España
28
República Checa
26

BALONMANO | CAMPEONATO DE EUROPA

Los Hispanos sufren para derrotar a la República Checa

España, que no estuvo bien en ataque y sólo discreta en defensa, al menos evitó las pérdidas de balón que le permitieron ganar por dos tantos.

0
Gurbindo en uno de sus goles.
MARTIN DIVISEK EFE

El tópico de los inicios complicados se cumplió para España, que ganó sufriendo ante la República Checa (28-26), una diferencia final tan exigua que genera dudas del valor real de esta nueva Selecciòn remozada de Jordi Ribera. Sí, se puede contar que Mrkva, el futuro portero del Kiel, estuvo tan inspirado que por momentos rozó el 50 por ciento de acierto, pero la calidad del meta retrata la ineficacia del ataque español en ocasiones en uno contra uno simple en los seis metros.

Tampoco se puede decir que la defensa española fuese sobresaliente, porque que un equipo como el checo, que ha perdido siempre con España (10 derrotas con esta), con su ataque sacase petroleo en situaciones en las que estaba apurado y muy limitado en número de efectivos de calidad, logre 26 goles, no es para presumir.

Todo no es malo en el partido y más allá de los dos puntos logrados en Bratislava, por descontando. España no perdió balones, una asignatura que se le atraganta a la Selección en muchas ocasiones. Y si ese control se mantiene en todo el Europeo sólo se puede mejorar porque dispone de jugadores que en situaciones claras de ventaja no suelen fallar, y como en el deporte la estadística se cumple, es de esperar el acierto en el futuro de todos ellos.

El partido no estuvo nunca enderezado y con el viento de cara para los nuestrs. Hubo que remontar al inicio, se mandó siempre, pero nunca con más de cuatro tantos de renta. Es decir, los checos siempre estaban allí, insistiendo. Se trabajó el 6-0 y el 5-1, y aunque se apostó por un sólo cambio, a los 10 minutos ya estábamos con dos relevos de defensa y ataque.

La realidad es que entre las exclusiones (tiempo en superioridad) y las pèrdidas de balón, España tuvo más posibilidades de atacar cómoda y más veces. Eso contrarrestó la presencia de Mrkva, y pese aunque fueron los veteranos, como Gurbindo y Antonio García los que sumaron los goles importantes, para Tarrafeta, Casado y Peciña, los debutantes en un campeonato de alto nivel, fue el día de quitarse los nervios. Y España los necesita porque el sábado Suecia no será igual.