Salazar, imparables para Patty Llaguno y Virgina Riera

0
Lebrón Levanta a Galán.

El primer Open de siempre del WPT en Bruselas deja para la historía a dos parejas campeonas: Alejandra Salazar y Gemma Triay en mujeres, y a Lebrón y Galán en hombres, las dos que lideran los rankings. Lo de ellas es habitual, porque han ganado cuatro de las cinco citas del año, y en todas han llegado a la final; ellos, por su parte, conforman la primera pareja que hace doblete masculino en 2022.

Galán y Lebrón vuelven a parecerse a la pareja de hace dos años, intensa, insuperable, activa, que gana la red y desborda por alto. Lebrón pone la genialidad de unos golpes únicos, y Galán destroza por todo lo que ocupa, a las bolas que llega, y las voleas que defiende, una, dos, tres veces seguidas, que desquician al rival.

Los dos españoles tenían enfrente a Lima y a Stupaczuk, que en su primer torneo juntos se han plantado en la final en un ascenso imparable, pero se toparon con la mejor versión seria y unida de los números uno, que cedieron en el inicio (0-2) para ganar en un partido rápido por 6-3 y 6-3. Lo que quedó en anécdota, porque no ocurrió nada desagradable, fue ver la pala de Stupa volando a la pista rival, y pasando cerca de la cara de Galán: no le llegó a tocar, aunque ambos quedaron paralizados por segundos. Antes y después, a Franco se le volvió a escapar dos veces más la pala, porque se le salió el cordón de la empuñadura o se rompió. No suelen ocurrir circunstancias pareecidas, pero fueron tres puntos perdidos para la pareja y un buen susto para el madrileño.

La final femenina, a la primera que llegaban Patty Llaguno y Victoria Riera, empezó con sorpresa, porque las debutantes de finales este año se imponian con un 6-4. De ahí llegó a reacciòn de las número uno, Gemma Triay y Alejandra Salazar, para ganar por 6-3 y rematar arrollando con un 6-0, protagonizando puntos de los que rebajan la moral a las contrarias.